So­nos Playbase.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

La Playbase es la no­ve­dad de So­nos; su ele­gan­te y ra­di­cal di­se­ño la po­si­cio­na co­mo la nue­va re­fe­ren­cia en ba­rras y ba­ses de so­ni­do. Ba­jo el pre­cep­to de una bo­ci­na pa­ra co­lo­car co­mo so­por­te de las nue­vas y ca­da vez más del­ga­das te­le­vi­sio­nes y pa­ra sus­ti­tuir su ín­fi­mo so­ni­do, la Playbase es mues­tra de la fir­ma ca­li­for­nia­na al no de­jar hue­cos en su li­ne-up y ase­gu­rar­se que los sis­te­mas de so­ni­do inalám­bri­cos pa­ra mú­si­ca y ho­me thea­ter y con ex­pan­sión mul­ti­room si­gan sien­do de­no­mi­na­ción de ori­gen.

Us­te­des ya ha­brán vis­to y leí­do la mag­ní­fi­ca cró­ni­ca que hi­zo Ma­ri­sol Pa­che­co en su via­je a Bos­ton cuan­do se­ma­nas atrás tu­vo la gran opor­tu­ni­dad de co­no­cer en pri­mi­cia es­ta Playbase en una de las ofi­ci­nas de la exi­to­sa em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na. Así que no ten­drá mu­cho sen­ti­do es­cri­bir re­pe­ti­da­men­te las no­cio­nes de mercado, los es­for­za­dos con­cep­tos y el his­to­rial del di­se­ño que con­su­mió tres años de las men­tes más crea­ti­vas en So­nos. Me li­mi­ta­ré a ex­pre­sar mis vi­ven­cias con la Playbase por una se­ma­na en mi sa­la de tv y con mis con­te­ni­dos fa­vo­ri­tos y co­no­ci­dos.

Pe­ro va­ya­mos por par­tes. In­té­li­gos tu­vo a bien pres­tar­me du­ran­te al­gu­nos día la no­ví­si­ma Playbase y no pu­de sen­tir­me más ha­la­ga­do por ser el pri­mer pe­rio­dis­ta en echar­le ojos y oí­dos en nues­tro país; pa­ra cuan­do us­te­des lean es­to, Playbase ya es­ta­rá a la ven­ta pa­ra in­te­gra­do­res y pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral. Su pre­cio: $18,499 pe­sos IVA in­clui­do.

El con­cep­to de la Playbase sur­ge de un da­to con­tun­den­te: en los ho­ga­res, has­ta el 70% de los te­le­vi­so­res se ins­ta­lan so­bre al­gún ti­po de mue­ble y no mon­ta­dos a la pa­red. Aun­que el Playbase pue­de ro­bar aten­ción y mercado a la Play­bar (la ba­rra de so­ni­do de So­nos pre­sen­ta­da en 2013), lo cier­to es que la dis­tin­ción es cla­ra: Play­bar pa­ra co­lo­car­se en la pa­red y Playbase so­bre un mue­ble y co­mo so­por­te de una te­le­vi­sión.

Ex­ce­de las ex­pec­ta­ti­vas

El so­ni­do de la Playbase ex­ce­de por mu­cho lo que uno pue­da es­pe­rar a pri­me­ra oí­da. Una vez que pro­ce­des con la ca­li­bra­ción las co­sas me­jo­ran y mu­cho. Pri­me­ro ha­brá que de­cir que los in­ge­nie­ros de So­nos son tan ob­se­si­vos co­mo los crea­ti­vos de em­pre­sas de ul­tra high end. Mi­de ape­nas 58mm de al­tu­ra ha­cién­do­la una de las bo­ci­nas más del­ga­das an­tes vis­ta. Pe­ro sus for­mas son en­ga­ño­sas. Es an­cha y pro­fun­da (720 x 380 mm) y pe­sa 8.6 kg. Se ve muy ele­gan­te y trendy en blan­co y de­sa­pa­re­ce por com­ple­to en co­lor ne­gro.

De he­cho, es in­ne­ga­ble que hay mu­cho de la Play:5 (Gen-2) en los per­fi­les de di­se­ño, en los ma­te­ria­les, en la sen­sa­ción tác­til. Ca­be re­cor­dar que la Play:5 es la me­jor bo­ci­na de So­nos pa­ra re­pro­duc­ción mu­si­cal. Pun­to.

