Fan AV.

Bo­wers & Wil­kins 802D3: la evo­lu­ción na­tu­ral de la Se­rie 800.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Car­los Vi­lle­gas

Du­ran­te el even­to de Vol­vo Cars y Bo­wers & Wil­kins en la Ciu­dad de Bo­ca del Río, Ve­ra­cruz en Agos­to del 2016, tu­ve la for­tu­na de co­no­cer a Jo­sé Luis Al­fa­ro de TECSO ya Al­fre­do To­le­do de Cres­tron en la pre­sen­ta­ción de las nue­vas bo­ci­nas Bo­wers & Wil­kins 802D3. Esa no­che nues­tro an­fi­trión Miguel Ángel Sen­ra de

Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi ha­bía ofre­ci­do lle­var a ca­sa las to­tal­men­te nue­vas B&W 802D3, per­mi­tién­do­me la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar una au­di­ción a de­ta­lle en la co­mo­di­dad de mi ho­gar. An­te la du­da de que el Brys­ton 4BST (de 250 watts x 2) pu­die­ra ali­men­tar las nue­vas Bo­wers con de­co­ro, Jo­sé Luis Al­fa­ro sugirió en­viar jun­to a las 802D3, las mo­no­fó­ni­cas cons­trui­das por la pres­ti­gia­da com­pa­ñía ca­na­dien­se Clas­sé CA-M300 (de 300 watts x 2) pa­ra que la au­di­ción en mi sa­la fue­ra una ex­pe­rien­cia com­ple­ta, que me per­mi­tie­ra co­no­cer de pri­me­ra mano las ver­da­de­ras ca­pa­ci­da­des de es­tas im­pre­sio­nan­tes bo­ci­nas.

Si las B&W 802D2 (la ga­ma an­te­rior) eran unas bo­ci­nas real­men­te com­pe­ten­tes y po­see­do­ras de una es­té­ti­ca des­ta­ca­ble, las to­tal­men­te nue­vas B&W 802D3 de­fi­ni­ti­va­men­te son un pa­so ade­lan­te en la evo­lu­ción na­tu­ral de es­te floors­tan­der y co­lo­can el lis­tón muy al­to en es­ta ga­ma de pre­cios con unos aca­ba­dos sim­ple­men­te per­fec­tos. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cu­char la ga­ma an­te­rior en el show­room de Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi con mú­si­ca en al­ta re­so­lu­ción sin com­pre­sión y con vi­ni­los en la tor­na­me­sa Ma­rantz TT

15S1 equi­pa­da con el car­tu­cho Clea­rau­dio Vir­tuo­so Ebony Wood. Con am­bos for­ma­tos, las 802D2 pre­sen­ta­ron un so­ni­do cohe­ren­te, mos­tran­do los ins­tru­men­tos en su jus­to lu­gar y con una to­na­li­dad en­vi­dia­ble. La nue­va ge­ne­ra­ción lla­ma­da D3 pre­su­me de una es­té­ti­ca be­llí­si­ma, por don­de las vea es­tán lle­nas de re­fi­na­mien­to lo que las con­vier­te en una es­pe­cie de ba­fle/ es­cul­tu­ra con unos aca­ba­dos que lo in­vi­ta­rán a ob­ser­var­las de­te­ni­da­men­te. Y por más que ob­ser­vé, nun­ca en­con­tré un so­lo de­fec­to a pe­sar del enor­me ta­ma­ño del re­cin­to y los di­fe­ren­tes ma­te­ria­les que lo con­for­man. Las par­tes al al­to bri­llo lu­cen in­ma­cu­la­das, el aca­ba­do es tan uni­for­me que re­fle­jan per­fec­ta­men­te el en­torno que las ro­dea y en la pre­sen­ta­ción en El Do­ra­do en Bo­ca del Río, la ilu­mi­na­ción del lu­gar per­mi­tía que los asis­ten­tes las dis­fru­ta­ran no so­lo por su cua­li­dad más im­por­tan­te, su so­ni­do, sino tam­bién por su bien lo­gra­da es­té­ti­ca. Pre­gun­té a al­gu­nos de los asis­ten­tes que se mos­tra­ron más in­tere­sa­dos ¿qué pen­sa­ban de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción? y sus res­pues­tas fue­ron bá­si­ca­men­te las mis­mas, en el te­nor que no sa­bían que se pu­die­ra re­pro­du­cir mú­si­ca con ese ni­vel de rea­lis­mo en nues­tras ca­sas. Y de su es­té­ti­ca, prác­ti­ca­men­te to­dos que­da­ron sor­pren­di­dos.

