¿A quién le im­por­ta el Hi­fi?

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - HT

La al­ta fi­de­li­dad vi­ve su eta­pa de adul­to ma­yor y se acer­ca a la se­nec­tud. Y co­mo su­ce­de con los vie­jos, a muy po­ca gen­te le im­por­ta. He aquí al­gu­nos ejem­plos y vi­ven­cias co­mo en el mercado de con­su­mo ma­si­vo, la ca­li­dad del so­ni­do es una ale­go­ría con po­co sen­ti­do. Ha­ce al­gún tiem­po fui a la de­mos­tra­ción de unos mo­ni­to­res pro­fe­sio­na­les en un es­tu­dio de gra­ba­ción. Los jó­ve­nes as­pi­ran­tes a in­ge­nie­ros re­pro­du­cían ale­gre­men­te l a mú­si­ca que al­ma­ce­na­ban en sus smartp­ho­nes, la es­cu­chá­ba­mos en esos fa­mo­sos mo­ni­to­res y la co­sa re­sul­ta­ba po­co me­nos que des­agra­da­ble a los oí­dos. Hu­bo al­gu­nos “pro­duc­to­res” que pu­sie­ron los CD´S de la mú­si­ca que ha­bían gra­ba­do, mez­cla­do o mar­ti­ri­za­do ( mas­te­ri­za­do es­cri­bí, pe­ro el au­to­co­rrec­tor sa­be de lo que ha­blo). La ca­li­dad de so­ni­do era pau­pé­rri­ma, com­pri­mi­da, con un es­ce­na­rio so­no­ro “pe­que­ñi­to”, con so­ni­do de ba­te­ría que pa­re­cía ser de ju­gue­te, con ba­jos flo­jos, suel­tos, so­sos y con agu­dos que pa­re­cían cer­ce­nar me­tal. No me creo con ore­jas afi­na­das, pe­ro aque­llo era ofen­si­vo. Y no to­dos eran jo­ven­ci­tos, ha­bía “in­ges” que lle­ga­ban al me­dio si­glo. Bueno el asun­to es que mien­tras tres o cuatro per­so­na­jes nos ta­pá­ba­mos los oí­dos an­te tal ma­sa­cre, to­dos los “pro­fe­sio­na­les” des­ple­ga­ban son­ri­sas de sa­tis­fac­ción ce­les­tial. Aque­llo so­na­ba es­pan­to­so y los in­ge­nie­ros y pro­duc­to­res del pre­sen­te y del fu­tu­ro no dis­tin­guían la bar­ba­rie. Los ru­mo­res di­cen que Spo­tify po­dría com­prar Tidal; los sue­cos se en­cuen­tran en la ci­ma muy por de­lan­te de Ap­ple Mu­sic y los de­más pe­que­ños com­pe­ti­do­res ( Dee­zer, Pan­do­ra, et­cé­te­ra) y po­drían apro­ve­char el di­fe­ren­cia­dor del que se ha ve­ni­do jac­tan­do Tidal: me­jor ca­li­dad de so­ni­do y una cu­ra­du­ría mu­si­cal he­cha por ar­tis­tas, pro­duc­to­res, mú­si­cos y agi­ta­do­res cul­tu­ra­les y no por al­go­rit­mos (co­mo lo ha­ce Spo­tify). Ade­más, el gi­gan­te po­dría dar un gol­pe de po­der en la me­sa pa­ra man­dar “se­ña­les” a Ap­ple: en strea­ming na­die se acer­ca a Spo­tify con sus más de 50 mi­llo­nes de usua­rios pa­ga­dos.

Por otro la­do, al­gu­nos usua­rios de Spo­tify Pre­mium ya han es­ta­do re­ci­bien­do in­vi­ta­cio­nes pa­ra “pro­bar” Spo­tify Hi­fi con un pre­cio que os­ci­la­rá en­tre 15 y 20 dó­la­res por mes y que pro­me­te “loss­less CD qua­lity”. ¿Ser­vi­rá eso pa­ra cap­tar un nú­me­ro im­por­tan­te de nue­vos sus­crip­to­res? ¿O pa­ra ha­cer que los que ya tie­ne ha­gan el “up­gra­de” ha­cia la ver­sión Hi-fi? Co­mo di­ría Jo­sé Jo­sé: lo du­do.

Por aho­ra Dee­zer Eli­te y Tidal ofre­cen me­jor ca­li­dad de au­dio que Spo­tify, Ap­ple Mu­sic y los de­más. Con­tra lo que mu­cha gen­te piensa no se tra­ta de strea­ming High Re­so­lu­tion, sino un for­ma­to loss­less (FLAC, en esen­cia) con un bi­tra­te si­mi­lar al de un CD (1411 kbps). Al­ta Re­so­lu­ción por de­fi­ni­ción de­be­ría ser al­go “su­pe­rior” a la ca­li­dad de un CD.

