¿CO­MO POR AR­TE DE MA­GIA?

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

Es cu­rio­so, mu­chas ve­ces he es­cu­cha­do co­mo res­pues­ta pa­ra es­ta­ble­cer el bri­llo que de­be te­ner un pro­yec­tor, al­go co­mo es­to: “sííí, con un pro­yec­tor co­mo de 5,000 lu­mens es su­fi­cien­te” y en­ton­ces me ha­go es­ta pre­gun­ta muy sen­ci­lla, ¿cuál es el fun­da­men­to téc­ni­co pa­ra de­ter­mi­nar­lo? ¿En ver­dad con­fia­mos en nues­tra “vas­ta ex­pe­rien­cia” pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes tan “ba­na­les” co­mo de­ter­mi­nar el bri­llo de un pro­yec­tor en una apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca?

No de­be­ría ser así pues, afor­tu­na­da­men­te hoy exis­ten mé­to­dos cien­tí­fi­cos que nos pue­den ayu­dar a de­ter­mi­nar es­te as­pec­to tan im­por­tan­te. Ya he­mos pla­ti­ca­do de los es­tán­da­res desa­rro­lla­dos por In­fo­comm y CEDIA, pa­ra es­te ti­po de ca­sos es­pe­cí­fi­ca­men­te, I nfo­comm cuen­ta con dos es­tán­da­res que in­ter­ac­túan en­tre sí pa­ra de­ter­mi­nar el ni­vel de bri­llo ne­ce­sa­rio.

No en­tra­re­mos en el de­ta­lle de ha­blar del es­tán­dar, só­lo di­re­mos que las em­pre­sas que cuen­tan con mem­bre­sía de In­fo­comm pue­den des­car­gar­las gra­tui­ta­men­te de su pá­gi­na web en la sec­ción “re­cur­sos” y des­pués “es­tán­da­res”. Lo que ha­re­mos se­rá úni­ca­men­te ana­li­zar al­gu­nos de los ele­men­tos que juegan un pa­pel de­ter­mi­nan­te pa­ra que el pro­yec­tor cu­bra las ex­pec­ta­ti­vas del usua­rio.

Em­pe­ce­mos con un de­ta­lle sen­ci­llo pe­ro con­tun­den­te en cual­quier apli­ca­ción, no im­por­ta si es una pe­que­ña sa­la de jun­tas, un Ho­me Thea­ter de­di­ca­do o un gran au­di­to­rio, el pro­yec­tor es lo úl­ti­mo que se se­lec­cio­na. Des­de lue­go, el fac­tor fun­da­men­tal es en­ten­der el ti­po de sa­la que el usua­rio desea, có­mo se va a usar, cuá­les son las fuen­tes de se­ñal -y si po­de­mos sa­ber de qué re­so­lu­ción (na­ti­va) mu­cho me­jor- y pa­ra cuán­ta gen­te se tie­ne pla­nea­da la sa­la.

Una vez que sa­be­mos qué in­for­ma­ción es la que se pro­yec­ta­rá en la sa­la po­de­mos es­ta­ble­cer el ta­ma­ño de la ima­gen pues es­ta jue­ga un pa­pel crí­ti­co pa­ra ase­gu­rar la le­gi­bi­li­dad de la in­for­ma­ción pro­yec­ta­da.

Re­gre­sa­mos al te­ma de la sa­la por­que, una vez de­ter­mi­na­do el ta­ma­ño de pan­ta­lla y las apli­ca­cio­nes, en­tra en ac­ción la can­ti­dad de luz am­bien­te exis­ten­te y, si la sa­la tie­ne di­fe­ren­tes ni­ve­les de luz de acuer­do a di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes, es im­por­tan­te iden­ti­fi­car con tan­to de­ta­lle co­mo sea po­si­ble ca­da una de ellas.

Mu­chas ve­ces he­mos pla­ti­ca­do que a pe­sar de que la re­so­lu­ción es la ma­ne­ra en que la ma­yo­ría de fa­bri­can­tes nos dan una idea de la ca­li­dad de ima­gen que ge­ne­ra un dis­play, en reali­dad pa­ra la vis­ta es más im­por­tan­te el con­tras­te.

No se re­quie­re ser un ge­nio pa­ra en­ten­der que con­tras­te es la di­fe­ren­cia en­tre el blan­co más in­ten­so y el ne­gro más pro­fun­do en una ima­gen de vi­deo, pe­ro en­ten­der bien la re­la­ción de con­tras­te es un pa­so más, pues es­ta mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre los pun­tos an­tes men­cio­na­dos y mien­tras más gran­de sea la re­la­ción (los pun­tos in­ter­me­dios en­tre el blan­co y el ne­gro) más am­plia se­rá la es­ca­la de gri­ses, lo que ge­ne­ra­rá una ima­gen gra­ta a la vis­ta y con “pro­fun­di­dad”. La re­la­ción de con­tras­te se ve afec­ta­da por los ajus­tes del dis­play y la can­ti­dad de luz am­bien­te en la sa­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.