Ya en ca­sa y con un si­len­cio ab­so­lu­to, en­cen­dí las mo­no­fó­ni­cas Clas­sé (de las que ha­bla­re­mos a de­ta­lle en la si­guien­te co­lum­na) y la mú­si­ca em­pe­zó a fluir a tra­vés de las B&W 802D3 de una ma­ne­ra tan delicada y na­tu­ral, que no al­can­za­ba a en­ten­der có­mo po­dían so­nar tan bien en una sa­la pe­que­ña. El ab­so­lu­to con­trol en to­das las fre­cuen­cias de las 802D3 es sim­ple­men­te una de­li­cia, se­gu­ra­men­te un de­ta­lle a agra­de­cer de­bi­do a la am­plia ca­pa­ci­dad de am­pli­fi­ca­ción de las eta­pas Clas­sé, a la ca­li­dad del ca­blea­do de bo­ci­nas de Kim­ber Ka­ble o al res­to de la elec­tró­ni­ca y su­mi­nis­tro de ener­gía eléc­tri­ca lim­pia del que dis­fru­to en ca­sa. De­fi­nir en pa­la­bras el so­ni­do de una bo­ci­na es com­pli­ca­do si con­si­de­ra­mos que to­dos es­cu­cha­mos di­fe­ren­te, ade­más de que nues­tros gus­tos son di­fe­ren­tes tam­bién y es­to fi­nal­men­te afec­ta nues­tra per­cep­ción del so­ni­do.

Re­cuer­do el día que in­vi­té a un ami­go a ca­sa a es­cu­char un par de mo­ni­to­res Dy­nau­dio, yo es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te en­can­ta­do del con­trol de las fre­cuen­cias gra­ves mien­tras que pa­ra mi ami­go, a mis mo­ni­to­res les fal­ta­ban gra­ves y en es­pe­cial, pe­ga­da. Las 802D3 son unas bo­ci­nas con las que se pue­de con­vi­vir por mu­chos años an­te la con­tun­den­cia de su so­ni­do.

Las nue­vas B&W 802D3 pre­sen­tan la nue­va ge­ne­ra­ción de dri­vers di­se­ña­dos y ma­nu­fac­tu­ra­dos por Bo­wers & Wil­kins. El twee­ter de Cú­pu­la de Dia­man­te de Ø1” es­tá mon­ta­do en un nue­vo re­cin­to, me­ca­ni­za­do a par­tir de una ba­rra de alu­mi­nio ma­ci­zo con lo que se con­si­gue una es­truc­tu­ra me­cá­ni­ca­men­te iner­te a de­cir de los in­ge­nie­ros de B&W. Con ello se con­si­guió me­jo­rar la ri­gi­dez del con­jun­to en la bús­que­da de un so­ni­do más cris­ta­lino, una cua­li­dad que des­ta­ca in­me­dia­ta­men­te so­bre la ver­sión pre­via. La uni­dad de me­dios re­pre­sen­ta un ade­lan­to no­ta­ble al com­pa­rar­se con­tra la edi­ción an­te­rior fa­bri­ca­da en Ke­vlar de co­lor ama­ri­llo, la cual ha ce­di­do el pa­so al úl­ti­mo desa­rro­llo de la ca­sa: una nue­va uni­dad de co­lor gris/pla­ta que in­clu­ye el Cono Con­ti­nuum FST de Ø150 mi­lí­me­tros con el que se con­si­gue una ma­yor ri­gi­dez y con­trol. La re­pro­duc­ción de las fre­cuen­cias gra­ves es­tá a car­go de una pa­re­ja de woo­fers tam­bién de nue­vo desa­rro­llo a la que B&W de­no­mi­na Co­nos Ae­ro­foil de Ø200 mm. De nue­va cuen­ta, el re­cin­to prin­ci­pal es­tá di­se­ña­do ba­jo la tec­no­lo­gía Ma­trix con lo que se ob­tie­ne una es­truc­tu­ra iner­te de gran re­sis­ten­cia, cons­trui­da con cha­pa de ma­de­ra la cual ha si­do re­for­za­da (con la ayu­da del or­de­na­dor) con pla­cas de me­tal ase­gu­ran­do un con­jun­to muy ro­bus­to. Ca­da una de las 802D3 pe­sa 97 ki­lo­gra­mos, las cua­les a pe­sar de su gran vo­lu­men re­sul­tan muy sen­ci­llas de mo­ver de­bi­do a un in­te­li­gen­te sis­te­ma de ro­da­mien­to. Una vez lo­ca­li­za­da su ubi­ca­ción co­rrec­ta en la sa­la, só­lo de­be gi­rar sus spi­kes pa­ra can­ce­lar la fun­ción de los ro­da­mien­tos y blo­quear la po­si­ción de las bo­ci­nas. Más sen­ci­llo, im­po­si­ble. Se han cui­da­do a tal gra­do los de­ta­lles, que la ca­ja de la bo­ci­na in­clu­ye una ram­pa pa­ra sa­car la bo­ci­na de su em­ba­la­je sin ries­go de da­ño tan­to pa­ra la bo­ci­na, co­mo del pi­so de la sa­la.

