So­nos Playbase, su­bir el ni­vel del so­ni­do pa­ra TV

su­bir el ni­vel del so­ni­do pa­ra tv’s

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

El nue­vo PLAYBASE de So­nos se des­li­za por de­ba­jo del te­le­vi­sor pa­ra ofrecer un po­de­ro­so so­ni­do, tan­to pa­ra apli­ca­ción de cine en ca­sa, co­mo pa­ra dis­fru­tar mú­si­ca con la me­jor ca­li­dad.

Back­ground. La pro­gre­sión los de­fi­ne

Ape­nas for­ma­da en 2002, So­nos se de­fi­ne co­mo una em­pre­sa adic­tos a la mú­si­ca con for­ma­ción de in­ge­nie­ría en re­des. Tom Cu­llen que ade­más es el je­fe de in­ge­nie­ría lo di­ce cla­ro: “Na­ci­mos en la era de la web y nos mo­ve­mos co­mo pez en el agua en las re­des, no­so­tros te­nía­mos cla­ro des­de ha­ce una dé­ca­da que el ca­mino del au­dio Hi­fi ten­dría que cam­biar y que la mú­si­ca ven­dría del ci­be­res­pa­cio. De he­cho des­de 2005 nos es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do pa­ra ello. Nues­tro pri­mer pro­duc­to tu­vo co­mo eje su co­ne­xión a una red, eso nos otor­ga una ven­ta­ja si­de­ral so­bre las em­pre­sas de au­dio tra­di­cio­nal; te­ne­mos la idea de en­tre­gar to­da la mú­si­ca del pla­ne­ta en tu sa­la de te­le­vi­sión y hoy con el lan­za­mien­to del Play­bar, te­ne­mos la fir­me con­vic­ción que es­ta­mos ce­rran­do una pin­za que nos fal­ta­ba, pe­ro a la vez abrien­do círcu­los de opor­tu­ni­dad ha­cia nue­vas ideas re­vo­lu­cio­na­rias”.

“La pro­gre­sión nos de­fi­ne” aco­ta el CEOJOHN Mac­far­la­ne, “ca­da día nos acer­ca­mos más al aman­te de la mú­si­ca que real­men­te se preo­cu­pa por la ca­li­dad de au­dio y que la vez ha des­cu­bier­to que la ope­ra­ción de un sis­te­ma de­be ser sim­plí­si­ma”. Du­ran­te años he­mos com­pro­ba­do que So­nos tie­ne mu­cho que ver con Ap­ple, al me­nos en esa con­cep­ción de lo sim­ple y sen­ci­llo; yo por ejem­plo no de­jo de ad­mi­rar­me co­mo mi pe­que­ña be­bé de ape­nas 2 años sa­be mo­ver el ipad cual ex­per­ta pe­ro ade­más sa­be po­ner mú­si­ca en So­nos sin te­ner que pe­dir ayu­da al­gu­na. Tal vez ese sea el 90% del éxi­to de sus sis­te­mas, por­que tam­po­co po­de­mos de­cir que So­nos ha­ga co­sas úni­cas o ex­clu­si­vas; no, en reali­dad hay otras mar­cas que tam­bién ha­cen au­dio mul­ti­room inalám­bri­co y que tie­nen ac­ce­so a ser­vi­cios de mú­si­ca strea­ming ba­jo de­man­da, pe­ro los de San­ta Bár­ba­ra lo han he­cho fá­cil, al más pu­ro es­ti­lo de los de Cu­per­tino.

Es­tan­do en esas mo­der­nas pe­ro sen­ci­llas ins­ta­la­cio­nes, no de­ja de re­fle­xio­nar que las cen­te­nas de mar­cas de au­dio “tra­di­cio­nal” só­lo se han de­di­ca­do a “par­char” sus equi­pos, pri­me­ro aña­dién­do­les un dock pa­ra ip­ho­ne y lue­go po­nién­do­les una co­ne­xión Et­her­net, fi­nal­men­te des­cu­brien­do que po­dían im­ple­men­tar­les una an­te­na pa­ra Wi­fi. La con­cep­ción de So­nos les lle­va gran de­lan­te­ra, tan­ta que hoy la em­pre­sa ya ha eli­mi­na­do de su lí­nea de pro­duc­tos los docks (la co­nec­ti­vi­dad Air­play les per­mi­te in­clu­so man­dar au­dio de al­ta re­so­lu­ción y a raíz de los cam­bios en co­nec­to­res de los ide­vi­ces, la de­ci­sión re­sul­ta más que acer­ta­da; nos re­cuer­da cuan­do Ap­ple eli­mi­nó el slot pa­ra dis­ket­tes mag­ne­to-óp­ti­cos de 3.5” o có­mo aho­ra las nue­vas imacs ni si­quie­ra in­clu­yen lec­tor de CD´S o DVD´S).