Su es­truc­tu­ra se mues­tra co­mo una pie­za úni­ca, sin unio­nes vi­si­bles, lo que re­sul­ta en un per­fil lim­pio y de ter­sa su­per­fi­cie con más de 43 mil pe­que­ños ori­fi­cios (al­gu­nos de diá­me­tro di­fe­ren­te, en­tre 0.7 y 0.9mm variación ne­ce­sa­ria en los con­tor­nos, co­mo re­sul­ta­do del em­pu­je de ai­re del woo­fer) que con­for­man una re­ji­lla acús­ti­ca trans­pa­ren­te.

Lo cier­to es que una vez que te sien­tas a más de dos me­tros de dis­tan­cia de la Playbase, esos pe­que­ños ho­yue­los des­apa­re­cen a la vis­ta (o se mi­me­ti­zan); la per­cep­ción vi­sual es la de un cuer­po só­li­do que im­pac­ta a to­do quien la cru­za por su mi­ra­da.

Di­se­ña­dos a la me­di­da, cuen­ta con diez dri­vers (seis me­dios, tres twee­ters y un woo­fer) – to­dos con­tro­la­dos vía soft­wa­re pa­ra ges­tio­nar con fi­de­li­dad el so­ni­do pro­ce­den­te de ca­da trans­duc­tor. Y exis­ten diez am­pli­fi­ca­do­res di­gi­ta­les, ali­men­tan­do de ma­ne­ra in­di­vi­dual a ca­da men­cio­na­do dri­ver. El re­sul­ta­do de es­te no­ta­ble equi­li­brio en­tre hard­wa­re y soft­wa­re, es un es­ce­na­rio so­no­ro -sounds­ta­ge­mu­cho más am­plio que el pro­pio al­ta­voz.

So­nos no pu­bli­ca la po­ten­cia del sis­te­ma, pe­ro crean­me que se es­cu­cha real­men­te fuer­te; mi de­ci­be­li­me­tro mar­ca­ba 8890 db´s cuan­do lle­va­ba el vo­lu­men al má­xi­mo (si­tua­ción que so­lo po­día to­le­rar por unos cuan­tos mi­nu­tos, pa­ra lue­go ba­jar a ni­ve­les “más nor­ma­les” de 82-85 db´s).

Ca­be aco­tar que Gi­les Mar­tin (pro­duc­tor, com­po­si­tor, mul­ti-ins­tru­men­tis­ta in­glés, hi­jo del mí­ti­co Geor­ge Mar­tin) fun­gió co­mo Sound Ex­pe­rien­ce Lea­der pa­ra es­ta Playbase.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

En mi ca­so, co­nec­té la Playbase a una te­le­vi­sión Sony 4K de 55”. Mis fuen­tes fue­ron un Plays­ta­tion 4 de Sony co­mo lec­tor de Blu-ray, un strea­mer Ro­ku 3 y mi compu­tado­ra Ap­ple Ma­cbook pa­ra la vi­sua­li­za­ción de Ama­zon Vi­deo. To­das las fuen­tes van di­rec­tas por HDMI a la TV y só­lo hay re­gre­so de au­dio me­dian­te ca­ble óp­ti­co ha­cia la Playbase.

Co­mo es la cos­tum­bre de So­nos, la co­ne­xión y pues­ta en mar­cha no me lle­vo más de 5 mi­nu­tos. So­nos des­ta­ca co­mo el sis­te­ma más sim­ple de ar­mar. Dead sim­ple di­rían los nor­te­ame­ri­ca­nos: co­nec­tas la co­rrien­te, co­nec­tas el men­cio­na­do ca­ble óp­ti­co Tos­link de la sa­li­da de au­dio de la TV ha­cia la Playbase y en­la­zas és­ta de ma­ne­ra inalám­bri­ca por Wi­fi al rou­ter de la ca­sa.

Pa­ra au­men­tar el ni­vel de con­fia­bi­li­dad, en mi ca­so, aña­dí un ca­ble Et­her­net de la Playbase a un So­nos Boost, una in­ter­faz­hub que crea una red Mesh evi­tan­do la con­ta­mi­na­ción y con­ges­tión de la red Wi­fi. Ten­go años usan­do So­nos y po­dría con­tar con los de­dos de la mano, las ve­ces que el sis­te­ma “se ha caí­do” o ha su­fri­do in­te­rrup­cio­nes. Al­go que no pue­do de­cir de in­nu­me­ra­bles sis­te­mas mul­ti­room que he pro­ba­do de otras mar­cas.

Pa­ra mi re­se­ña tam­bién aco­plé un So­nos SUB y un par de Play:1 co­mo bo­ci­nas su­rround tra­se­ras, sin em­bar­go lo que aquí es­cri­bo es esen­cial­men­te mi per­cep­ción de la Playbase so­nan­do co­mo úni­ca bo­ci­na en mi sa­la de TV.

