¿Ha­cia dron­de va­mos? Por

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Erik Ro­drí­guez

Sa­be­mos que exis­ten des­de ha­ce ya al­gún tiem­po, que po­de­mos con­tro­lar­los in­clu­so des­de un smartp­ho­ne y que hoy en día sus ta­ma­ños pue­den ir des­de ape­nas cin­co cen­tí­me­tros has­ta una es­ca­la 1:1.

La reali­dad es que los dro­nes po­co a po­co han ga­na­do te­rreno en mu­chos ám­bi­tos, no só­lo pro­fe­sio­na­les sino per­so­na­les. Es­tas pe­que­ñas má­qui­nas vo­la­do­ras con­tro­la­das a dis­tan­cia ya no es­tán li­mi­ta­das a un úni­co seg­men­to y, prin­ci­pal­men­te, se de­be a que sus pre­cios ya no son tan prohi­bi­ti­vos co­mo has­ta ha­ce un par de años. La mi­nia­tu­ri­za­ción y fa­bri­ca­ción de com­po­nen­tes más eco­nó­mi­cos tam­bién ha con­tri­bui­do, aun­que cla­ro, el fac­tor prin­ci­pal es que la de­man­da del mercado tam­bién ha au­men­ta­do. Y co­mo en cual­quier seg­men­to, si nues­tros de­seos son te­ner el me­jor dron, con ni­vel pro­fe­sio­nal, ca­paz de gra­bar vi­deo en 4K, ex­ce­len­te es­ta­bi­li­dad y op­cio­nes de con­trol, el des­em­bol­so se­gui­rá sien­do un ma­yor.

Des­de el CES 2016, los dro­nes die­ron un re­pun­te su­ma­men­te in­tere­san­te, de ahí que fue­ron una de las prin­ci­pa­les ten­den­cias de esa fe­ria tec­no­ló­gi­ca. Que­dó cla­ro que ha­bía ma­yor de­sa­rro­llo, la de­man­da des­per­ta­ba, me­jo­res tec­no­lo­gías pe­ro aún al­go no ter­mi­na­ba de cua­jar, no exis­tía esa co­ne­xión real con los usua­rios, ese sen­ti­do prác­ti­co que jus­ti­fi­ca­ra un al­to des­em­bol­so por par­te de un usua­rio co­mún, ya que al me­nos en el cam­po pro­fe­sio­nal los dro­nes ya eran uno de los me­jo­res ca­ma­ró­gra­fos aé­reos del mun­do y só­lo aque­llos in­no­va­do­res pro­duc­to­res con una car­te­ra lo su­fi­cien­te­men­te gran­de po­dían dar­se el lu­jo de te­ner un “zán­gano” (co­mo bien lo des­cri­be la RAE en su tra­duc­ción al es­pa­ñol) en­tre sus nue­vos ju­gue­tes.

Y, aun­que el pro­to­ti­po que se mos­tró del pri­mer dron es­ca­la 1:1 ca­paz de trans­por­tar a una per­so­na dio mu­cho de que ha­blar, la so­la idea an­te mu­cha gen­te pa­re­cía más bien fic­ción y al­go que qui­zás no vi­vi­rían pa­ra ver. Así en­tre sue­ños, ideas de cien­cia fic­ción y me­jo­res tec­no­lo­gías lle­gó el CES 2017 y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos los dro­nes vol­vie­ron a ser una de las prin­ci­pa­les ten­den­cias, ¿por qué? por­que es­ta vez sí se vol­vie­ron per­so­na­les y ofre­cie­ron nue­vas po­si­bi­li­da­des to­man­do in­clu­so el pa­pel de otros gad­gets.

Es­tas lí­neas más que una guía pa­ra crear al­go, es pre­sen­tar­les al­gu­nos de los dro­nes más in­tere­san­tes que un usua­rio co­mún ya pue­de in­te­grar a su vi­da, sin ne­ce­si­tar gran­des co­no­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos y a pre­cios bas­tan­te atrac­ti­vos.

Jet­jat UL­TRA Cuan­do la tec­no­lo­gía se vuel­ve un jue­go de ni­ños, hay una mar­ca que sa­be muy bien lo que ha­ce. MO­TA es uno de los fa­bri­can­tes de dro­nes más re­co­no­ci­dos del mun­do y se han ga­na­do ese lu­gar por­que su ofer­ta va des­de mo­de­los mi­nia­tu­ra pa­ra ju­gar has­ta so­lu­cio­nes de vi­deo e in­ge­nie­ría, cual­quier uso de es­par­ci­mien­to o pro­fe­sio­nal lo tie­nen cu­bier­to. Pe­ro de en­tre es­ta ga­ma de mo­de­los lla­ma la aten­ción uno. Se lla­ma Jet­jat UL­TRA y mi­de ape­nas 2.5 x 5 x 5 cen­tí­me­tros. Sí, es lo bas­tan­te pe­que­ño co­mo pa­ra ca­ber en la pal­ma de tu mano y su ba­te­ría le per­mi­te vo­lar

al­re­de­dor de unos seis o sie­te mi­nu­tos, pe­ro lo sor­pren­den­te de es­te ju­gue­te es que lle­va a bor­do una cá­ma­ra HQ, es ob­vio que su re­so­lu­ción no es la me­jor pe­ro pa­ra el ta­ma­ño del dron, es de ad­mi­rar­se, ade­más de que el Jet­jat in­te­gra tam­bién un hub Wi-fi me­dian­te el cual rea­li­za el strea­ming de la cá­ma­ra di­rec­to a tu smartp­ho­ne pa­ra cap­tu­rar fo­tos y vi­deos.

