En De­ta­lle. Te­le­vi­sor LG OLED55B6. Por Eli­seo Vega Hui­trón

OLED55B6 de 55”

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Las te­le­vi­sio­nes OLED no son las más po­pu­la­res (por aho­ra). LG es prác­ti­ca­men­te la úni­ca mar­ca que fa­bri­ca es­tos dis­plays (aun­que en al­gún mo­men­to Sam­sung tam­bién de­ve­ló al­gún mo­de­lo que no vio la luz co­mer­cial). Pa­na­so­nic tam­bién ya lan­zó en Eu­ro­pa su pri­me­ra te­le­vi­sión OLED en el in­vierno pa­sa­do.

Y en 2016 to­da­vía re­sul­tan cos­to­sos. Por se­ña­lar un ejem­plo, es­ta te­le­vi­sión de la cual es­cri­bi­ré lar­go y ten­di­do tie­ne un pre­cio de lis­ta que su­pera los 50,000 pe­sos. Con esa can­ti­dad de di­ne­ro us­ted pue­de com­prar cin­co dis­plays del mis­mo ta­ma­ño de otras mar­cas. Só­lo que si a us­ted le apa­sio­na la ima­gen, las películas, las series o las trans­mi­sio­nes de­por­ti­vas no hay com­pa­ra­ción al­gu­na en la ex­pe­rien­cia que es ca­paz de pro­vo­car es­ta OLED.

Re­cor­de­mos que to­das las te­le­vi­sio­nes del mer­ca­do, to­das sin ex­cep­ción de cual­quier mar­ca, es­tán ba­sa­das en la tec­no­lo­gía LCD. Es­te sis­te­ma esen­cial­men­te fun­cio­na con una fuen­te de luz tra­se­ra y un arre­glo de fil­tros po­la­ri­za­dos que ha­ce las ve­ces de ob­tu­ra­dor abrien­do y ce­rran­do el pa­so de luz (y con ello con­for­man­do el ne­gro o el blanco ab­so­lu­to). Pa­ra pro­du­cir el co­lor, ca­da pi­xel es­ta cons­trui­do real­men­te de 3 sub-pi­xe­les, es­tos se si­túan de­trás de un fil­tro de co­lor ro­jo, ver­de y azul, de tal ma­ne­ra que con­tro­lan la luz que pa­sa a tra­vés de ca­da uno de esos sub-pi­xe­les per­mi­tien­do que la T V pro­duz­ca mi­les de co­lo­res.

Ini­cial­men­te las LCD ocu­pa­ban del­ga­dos tu­bos fluo­res­cen­tes de cá­to­do frío ( CCFL por sus si­glas en in­glés), de un tiem­po a la fe­cha em­plean arre­glos de LED´S (dio­dos emi­so­res de luz), pe­ro el prin­ci­pio bá­si­co si­gue sien­do el mis­mo.

OLED cam­bia to­do por­que es una tec­no­lo­gía to­tal­men­te di­fe­ren­te. Los dio­dos or­gá­ni­cos emi­so­res de luz ( OLED por sus si­glas en in­glés) son au­to­lu­mi­nes­cen­tes -pro­du­cen su pro­pia luz- y las ca­pas son más del­ga­das, li­ge­ras y mu­cho más fle­xi­bles que los LCD, son bas­tan­te más bri­llan­tes y con­su­men mu­cha me­nos ener­gía. Otra gran ven­ta­ja es que ge­ne­ran am­plí­si­mos án­gu­los de vi­sión, ex­ce­dien­do los 170 gra­dos.

El di­se­ño de las TV´S OLED uti­li­zan una es­truc­tu­ra de­no­mi­na­da

WRGB que em­plea cua­tro sub­pi­xe­les blan­cos OLED con fil­tros de co­lo­res RGB. La enor­me ven­ta­ja es que ca­da uno de ellos ofre­cen emi­sión di­rec­ta de luz. El pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal pue­de en­cen­der y apa­gar por com­ple­to ca­da uno de los sub­pi­xe­les a las ór­de­nes de ca­da es­ce­na. Es­ta cua­li­dad las se­pa­ra drás­ti­ca­men­te de las LCD-LED pues son muy su­pe­rio­res en la re­la­ción de con­tras­te, en la bri­llan­tez y en la sa­tu­ra­ción de co­lor.

