Au­dí­fo­nos P5 Wi­re­less de Bo­wers & Wil­kins. Por Eliseo Ve­ga

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Du­ran­te mu­chos años tu­ve unos au­dí­fo­nos Bo­se con l os que es­ta­ba más que sa­tis­fe­cho. La ver­dad l os ocu­pa­ba po­co, más bien só­lo du­ran­te via­jes en avión y en au­to­bús. Lue­go he te­ni­do al­gu­nos in-ears de Mons­ter y de Senn­hei­ser, los cua­les a pe­sar de so­nar bien, nun­ca les tu­ve el apre­cio que te­nía por mis vie­jos Bo­se. Ten­go las ore­jas gran­des y el ca­nal au­di­ti­vo pe­que­ño, por lo que la elec­ción de unos au­dí­fo­nos siem­pre me ha re­sul­ta­do com­pli­ca­do. La gran ma­yo­ría de los in-ears aca­ban mo­les­tán­do­me al pa­sar unos po­cos mi­nu­tos, los au­dí­fo­nos cir­cu­mau­ra­les sue­len ser in­có­mo­dos tam­bién, así que mi op­ción aca­ban sien­do los su­pra­ura­les.

Por otro la­do, que­ra­mos o no, la ten­den­cia de los smartp­ho­nes es eli­mi­nar el jack analó­gi­co, co­sa que ini­ció el ipho­ne 7 y que aho­ra han re­pli­ca­do más y más mar­cas. Los ca­bles es­tán con­de­na­dos a la ex­tin­ción.

Es así como he pro­ba­do al­gu­nos au­dí­fo­nos inalám­bri­cos que pue­dan em­bo­nar con mis oí­dos. Di­gá­mos­lo cla­ro, si el au­dio con al­ta­vo­ces en sis­te­mas es­té­reo tie­ne mucho que ver con gus­tos y ex­pe­rien­cias, en el te­ma de au­dí­fo­nos, es­to se ex­tra­po­la sub­je­ti­va­men­te. Así, los au­dí­fo­nos que a al­guien le aco­mo­dan, a otros po­drían no gus­tar­le. Mien­tras que la ca­li­dad de so­ni­do po­dría ser te­ma de discusión y de­ba­te, pues ca­da ore­ja es un mundo.

Des­de que Bo­wers & Wil­kins lan­zó al mercado sus au­dí­fo­nos “con­ven­cio­na­les” (ca­blea­dos), los in­gle­ses de­mos­tra­ron que po­dían fa­bri­car trans­duc­to­res ca­pa­ces de com­pe­tir en ca­li­dad de so­ni­do con nom­bres de gran he­ren­cia como Senn­hei­ser, Au­dio Tech­ni­ca o Bo­se. Bo­wers & Wil­kins apro­ve­chó su ex­pe­rien­cia en el cam­po de la acús­ti­ca y di­se­ño in­dus­trial pa­ra con­for­mar au­dí­fo­nos de ni­vel Hi­fi sin con­ce­sio­nes. Pri­me­ro los P5, lue­go los P3, los P7 y los P9 que aho­ra son la nue­va re­fe­ren­cia de la fir­ma.

Pron­to agre­gó sus ver­sio­nes inalám­bri­cas que apro­ve­chan Blue­tooth como me­dio de co­ne­xión de­jan­do in­tac­to el di­se­ño que les ha va­li­do nu­me­ro­sos pre­mios.

Ha­ce al­gún tiem­po lle­ga­ron a mis ore­jas los P5 Wi­re­less y des­de en­ton­ces se han con­ver­ti­do en mis au­dí­fo­nos fa­vo­ri­tos pa­ra es­cu­char­los dia­rio. Re­sul­tan co­mo­dí­si­mos, ul­tra con­fia­bles y con un so­ni­do que re­ba­sa mis ex­pec­ta­ti­vas. Se ven­den en Mé­xi­co en las tiendas Bu­ga­vi a un pre­cio de 8800 pe­sos (un cos­to muy com­pe­ti­ti­vo al pre­cio in­ter­na­cio­nal de 399 dó­la­res).