La me­jor cua­li­dad del so­ni­do de las nue­vas B&W 802D3 es tal vez su na­tu­ra­li­dad. Al­go muy men­cio­na­do en la pu­bli­ci­dad de mu­chas mar­cas, pe­ro ra­ra vez al­can­za­do si us­ted acos­tum­bra a asis­tir a con­cier­tos en vi­vo y tie­ne una re­fe­ren­cia cla­ra de có­mo sue­nan los ins­tru­men­tos en una sa­la de con­cier­tos. Otra cua­li­dad des­ta­ca­ble es el ab­so­lu­to con­trol de es­tos floors­tan­ders los cua­les, son unas ver­da­de­ras bo­ci­nas full ran­ge. A pe­sar de que evi­den­te­men­te 30 me­tros cua­dra­dos son es­ca­sos pa­ra es­tas bo­ci­nas por su ta­ma­ño y ca­pa­ci­dad de ran­go com­ple­to, me sor­pren­dió so­bre­ma­ne­ra el gran con­trol que se lo­gra con la am­pli­fi­ca­ción ade­cua­da con só­lo 1.60 me­tros de dis­tan­cia de la pa­red fron­tal. El so­ni­do es neu­tro, li­ge­ra­men­te cá­li­do en mi sa­la (tal vez de­bi­do al pre­vio de bul­bos), ter­so lo que lo ha­ce muy agra­da­ble al oí­do, la fa­ti­ga des­pués de una lar­ga se­sión a vo­lu­men mo­de­ra­do es nu­la, su so­ni­do tie­ne el pe­so co­rrec­to y exis­te el an­he­la­do ba­lan­ce en­tre ins­tru­men­tos así co­mo un gran ba­lan­ce to­nal. Co­mo co­men­té an­tes, su so­ni­do pre­sen­ta una destacada cohe­ren­cia y los ins­tru­men­tos siem­pre es­tán pre­sen­tes en su jus­to lu­gar en el es­ce­na­rio.

Co­mo era de es­pe­rar­se, te­nien­do unas bo­ci­nas de es­te ni­vel en mi pro­pia ca­sa, apro­ve­ché pa­ra es­cu­char mis dis­cos pre­fe­ri­dos y de­lei­tar­me por una oca­sión úni­ca de las ex­cel­sas gra­ba­cio­nes de la ma­yo­ría de ellos. Así, mi pri­me­ra gra­ba­ción fue el Con­cier­to pa­ra Vio­lín de Tchai­kovsky in­ter­pre­ta­do por An­ne-sop­hie Mut­ter, un SACD que co­mo bono, in­clu­ye la gra­ba­ción del her­mo­so Con­cier­to pa­ra Vio­lín de Korn­gold. No hay na­da más que de­cir so­bre la ma­ra­vi­llo­sa An­neSop­hie Mut­ter, pe­ro es­cu­char su ma­gis­tral in­ter­pre­ta­ción en las Bo­wers es una ex­pe­rien­cia que ge­ne­ra una gran emo­ción por la na­tu­ra­li­dad y neu­tra­li­dad con la que se re­pro­du­ce el so­ni­do del vio­lín de Mut­ter. Las 802D3 tie­nen la ha­bi­li­dad pa­ra re­crear la at­mós­fe­ra don­de fue rea­li­za­da la gra­ba­ción y a pe­sar de su ta­ma­ño, bien ubi­ca­das pue­den des­apa­re­cer acús­ti­ca­men­te de la sa­la.

