Guía de uso de mi­cró­fo­nos inalám­bri­cos

home:tech magazine mexico - - SONORÁMICO -

Los mi­cró­fo­nos inalám­bri­cos son ne­ce­sa­rios si re­que­ri­mos, prin­ci­pal­men­te, mo­vi­li­dad; los hay de mano, so­la­pa, de dia­de­ma, de cue­llo de gan­so, de su­per­fi­cie, para cá­ma­ras de vi­deo e in­clu­so para con­ver­tir mi­cró­fo­nos de ca­ble en inalám­bri­cos.

Así, da­das las fa­ci­li­da­des que brin­da la tec­no­lo­gía mó­vil y en el ho­gar, para pro­pó­si­tos de en­tre­te­ni­mien­to en la pro­duc­ción de con­te­ni­dos mul­ti­me­dia, ya sean para el go­ce per­so­nal/fa­mi­liar, o bien para la in­ven­ti­va ama­teur y se­mi­pro­fe­sio­nal, ele­gir el equi­po idó­neo para cap­tu­rar au­dio y vi­deo, se con­vier­te en al­go cla­ve. Los mi­cró­fo­nos son, sin du­da, uno de los in­dis­pen­sa­bles en es­te ru­bro.

Los mi­cró­fo­nos inalám­bri­cos se cons­ti­tu­yen de tres par­tes: un trans­duc­tor que per­ci­be un so­ni­do y lo trans­for­ma en una se­ñal eléc­tri­ca de au­dio; un trans­mi­sor que emi­te on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, co­no­ci­das co­mo ra­dio­fre­cuen­cia (RF) y un re­cep­tor, cu­yas an­te­nas cap­tu­ran es­tas on­das den­tro de la zo­na de co­ber­tu­ra y po­ten­cia del trans­mi­sor.

Se­lec­ción de un mi­cró­fono inalám­bri­co

Hay que pen­sar el pro­pó­si­to y uso que ten­drá el mi­cró­fono trans­mi­sor, el más ha­bi­tual es el de mano, pe­ro si ne­ce­si­ta­mos las ma­nos li­bres, las op­cio­nes se­rán una dia­de­ma o un la­va­lier. Te­ne­mos que con­si­de­rar la ma­ne­ra en que el mi­cró­fono per­ci­be el so­ni­do pro­ve­nien­te de la fuen­te, ya sea de for­ma uni­di­rec­cio­nal o en to­das di­rec­cio­nes (om­ni­di­rec­cio­nal); un can­tan­te so­bre el es­ce­na­rio se en­fren­ta con los mo­ni­to­res de pi­so, un mi­cró­fono de mano uni­di­rec­cio­nal, re­cha­za­rá de la me­jor ma­ne­ra el so­ni­do por la par­te tra­se­ra, pre­vi­nien­do así un feed­back (po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo vi­cio); a un con­fe­ren­cis­ta le se­rá más útil una dia­de­ma si desea ex­pre­sar sus ideas uti­li­zan­do sus ma­nos, por ejem­plo, su uso en tem­plos re­li­gio­sos obe­de­ce­rá a si el lu­gar, por su cons­truc­ción, apro­ve­cha la acús­ti­ca (igle­sias de ti­po ba­rro­co) ahí lo más re­co­men­da­ble es un mi­cro de mano o cue­llo de gan­so con cap­su­la uni­di­rec­cio­nal; para un en­tre­na­dor en un gym, una dia­de­ma re­sis­ten­te al su­dor; en una sa­la de jun­tas o cen­tro de ne­go­cios se apli­can mi­cró­fo­nos cue­llo de gan­so, de su­per­fi­cie y de mano, acor­de a la participación de ca­da de­le­ga­do y si­tua­ción que se ma­ne­je; en un su­per­mer­ca­do un mi­cró­fono de dia­de­ma o de mano uni­di­rec­cio­nal; en el tea­tro, para un ac­tor, un la­va­lier om­ni­di­rec­cio­nal ocul­to en su ves­tua­rio o en su ca­be­llo, para un mu­si­cal, unas dia­de­mas o de las ear­set (dia­de­mas tal del­ga­das que a sim­ple vis­ta no se no­tan).

Los re­cep­to­res los ha­lla­mos en uni­da­des sin­gle (un so­lo re­cep­tor), do­bles (dos re­cep­to­res en el mis­mo cha­sis) o múl­ti­ples (va­rios en el mis­mo cha­sis), fa­bri­ca­dos en plás­ti­co, me­tal o com­bi­na­dos, con una o de dos an­te­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.