El oí­do y la per­cep­ción es­te­reo­fó­ni­ca

home:tech magazine mexico - - SONORÁMICO -

El sen­ti­do del oí­do tie­ne la fa­cul­tad de per­ci­bir el so­ni­do en dos ór­ga­nos cor­po­ra­les si­tua­dos en am­bos ex­tre­mos de la ca­be­za, la ex­pe­rien­cia de es­cu­char el au­dio gra­ba­do en un ca­nal de­re­cho y uno iz­quier­do, es la de re­crear de ma­ne­ra na­tu­ral la ima­gen so­no­ra de la per­cep­ción vi­sual fron­tal.

El sis­te­ma au­di­ti­vo cen­tral con sus más de 30, 000 neu­ro­nas, cons­ti­tu­yen los ner­vios es­ta­toa­cús­ti­co o tam­bién lla­ma­do ves­tí­bu­lo­co­clear, los cua­les se en­car­gan de trans­mi­tir im­pul­sos eléc­tri­cos al ce­re­bro pa­ra su pro­ce­sa­mien­to, com­pa­ran­do la ca­rac­te­rís­ti­ca de ca­da so­ni­do: tim­bre, tono e in­ten­si­dad, con otros al­ma­ce­na­dos en la me­mo­ria del ce­re­bro pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción.

De­bi­do a que am­bos oí­dos es­tán se­pa­ra­dos fí­si­ca­men­te, es­ta dis­tan­cia le per­mi­te al ce­re­bro la lo­ca­li­za­ción de la fuen­te so­no­ra, la dis­tin­ción de los to­nos del so­ni­do es gra­cias a la mem­bra­na ba­si­lar, la cual es la res­pon­sa­ble de la res­pues­ta en fre­cuen­cia del oí­do.

El oí­do

Ade­más de do­tar equi­li­brio al cuer­po, el oí­do otor­ga el sen­ti­do de la au­di­ción; la ore­ja, co­mo con­duc­tor au­di­ti­vo ex­terno, pro­vee el pa­so y con­cen­tra­ción de las on­das so­no­ras ha­cia una mem­bra­na elás­ti­ca se­mi­trans­pa­ren­te en for­ma có­ni­ca lla­ma­do tím­pano. Den­tro del oí­do me­dio es­tán los os­teo­ci­llos óti­cos (mar­ti­llo, yun­que y es­tri­bo), jun­to con la tu­ba fa­rín­gea (trom­pa de Eus­ta­quio) y la mem­bra­na tim­pá­ni­ca, he­chos de te­ji­do óseo y car­tí­la­go hia­lino, los cua­les cum­plen la fun­ción de con­ver­tir las on­das so­no­ras que se trans­mi­ten, me­cá­ni­ca­men­te, de un me­dio ga­seo­so a on­das só­ni­cas que via­jen por el lí­qui­do pe­ri­lin­fá­ti­co del oí­do in­terno a tra­vés de la ven­ta­na oval.

Las cé­lu­las fi­bro­sas den­tro de la mem­bra­na ba­si­lar va­rían en su lon­gi­tud y ma­sa, por lo que las que se en­cuen­tran cer­ca de la ba­se de la mem­bra­na son las re­cep­to­ras de los to­nos agu­dos, mien­tras las que es­tán cer­ca del ori­fi­cio co­no­ci­do co­mo ca­ra­col (he­li­co­tre­ma), son pa­ra los to­nos gra­ves. El lí­qui­do lin­fá­ti­co con­te­ni­do en el oí­do in­terno se de­no­mi­na en­do­lin­fa, sien­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra el sen­ti­do del equi­li­brio, ahí se en­cuen­tran las cé­lu­las ci­lia­das en for­ma de mi­cro tu­bos, la có­clea o ca­ra­col y el ór­gano de Cor­ti.

El ór­gano de Cor­ti es el res­pon­sa­ble de con­ver­tir es­tas se­ña­les me­cá­ni­cas en im­pul­sos eléc­tri­cos al ce­re­bro, den­tro de es­te se ha­llan cer­ca de 24,000 cé­lu­las pi­lo­sas, las cua­les re­ci­ben las vi­bra­cio­nes en fun­ción de la fre­cuen­cia de re­so­nan­cia; los pe­que­ños pul­sos de vol­ta­je que se trans­mi­ten al ce­re­bro, lla­ma­dos po­ten­cial de ac­ción, son con­du­ci­dos al Axón, tam­bién co­no­ci­dos co­mo neu­ri­tas, que son las en­car­ga­das de trans­mi­tir el im­pul­so ner­vio­so en­tre cé­lu­las en un ran­go de los -65mv y los -55mv.

Ima­gen au­di­ti­va

El um­bral de au­di­ción del ser hu­mano pue­de per­ci­bir fre­cuen­cias que van des­de los 20Hz has­ta los 20KHZ con un de­ter­mi­na­do ran­go de am­pli­tu­des y pre­sión so­no­ra má­xi­ma de has­ta 120 db SPL, es­tos pa­rá­me­tros equi­va­len a los des­pla­za­mien­tos má­xi­mos de la mem­bra­na ba­si­lar den­tro del oí­do hu­mano. La sen­si­bi­li­dad del sis­te­ma au­di­ti­vo del ser hu­mano va­ría de per­so­na a per­so­na y con el pa­so de la edad es­ta dis­mi­nu­ye, en es­pe­cial en al­tas fre­cuen­cias, sien­do más óp­ti­ma en per­so­nas en­tre los 18 y 25 años (edad con la que el or­ga­nis­mo es­tá ple­na­men­te ma­du­ro y que pa­ra en­ton­ces ha con­clui­do con su cre­ci­mien­to se­gún co­rres­pon­de).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.