Des­pués no pu­de con­te­ner el de­seo de es­cu­char a Ce­ci­lia Bar­to­li y su Ope­ra Proi­bi­ta. Aun­que es­ta gra­ba­ción no es ex­cel­sa, la in­ter­pre­ta­ción de Bar­to­li es so­ber­bia a lo lar­go de to­do el dis­co per­mi­tien­do a las B&W 802D3 lu­cir­se al re­pro­du­cir la her­mo­sa voz de Ce­ci­lia. Es­te es un dis­co pa­ra es­cu­char una y otra vez si gus­ta de la ópe­ra. En una es­ca­la­da ca­da vez con ma­yor gra­do de di­fi­cul­tad, lle­gué a uno de mis dis­cos fa­vo­ri­tos, el Bach Trans­crip­tions del Maes­tro Esa-pek­ka Sa­lo­nen, di­ri­gien­do a la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les. Es­ta es una gra­ba­ción ma­gis­tral, con un gra­do de di­fi­cul­tad ele­va­do de­bi­do a su gran ran­go di­ná­mi­co. Su­bí el po­ten­ció­me­tro de mi pre­vio con­fia­do en la ca­pa­ci­dad de so­bra de las mo­no­fó­ni­cas de Clas­sé y fui a mi asien­to ha­bi­tual. Al mo­men­to que la to­ta­li­dad de la ma­sa or­ques­tal al­can­zó el clí­max de la obra, en nin­gún mo­men­to las Bo­wers per­die­ron el con­trol a pe­sar del al­to SPL al­can­za­do. Las 802 siem­pre man­tu­vie­ron la to­na­li­dad de los ins­tru­men­tos in­tac­ta y el es­ce­na­rio en ta­ma­ño y pro­fun­di­dad re­crean las con­di­cio­nes de la sa­la al mo­men­to de la gra­ba­ción. Una obra ma­gis­tral por don­de desee ana­li­zar­la. Tam­bién del maes­tro Sa­lo­nen, “Le Sa­cre Du Prin­temps” o la “Con­sa­gra­ción de la Pri­ma­ve­ra” de Igor Stra­vinsky le lle­na­rá el oí­do al re­pro­du­cir­la en es­tos maravillosos floors­tan­ders. Su ca­pa­ci­dad full ran­ge lo de­ja­rá li­te­ral­men­te he­la­do cuan­do es­cu­che las fre­cuen­cias gra­ves cap­tu­ra­das en es­ta ma­gis­tral di­rec­ción de Esa-pek­ka Sa­lo­nen. Ten­ga cui­da­do, no to­das las bo­ci­nas tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­pro­du­cir gra­ba­cio­nes con el enor­me ran­go di­ná­mi­co de es­tos dis­cos. Se su­gie­re dis­cre­ción.

El te­ner las nue­vas B&W 802 D3 en ca­sa me ha de­ja­do un gra­to sa­bor de bo­ca. Los días con ellas fue­ron muy re­ve­la­do­res en cuan­to a la ca­pa­ci­dad de la fir­ma in­gle­sa pa­ra di­se­ñar y fa­bri­car bo­ci­nas de es­ta fran­ja de pre­cio (al­re­de­dor de 24,000 dó­la­res ame­ri­ca­nos). Los años de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo in­ver­ti­dos en el di­se­ño de los nue­vos ma­te­ria­les, los nue­vos dri­vers, sus XO’S y del nue­vo re­cin­to se ven am­plia­men­te con­so­li­da­dos en su edi­ción D3. B&W ha da­do un pa­so de­lan­te de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va lan­zan­do al mer­ca­do un pro­duc­to in­no­va­dor, con aca­ba­dos so­bre­sa­lien­tes y con un so­ni­do tan de­li­ca­do o tan po­de­ro­so co­mo la mú­si­ca de su agra­do pue­da ser. So­li­ci­té una au­di­ción y si pue­de bus­que el vi­ni­lo del Ran­dom Ac­cess Me­mo­ries de Daft Punk, sue­na sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar. Mi agra­de­ci­mien­to a Miguel Ángel Ser­na de Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi por la con­fian­za en el su­mi­nis­tro de equi­po de es­te ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.