Yo ten­go Tidal y Dee­zer Eli­te y he de de­cir que de la mú­si­ca que es­cu­cho, pro­ba­ble­men­te me­nos de la mi­tad se en­cuen­tra co­di­fi­ca­da en HQ (FLAC) mien­tras que la ma­yo­ría si­gue en for­ma­to lossy MP3. Lue­go hay que se­ña­lar que pa­ra no­tar di­fe­ren­cias de ca­li­dad so­no­ra tie­nes que te­ner muy bue­nos au­dí­fo­nos o un buen equi­po Hi­fi. De otra ma­ne­ra pa­sa des­aper­ci­bi­do. Por aho­ra es­tar sus­cri­to en Mé­xi­co tie­ne sus ven­ta­jas: tan­to Tidal co­mo Dee­zer Eli­te cues­tan 199 pe­sos men­sua­les y no los 20 dó­la­res que hay que pa­gar en otras la­ti­tu­des (lo que se tra­du­ci­ría en 400 pe­sos).

Lo an­te­rior no quie­re de­cir que si pron­to se de­ve­la el ser­vi­cio Spo­tify Hi-fi no va­ya a ir por él. De mi la­do es­toy con­ven­ci­do que es la ma­ne­ra de apos­tar por la ca­li­dad de so­ni­do Hi-fi y de se­pul­tar al MP3. El asun­to es que la gen­te no es­ta­rá dis­pues­ta a pa­gar más de 100 pe­sos (o 10 dó­la­res allen­de nues­tras fronteras). ¿Se­rá que ten­dre­mos ser­vi­cios de strea­ming “ca­li­dad CD” sin te­ner que pa­gar más? o ¿las em­pre­sas de strea­ming se ol­vi­da­rán del asun­to del “loss­less CD qua­lity” y nos de­ja­ran por siem­pre en el lim­bo del MP3?

Qui­tan­do a los au­dió­fi­los, a los hips­ters y a uno que otro ver­da­de­ro aman­te de la mú­si­ca, a la gran ma­yo­ría de la gen­te le pa­re­ce ab­sur­do, cu­rio­so o in­ve­ro­sí­mil que al­gu­nos desadap­ta­dos si­ga­mos es­cu­chan­do dis­cos de vi­ni­lo. No só­lo re­sul­ta al­go an­ti­cua­do, sino en­go­rro­so. Al­gu­nos de mis ami­gos creen que los dis­cos de vi­ni­lo de­be­rían ya es­tar en el ba­su­re­ro y se sor­pren­den de ver los dis­cos que me cues­tan 20 pe­sos, pe­ro que­dan ano­na­da­dos cuan­do oyen co­mo la ba­su­ra de 1 dó­lar real­men­te pue­de ex­ta­siar los sen­ti­dos. “Me hu­bie­ras di­cho y te re­ga­la­ba cien­tos de dis­cos que aca­ba­ron en el ca­mión de los pe­pe­na­do­res”, me di­cen con­des­cen­dien­tes.

El asun­to es que no to­dos los dis­cos de vi­ni­lo se oyen bien, de he­cho la gran ma­yo­ría de los que se fa­bri­ca­ron en Mé­xi­co no lle­gan a ca­te­go­ría de so­ni­do de­cen­te, así que hay que es­tar bus­can­do esas jo­yas eu­ro­peas o nor­te­ame­ri­ca­nas que re­sul­tan to­do una oda al he­do­nis­mo.

Mi co­che ya no tie­ne re­pro­duc­tor pa­ra dis­cos com­pac­tos, así que soy de­pen­dien­te del strea­ming. Fui a una au­to­bou­ti­que pa­ra sa­ber que po­día ha­cer pa­ra re­pro­du­cir mi ar­se­nal de dis­cos com­pac­tos en mis cons­tan­tes via­jes en ca­rre­te­ra. Aque­llo re­sul­ta­ba una odi­sea que tu­ve que aban­do­nar. Ha­bía que ha­cer adap­ta­cio­nes al ta­ble­ro, com­prar va­rias in­ter­fa­ces pa­ra que el dis­play ori­gi­nal re­co­no­cie­ra al nue­vo lec­tor de dis­cos y una más pa­ra que ope­ra­ran los con­tro­les al vo­lan­te. La in­ver­sión su­pe­ra­ba los 15 mil pe­sos sin con­tar la mano de obra.

Ten­go ami­gos y co­no­ci­dos que gas­tan (o in­vier­ten) for­tu­nas en sis­te­mas de au­dio. Son po­cos he de con­fe­sar­lo. Sin em­bar­go la gran ma­yo­ría de mis ami­gos y co­no­ci­dos ja­más se les ocu­rri­ría com­prar un am­pli­fi­ca­dor de 2000 dó­la­res o unas bo­ci­nas de 3000 dó­la­res, mu­cho me­nos un ca­ble de co­rrien­te de 500 dó­la­res. Y cons­te que sus car­te­ras no su­fren y sus cuen­tas ban­ca­rias siem­pre van a la al­za (a pe­sar del pe­tró­leo, del dó­lar o de Trump); pue­den com­prar­se unos za­pa­tos ita­lia­nos de 1500 dó­la­res pe­ro en su ca­sa les bas­ta te­ner una bo­ci­na blue­tooth que les sir­va pa­ra po­ner mú­si­ca mien­tras se ba­ñan. Ni el au­dio es im­por­tan­te, ni la mú­si­ca es prio­ri­dad y eso hay que res­pe­tar­lo.

No to­dos es­ta­mos en­fer­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.