Ca­be men­cio­nar que la ca­li­bra­ción y op­ti­mi­za­ción acús­ti­ca au­to­má­ti­ca True­play vie­ne in­cor­po­ra­da en la app pa­ra MACOS, Win­dows, IOS o An­droid, así que una vez co­nec­ta­do, So­nos rea­li­za la me­di­ción del cuar­to y de sus con­di­cio­nes acús­ti­cas pa­ra ofrecer un pro­ce­sa­mien­to ade­cua­do pa­ra me­jo­rar el desem­pe­ño de la Playbase (y de to­do el sis­te­ma So­nos en ge­ne­ral).

Al prin­ci­pio, hay una di­so­cia­ción en­tre lo que ves y lo que es­cu­chas, si­tua­ción que te ha­ce ras­car­te la ca­be­za, con­fron­tan­do ideas de lo que crees ha­ber es­cu­cha­do en cuan­do a ba­rras de so­ni­do. No es la for­ma par­ti­cu­lar de una ca­ja acús­ti­ca ni­vel Hi-fi y la pri­me­ra im­pre­sión es que es­tás fren­te a un so­ni­do que su­pera a mu­chas bo­ci­nas de mar­cas re­co­no­ci­das. Es co­sa de eli­mi­nar los pre­jui­cios y de­jar­se lle­var. La Playbase te va enamo­ran­do po­co a po­co.

He de de­cir que es una bo­ci­na que des­nu­da la ca­li­dad del so­ni­do en mú­si­ca y pe­lí­cu­las. Y su desem­pe­ño de­pen­de de la fuen­te que re­ci­ba. Hay pe­lí­cu­las don­de la sen­sa­ción de am­bien­ta­ción y el am­plio es­ce­na­rio fron­tal es ma­ra­vi­llo­so y hay al­gu­nas don­de se nota la com­pre­sión y el so­ni­do se vuel­ve más di­rec­cio­nal y fron­tal.

En definitiva es­ta­mos an­te un ver­da­de­ro sis­te­ma de al­ta fi­de­li­dad. Co­sa que es muy di­fí­cil afir­mar en­tre las de­ce­nas de ba­rras de so­ni­do que inun­dan clu­bes de pre­cio, au­to­ser­vi­cio y has­ta pres­ti­gia­dos al­ma­ce­nes de­par­ta­men­ta­les.

In­te­li­gi­bi­li­dad es el pri­mer ad­je­ti­vo que se me ocu­rre ad­ju­di­car a la Playbase. Es una gran di­fe­ren­cia es­cu­char vo­ces y diá­lo­gos de gran­dio­sas pe­lí­cu­las co­mo True Grit (Tem­ple de Ace­ro), don­de las es­ce­nas de jui­cios y los pro­ta­go­nis­tas en las mon­ta­ñas se oyen cla­ros y pre­ci­sos y aun­que pa­rez­ca exa­ge­ra­do es mu­cho más fá­cil en­ten­der el idio­ma in­glés.

Cla­ri­dad es una ca­rac­te­rís­ti­ca que dis­tin­gue a es­te nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia So­nos. Re­sul­ta in­com­pa­ra­ble el so­ni­do de es­ta ba­se so­no­ra con­tra lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char des­de el te­le­vi­sor por mas Full HD y 4K que sea.

Cuan­do una bo­ci­na “de­sa­pa­re­ce” y só­lo de­ja es­cu­char la ma­gia del cine (y de la mú­si­ca) el com­pro­mi­so es­tá cum­pli­do. Así me pa­só cuan­do pu­de de dis­fru­tar de prin­ci­pio a fin pe­lí­cu­las con es­tu­pen­da mez­cla y edición de so­ni­do co­mo The Re­ve­nant (El re­na­ci­do), No Country for Old Men (Sin lu­gar pa­ra los dé­bi­les) o Whi­plash.

Al prin­ci­pio, me plan­teé ver só­lo al­gu­nas es­ce­nas y frag­men­tos co­no­ci­dos de pe­lí­cu­las que me gus­tan por su mez­cla y edición de so­ni­do, lo que re­sul­tó es que con­su­mí más de 15 ho­ras es­cu­chan­do la Playbase en un so­lo fin de se­ma­na. Iba de pe­lí­cu­la a mú­si­ca, de mis Blu-rays a Net­flix, de Ama­zon

Vi­deo a Ci­né­po­lis Klic, de Dee­zer Eli­te a Tidal. Mis in­ten­cio­nes de es­cu­char una can­ción se ex­ce­dían pa­ra de­lei­tar­me con un dis­co com­ple­to de Morp­hi­ne, de una es­ce­na de Black Hawk Down (La caí­da del hal­cón ne­gro) a re­vi­vir to­do el film con su im­pre­sio­nan­te so­ni­do.