Ca­be aco­tar que la B6 no es la me­jor te­le­vi­sión OLED de LG, ese tí­tu­lo le co­rres­pon­de a la E6, la cual es un mo­nu­men­to al di­se­ño. Es­te es el pri­me­ro en im­ple­men­tar el di­se­ño ex­clu­si­vo Pic­tu­re-on

Glass, que ofre­ce un pa­nel OLED ul­tra­fino de tan so­lo 2.57mm con res­pal­do de vi­drio trans­lú­ci­do y una ba­rra de so­ni­do Har­man

Kar­don in­cor­po­ra­da. La B6 no tie­ne el res­pal­do de vi­drio sino un so­por­te de alu­mi­nio don­de se sos­tie­ne el pa­nel OLED, a es­to se le de­no­mi­na Bla­de Slim. Es pla­na y ul­tra del­ga­da (me­nos de 5 cm en su par­te “más an­cha” y me­nos de 1 cm en la par­te más del­ga­da). Po­co a po­co se es­tán aban­do­nan­do los te­le­vi­so­res cur­vos que no aca­ba­ron por con­ven­cer al mer­ca­do so­bre to­do por la com­pli­ca­ción en la ins­ta­la­ción a mu­ros.

Otra gran di­fe­ren­cia es que el B6 no des­plie­ga 3D, mien­tras que la E6 si lo ha­ce. Fi­nal­men­te la E6 re­sul­ta aún más bri­llan­te. Am­bas ofre­cen una re­so­lu­ción UHD (3840 x 2160 pi­xe­les) con es­ca­la­dor pa­ra se­ña­les HD.

Cuen­ta con cua­tro en­tra­das HDMI 2.0 con pro­tec­ción an­ti­co­pia

HDCP 2.2, tres puer­tos USB, una en­tra­da de vi­deo com­pues­to y una en­tra­da de vi­deo com­po­nen­tes (am­bas me­dian­te adap­ta­dor), la to­ma de Et­her­net, una en­tra­da de an­te­na, así co­mo una sa­li­da de au­dio di­gi­tal óp­ti­co. Por su­pues­to cuen­ta con co­nec­ti­vi­dad Wifi 802.11 a/c.

A di­fe­ren­cia de las TV cur­vas que ne­ce­si­ta­ban so­por­tes es­pe­cia­les, es­ta B6 uti­li­za cual­quier so­por­te VESA 300 x 200, así que hay mu­chos pa­ra ele­gir.

Co­lo­res a rau­da­les

Las cosas van cam­bian­do mu­cho en los es­tán­da­res en la te­le­vi­sión. La tec­no­lo­gía ha ido avan­zan­do de tal ma­ne­ra que la ca­pa­ci­dad de re­pro­duc­ción de co­lo­res ha subido drás­ti­ca­men­te de lo que du­ran­te dé­ca­das se vio en NTSC. Só­lo co­mo no­ta al cal­ce, el es­tán­dar HDTV cuen­ta con un “es­pa­cio de co­lor” lla­ma­do Rec.709 y un sis­te­ma de 8 bits, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da uno de los tres co­lo­res pri­ma­rios pue­den te­ner 256 to­na­li­da­des, lo que se tra­du­ce teó­ri­ca­men­te en 16.7 mi­llo­nes de co­lo­res.

Hoy día, gra­cias al es­tán­dar 4K UHD se bus­ca que los dis­plays cum­plan con el nue­vo es­pa­cio de co­lor co­no­ci­do co­mo DCI P3 ( Di­gi­tal Ci­ne­ma Ini­tia­ti­ve), al­go que em­pa­ta con lo que bus­can los crea­ti­vos del ci­ne di­gi­tal ac­tual. DCI am­plia mu­chí­si­mo el es­pec­tro de co­lor, és­te ope­ra en 10 bits lo que sig­ni­fi­can que exis­ten 1024 to­na­li­da­des de ca­da co­lor y por en­de más de 1000 mi­llo­nes de co­lo­res teó­ri­ca­men­te po­si­bles.

To­da­vía exis­te un es­pa­cio de co­lor que se acer­ca­ría por mu­cho a la ca­pa­ci­dad vi­sual hu­ma­na, es co­no­ci­do co­mo Rec.202,0 sin em­bar­go, las tec­no­lo­gías de dis­plays to­da­vía es­tán le­jos de al­can­zar­lo.

To­do lo es­cri­to an­te­rior es pa­ra de­cir que la OLED55B6 es ca­paz de re­pro­du­cir el 96% del es­tán­dar DCI P3 y só­lo es su­pe­ra­da por su “her­ma­na” ma­yor, la 55E6 que cum­ple con el 99% de DCI. Sin em­bar­go es al­go que ni us­ted ni yo de­tec­ta­re­mos, pe­ro lo men­ciono pa­ra di­men­sio­nar la ex­cep­cio­nal ca­li­dad de es­ta te­le­vi­sión.