¿Quie­res más? Jet­jat pue­de ser con­tro­la­do des­de tu ce­lu­lar o bien des­de su con­trol re­mo­to, ade­más de po­der ac­ti­var el mo­do VR, con el cual po­drás ver la ac­ción en pri­me­ra per­so­na si in­tro­du­ces tu te­lé­fono en un vi­sor VR y co­mien­zas a vo­lar el Jet­jat. Con to­do y que la cá­ma­ra no es na­da so­fis­ti­ca­da y la co­ne­xión Wi-fi no re­sul­ta tan es­ta­ble de pron­to pa­ra trans­mi­tir el vi­deo, es­te pe­que­ño dron es una ver­da­de­ra obra de ar­te que ofre­ce fun­cio­nes que pa­ra mu­chas mar­cas so­lo son posibles en mo­de­los mu­cho más so­fis­ti­ca­dos. ¿Su pre­cio? Só­lo 130 USD. www.mo­ta.com

Selfly

No va­mos a cri­ti­car, pues ca­da quien sus gus­tos, pe­ro es­ta­re­mos de acuer­do que pa­ra mu­chos los sel­fie stick son uno de esos in­ven­tos que, o lo amas o lo odias. En lo per­so­nal no soy se­gui­dor de es­tos dis­po­si­ti­vos pe­ro al­go es seguro, los dro­nes to­ma­rán su lu­gar más pron­to de lo que pen­sa­mos. Selfly es un pro­yec­to en Kicks­tar­ter que pa­ra es­te mo­men­to ya es­ta­rá ce­rra­do y com­ple­ta­men­te fon­dea­do en ca­si un 500%, sí, 500. ¿Qué es? Una fun­da pa­ra ce­lu­lar, dis­po­ni­ble pa­ra va­rios mo­de­los de ip­ho­ne y Ga­laxy, pe­ro tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de que en la par­te tra­se­ra se des­pren­de un pe­que­ño dron con la ca­pa­ci­dad de man­te­ner­te vo­lan­do y es­ta­ble por sí so­lo fren­te ti pa­ra… sí, to­mar­te una sel­fie, tú con­tro­las las op­cio­nes des­de una app en el ce­lu­lar. La cá­ma­ra es de 8 MP y la au­to­no­mía de vue­lo con una car­ga es de 5 mi­nu­tos, lo su­fi­cien­te pa­ra to­mar 20 sel­fies. De nue­vo no es un dron pa­ra ju­gar a vo­lar­lo, es un sel­fie stick de nue­va ge­ne­ra­ción.

Ob­via­men­te nin­gún sel­fie stick va­le los 130 USD, que cos­ta­rá cuan­do sal­ga a la ven­ta, pe­ro nun­ca te to­ma­rás una sel­fie de una ma­ne­ra tan so­fis­ti­ca­da co­mo que sea tu pro­pio dron. Du­ran­te la cam­pa­ña de Kicks­tar­ter era po­si­ble ha­cer de uno por 75 USD, aun­que su pre­cio ofi­cial cuan­do sal­ga al mercado se­rá de 140 USD. http://www.selfly.ca­me­ra/

Mi­cro Dro­ne 3.0

Aun­que es­ta­mos ha­blan­do de una mar­ca com­ple­ta­men­te dis­tin­ta, po­dría de­cir que el Mi­cro Dro­ne 3.0 de Ex­tre­me Fliers pa­re­cie­ra la evo­lu­ción del Jet­jat Ul­tra. Es más gran­de sin du­da, el diá­me­tro de es­te dron es de 14 cen­tí­me­tros pe­ro ese in­cre­men­to en ta­ma­ño le per­mi­te te­ner gran­des ven­ta­jas, co­mo una cá­ma­ra abor­do (des­mon­ta­ble) ca­paz de to­mar vi­deo a 720p, pe­ro lo más in­tere­san­te es que es­tá mon­ta­da so­bre un es­ta­bi­li­za­dor pa­ra me­jo­rar en gran me­di­da la ca­li­dad de los vi­deos. Tam­bién cuen­ta con un con­trol re­mo­to más pro­fe­sio­nal de 2.4 GHZ, ca­paz de co­man­dar el dron a una dis­tan­cia de has­ta 150 me­tros. A pe­sar de to­do, el tiem­po de vue­lo no me­jo­ra mu­cho pues en pro­me­dio ofre­ce 8 o 9 mi­nu­tos, pe­ro al­go que lo vuel­ve in­tere­san­te es que en bre­ve ofre­ce­rá la op­ción de que tú mis­mo pue­das im­pri­mir en 3D di­fe­ren­tes mar­cos, es de­cir que tu dron po­dría te­ner for­ma de dra­gón, de na­ve, et­cé­te­ra. Por las me­jo­ras y po­si­bi­li­da­des que ofre­ce, el Mi­cro Dro­ne 3.0 tie­ne un pre­cio más al­to pe­ro bas­tan­te ra­zo­na­ble de 215 USD. https://mi­cro­dro­ne.co.uk

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.