¿El fin de la dis­tri­bu­ción de vi­deo co­mo la co­no­ce­mos?

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

La ver­dad no me atre­vo a de­cir cuán­do na­ció la TV; bueno, sé que en los años cin­cuen­ta, pe­ro en aque­lla épo­ca só­lo unos po­cos po­dían te­ner una (los me­nos, más de una), pe­ro hay de­ta­lles im­por­tan­tes que nos in­di­can el mo­men­to y las con­di­cio­nes en las que es­te apa­ra­to se ubi­có en un pun­to cen­tral de nues­tras vi­das, co­men­zan­do por su ubi­ca­ción al cen­tro de la sa­la para que pu­die­ra ser vis­to por la ma­yor par­te de los miem­bros de la fa­mi­lia. En los años se­sen­ta al­gu­nos de no­so­tros íba­mos a la ca­sa de ve­ci­nos a ver la TV por­que en la nues­tra no era im­por­tan­te. Pen­sar en una TV en la re­cá­ma­ra era inú­til (ni si­quie­ra ha­bía trans­mi­sio­nes has­ta la tar­de y me­nos de no­che). Con el tiem­po sur­gió la TV a co­lor, pe­ro el de­to­na­dor para pen­sar en la dis­tri­bu­ción de se­ña­les de vi­deo se dio con la se­ñal de TV de pa­ga y sur­gie­ron pro­duc­tos para que, con un mis­mo sis­te­ma, pu­dié­ra­mos lle­var la se­ñal a va­rios te­le­vi­so­res de for­ma si­mul­tá­nea (na­tu­ral­men­te, con la mis­ma se­ñal).

Lue­go, la tec­no­lo­gía em­pe­zó a avan­zar y fue po­si­ble que, em­plean­do un so­lo ca­ble pu­dié­ra­mos en­viar va­rias se­ña­les, o ca­na­les de vi­deo y su au­dio al mis­mo tiem­po, es­te es­que­ma du­ró lar­go tiem­po y se con­vir­tió en uno de los ele­men­tos que em­pe­zó a crear el con­cep­to de es­pe­cia­lis­tas en au­dio y vi­deo. La tec­no­lo­gía si­guió sus pro­gre­sos y se da­ba por des­con­ta­do el uso de vi­deo dis­tri­bui­do para se­ña­les de vi­deo com­pues­to pe­ro, cuan­do hu­bo opor­tu­ni­dad de dis­tri­buir vi­deo por com­po­nen­tes, la co­sa cam­bio. Ya ha­blá­ba­mos de una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te para el usua­rio con una gran me­jo­ra en ca­li­dad y así fue­ron dán­do­se los avan­ces.

En el mun­do de la in­te­gra­ción la co­sa se com­pli­có con la apa­ri­ción de HDMI por­que en su eta­pa ini­cial sim­ple­men­te no ha­bía la con­fia­bi­li­dad ne­ce­sa­ria, lue­go, cuan­do HDMI fun­cio­nó co­mo un ver­da­de­ro es­tán­dar, apareció el te­ma de las “lla­ves” que ad­mi­nis­tran la pro­tec­ción de con­te­ni­do has­ta que fi­nal­men­te lle­gó HDMI 2.2, con de­ta­lles tan im­por­tan­tes co­mo ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo 4K (bueno 4K y UHD, por­que no es lo mis­mo y co­mo pro­fe­sio­na­les da­mos por des­con­ta­do que co­no­ce­mos las di­fe­ren­cias), con pro­tec­ción de con­te­ni­dos HDCP 2.2 (y aquí ca­be re­cor­dar que és­te no es com­pa­ti­ble con equi­pos an­te­rio­res, en­tién­da­se des­de las fuen­tes, re­pe­ti­do­res –los sis­te­mas di­gi­ta­les que to­man una se­ñal y la en­vían a otro co­mo swit­chers, re­cep­to­res AV, et­cé­te­ra y sink- y tam­bién el equi­po en el que ter­mi­na una se­ñal, co­mo pro­yec­to­res y TV’S, ba­rras de so­ni­do, et­cé­te­ra), pues siem­pre que ma­ne­jen 4K de­ben cum­plir con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes, de lo con­tra­rio la se­ñal no pa­sa­rá. Es muy im­por­tan­te sa­ber que los equi­pos no son es­ca­la­bles, ¡nin­guno de ellos!, ni un re­pro­duc­tor, swit­chers, re­cep­to­res AV, ni dis­plays pue­den des­ple­gar la se­ñal si de ori­gen no cum­plen las nor­mas HDMI 2.2.

Por su­pues­to HDMI no es la úni­ca pla­ta­for­ma para el ma­ne­jo de se­ña­les di­gi­ta­les en al­ta re­so­lu­ción, tam­bién es­tá Dis­play Port y HDBASET. Ca­da una de ellas tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des, pe­ro la esen­cia es que para dis­tri­buir se­ña­les de vi­deo en muy al­ta re­so­lu­ción, ha si­do con­flic­to que un es­pe­cia­lis­ta

en sis­te­mas in­te­gra­dos com­pren­da que no puede im­pro­vi­sar y, por lo tan­to, es­te sea el mo­men­to in­di­ca­do para po­ner aten­ción a lo que es­ta­mos ha­cien­do. Los pri­me­ros dis­plays con ca­pa­ci­dad de UHD y 4K es­tán ya en el mer­ca­do y mu­chos más en camino, es un he­cho que la in­dus­tria elec­tró­ni­ca de con­su­mo se adue­ñó del te­ma y es­tá tra­ba­jan­do en la men­te del com­pra­dor para con­ven­cer­lo que 4K es el camino a se­guir (si lo ne­ce­si­ta o no, es otra his­to­ria y lo ve­re­mos en otro mo­men­to).

Para no­so­tros, co­mo es­pe­cia­lis­tas en in­te­gra­ción, los fac­to­res a to­mar en cuen­ta son el re­loj de pi­xe­les o pi­xel clock (nú­me­ro de pi­xe­les que for­man la ima­gen en un pe­rio­do de tiem­po es­pe­cí­fi­co, el cual ob­te­ne­mos al mul­ti­pli­car pi­xe­les ver­ti­ca­les por pi­xe­les horizontales, por la ta­sa de re­fres­co ver­ti­cal).

La ta­sa de trans­fe­ren­cia en la que se de­ter­mi­na la can­ti­dad de in­for­ma­ción que el sis­te­ma de­be trans­por­tar, en un pe­rio­do de tiem­po es­pe­cí­fi­co, se ob­tie­ne al mul­ti­pli­car el pi­xel clock por el nú­me­ro de bits en el ma­ne­jo de co­lo­res (8, 10, 12 o más bits, lo cual tie­ne un im­pac­to enor­me en el cálcu­lo) y, por su­pues­to, que re­quie­re hea­droom de un 25% para no te­ner pér­di­das du­ran­te el ma­ne­jo de in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.