Los P5 Wi­re­less com­bi­nan una es­truc­tu­ra de alu­mi­nio, ore­je­ras de es­pu­ma con memoria, re­cu­bri­mien­to de piel na­tu­ral de ove­ja y las dis­tin­ti­vas al­moha­di­llas rec­tan­gu­la­res que ape­nas des­can­san so­bre el con­torno de la ore­ja. Pue­den ope­rar de ma­ne­ra ca­blea­da o sin ca­bles gra­cias a la co­ne­xión Blue­tooth y a los pro­to­co­los de trans­mi­sión SBC ( Low Com­ple­xity Sub­band Co­ding) y al más nue­vo aptx que promete ca­li­dad cer­ca­na al CD.

Los P5 wi­re­less son del ti­po elec­tro­di­ná­mi­co y em­plean un dri­ver de 40mm de ran­go com­ple­to, en la al­moha­di­lla iz­quier­da se en­cuen­tran los con­tro­les de en­cen­di­do (apa­re­ja­mien­to) y los de vo­lu­men, tam­bién exis­ten dos mi­cró­fo­nos que per­mi­ten la co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca mien­tras que en la de­re­cha es­tá la en­tra­da del ca­ble de au­dio, en el ca­so que se uti­li­cen de mo­do ca­blea­do cuan­do se aca­be la ba­te­ría.

Como siem­pre la ca­li­dad fi­nal de lo que es­cu­cha­mos tie­ne que ver con el for­ma­to de nues­tros ar­chi­vos. Re­sul­ta in­com­pa­ra­ble es­cu­char MP3 con­tra FLAC o ALAC por ejem­plo. Ca­be aco­tar que to­dos los for­ma­tos se­rán re-co­di­fi­ca­dos en SBC o aptx. Por lo pron­to aptx se en­cuen­tra dis­po­ni­ble só­lo en al­gu­nos mo­de­los An­droid del mercado y no es po­si­ble se­lec­cio­nar en­tre SBC o aptx. Como no­ta, los dis­po­si­ti­vos IOS no so­por­tan aptx.

aptx fue un desa­rro­llo de la em­pre­sa bri­tá­ni­ca CSR y hoy se co­bi­ja ba­jo el pa­ra­guas de la mul­ti­na­cio­nal Qual­comm. Fue crea­do a fi­na­les de los años ochen­ta en la uni­ver­si­dad Queen de Bel­fast. Su in­no­va­ción es­tá ba­sa­da en la re­duc­ción de la ta­sa de bits mien­tras que pre­ser­va la ca­li­dad de au­dio. Ha si­do empleado en la in­dus­tria del au­dio pro­fe­sio­nal, en­tre ra­dio­di­fu­so­ras y es­tu­dios de ci­ne. El año pa­sa­do, Qual­comm lan­zó aptx HD, la si­guien­te ge­ne­ra­ción de es­te co­dec.

Lo pri­me­ro que me hi­zo enamo­rar­me de los P5 wi­re­less fue su co­mo­di­dad: tie­nen la pre­sión ade­cua­da como pa­ra que no se mue­van de tu ca­be­za y sin em­bar­go no opri­men el crá­neo. Su pe­so de 213 gra­mos nun­ca se sien­te como un las­tre y pue­den pa­sar tres ho­ras pa­ra que em­pie­ces a “no­tar­lo”. Ha­blan­do de ho­ras, Bo­wers& Wil­kins promete has­ta 17 ho­ras de du­ra­ción de la ba­te­ría. En mi ca­so pu­die­ron pa­sar has­ta cua­tro días antes de car­gar su ba­te­ría.

Es­tu­ve es­cu­chan­do los P5 wi­re­less con un ipho­ne 6s, un ipho­ne 7, con un HTC One y una lap­top Mac­book Pro.

Lo pri­me­ro que me gus­tó, es que son muy fá­ci­les de en­la­zar, pe­ro más allá de eso, es ra­rí­si­mo que pier­dan la co­ne­xión (siem­pre y cuan­do nos en­con­tre­mos se­pa­ra­dos a una dis­tan­cia pru­den­te del dis­po­si­ti­vo, es­to de­pen­de que tan­tas pa­re­des só­li­das ten­ga­mos al­re­de­dor, pe­ro has­ta 2.5 me­tros ope­ran ca­si siem­pre sin in­te­rrup­cio­nes).