Esas em­pre­sas, al­gu­nas enor­mes en su ta­ma­ño y fas­tuo­sas en sus ga­nan­cias mo­ne­ta­rias pa­re­cen di­no­sau­rios mo­vién­do­se len­ta­men­te, al­gu­nas fa­bri­can re­cep­to­res de AV su­rround aña­dien­do ape­nas su co­nec­ti­vi­dad a la red, su­man­do una en­tra­da de HDMI o agre­gan­do la po­si­bi­li­dad de te­ner con­te­ni­dos de Spo­tify, last.fm, Rhap­sody, MOG, Au­peo!, et­cé­te­ra y con ello cam­bian­do de mo­de­lo ca­da 6 me­ses en una es­tra­te­gia que sien­do sin­ce­ros pa­re­ce de en­ga­ño y ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da pa­ra el leal con­su­mi­dor.

Y vol­tee­mos a ver a la mar­cas de bo­ci­nas. Te­me­ro­sas de im­ple­men­tar al­ta­vo­ces au­to­am­pli­fi­ca­dos, an­qui­lo­sa­das con di­se­ños de ca­jas de ha­ce 40 años, unas cuan­tas po­cas ubi­can­do so­lu­cio­nes inalám­bri­cas de ba­ja ca­li­dad en RF. ¿Por qué? Si el au­dio pro­fe­sio­nal ha com­pro­ba­do que en el es­tu­dio o en los con­cier­tos, los sis­te­mas ac­ti­vos son la me­jor op­ción pa­ra so­no­ri­zar ca­si cual­quier ám­bi­to. Y que los pro­ce­sa­do­res di­gi­ta­les son ya la so­lu­ción pa­ra “amol­dar” el desem­pe­ño de una ca­ja en de­ter­mi­na­da ubi­ca­ción. Y que na­da me­jor que ha­cer re­des em­plean­do ca­ble CAT 5/6/7 o fi­bra óp­ti­ca pa­ra ha­cer que am­pli­fi­ca­ción in­ter­na, pro­ce­sa­do­res DSP y re­des fun­cio­nen en sin­to­nía y ar­mo­nía. Ya nos los co­men­ta­ba el gu­rú Paul S. Bar­ton (di­se­ña­dor de las bo­ci­nas PSB): “el fu­tu­ro de las ca­jas es en ser ac­ti­vas y di­gi­ta­les, só­lo que el mercado es­tá re­ti­cen­te a ello en ex­tre­mo”.

Bueno pues So­nos piensa, di­se­ña y eje­cu­ta di­fe­ren­te. Sus bo­ci­nas no fun­cio­nan “so­las”, re­quie­ren de una red; son ac­ti­vas, in­clu­yen to­das sus pro­pios am­pli­fi­ca­do­res y pro­ce­sa­do­res di­gi­ta­les; son una es­ta­ción de mú­si­ca inaca­ba­ble, to­das se co­nec­tan a ser­vi­cios gra­tui­tos o de pa­ga pa­ra ob­te­ner mi­llo­nes de can­cio­nes, ál­bu­mes y ar­tis­tas al­re­de­dor del pla­ne­ta. ¡Ah! y tal vez lo más im­por­tan­te, ope­ran co­mo un sis­te­ma que es sen­ci­llo de con­tro­lar y de in­ter­ac­tuar que has­ta un be­bé pue­de ha­cer­lo!

La PLAYBASE, signo de es­té­ti­ca, van­guar­dia e in­no­va­ción

So­nos anun­ció el lan­za­mien­to de PLAYBASE, la más re­cien­te adi­ción a su sis­te­ma inalám­bri­co de so­ni­do mul­ti-ha­bi­ta­ción y, a la vez, el nue­vo miem­bro de su lí­nea de al­ta­vo­ces pa­ra apli­ca­ción de cine en ca­sa. El con­cep­to del So­nos PLAYBASE sur­ge de un da­to con­tun­den­te: en los ho­ga­res, has­ta el 70% de los te­le­vi­so­res se ins­ta­lan so­bre al­gún ti­po de mue­ble, y no mon­ta­dos a la pa­red.

