In­te­gra­ción sin do­lor.

Lo que se es­pe­ra de no­so­tros cuan­do nue­vo ta­len­to lle­ga.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

No ca­be du­da que so­mos afor­tu­na­dos. Nues­tro tra­ba­jo es­tá al­re­de­dor de los sue­ños de otros, ve­mos y co­no­ce­mos equi­pos y sis­te­mas ex­cep­cio­na­les, nos mo­ve­mos en­torno a la tec­no­lo­gía, ami­gos y fa­mi­lia­res; si ha­ce­mos un buen tra­ba­jo, has­ta los clien­tes nos re­co­no­cen co­mo lí­de­res téc­ni­cos. So­mos sus con­se­je­ros. En fin, go­za­mos de una si­tua­ción de pri­vi­le­gio y más in­tere­san­te es in­clu­so, que no hay mu­chas ac­ti­vi­da­des que apa­sio­nen tan­to a la gen­te.

Y en mi opinión es­to va a crecer de ma­ne­ras inima­gi­na­bles. El uso de in­ter­net, re­des, 4K, des­car­gas de mú­si­ca y pe­lí­cu­las, pan­ta­llas más gran­des (y, bueno, la op­ción de ad­quir­los a mi­les de me­ses sin in­tere­ses lo cual es re­la­ti­vo, por­que ter­mi­na­mos por no sa­ber el ver­da­de­ro pre­cio del pro­duc­to que nos ofre­cen con des­cuen­tos del 40 o 50 en las tien­das hoy) to­do es­to in­cre­men­ta­rá el co­no­ci­mien­to ge­ne­ral que de las tec­no­lo­gías im­pli­ca­das se re­quie­ra (si ha­ce­mos la ta­rea) y que no­so­tros, al igual que las em­pre­sas en las que co­la­bo­ra­mos, sea­mos vis­tos co­mo ver­da­de­ros pro­fe­sio­na­les.

Es­to me lle­va a pre­gun­tar­me có­mo ve­ría una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo en nues­tra in­dus­tria alguien que re­cien lle­ga a ella. Si hoy se in­te­gra­ra a nues­tra em­pre­sa un nue­vo ele­men­to pa­ra las áreas téc­ni­cas o de ven­tas, ¿cuá­les creen que serían sus pri­me­ras pre­gun­tas o in­quie­tu­des y, so­bre to­do, es­ta­mos listos pa­ra res­pon­der­las? Si nos an­ti­ci­pa­mos un po­co se­gu­ro que los si­guien­tes pun­tos, que aho­ra pon­go a su con­si­de­ra­ción, es­ta­rían in­clui­dos.

¿Qué ha­ce la em­pre­sa?

Es cu­rio­so, pe­ro no es una pre­gun­ta fá­cil de res­pon­der; es más, si pre­gun­ta­mos es­to mis­mo a per­so­nas de áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas, es pro­ba­ble que no pue­dan res­pon­der con pre­ci­sión. En mu­cho se con­vier­te en te­ma con­fu­so por una ra­zón sen­ci­lla, no em­pe­za­mos por de­cir qué es lo va­lio­so de lo que ha­ce­mos… Só­lo lo que sa­be­mos. En mi opinión no so­mos in­te­gra­do­res, so­mos es­pe­cia­lis­tas en Sis­te­mas Elec­tró­ni­cos. Y co­mo ta­les esa es­pe­cia­li­dad nos per­mi­te unir di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías pa­ra enal­te­cer las ac­ti­vi­da­des de nues­tros clien­tes y usua­rios.

Co­no­cer el ta­ma­ño de la em­pre­sa

Es­te es otro mi­to, nues­tra em­pre­sa no só­lo es­tá con­for­ma­da por las per­so­nas que di­rec­ta­men­te tra­ba­jan en ella, hay pro­vee­do­res de equi­pos cu­yo pa­pel es muy im­por­tan­te en lo que ha­ce­mos, se les con­tra­ta cuan­do son ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar al­go que no po­de­mos y que es me­jor de­jar en otras ma­nos o sim­ple­men­te pa­ra te­ner ayu­da adi­cio­nal. Y to­dos ellos par­ti­ci­pan en la for­ma có­mo es per­ci­bi­da la em­pre­sa por el clien­te. En­ten­der quién es res­pon­sa­ble de qué ac­ti­vi­da­des, es­pe­cial­men­te las que se sub­con­tra­tan es de gran re­le­van­cia.

¿Qué ti­po de pro­yec­tos se rea­li­zan y cuá­les no?

¿En qué ti­po de ne­go­cios par­ti­ci­pa nues­tra em­pre­sa? Sal­vo ra­ras y hon­ro­sas ex­cep­cio­nes nues­tras em­pre­sas no lo tie­nen de­fi­ni­do y por es­cri­to. No es que sea ma­lo, es que sim­ple­men­te no nos he­mos he­cho tiem­po pa­ra en­con­trar el pun­to de equi­li­brio; así, no por­que un pro­yec­to sea de im­por­te al­to pue­de ser bueno, ni lo con­ta­rio por­que sea ba­jo nos con­vie­ne rea­li­zar­lo.