HDR, el ver­da­de­ro im­pac­to vi­sual

Re­gre­se­mos a la B6. Es­ta es una de las po­cas te­le­vi­sio­nes que cum­ple con la cer­ti­fi­ca­ción “Ul­tra HD Pre­mium”, lo que acu­sa su ca­pa­ci­dad pa­ra al­can­zar bri­llan­tez de al me­nos 540 nits pi­co y me­nos de 0.0005

nits de ni­vel de ne­gros con con­te­ni­do HDR ( High Dy­na­mic Ran­ge). Es aquí don­de las cosas se po­nen real­men­te in­tere­san­tes. LG jun­to con Vi­zio son las úni­cas mar­cas que so­por­tan am­bos for­ma­tos

HDR: Dolby Vi­sion y HDR10.

High Dy­na­mic Ran­ge es la úl­ti­ma no­ve­dad en te­le­vi­sio­nes y es al­go que de­be­mos con­si­de­rar co­mo obli­ga­to­rio en la com­pra de nues­tra si­guien­te te­le­vi­sión. Que una te­le­vi­sión sea 4K UHD es una ca­rac­te­rís­ti­ca ya po­co re­le­van­te, en pri­me­ra por­que el cam­bio an­te Full

HD 1080p só­lo es no­to­rio en gran­des su­per­fi­cies (65” y más) y a me­no­res dis­tan­cias en­tre si­llón y TV y en se­gun­do lu­gar por­que ya “cual­quier” te­le­vi­sión ofre­ce esa can­ti­dad de re­so­lu­ción.

Con HDR no ha­bla­mos de más pi­xe­les (co­mo su­gie­re 4K UHD), sino de me­jo­res pi­xe­les. Y en eso LG se ha em­pe­ña­do co­mo po­cas mar­cas: la com­bi­na­ción de HDR con OLED es ca­paz de pro­du­cir una te­le­vi­sión tan fas­ci­nan­te co­mo es­ta B6.

La idea de HDR es lo­grar una ima­gen lo más apro­xi­ma­da a la reali­dad que nues­tros ojos pue­den cap­tar. HDR ofre­ce una mu­cha ma­yor ga­ma de co­lo­res y un con­tras­te drás­ti­ca­men­te su­pe­rior a lo que has­ta hoy co­no­ce­mos en te­le­vi­sio­nes “co­mu­nes”. HDR es muy no­to­rio en es­ce­nas don­de exis­ten mar­ca­dos cla­ros­cu­ros pues es ca­paz de pre­ser­var la gra­da­ción des­de la os­cu­ri­dad to­tal has­ta al­gún pun­to de luz ge­ne­ra­do, por ejem­plo, por una sim­ple ve­la. No en bal­de mu­chas de las de­mos­tra­cio­nes de HDR tie­nen que ver con imá­ge­nes del cie­lo noc­turno es­tre­lla­do, de fue­gos pi­ro­téc­ni­cos o de atrac­ti­vas lu­ces en par­ques de atrac­cio­nes. Cuan­do uno com­pa­ra

HDR con­tra SDR ( Stan­dard Dy­na­mic Ran­ge) -lo que nues­tras TV´S ac­tua­les des­plie­gan- no hay vuel­ta atrás. No vol­ve­rás a que­rer ver imá­ge­nes nor­ma­les (téc­ni­ca­men­te SDR).

Ac­tual­men­te una te­le­vi­sión Full HD pro­du­ce cer­ca de 100 nits de bri­llo ( nits es la uni­dad de me­di­da equi­pa­ra­ble a can­de­las por me­tro cua­dra­do), una li­mi­tan­te téc­ni­ca que vie­ne de la era de los CRT´S. Las te­le­vi­sio­nes HDR pue­den al­can­zar 800 o has­ta 1000 nits (los en­ten­di­dos en el te­ma di­cen que nues­tros ojos son ca­pa­ces de dis­tin­guir di­fe­ren­cias en bri­llo de va­rias de­ce­nas de mi­les de nits). Es­ta te­le­vi­sión y de acuer­do a me­di­cio­nes de ex­per­tos “ro­za” los 800 bits de bri­llo.

Pe­ro… siem­pre hay pe­ros. Re­sul­ta que hay dos for­ma­tos de HDR, uno de có­di­go abier­to de­no­mi­na­do HDR10 y uno pro­pie­ta­rio lla­ma­do Dolby Vi­sion. Y si se es­ta­ban pre­gun­tan­do, sí, ne­ce­si­tan que el re­pro­duc­tor de Blu-ray 4K UHD (y el dis­co) o la trans­mi­sión de strea­ming con­ten­gan el con­te­ni­do HDR.