Ba­jo el pre­cep­to de una bo­ci­na pa­ra co­lo­car co­mo so­por­te de las nue­vas y ca­da vez más del­ga­das te­le­vi­sio­nes y pa­ra sus­ti­tuir su ín­fi­mo so­ni­do, la Playbase es mues­tra de la fir­ma ca­li­for­nia­na al no de­jar hue­cos en su li­ne-up y ase­gu­rar­se que los sis­te­mas de so­ni­do inalám­bri­cos pa­ra mú­si­ca y ho­me thea­ter y con ex­pan­sión mul­ti­room si­gan sien­do de­no­mi­na­ción de ori­gen.

En ape­nas 58mm de al­tu­ra, el PLAYBASE en­cie­rra 10 dri­vers, que en­tre­gan to­do lo que el usua­rio es­pe­ra de la tec­no­lo­gía So­nos, un gran so­ni­do en pe­lí­cu­las, con­cier­tos o de­por­tes, cuan­do el te­le­vi­sor es­tá en­cen­di­do, y mú­si­ca inin­te­rrum­pi­da cuan­do es­tá apa­ga­do. Sin du­da, es­te equi­po fue di­se­ña­do pa­ra in­te­grar­se en la de­co­ra­ción del ho­gar y pa­sar su­til­men­te des­aper­ci­bi­do. Por su só­li­da apa­rien­cia, pa­re­ce ha­ber si­do cor­ta­do de una so­la pie­za de gra­ni­to, y al mis­mo tiem­po desafía las ex­pec­ta­ti­vas so­no­ras que un al­ta­voz tan del­ga­do pu­die­ra ge­ne­rar. Su es­truc­tu­ra se mues­tra co­mo una pie­za úni­ca, sin unio­nes vi­si­bles, lo que re­sul­ta en un per­fil lim­pio y ter­sa su­per­fi­cie con más de 43 mil pe­que­ños ori­fi­cios que con­for­man una re­ji­lla acús­ti­ca trans­pa­ren­te.

So­nos desa­rro­lló el PLAYBASE des­de ce­ro, con pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y ma­te­ria­les úni­cos que cum­plen con el ni­vel de ca­li­dad que dis­tin­gue a la com­pa­ñía, in­clu­yen­do un com­ple­jo pro­ce­so de mol­deo por in­ser­ción y un ma­te­rial ex­te­rior de po­li­car­bo­na­to de vi­drio crea­do a la me­di­da, lis­to pa­ra man­te­ner la vi­bra­ción al mí­ni­mo y so­por­tar el pe­so de un te­le­vi­sor por mu­chos años. “Cuan­do pen­sa­mos en el si­guien­te pro­duc­to a desa­rro­llar, siem­pre te­ne­mos en men­te el ho­gar y el pa­pel que ca­da uno de nues­tros equi­pos desem­pe­ña­ra en él. Nos di­mos cuen­ta de que el PLAY­BAR só­lo sa­tis­fi­zo la ne­ce­si­dad de un pe­que­ño por­cen­ta­je de ho­ga­res en los que el usua­rio mon­ta sus te­le­vi­so­res en la pa­red”, co­men­tó Pa­trick Spen­ce, CEO de So­nos. “Vi­mos la enor­me opor­tu­ni­dad de brin­dar un gran so­ni­do, con for­mi­da­ble es­ti­lo, pa­ra la vas­ta ma­yo­ría de las ca­sas don­de el te­le­vi­sor se co­lo­ca so­bre un mue­ble. Fue un gran re­to en el que lle­va­mos más allá de sus lí­mi­tes al di­se­ño, acús­ti­ca, ma­te­ria­les y el soft­wa­re, así que es­ta­mos an­sio­sos por co­no­cer la reac­ción cuan­do el con­su­mi­dor lo lle­ve a su ho­gar.”

Su es­truc­tu­ra se mues­tra co­mo una pie­za úni­ca, sin unio­nes vi­si­bles, lo que re­sul­ta en un per­fil lim­pio y de ter­sa su­per­fi­cie con más de 43 mil pe­que­ños ori­fi­cios (al­gu­nos de diá­me­tro di­fe­ren­te, en­tre 0.7 y 0.9mm variación ne­ce­sa­ria en los con­tor­nos, co­mo re­sul­ta­do del em­pu­je de ai­re del woo­fer) que con­for­man una re­ji­lla acús­ti­ca trans­pa­ren­te.

