Lo que no se de­be qui­tar de las pro­pues­tas.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

Es­ca­la­dor de vi­deo

Es co­mún te­ner sis­te­mas con fuen­tes de se­ñal de di­fe­ren­tes re­so­lu­cio­nes y, co­mo se es­pe­ra que los dis­play de hoy re­ci­ban en su en­tra­da una se­ñal di­gi­tal, una de las me­jo­res prác­ti­cas es in­cluir un es­ca­la­dor de vi­deo que re­ci­ba di­fe­ren­tes fuen­tes (re­so­lu­cio­nes y ti­pos de se­ñal) y con­fi­gu­rar­lo pa­ra que a la sa­li­da ten­ga­mos una se­ñal di­gi­tal con la re­so­lu­ción na­ti­va del dis­play. La ra­zón por la que lo de­be­mos de­fen­der es que, aun­que el usua­rio no lo se­pa y no lo con­si­de­re ne­ce­sa­rio (de­bi­do al pre­cio), es pa­ra me­jo­rar su ex­pe­rien­cia por­que de­pen­dien­do del dis­play, al cam­biar de fuen­tes se pier­de el EDID y es­to pue­de cau­sar que, al re­gre­sar la fuen­te, la ima­gen no se vea com­ple­ta o no sin­cro­ni­ce y apa­rez­ca por unos se­gun­dos pa­ra lue­go des­apa­re­cer.

El ries­go de eli­mi­nar­lo es que el clien­te se que­je de es­tas “ano­ma­lías” y nos oca­sio­ne vi­si­tas de ser­vi­cio en las que sim­ple­men­te al re­se­tear el re­cep­tor AV, el swit­cher o la fuen­te de se­ñal, ha­rá que la ano­ma­lía des­apa­rez­ca.

En oca­sio­nes em­plea­mos equi­pos que rea­li­zan es­ta fun­ción, co­mo Di­gi­tal Me­dia de Cres­tron o re­cep­to­res AV con es­ca­la­do­res in­te­gra­dos, bueno, en es­tos ca­sos es im­por­tan­te te­ner de­fi­ni­dos pro­ce­di­mien­tos pa­ra el ma­ne­jo de EDID por­que nor­mal­men­te no son ajus­ta­dos y es co­mo si el es­ca­la­dor no exis­tie­ra. A to­dos en nues­tra in­dus­tria nos ha pa­sa­do du­ran­te el pro­ce­so de ven­tas que, es­tan­do an­te la po­si­bi­li­dad de ce­rrar un tra­to pa­ra un pro­yec­to, el clien­te nos pi­de un “es­fuer­zo” en el pre­cio pa­ra po­der ha­cer to­do de una vez y no por eta­pas, sin qui­tar al­gún sub­sis­te­ma o com­po­nen­te y és­ta es una de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les en nues­tro queha­cer.

Des­de lue­go, los ne­go­cios son ne­ce­sa­rios pa­ra las em­pre­sas. Des­pués de to­do se for­ma­ron pa­ra ga­nar di­ne­ro y ge­ne­rar be­ne­fi­cios pa­ra los due­ños y so­cios mas, en es­tos ca­sos, an­te la pre­sión del clien­te y el in­te­rés de ce­rrar la ope­ra­ción, lle­ga­mos a caer en la si­tua­ción so­li­ci­ta­da por aquel de qui­tar al­gu­nas pie­zas pa­ra ha­cer más eco­nó­mi­co el sis­te­ma y, se­gún su pun­to de vis­ta, sin cam­biar los al­can­ces o fun­cio­na­li­dad del pro­yec­to. Yo no re­co­mien­do el uso de des­cuen­tos co­mo ar­gu­men­tos pa­ra el cie­rre de un ne­go­cio, en otro ti­po de em­pre­sas co­mo los hos­pi­ta­les no só­lo se pres­cin­de de es­ta op­ción, los car­gos se ha­cen (y así se men­cio­nan en los des­glo­ses) has­ta por los ele­men­tos más sim­ples y sen­ci­llos empleados en los tra­ta­mien­tos. En las agen­cias de au­tos tie­nen ta­ri­fas de pre­cios por ac­ti­vi­dad y, por sen­ci­lla és­ta sea, tie­ne aso­cia­do un va­lor y no hay des­cuen­tos. En nues­tra in­dus­tria, el te­ma de fon­do es iden­ti­fi­car qué equi­pos de­be­mos “de­fen­der”, pa­ra no re­ti­rar­los de los pro­yec­tos, me re­fie­ro no al te­ma eco­nó­mi­co sino a en­ten­der el pa­pel de ele­men­tos crí­ti­cos que nos ha­gan ver más pro­fe­sio­na­les. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos.

