La na­tu­ra­le­za, mu­sa de la ar­qui­tec­tu­ra.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Pé­rez de la Fuen­te

Co­no­ci­da tam­bién co­mo di­se­ño or­gá­ni­co o ins­pi­ra­ción na­tu­ral, se pro­po­ne cons­truir es­pa­cios que naz­can de la sim­ple ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za pa­ra des­pués lle­var­los a la prác­ti­ca con ayu­da de la in­ge­nie­ría y tec­no­lo­gía, crean­do mo­de­los y construcciones que el ser hu­mano di­fí­cil­men­te po­dría desa­rro­llar sin com­bi­nar di­chas he­rra­mien­tas. En ese sen­ti­do, la ar­qui­tec­tu­ra bio­mi­mé­ti­ca nos acer­ca a un di­se­ño más rús­ti­co, al crear es­que­mas que bus­can el aho­rro y efi­cien­cia de recursos. Las for­mas na­tu­ra­les han de­mos­tra­do fun­cio­nar mu­cho me­jor que aque­llas más tec­no­ló­gi­cas en cuan­do a la acep­ta­ción y re­co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo por par­te de la so­cie­dad. Re­sul­tan más in­no­va­do­ras y aplau­di­das pues re­quie­ren me­nos ener­gía y pro­du­cen me­nos re­si­duos, ac­tuan­do de ma­ne­ra di­rec­ta en el di­se­ño de es­truc­tu­ras, la fun­cio­na­li­dad y la pre­ser­va­ción del am­bien­te. Des­de los grie­gos y aún an­tes de ellos, la na­tu­ra ha si­do la má­xi­ma ins­pi­ra­ción de los me­jo­res ar­tis­tas. Hoy día bas­ta que uno ha­ga con­cien­cia de la be­lle­za del pla­ne­ta y lo que nos re­ga­la pa­ra que bus­que­mos de uno u otro mo­do, una vi­da siem­pre más sus­ten­ta­ble. He­mos ya co­men­ta­do en nú­me­ros an­te­rio­res có­mo la tec­no­lo­gía y la cien­cia pue­den es­tar en sin­to­nía con es­ta nue­va ma­ne­ra de cui­dar y res­pe­tar al pla­ne­ta; en es­ta oca­sión ve­re­mos ade­más, una ar­qui­tec­tu­ra co­no­ci­da no só­lo por van­guar­dis­ta, sino tam­bién por ver en la na­tu­ra­le­za a su ar­que­ti­po de per­fec­ción, ha­blo de la ar­qui­tec­tu­ra bio­mi­mé­ti­ca. La pla­ta­for­ma elec­tró­ni­ca pla­ta­for­maar­qui­tec­tu­ra.cl, ase­gu­ra que la ar­qui­tec­tu­ra bio­mi­mé­ti­ca es una fi­lo­so­fía con­tem­po­rá­nea que bus­ca so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles en la na­tu­ra­le­za, sin re­pli­car pu­ra­men­te sus for­mas, sino que a tra­vés de la com­pren­sión de las nor­mas que las ri­gen. Es­te en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio bus­ca se­guir una se­rie de prin­ci­pios en lu­gar de cen­trar­se en có­di­gos es­ti­lís­ti­cos. El desafío es­tá en có­mo los ar­qui­tec­tos los lle­van a la prác­ti­ca y si real­men­te ter­mi­nan fun­cio­nan­do co­mo el sis­te­ma que los ins­pi­ró o si es­ta fi­lo­so­fía se ha re­du­ci­do a una ins­pi­ra­ción más bien for­mal. Ja­ni­ne Bey­nus en su li­bro Bio­mi­micry nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre qué en­ten­de­mos por in­no­va­ción, y sos­tie­ne que de­be­ría­mos ob­ser­var el pai­sa­je na­tu­ral y te­ner­lo a él co­mo un mo­de­lo. In­te­grar las ur­bes a la na­tu­ra­le­za y no de ma­ne­ra con­tra­ria, ase­gu­ra el au­tor es la fi­na­li­dad de es­te ti­po de ar­qui­tec­tu­ra.

Pe­ro ¿Cuál es el ob­je­ti­vo de la bio­mi­mé­ti­ca?

Tra­tar a la na­tu­ra­le­za co­mo men­to­ra, co­mo me­di­da y co­mo mu­sa; es de­cir, es­tar fren­te a la na­tu­ra­le­za y con­si­de­rar a és­ta co­mo un pro­to­ti­po que sea ca­paz de re­sol­ver en mo­do sos­te­ni­ble, los pro­ble­mas que en­fren­tan las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas.