Los P5 Wi­re­less sue­nan es­tu­pen­dos no im­por­tan­do el gé­ne­ro de música que es­cu­che­mos. Mis dia­rias se­sio­nes pa­san del piano de Mu­rray Pe­rahia o de Martha Ar­ge­rich al rock pun­zan­te de Morp­hi­ne, Pi­xies o Ho­ney­blood, pa­san­do por no­ve­do­sos ex­po­nen­tes del jazz como Ka­ma­si Was­hing­ton, Jeff Par­ker o Ju­lian La­ge.

Pro­ba­ble­men­te su me­jor ca­rac­te­rís­ti­ca sea su ba­lan­ce to­nal. Es­tos son unos au­dí­fo­nos ver­da­de­ra­men­te neu­tra­les y con­tra­rio a la olea­da de tras­duc­to­res pa­ra mi­lle­nials, no po­nen én­fa­sis en gra­ves. Es­to se tra­du­ce en ma­yor cla­ri­dad y mucho ma­yor de­ta­lle.

Tam­bién hay que se­ña­lar que usan­do Blue­tooth con­ven­cio­nal (con SBC) a tra­vés del ipho­ne con­tra aptx a tra­vés del HTC One, si hay una me­jo­ría no­ta­ble so­bre to­do en la trans­pa­ren­cia y cla­ri­dad del ran­go me­dio, evi­den­te­men­te a fa­vor del HTC One con aptx. Es pre­ci­so se­ña­lar que es­te ti­po de au­dí­fo­nos no blo­quean el rui­do ex­terno, ni de ma­ne­ra ac­ti­va como lo ha­rían los ac­ti­ve noi­se can­ce­lla­tion ni de mo­do pa­si­vo como su­ce­de con los in-ear con

pas­si­ve iso­la­tion, por lo tan­to pue­den de­jar pa­sar so­ni­dos de am­bien­tes rui­do­sos y tam­bién “fu­gan” su so­ni­do, de ma­ne­ra que pa­ra al­gu­nos com­pa­ñe­ros ve­ci­nos de tra­ba­jo pue­den re­sul­tar al­go dis­trac­to­res.

No se tra­ta de au­dí­fo­nos ba­ra­tos y el mercado es­tá inun­da­do de bue­nas y ma­las op­cio­nes, pe­ro los P5 Wi­re­less des­ta­can no­ta­ble­men­te a la vis­ta, al tac­to y al oí­do. Son ele­gan­tes y ro­bus­tos, con­fia­bles en su co­nec­ti­vi­dad y con un so­ni­do de ver­da­de­ra al­ta fi­de­li­dad don­de se pri­vi­le­gia la cla­ri­dad, la trans­pa­ren­cia y has­ta cier­to gra­do de pro­fun­di­dad, con gra­ves bien mar­ca­dos pe­ro nun­ca exa­ge­ra­dos. Cum­plen con el ba­lan­ce to­nal per­fec­to pa­ra ore­jas en­tu­sias­tas y oí­dos exi­gen­tes.

Como siem­pre la re­co­men­da­ción se­rá es­cu­char ser­vi­cios de strea­ming como Spo­tify, Dee­zer, Tidal o Ap­ple Mu­sic en la me­jor ca­li­dad po­si­ble (lla­ma­da Ex­tre­ma, Hi­fi o si­mi­lar) y que en el ca­so de ar­chi­vos guar­da­dos en nues­tra compu­tado­ra, lec­tor por­tá­til o smartp­ho­ne que estén en la me­jor ca­li­dad po­si­ble que el dis­po­si­ti­vo acep­te (AIFF o ALAC pa­ra IOS o MACOS), (WAV o FLAC pa­ra Win­dows o An­droid).

Hoy día no me des­pe­go de mis P5 Wi­re­less, ca­si siem­pre los uso de mo­do ina­lám­bri­co, aun­que oca­sio­nal­men­te los co­nec­to por ca­ble. Ha­go mis lla­ma­das por Fa­ce­ti­me y por Sky­pe con los P5 wi­re­less pues­tos. Por fin en­con­tré unos au­dí­fo­nos que me hi­cie­ran ol­vi­dar a mis vie­jos Bo­se. Los P5 Wi­re­less son ya mis in­se­pa­ra­bles com­pa­ñe­ros del día a día. Los re­co­mien­do a cie­gas.

Si es­tás bus­can­do unos au­dí­fo­nos ver­da­de­ra­men­te Hi­fi, da­te la prue­ba de es­cu­char es­tos u otros mo­de­los de B&W, te lle­va­rás una muy agra­da­ble sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.