Las ve­ces que sean ne­ce­sa­rias

home:tech magazine mexico - - DEL EDITOR -

El co­no­ci­mien­to sin apli­ca­ción es una in­ver­sión de tiem­po y re­cur­sos es­té­ril. Cuan­do ocu­rren con­ven­cio­nes, fe­rias, ex­po­si­cio­nes co­mo CEDIA e In­fo­com en las que, a la par de las pre­sen­ta­cio­nes en ma­te­ria de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, ocu­rren jor­na­das edu­ca­ti­vas que ahon­dan en có­mo usar y apli­car esas he­rra­mien­tas para po­ner en bo­ga de los usua­rios fi­na­les las bon­da­des que ri­gen las ten­den­cias en el ám­bi­to de in­te­gra­ción re­si­den­cial y cor­po­ra­ti­va –tan­to para pro­pó­si­tos de en­tre­te­ni­mien­to co­mo de pro­duc­ti­vi­dad-, se ve­ría co­mo obligado el ser par­tí­ci­pes de es­tos even­tos y así coad­yu­var a la mi­sión de pro­fe­sio­na­li­zar a los in­te­gran­tes de la in­dus­tria y, con ello, en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia de ser­vi­cio y aten­ción que se brin­da, sin im­por­tar el mer­ca­do o re­gión en el que se en­cuen­tre. Al igual que los di­rec­ti­vos, los equi­pos de ven­tas, in­ge­nie­ros, pro­gra­ma­do­res, téc­ni­cos de ser­vi­cio y man­te­ni­mien­to, de­be­rían ex­pe­ri­men­tar una vez –bueno, en más de una oca­sión­la es­tan­cia y uso de los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos que se ges­tan en es­tas con­ven­cio­nes de la in­dus­tria. Por un la­do, sir­ven para di­men­sio­nar el pe­so del ra­mo pro­fe­sio­nal en el que se desen­vuel­ven co­no­cien­do ca­ra a ca­ra a sus co­pro­ta­go­nis­tas, tan­to en el mer­ca­do lo­cal co­mo el in­ter­na­cio­nal y así te­ner la oca­sión úni­ca para in­ter­cam­biar pun­tos de vis­ta y ex­pe­rien­cias con otros di­rec­ti­vos y equi­pos de tra­ba­jo –tan­to los que pla­nean co­mo eje­cu­tan es­tos- de otras la­ti­tu­des del pla­ne­ta. Es­to am­plía la vi­sión y pers­pec­ti­va res­pec­to a prác­ti­cas y mé­to­dos, lo que es ab­so­lu­ta­men­te be­né­fi­co… y, di­ría yo, muy ne­ce­sa­rio. Vis­to así, se tra­ta de una in­ver­sión en la ca­pa­ci­ta­ción de to­dos y, por en­de, és­ta de­be ge­ne­rar un re­torno de in­ver­sión, pla­nes y pro­yec­tos con­cre­tos so­bre có­mo se ha­rá uso de esa in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do. Lle­var del ru­bro de las ideas a los pla­nes de for­ma de­ta­lla­da me­dian­te me­tas coor­di­na­das des­de di­rec­ción y trans­mi­ti­das de ma­ne­ra co­rrec­ta a ca­da res­pon­sa­ble o su­per­vi­sor por área y así has­ta po­ner ma­nos a la obra a quien lo eje­cu­ta día con día. Pro­fe­sio­na­li­zar es es­to y, al mis­mo tiem­po, im­pul­sar cam­bio en las for­mas de ha­cer, eso atien­de des­de la co­mu­ni­ca­ción has­ta la ma­ne­ra en que se da se­gui­mien­to a las co­sas y, cla­ro, se in­cen­ti­va la mo­ti­va­ción de los equi­pos. El fon­do y la for­ma, siem­pre es así. Mal ha­ce­mos si no nos ca­pa­ci­ta­mos pe­ro peor re­sul­ta si in­ver­ti­mos en ello y no so­mos ca­pa­ces de ha­cer tan­gi­ble para be­ne­fi­cio pro­pio –des­de lo per­so­nal, a lo em­pre­sa­rial y co­mo in­dus­tria-, esa ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias. No lo si­ga­mos echan­do en saco ro­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.