Ade­más de con­si­de­rar al eco­sis­te­ma co­mo ins­tru­men­to de in­ves­ti­ga­ción, en el sen­ti­do que di­cha dis­ci­pli­na uti­li­za un es­tán­dar eco­ló­gi­co pa­ra es­ti­mar la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tra evo­lu­ción. Des­pués de 3.8 bi­llo­nes de años de exis­ten­cia y de­sa­rro­llo, la na­tu­ra sa­be ya, qué fun­cio­na y qué pue­de du­rar; ella co­mo ins­tru­men­to de me­di­ción vie­ne cap­tu­ra­da e in­cor­po­ra­da en la fa­se de va­li­da­ción del pro­yec­to pa­ra com­pren­der las posibles evo­lu­cio­nes de un mo­de­lo con res­pec­to a los prin­ci­pios ba­se de la vi­da. Por otro la­do, la bio­mi­mé­ti­ca per­mi­te una nue­va for­ma de pen­sar y apre­ciar al am­bien­te, in­tro­du­cien­do un prin­ci­pio que no se ba­sa en eso que po­de­mos to­mar del mun­do na­tu­ral sino de aque­llo que po­de­mos to­mar de és­te.

¿Qué pa­pel jue­gan los ani­ma­les, plan­tas y ma­cro­par­tí­cu­las pa­ra la bio­mi­mé­ti­ca?

Ellos, son los in­ge­nie­ros de la obra na­tu­ral. Son ellos los que han des­cu­bier­to lo que fun­cio­na, lo que es ase­qui­ble y so­bre to­do, lo que es per­du­ra­ble pa­ra nues­tra tie­rra. Ese es el re­to de és­ta ar­qui­tec­tu­ra, apren­der de lo más sim­ple, apren­der de los años de evo­lu­ción, de los fra­ca­sos su­pe­ra­dos, es­tu­diar y desa­rro­llar el se­cre­to de la su­per­vi­ven­cia na­tu­ral. Al­bert Eins­tein con su fra­se “Mi­ra en pro­fun­di­dad, en el pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za y en­ton­ces, com­pren­de­rá me­jor ca­da co­sa”, ex­pre­sa con pre­ci­sión el con­cep­to de la bio­mi­mé­ti­ca y por en­de, la uti­li­dad de­ri­va­da del es­tu­dio de los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les y ani­ma­les, en bus­ca del equi­li­brio, la for­ma más efi­cien­te, la es­truc­tu­ra ideal geo­mé­tri­ca de los me­ca­nis­mos de in­ter­co­ne­xión etc. Por ejem­plo, en es­te ru­bro se pue­den ob­ser­var las pro­pie­da­des de la ma­de­ra y, en con­cre­to, su ca­pa­ci­dad pa­ra re­gu­lar la hu­me­dad en el me­dio am­bien­te. La ma­de­ra es ca­paz de ab­sor­ber el agua de las mo­lé­cu­las de ai­re de al­re­de­dor en am­bien­tes se­cos y li­be­rar­los si el ai­re es hú­me­do.

En prác­ti­ca

A con­ti­nua­ción qui­sie­ra mos­trar al­gu­nos de los ejem­plos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la bio­mi­mé­ti­ca, en don­de la mez­cla co­rrec­ta de las le­yes de la fí­si­ca y la geo­me­tría compu­tacio­nal, han he­cho ver­da­de­ros mo­nu­men­tos de van­guar­dia en los pro­ce­sos de pro­duc­ción mo­der­na. En pri­mer lu­gar te­ne­mos el co­no­ci­do Es­ta­dio Olím­pi­co Na­cio­nal de Bei­jing, di­se­ña­do por Her­zog y Pie­rre de Meu­ron, com­pues­to por ma­llas me­tá­li­cas de ace­ro, que si­mu­lan un ni­do de pájaro. El Cen­tro Na­cio­nal de Na­ta­ción, me­jor co­no­ci­do co­mo el Cu­bo de Agua tam­bién si­tua­da en la ciu­dad olím­pi­ca de 2008, es obra de la fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra aus­tra­lia­na PTW, el cual si­gue la ló­gi­ca de las bur­bu­jas, crean­do una es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal se­me­jan­te a la for­ma­ción de bur­bu­jas en una ti­na de ba­ño. Rea­li­za­do a par­tir de dos la­yers de plás­ti­co de al­ta re­sis­ten­cia co­no­ci­dos co­mo ETFE, que re­cu­bren los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les por fue­ra y por den­tro, y son in­fla­dos con ai­re pa­ra crear el efec­to de al­moha­das con una su­per­fi­cie cur­va. De­trás del apa­ren­te­men­te alea­to­rio as­pec­to de la fa­cha­da del Wa­ter­cu­be, se ha­ya una es­tric­ta geo­me­tría que pue­de ser ha­lla­da en sis­te­mas na­tu­ra­les, co­mo los cris­ta­les, las cé­lu­las y las es­truc­tu­ras mo­le­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.