Lo que CEDIA 2016 nos de­jó

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

La ca­li­dad de in­for­ma­ción que ob­tu­vi­mos, pa­ra quie­nes fui­mos es mag­ní­fi­ca: pla­ti­car con los pro­ta­go­nis­tas, ver los pro­duc­tos, co­no­cer lo que es­ta­rá en bo­ga, có­mo y cuán­do lle­ga­rá a nues­tro te­rri­to­rio o re­gión, esos al­gu­nos de los be­ne­fi­cios que se traen del via­je, de ma­ne­ra que no ha­ber ido fue per­mi­tir que otros po­sean es­ta in­for­ma­ción y la usen en sus com­pa­ñías y con sus clien­tes por­que sí, el ob­je­ti­vo de in­ver­tir en la vi­si­ta a CEDIA es ge­ne­rar un re­torno y, pa­ra que es­to su­ce­da, lo me­jor es te­ner un plan de ac­ción.

Las per­so­nas que hi­cie­ron el via­je con sus je­fes lo pu­die­ron ver co­mo un pre­mio, un ali­cien­te pa­ra mo­ti­var­les en su la­bor o co­mo par­te de su ru­ti­na de tra­ba­jo aun­que con ob­je­ti­vos es­pe­cia­les siem­pre y cuan­do los je­fes les ha­yan co­men­ta­do aque­llos con to­do de­ta­lle. Sea co­mo sea, ha­ber ido se tra­du­ce en una fan­tás­ti­ca ex­pe­rien­cia pe­ro si no hay un plan de ac­ción por apli­car al re­gre­sar, es poco lo que va a pa­sar con la in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to allá ad­qui­ri­do. Los asis­ten­tes sin du­da ob­tie­nen un panorama más am­plio de la in­dus­tria, pe­ro ¿eso ge­ne­ra re­torno de in­ver­sión? Por sí so­lo no. ¿Qué es lo que se de­be ha­cer pa­ra que ello ocu­rra? Bien, quien to­mó un cur­so de­be te­ner no­cio­nes (de ahí que los je­fes ha­yan com­par­ti­do los pla­nes y ob­je­ti­vos, si los hu­bo) so­bre có­mo va a im­ple­men­tar lo apren­di­do, có­mo afec­ta a los pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos, en qué pues­tos tie­ne in­je­ren­cia y de­más.

Uno de los pun­tos ro­jos pre­sen­tes en nues­tra in­dus­tria (y no sé si es un te­ma cul­tu­ral) es que la co­mu­ni­ca­ción no flu­ye ha­cia aba­jo, es más, a ve­ces el equi­po com­ple­to va a una reunión, se to­can te­mas sen­si­bles y se lo­gran acuer­dos pe­ro, co­mo to­do lo ma­ne­jó “el je­fe”, no hay res­pon­sa­bles de na­da, no hay se­gui­mien­tos, no hay a quién fe­li­ci­tar o a quién re­ga­ñar por los acier­tos o erro­res. Si es­to su­ce­de la ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla, fal­ta de or­ga­ni­za­ción; es el je­fe quien tie­ne que asig­nar res­pon­sa­bi­li­da­des, ha­cer cre­cer a su gen­te y desa­rro­llar­la. Si al­guien no cum­ple, la co­sa es sim­ple: no só­lo no hay re­torno de in­ver­sión, sim­ple­men­te la em­pre­sa avan­za al rit­mo de los más len­tos, de los que no cum­plen, de los que no tie­nen com­pro­mi­so con la com­pa­ñía. Es­to no es nue­vo, es uno de nues­tros pun­tos dé­bi­les; a ve­ces, mien­tras más gran­de es la em­pre­sa, más se no­ta la des-co­mu­ni­ca­ción.

¿Qué trae de re­gre­so ca­da em­pre­sa o asis­ten­te? Al­gu­nos (que no son po­cos) vuel­ven car­ga­dos de lla­ve­ri­tos, plu­mas y to­da cla­se de sou­ve­nirs, otros con al­gu­nas tar­je­tas de pre­sen­ta­ción que per­ma­ne­ce­rán en el escritorio por unos días o má­xi­mo unas se­ma­nas, pe­ro que inevi­ta­ble­men­te irán a dar al ca­jón de don­de no sal­drán más que oca­sio­nal­men­te, pe­ro no pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo de la re­la­ción que tra­ta­mos de ini­ciar. Afor­tu­na­da­men­te tam­bién ha­brá quie­nes apli­quen y mí­ni­mo, da­rán se­gui­mien­to que fruc­ti­fi­ca­rá en opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio, otras mar­cas o in­ten­tos se­rios de ha­cer al­go di­fe­ren­te. Mu­chos de los asis­ten­tes re­gre­sa­ron, con­fío, con ideas re­no­va­das y pla­nes que com­par­ti­rán con sus com­pa­ñe­ros y de las que sur­gi­rán ini­cia­ti­vas en bús­que­da de me­jo­ra y de­ben evi­tar que­dar­se co­mo in­ten­tos que se vean trun­ca­dos por las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, la fal­ta de un pro­mo­tor -que pue­de ser un je­fe o has­ta el mis­mo di­rec­tor de la em­pre­sa- só­lo así se ob­ten­drá el be­ne­fi­cio ma­yor pa­ra la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.