La ra­zón es que re­sul­ta com­ple­jo ser igual de efi­cien­te en to­das las ac­ti­vi­da­des de to­dos los pro­yec­tos y no es ra­ro que, aun­que no lo se­pa­mos, per­da­mos di­ne­ro por no ha­cer las co­sas lo su­fi­cien­te­men­te bien -a la pri­me­ra, in­clu­so- y es que a ve­ces que­re­mos em­plear equi­pos o sis­te­mas con los que no es­ta­mos ex­pe­ri­men­ta­dos y ter­mi­na­mos por apren­der so­bre la mar­cha “en tiem­po real” con el pro­yec­to del clien­te y eso no es­tá na­da bien; de me­nos hay que leer ma­nua­les, ha­cer prue­bas en nues­tras ins­ta­la­cio­nes, acer­car­nos al pro­vee­dor y re­ci­bir en­tre­na­mien­to. En fin, re­cur­sos sí hay. Es­to pre­fe­ren­te­men­te va jun­to con de­ci­sio­nes co­mer­cia­les, l o ideal es que exis­ta un aná­li­sis y de­ter­mi­nar has­ta dó­de po­de­mos lle­gar, si lle­ga al­go más gran­de que po­de­mos ha­cer (por su­pues­to no que­re­mos de­jar ir opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios) y, si es más chi­co, qué op­cio­nes co­mer­cia­les te­ne­mos. Aquí de­be­mos de­ter­mi­nar po­lí­ti­cas de pre­cios y des­cuen­tos pa­ra ha­cer­las cum­plir por di­fí­cil que sea. Es­ta­ble­cer for­mas de pa­go ra­zo­na­bles pa­ra el clien­te y pa­ra no­so­tros.

Si le echo ga­nas, ¿có­mo pue­do avan­zar?

No im­por­ta el pues­to, a to­dos nos en­tu­sias­ma la idea de crecer y desa­rro­llar­nos. Nues­tra in­dus­tria tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de atraer, ca­si de ma­ne­ra per­ma­nen­te y por muy lar­go tiem­po. Lo que ha­ce­mos es di­ver­ti­do y apa­sio­nan­te por lo tan­to si en­con­tra­mos las con­di­cio­nes ade­cua­das ¡nos que­da­mos por años! Si po­de­mos co­men­tar cuán­tos años tie­ne el per­so­nal que la­bo­ra en la com­pa­ñía y cuá­les son las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, se­gu­ro va­mos a mo­ti­var al per­so­nal.

¿Qué en­tre­na­mien­to voy a re­ci­bir?

Cuan­do una per­so­na se in­te­gra a nues­tra em­pre­sa, se­gu­ro es por­que vi­mos en ella las ha­bi­li­da­des, co­no­ci­mien­to y ac­ti­tud ne­ce­sa­rios, por lo tan­to el si­guien­te pa­so es mol­dear­la pa­ra que co­noz­ca nues­tro es­ti­lo, sis­te­mas y me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo. Siem­pre es me­jor ha­cer­le sa­ber, des­de el pri­mer mo­men­to que así sea Jhony Ca­ma­ney (Juan Ca­ma­ney, pues) tie­ne que to­mar el en­tre­na­mien­to co­mo una co­sa se­ria. Es im­por­tan­te que si en tu em­pre­sa no se ha es­ta­ble­ci­do un plan de en­tre­na­mien­to pa­ra los re­cién lle­ga­dos, lo im­ple­men­tes; ade­más de ver­se pro­fe­sio­nal es la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra mos­trar­le có­mo ha­ce­mos lo que ha­ce­mos, ha­blar de res­pon­sa­bi­li­da­des, quié­nes, có­mo, he­rra­mien­tas de tra­ba­jo y si nues­tra em­pre­sa es­tá bien or­ga­ni­za­da mu­cho, pe­ro mu­cho más.

Otra bue­na prác­ti­ca es men­cio­nar tam­bién có­mo proceder en ca­so de en­fer­me­dad, emer­gen­cias o im­pre­vis­tos; qué ha­cer y có­mo, mien­tras más cla­ros po­da­mos ser, más pro­ble­mas aho­rra­re­mos.

Pe­ro, de­fi­ni­ti­va­men­te lo que de­be ser el te­ma me­du­lar es de­jar per­fec­ta­men­te cla­ro qué se es­pe­ra del nue­vo em­plea­do, sus res­pon­sa­bi­li­da­des y opor­tu­ni­da­des. Y so­bre to­do que dis­fru­te el tra­ba­jo y lo vea co­mo una opor­tu­ni­dad de lar­go pla­zo, de ha­cer ca­rre­ra en es­ta fas­ci­nan­te in­dus­tria don­de, ade­más, al mis­mo tiem­po que se tra­ba­ja se ha­cen ami­gos ¡pa­ra to­da la vi­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.