Di­se­ña­dos a la me­di­da, cuen­ta con diez dri­vers (seis me­dios, tres twee­ters y un woo­fer) – to­dos con­tro­la­dos vía soft­wa­re pa­ra ges­tio­nar con fi­de­li­dad el so­ni­do pro­ce­den­te de ca­da trans­duc­tor. Y exis­ten diez am­pli­fi­ca­do­res di­gi­ta­les, ali­men­tan­do de ma­ne­ra in­di­vi­dual a ca­da men­cio­na­do dri­ver. El re­sul­ta­do de es­te no­ta­ble equi­li­brio en­tre hard­wa­re y soft­wa­re, es un es­ce­na­rio so­no­ro -sounds­ta­ge-mu­cho más am­plio que el pro­pio al­ta­voz.

So­nos no pu­bli­ca la po­ten­cia del sis­te­ma, pe­ro crean­me que se es­cu­cha real­men­te fuer­te; mi de­ci­be­li­me­tro mar­ca­ba 88-90 db´s cuan­do lle­va­ba el vo­lu­men al má­xi­mo (si­tua­ción que so­lo po­día to­le­rar por unos cuan­tos mi­nu­tos, pa­ra lue­go ba­jar a ni­ve­les “más nor­ma­les” de 82-85 db´s).

Ca­be aco­tar que Gi­les Mar­tin (pro­duc­tor, com­po­si­tor, mul­ti­ins­tru­men­tis­ta in­glés, hi­jo del mí­ti­co Geor­ge Mar­tin) fun­gió co­mo Sound Ex­pe­rien­ce Lea­der pa­ra es­ta Playbase.

Di­se­ña­do pa­ra te­le­vi­so­res que no es­tán mon­ta­dos en la pa­red, el PLAYBASE se con­tro­la con fa­ci­li­dad y se con­fi­gu­ra con só­lo dos ca­bles (óp­ti­co y de co­rrien­te). Su so­ni­do se ex­pan­de a otras ha­bi­ta­cio­nes cuan­do es­tá co­nec­ta­do de for­ma inalám­bri­ca al sis­te­ma re­si­den­cial de so­ni­do So­nos, y es, tan­to un al­ta­voz pa­ra el te­le­vi­sor, co­mo uno pa­ra go­zar de la mú­si­ca, con ac­ce­so a más de 80 ser­vi­cios de mú­si­ca en lí­nea. Más ade­lan­te, du­ran­te es­te año, y al igual que cual­quier otro al­ta­voz So­nos, el PLAYBASE po­drá con­tro­lar­se por co­man­dos de voz y me­dian­te cual­quier dis­po­si­ti­vo com­pa­ti­ble con Ale­xa de Ama­zon. El nue­vo PLAYBASE y el ya co­no­ci­do PLAY­BAR re­pre­sen­tan la ofer­ta So­nos pa­ra com­ple­men­tar el desem­pe­ño de su te­le­vi­sor, y aho­ra el usua­rio po­drá ele­gir la op­ción de su pre­fe­ren­cia, de acuer­do a la que me­jor se adap­te al mon­ta­je en su ha­bi­ta­ción. “He­mos crea­do un pro­duc­to que no só­lo ma­ne­ja las com­ple­ji­da­des del cine en ca­sa, en­tre­ga de un so­ni­do abier­to y na­tu­ral, con diá­lo­gos cla­ros y un ba­jo con gran pre­sen­cia que lle­na to­da la ha­bi­ta­ción, ade­más de aco­plar­se per­fec­ta­men­te en cual­quier am­bien­te re­si­den­cial”, ex­pli­có Gi­les Mar­tin, Líder de Sound Ex­pe­rien­ce en So­nos “.

El desafío con PLAYBASE fue man­te­ner la in­ten­ción de crear un her­mo­so pro­duc­to des­de to­dos los án­gu­los, pe­ro sin com­pro­me­ter nues­tros prin­ci­pios bá­si­cos de di­se­ño, acús­ti­ca o in­ge­nie­ría. Nos ob­se­sio­na­mos en la for­ma de en­fo­car el de­sa­rro­llo y to­mar de­ci­sio­nes so­bre el pro­duc­to, re­sis­ti­mos la ten­ta­ción de aña­dir com­po­nen­tes in­ne­ce­sa­rios y el res­to fue crear ele­men­tos a la me­di­da que se con­ju­gan a la per­fec­ción. Sin du­da, es el más del­ga­do e im­po­nen­te de nues­tros al­ta­vo­ces”, agre­gó Gi­les Mar­tin.