Pro­tec­ción eléc­tri­ca

Es­te es qui­zás el equi­po más i ncom­pren­di­do en nues­tros sis­te­mas y es lo pri­me­ro que per­mi­ti­mos que se eli­mi­ne, aun­que la pro­tec­ción eléc­tri­ca pro­du­ce una es­ta­bi­li­dad que pue­de evi­tar las lla­ma­das de re­por­te por ano­ma­lías. To­do equi­po elec­tró­ni­co de pre­ci­sión, l os con­tro­la­dos por ser­vo­me­ca­nis­mos, mi­cro­pro­ce­sa­do­res y los ac­cess points, ideal­men­te, de­ben ser ener­gi­za­dos por equi­pos de pro­tec­ción eléc­tri­ca y, pre­fe­ren­te­men­te, te­ner l a op­ción de ser re­ini­cia­dos des­de el rack o, me­jor aún, des­de un pun­to re­mo­to vía in­ter­net. Cuan­do acep­ta­mos re­ti­rar­los de la pro­pues­ta, es pro­ba­ble que sea­mos no­so­tros los que he­re­de­mos pro­ble­mas que es­ta­rán de­ri­va­dos por los pi­cos de co­rrien­te y lo ma­lo no es só­lo eso, sino que el usua­rio no iden­ti­fi­ca­rá que se de­be a pro­ble­mas eléc­tri­cos por el equi­po que se eli­mi­nó pa­ra ha­cer el sis­te­ma más eco­nó­mi­co, ellos sue­len pen­sar: “el in­te­gra­dor no sa­be ha­cer su cham­ba”.

Pa­ne­les tác­ti­les en vez de te­lé­fo­nos

La prin­ci­pal ven­ta­ja del pa­nel tác­til en los sis­te­mas de con­trol es que la pro­gra­ma­ción se ha­ce a la me­di­da del usua­rio, se pue­den agru­par botones de con­trol pa­ra di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas en una so­la pan­ta­lla de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. Por ejem­plo, en am­bien­ta­ción po­de­mos te­ner ilu­mi­na­ción, cor­ti­nas, HVAC. Exis­te, cla­ro, la op­ción de con­fi­gu­rar una pá­gi­na de con­trol pa­ra te­lé­fo­nos o ta­ble­tas que fun­cio­na muy bien, pe­ro la gran di­fe­ren­cia en­tre usar apps pa­ra con­trol de esos equi­pos es que a la pos­tre no es có­mo­do en­trar de una pa­ra pa­sar a otra y así en su­ce­si­vo. Las pan­ta­llas sim­pli­fi­can y ha­cen di­ná­mi­ca la ex­pe­rien­cia, sin pres­cin­dir de la otra.

Ca­bles de bue­na ca­li­dad

¿Cuán­to cues­tan los ca­bles? Es­te es otro co­men­ta­rio co­mún y real­men­te no es fá­cil de de­fen­der. En nues­tra in­dus­tria hay ca­bles de di­fe­ren­tes gra­dos, es una prác­ti­ca co­mún es­co­ger uno de ni­vel me­dio y te­ner pre se­lec­cio­na­dos, pa­ra los ca­sos ne­ce­sa­rios, uno arri­ba y otro aba­jo. Y por su­pues­to es­tán los co­nec­to­res que de­ben ser del mis­mo ni­vel de ca­li­dad y pre­cio que los ca­bles. Aun­que sean ca­bles y no lle­ven tec­no­lo­gía, de­be­mos de­fen­der nues­tro pre­cio. Co­mo no es una bue­na idea em­plear ca­bles de me­nor ca­li­dad, lo in­di­ca­do es no dar des­cuen­tos, así no ten­dre­mos que dis­mi­nuir la ca­li­dad de los ca­bles pa­ra re­cu­pe­rar el mar­gen por el pre­cio que di­mos.