En cuan­to a se­ries de TV pu­de apre­ciar la ban­da so­no­ra, la am­bien­ta­ción y los efec­tos de se­ries co­mo Vi­kings, Ca­li­for­ni­ca­tion, Hou­se of Cards, The Man in the High Castle, Mar­co Po­lo o Da Vin­ci´s De­mons.

Con la mú­si­ca pa­sé de Wa­rren Ze­von a Mart­ha Ar­ge­rich, de Quincy Jo­nes a Du­ke Elling­ton, de Ce­ra­ti a Jack­son Brow­ne, de Eta­na a Ka­ma­si Was­hing­ton.

La Playbase ge­ne­ra gra­ves real­men­te po­de­ro­sos, im­pac­tan­tes y con muy buen con­trol. De­ve­la un sounds­ta­ge am­plio ha­cia los la­te­ra­les y una cier­ta pro­fun­di­dad. Ofre­ce una re­pro­duc­ción de agu­dos con mu­cha ex­ten­sión, un so­ni­do cris­ta­lino que se com­pa­ra con bo­ci­nas se­pa­ra­das ni­vel Hi­fi. Es muy di­fí­cil des­cri­bir­lo pe­ro la Playbase tie­ne un so­ni­do na­tu­ral y ba­lan­cea­do que aca­ri­cia los oí­dos. Las vo­ces y el piano, es allí don­de se nota la ter­su­ra que uno es­pe­ra de un sis­te­ma de res­pe­ta­das cre­den­cia­les de al­ta fi­de­li­dad; siem­pre con­si­de­ran­do su ta­ma­ño y su pre­cio.

Si te­ne­mos en cuen­ta que se tra­ta de una so­la bo­ci­na con un ga­bi­ne­te muy es­ti­li­za­do, dis­cre­to, ele­gan­te, que no es­tor­ba a la vis­ta y que pue­de ser acep­ta­do en cual­quier ca­sa, en cual­quier de­co­ra­ción y por mu­je­res y ar­qui­tec­tos por igual, la Playbase ya re­sul­ta ben­de­ci­da.

Co­sa ra­ra, pe­ro me gus­tó la Playbase pa­ra usar­la co­mo bo­ci­na pa­ra es­cu­char mú­si­ca en un es­tu­dio, una bi­blio­te­ca o in­clu­so una sa­la de es­tar, de pre­fe­ren­cia au­xi­lia­do con un So­nos SUB que se en­car­gue de las muy ba­jas fre­cuen­cias. En es­te sen­ti­do yo re­co­men­da­ría ubi­car a la Playbase en una cre­den­cia más al­ta (75-85 cm) de lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos con los mue­bles de TV (que ape­nas al­can­zan 50-55 cm de al­tu­ra); esa es una ma­ne­ra en la que la Playbase des­plie­ga me­jor desem­pe­ño mu­si­cal.

Es de su­po­ner­se que la Playbase tie­ne co­mo pri­mer ob­je­ti­vo sus­ti­tuir el ra­quí­ti­co so­ni­do de las nue­vas te­le­vi­sio­nes ul­tra del­ga­das y que se con­vier­te en una bo­ci­na pa­ra Ho­me Thea­ter.

Y si, en reali­dad se tra­ta de un sis­te­ma de tres ca­na­les que eje­cu­tan el có­dec Dolby Di­gi­tal, el cual es­tá pre­sen­te en la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de los con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les (o ci­ne­ma­to­grá­fi­cos) de nues­tros días.

¿Qué tan con­vin­cen­te es co­mo un sis­te­ma su­rround? Bueno, pri­me­ro ha­bría que de­cir que un sis­te­ma con­for­ma­do por 5 bo­ci­nas in­de­pen­dien­tes ten­drá ma­yor es­ce­na­rio, más es­pa­cia­li­dad, ma­yor am­bien­ta­ción, me­jo­res efec­tos y en ge­ne­ral una bur­bu­ja su­rround más im­pac­tan­te. Así que las com­pa­ra­cio­nes no se­rían jus­tas. No es tan in­mer­si­vo ni pro­vo­ca es­te en­vol­vi­mien­to am­bien­tal que si es po­si­ble eje­cu­tar des­de un sis­te­ma dis­cre­to de 5.1 ca­na­les.