Di­se­ña­dos a la me­di­da, los diez dri­vers del PLAYBASE cuentan con am­pli­fi­ca­do­res de­di­ca­dos - seis me­dios, tres twee­ters y un woo­fer – to­dos con­tro­la­dos vía soft­wa­re pa­ra ges­tio­nar con fi­de­li­dad el so­ni­do pro­ce­den­te de ca­da trans­duc­tor. El re­sul­ta­do de es­te no­ta­ble equi­li­brio en­tre hard­wa­re y soft­wa­re, es un en­torno so­no­ro mu­cho más am­plio que el pro­pio al­ta­voz.

Gra­cias al soft­wa­re, el usua­rio ex­pe­ri­men­ta­rá una fle­xi­ble ex­pe­rien­cia de con­trol del sis­te­ma, ya sea que desee uti­li­zar el con­trol re­mo­to del te­le­vi­sor, la app de So­nos o las apli­ca­cio­nes com­pa­ti­bles de em­pre­sas alia­das, ade­más de que per­mi­ti­rá aña­dir nue­vas fun­cio­nes en el fu­tu­ro. Es­ta ex­pe­rien­cia in­clu­ye la fun­ción True­play, desa­rro­lla­da por So­nos y aho­ra dis­po­ni­ble pa­ra sus al­ta­vo­ces de cine en ca­sa, que ajus­ta el so­ni­do de acuer­do las con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de ca­da ha­bi­ta­ción. Ade­más, otras fun­cio­nes co­mo Dia­lo­gue En­han­ce­ment y Night Mo­de, dis­po­ni­bles des­de la apli­ca­ción So­nos, per­mi­ti­rán una ma­yor cla­ri­dad en la re­pro­duc­ción de vo­ces o un tono ba­jo más dis­cre­to pa­ra es­cu­char las es­ce­nas de ac­ción sin mo­les­tar a los de­más du­ran­te la no­che.

Su so­ni­do es no­ta­ble­men­te su­pe­rior a la gran ma­yo­ría de las ba­rras de so­ni­do y a las sound­ba­se del mercado, esen­cial­men­te por­que tie­ne dri­vers de­di­ca­dos pa­ra me­dios y agu­dos, ade­más de un woo­fer que em­pu­ja gran can­ti­dad de ai­re. Pe­ro no só­lo se tra­ta de los com­po­nen­tes, sino de una muy es­tu­dia­da es­truc­tu­ra, de un ga­bi­ne­te que com­bi­na plás­ti­co y po­li­car­bo­na­to de vi­drio que con­tro­lan al má­xi­mo vi­bra­cio­nes. Si a eso su­ma­mos pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal de van­guar­dia, su op­ti­mi­za­ción acús­ti­ca True­play y am­pli­fi­ca­do­res de­di­ca­dos, la ecua­ción tie­ne re­sul­ta­dos ha­la­ga­do­res.

El woo­fer in­terno men­cio­na­do, es­tá mon­ta­do de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal, con un duc­to de sa­li­da de ai­re en for­ma de “S”; los gra­ves no só­lo es­tán pre­sen­tes y con­vin­cen­tes, sino que al en­tre­gar esa oc­ta­va por de­ba­jo de los 60 Hz, el cuer­po de la mú­si­ca, de los efec­tos y de las ban­das so­no­ras se “en­san­chan” gra­ta­men­te pa­ra de­lei­te sen­so­rial de los oí­dos y de la piel; es­ta es otra de sus gran­des ven­ta­jas, in­clu­so so­bre el Play­bar.

El So­nos PLAYBASE, en sus ver­sio­nes de co­lor blan­co y ne­gro, es­ta­rá dis­po­ni­ble de ma­ne­ra glo­bal a par­tir de abril de 2017. En Mé­xi­co se co­mer­cia­li­za­rá a tra­vés del ca­nal de dis­tri­bu­ción de In­té­li­gos, ma­yo­ris­ta ex­clu­si­vo pa­ra el mercado na­cio­nal, con­for­ma­do por in­te­gra­do­res, tien­das de­par­ta­men­ta­les y es­pe­cia­li­za­das.

El ee­qui­po es­ta­rá dis­po­ni­ble a ni­vel mun­dial des­de es­te mes, por un pre­cio de $18,499.00 pe­sos me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.