Va­ya ma­ne­ra de cam­biar, vi­vi­mos co­mo si tu­vié­ra­mos pri­sa por to­do, es­pe­cial­men­te en el te­ma tec­no­ló­gi­co. Hoy pa­ra bien o pa­ra mal quien man­da en nues­tra in­dus­tria no son los “Ex­tron, Cres­tron, AMX, Barco, Ch­ri­si­tie” (y otras em­pre­sas que du­ran­te mu­cho tiem­po se echa­ron a nues­tra in­dus­tria en hom­bros bus­can­do pro­duc­tos que, no­so­tros los es­pe­cia­lis­tas en sis­te­mas in­te­gra­dos, pu­dié­ra­mos ins­ta­lar pa­ra nues­tros clien­tes; ellos afor­tu­na­da­men­te no só­lo si­guen vi­vos, si no fue­ra por su pre­sen­cia tal vez nues­tra in­dus­tria no se­ría lo que es.

Yo, pa­ra ser sin­ce­ro no en­tien­do la exis­ten­cia de pro­duc­tos con vi­da de 6 a 8 me­ses. Des­de mi pun­to de vis­ta la ra­zón de eso es por­que quie­ren la­na a to­da cos­ta, por eso es que an­tes de que al­gu­nas tec­no­lo­gías ma­du­ren ya es­tán pre­sio­nan­do por lan­zar otras, no sé si me­jo­res o no; el ejem­plo más sen­ci­llo que vie­ne a mi memoria son los sis­te­mas en 3D. Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te lo que ha­ce va­lio­sa a nues­tra in­dus­tria so­mos no­so­tros, nues­tros co­no­ci­mien­tos, la ex­pe­rien­cia, el em­pleo de las me­jo­res prác­ti­cas, cer­ti­fi­ca­cio­nes, co­no­ci­mien­to del mercado y es­ti­los de vi­da de la gen­te. Es­ta­mos en la an­te­sa­la del in­ter­net de las co­sas y no­so­tros te­ne­mos las me­jo­res po­si­bi­li­da­des de ayu­dar a nues­tros clien­tes; al ha­blar de in­te­gra­ción en­ten­de­mos equi­pos y sis­te­mas que se co­mu­ni­can en­tre sí pa­ra ha­blar un úni­co gran idio­ma que se lla­ma ex­pe­rien­cia pa­ra el usua­rio. Bas­ta echar una mi­ra­da se­ria a lo que otras in­dus­trias es­tán ha­cien­do con pro­duc­tos in­no­va­do­res que apro­ve­chan per­fec­ta­men­te el re­cur­so de in­ter­net pe­ro no se co­nec­tan con otros equi­pos, cuan­do mu­cho con al­guno de la mis­ma mar­ca, pe­ro no pue­den ha­blar de sis­te­mas y me­nos de una in­te­gra­ción. Ha­ga­mos va­ler nues­tro pa­pel de ex­per­tos tec­no­ló­gi­cos, in­ves­ti­gue­mos so­bre lo que po­de­mos apor­tar so­bre otras sis­te­mas o pro­duc­tos. Es mo­men­to de bus­car alian­zas co­mer­cia­les con otras in­dus­trias pa­ra desa­rro­llar opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio, no es al­go des­ca­be­lla­do, so­bre to­do si nues­tros pre­cios son jus­tos; no ofrez­ca­mos des­cuen­tos en los ser­vi­cios ni per­mi­ta­mos ins­ta­lar al­go gra­tis, aun­que te quie­ran apli­car la de: “ya es­tás ahí, ya ten­go el equi­po, son só­lo unos mi­nu­tos”. ¡Te­ne­mos mu­cho que apor­tar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.