La Playbase es en cam­bio una bo­ci­na de tres ca­na­les que sus­ti­tu­ye a un re­cep­tor AV de com­pli­ca­dí­si­mas co­ne­xio­nes, con con­tro­les re­mo­tos de la prehis­to­ria, con de­ce­nas de me­tros de ca­ble, con bo­ci­nas tra­di­cio­na­les que no sue­len es­tar pre­pa­ra­das pa­ra se co­lo­ca­das ade­cua­da­men­te en pa­re­des y te­cho. A eso ha­brá que su­mar que la ins­ta­la­ción se con­vier­te en un es­tor­bo vi­sual. Es­ta bo­ci­na es ideal pa­ra aque­llas per­so­nas que no quie­ren com­pli­ca­cio­nes y que va­lo­ran los con­te­ni­dos por en­ci­ma de asun­tos téc­ni­cos.

Su so­ni­do es no­ta­ble­men­te su­pe­rior a la gran ma­yo­ría de las ba­rras de so­ni­do y a las sound­ba­se del mercado, esen­cial­men­te por­que tie­ne dri­vers de­di­ca­dos pa­ra me­dios y agu­dos, ade­más de un woo­fer que em­pu­ja gran can­ti­dad de ai­re. Pe­ro no só­lo se tra­ta de los com­po­nen­tes, sino de una muy es­tu­dia­da es­truc­tu­ra, de un ga­bi­ne­te que com­bi­na plás­ti­co y po­li­car­bo­na­to de vi­drio que con­tro­lan al má­xi­mo vi­bra­cio­nes. Si a eso su­ma­mos pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal de van­guar­dia, su op­ti­mi­za­ción acús­ti­ca True­play y am­pli­fi­ca­do­res de­di­ca­dos, la ecua­ción tie­ne re­sul­ta­dos ha­la­ga­do­res.

El woo­fer in­terno men­cio­na­do, es­tá mon­ta­do de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal, con un duc­to de sa­li­da de ai­re en for­ma de “S”; los gra­ves no só­lo es­tán pre­sen­tes y con­vin­cen­tes, sino que al en­tre­gar esa oc­ta­va por de­ba­jo de los 60 Hz, el

cuer­po de la mú­si­ca, de los efec­tos y de las ban­das so­no­ras se “en­san­chan” gra­ta­men­te pa­ra de­lei­te sen­so­rial de los oí­dos y de la piel; es­ta es otra de sus gran­des ven­ta­jas, in­clu­so so­bre el Play­bar.

¿Le fal­ta el SUB o las Play:1?

Bueno la su­ma de la Playbase con el SUB, re­sul­ta en un sis­te­ma ya ex­tra­or­di­na­rio, aun­que hay que con­si­de­rar que la in­ver­sión se du­pli­ca (cues­ta lo mis­mo la Playbase que el So­nos SUB). Pe­ro el desem­pe­ño es adic­ti­vo, es muy no­to­ria la co­la­bo­ra­ción del SUB en el gra­ve pro­fun­do y muy con­si­de­ra­ble pa­ra quien no quie­ra li­mi­ta­cio­nes. Fi­nal­men­te con un par de Play:1 se con­for­ma un sis­te­ma com­ple­to 5.1. De ma­ne­ra muy sim­ple, des­de la app de So­nos es po­si­ble, no só­lo ha­cer la ca­li­bra­ción au­to­má­ti­ca, sino de per­so­na­li­zar el ni­vel de vo­lu­men que que­re­mos otor­gar a los ca­na­les de su­rround de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te en mú­si­ca y en pe­lí­cu­las. Las Play:1 “cierran” el es­pa­cio vir­tual fal­tan­te pa­ra lo­grar un Ho­me Thea­ter bas­tan­te más con­vin­cen­te.

Con­clu­sión

¿Me la com­pra­ba? Sí, ab­so­lu­ta­men­te si (a me­nos que ya tu­vie­ra la Play­bar, úni­co ca­so don­de no ten­dría sen­ti­do bus­car un sus­ti­tu­to). La Playbase no es ba­ra­ta, So­nos no se dis­tin­gue por en­fras­car­se en la ofer­ta de pro­duc­tos eco­nó­mi­cos o de con­su­mo ma­si­vo, es­ta nue­va bo­ci­na jus­ti­fi­ca su pre­cio con su sim­pli­ci­dad, con­fia­bi­li­dad, di­se­ño atrac­ti­vo y un so­ni­do con­tun­den­te que tie­ne to­das las cre­den­cia­les Hi-fi.

Si la idea de So­nos era re-in­ven­tar una ca­te­go­ría, lo han lo­gra­do con cre­ces, la Playbase po­ne el lis­tón muy al­to en di­se­ño, desem­pe­ño y ver­sa­ti­li­dad. HT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.