Dolby Vi­sion es una es­ce­ni­fi­ca­ción mu­cho más es­tric­ta pues acu­sa que la ima­gen de­be ser tal cual sa­le de los la­bo­ra­to­rios de los es­tu­dios de ci­ne. De he­cho mas­te­ri­zan el ma­te­rial pa­ra ser re­pro­du­ci­do en dis­plays de has­ta 4000 nits, aun­que em­plean una téc­ni­ca que permite que te­le­vi­sio­nes con me­nos de 1000 nits pue­dan re­pro­du­cir su ma­te­rial sin per­di­da de de­ta­lle en som­bra o sin clip­ping (re­cor­te abrup­to) en zo­nas muy bri­llan­tes.

En teo­ría Dolby Vi­sion de­be­ría ser su­pe­rior a HDR10 pe­ro es al­go que no po­de­mos com­pro­bar has­ta que exis­ta su­fi­cien­te ma­te­rial en Dolby Vi­sion pa­ra ha­cer com­pa­ra­cio­nes. Por aho­ra, no hay lec­to­res

BD 4K UHD cer­ti­fi­ca­dos Dolby Vi­sion. La ven­ta­ja es ca­da día ha­ya más series y películas en Net­flix que lo mis­mo pue­den des­ple­gar­se en HDR10 y en Dolby Vi­sion. Otro día me de­di­ca­ré a es­cri­bir lar­go y pro­fun­do so­bre es­tas re­ve­la­do­ras tec­no­lo­gías.

En­ton­ces cuan­do se com­bi­na un al­to bri­llo, una nue­va ga­ma de mi­les de mi­llo­nes de co­lo­res y una re­la­ción de con­tras­te in­fi­ni­to jun­to con una nue­va tec­no­lo­gía OLED que es ca­paz de pro­du­cir ne­gros ab­so­lu­tos gra­cias a su ca­pa­ci­dad au­to­lu­mi­nis­cen­te tie­nes una ecua­ción ga­na­do­ra, es­to es lo que sig­ni­fi­ca la OLED55B6.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Una vez que en­cien­des la OLED55B6 sa­bes que tie­nes una ima­gen prác­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble. Des­pués de una ca­li­bra­ción de­di­ca­da, la ca­li­dad del vi­deo es su­bli­me. In­com­pa­ra­ble a cual­quier otra te­le­vi­sión del mer­ca­do. En se­rio.

Pa­ra es­ta eva­lua­ción, co­nec­ta­mos es­ta TV a un strea­mer Ro­ku 4 pa­ra po­der te­ner con­te­ni­do 4K UHD y HDR des­de Net­flix y tu­vi­mos pres­ta­do un lec­tor de dis­cos Blu-ray 4K UHD de Sam­sung, el mo­de­lo UBD K8500. El con­trol re­mo­to de­no­mi­na­do Ma­gic Re­mo­te es ex­cep­cio­nal y fun­cio­na muy in­te­gra­do a la in­ter­faz grá­fi­ca Web OS 3.0 que di­cho sea de pa­so, vuel­ve a con­ven­cer­me co­mo la más lo­gra­da en­tre mu­chas otras mar­cas. Fá­cil de en­ten­der, muy or­de­na­da, con ple­na usa­bi­li­dad, in­tui­ti­va. Des­de mi pun­to de vis­ta con te­ner apps co­mo Net­flix y Ama­zon, me doy por bien ser­vi­do, pe­ro ha­brá quien quie­ra y ne­ce­si­te más

apps. LG ofre­ce una bue­na va­rie­dad.

Lo úni­co a re­cla­mar­le a LG es que el con­trol re­mo­to no ten­ga al­gu­na pan­ta­lla o de me­nos que fue­se vi­si­ble en la os­cu­ri­dad.

Mar­co Po­lo es de las pri­me­ras series de Net­flix que pue­de ver­se en glo­rio­so HDR y 4K UHD por su­pues­to. Si us­te­des tie­nen una co­ne­xión a In­ter­net de 50 Mbps o su­pe­rior po­drán de­lei­tar­se con imá­ge­nes que de pri­me­ra ins­tan­cia re­sul­tan im­pac­tan­tes y has­ta in­con­ce­bi­bles. LG ha fa­bri­ca­do una te­le­vi­sión su­pre­ma, no me can­so de es­cri­bir­lo. Las imá­ge­nes noc­tur­nas de la es­te­pa mon­go­la o de las ciu­da­des chi­nas re­sul­tan im­pac­tan­tes, de igual ma­ne­ra la es­ce­na don­de en­tran los ca­ba­llos de fue­go en ple­na os­cu­ri­dad a la ciu­dad de Cam­bu­lac es ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­sa.

Dos de las películas que pu­de dis­fru­tar en glo­rio­so HDR10 fue­ron

Mad Max Fury Road y Dead­pool y va­ya que me sor­pren­die­ron y me di­vir­tie­ron. Las es­ce­nas de ex­plo­sio­nes en el de­sier­to de Mad Max de­jan ver to­do el fee­ling y grano ci­ne­ma­to­grá­fi­co y la pro­vo­ca­do­ra bri­llan­tez re­sul­ta im­pac­tan­te. Con Dead­pool no pa­ras de reír so­bre to­do en la muy bien lo­gra­da ver­sión en español “me­xi­cano”, pe­ro más allá de eso, las cons­tan­tes imá­ge­nes sú­per ve­lo­ces son jo­yas vi­sua­les en es­ta te­le­vi­sión. La es­ce­na de la pe­lea y des­truc­ción en el puen­te es me­mo­ra­ble gra­cias al des­plie­gue de co­lor y de con­tras­te.

Su pa­nel OLED des­plie­ga ne­gros per­fec­tos y un bri­llo an­tes des­co­no­ci­do des­ple­ga­do por una te­le­vi­sión. El pro­ce­sa­mien­to de 10 bits ge­ne­ra am­plí­si­ma ga­ma de co­lo­res, so­bre to­do sor­pren­den to­dos los que tie­nen que ver con tex­tu­ras me­tá­li­cas (los do­ra­dos y pla­tea­dos son hi­per-rea­lis­tas).

La ca­li­dad de so­ni­do es acep­ta­ble. Es­ta te­le­vi­sión me­re­ce acom­pa­ñar­se de un buen sis­te­ma de au­dio mul­ti­ca­nal o al me­nos de una ba­rra de so­ni­do de al­to desem­pe­ño.

Vuel­vo a re­pe­tir­lo, que es­ta TV (o cual­quier otra) sea 4K UHD no es al­go que im­pre­sio­ne, te­nien­do en cuen­ta su ta­ma­ño de 55 pul­ga­das dia­go­na­les. Lo im­pre­sio­nan­te es­tá en el bri­llo, con­tras­te y ga­ma de co­lo­res. La B6 es la te­le­vi­sión ideal pa­ra el en­tu­sias­ta del ci­ne.

Con­clu­sión

No hay mu­cho por de­cir, es­toy fas­ci­na­do con es­ta te­le­vi­sión. An­te mis ojos, es la me­jor te­le­vi­sión que se ha cons­trui­do. Si bien es cier­to que la E6 es más bo­ni­ta, más del­ga­da y con mu­cho me­jor so­ni­do, re­sul­ta tam­bién mu­chí­si­mo más cos­to­sa (apro­xi­ma­da­men­te 85 mil pe­sos en 55”). En­ton­ces la B6 re­pre­sen­ta el High End en te­le­vi­sio­nes. Por aho­ra no hay na­da que se le apro­xi­me. Pen­sa­ran que es­toy exa­ge­ran­do, les in­vi­to a que va­yan y la vean por sus pro­pios ojos en al­gu­na tien­da de­par­ta­men­tal. Les ase­gu­ro que que­da­ran tan im­pac­ta­dos co­mo yo.

Aun­que el pre­cio de lis­ta es de 59 mil pe­sos, es fac­ti­ble en­con­trar­la en Ama­zon Mé­xi­co o en Li­ver­pool por po­co me­nos de 39 mil pe­sos.

¿Es mu­cho di­ne­ro? Sí. ¿Va­le la pe­na? Sí. Mu­cho.

Ha­cía mu­cho tiem­po que una te­le­vi­sión no me atra­pa­ba de tal ma­ne­ra. Se tra­ta de la tec­no­lo­gía que ha de sus­ti­tuir a l as te­le­vi­so­res LCD-LED que has­ta aho­ra co­no­ce­mos. Tie­ne to­da la ma­gia de un mo­ni­tor de re­fe­ren­cia, el ne­gro ab­so­lu­to de las me­jo­res plas­mas y un bri­llo an­tes no co­no­ci­do. Por si fue­ra po­co es ca­paz de re­pro­du­cir con­te­ni­dos

HDR10 y has­ta Dolby Vi­sion. Es una jo­ya en el di­se­ño in­dus­trial, in­creí­ble­men­te d e l g a d a . P o s e e p r o b a b l e men­te la me­jor in­ter­faz de usua­rio. Es la me­jor te­le­vi­sión pa­ra los freaks de la ca­li­dad de ima­gen. ¡Ah! tam­bién es 4K UHD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.