¿Y las pie­zas suel­tas?

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­to­nio Legorreta

Las pie­zas suel­tas de ese en­torno con­sis­tían en los si­guien­tes equi­pos que in­clu­so po­de­mos iden­ti­fi­car en la ca­de­na de au­dio y vi­deo: fuen­tes de se­ñal, eta­pas de con­trol, ca­jas ne­gras, am­pli­fi­ca­ción y al­ta­vo­ces. De­ta­llan­do más és­tas po­de­mos iden­ti­fi­car­las co­mo, fuen­tes de se­ñal, to­do aque­llo que re­pro­du­je­ra al­go: los sin­to­ni­za­do­res de AM/FM, las tor­na­me­sas de dis­cos de vinyl, las gra­ba­do­ras de cas­set­te, ca­rre­te abier­to, 8 tracks, cin­tas de vi­deo co­mo las clá­si­cas Be­ta y VHS (en­tre otros mu­chos for­ma­tos más), cin­tas de au­dio di­gi­tal co­mo el DCC y DAT, for­ma­tos de vi­deo di­gi­tal co­mo DVD R y RW, dis­cos com­pac­tos o CDS y sus res­pec­ti­vas ver­sio­nes gra­ba­bles y re­gra­ba­bles, re­pro­duc­to­res de me­dios di­gi­ta­les y aho­ra te­lé­fo­nos, ta­ble­tas, dis­cos du­ros, ser­vi­cios de nu­be… Atrás ya que­do, in­clu­so, la co­nec­ti­vi­dad por compu­tado­ra al ser un dis­po­si­ti­vo no muy por­ta­ble y, cier­ta­men­te, es­tor­bo­so.

Muy bien, te­ne­mos una co­lec­ción de fuen­tes de se­ñal y, ¿có­mo las se­lec­cio­na­re­mos y da­re­mos su ga­nan­cia apro­pia­da? Pa­ra eso es la eta­pa de con­trol –o pream­pli­fi­ca­dor-, la cual pue­de ser análo­ga o di­gi­tal u am­bas. Nos per­mi­te que, al se­lec­cio­nar la fuen­te de se­ñal y me­dios que desee­mos ver o es­cu­char se ten­ga la su­fi­cien­te fle­xi­bi­li­dad pa­ra de­co­di­fi­car lo que en­tre y sea po­si­ble su es­cu­cha o vi­sión y po­ner en ba­lan­ce su ga­nan­cia o vo­lu­men pa­ra apre­ciar­lo. Un apar­ta­do es­pe­cial me­re­cen las ca­jas ne­gras, que eran y son los pro­ce­sa­do­res co­mo los ecua­li­za­do­res, uni­da­des de re­tar­do, con­ver­ti­do­res análo­go-di­gi­ta­les y di­gi­ta­les-análo­go, re­des de cru­ce elec­tró­ni­cas, fil­tros pa­sa al­tos, pa­sa ba­jos y pa­ra­mé­tri­cos, pro­ce­sa­do­res de ran­go di­ná­mi­co, eli­mi­na­do­res de rui­do, et­cé­te­ra.

La si­guien­te eta­pa es el am­pli­fi­ca­dor de po­der el cual se en­car­ga de ex­ci­tar ade­cua­da­men­te a los al­ta­vo­ces. Es­ta eta­pa era la de ma­yor pe­so y no de for­ma li­te­ral

por el ti­po de ma­te­ria­les usa­dos pa­ra la cons­truc­ción de aquel en­ton­ces y, aho­ra, del High End. Así, cha­sis, trans­for­ma­do­res y di­si­pa­do­res de ca­lor com­po­nen un to­do co­mo lu­cha­dor de Su­mo, grá­cil y po­de­ro­so res­pon­sa­ble de en­tre­gar tran­si­to­rios de cor­ta du­ra­ción y al­ta ener­gía, po­ten­cia de sa­li­da su­fi­cien­te, sin im­por­tar la im­pe­dan­cia de car­ga co­lo­ca­da (léa­se bo­ci­na), du­ran­te ho­ra de in­ten­sa au­di­ción.

Fi­nal­men­te los al­ta­vo­ces de va­ria­dos ta­ma­ños, di­se­ños, ter­mi­na­dos, aco­mo­dos, pre­cios que ar­mo­ni­za­ran con nues­tro en­torno y, ob­via­men­te, con nues­tra mú­si­ca. Sen­ci­llo, ¿no? Des­pués de al­gu­nas dé­ca­das de an­dar en es­ta in­dus­tria apa­sio­nan­te y al­gu­nas vi­si­tas a pi­sos de ven­ta en tien­das de­par­ta­men­ta­les, tien­das es­pe­cia­li­za­das, del ra­mo y de­más, ¿dón­de que­da­ron las pie­zas suel­tas? El re­duc­to lo con­for­man los re­cep­to­res au­dio y vi­deo que en su mo­men­to ha­ce 40 años era la su­ma de ra­dio Am/fm-pream­pli­fi­ca­dor-am­pli­fi­ca­dor de po­der y hoy se sin­te­ti­za en un re­pro­duc­tor de me­dios­pro­ce­sa­dor-dac-ecua­li­za­dor-red de cru­ce-fil­tros de di­ver­sa ín­do­le, el pream­pli­fi­ca­dor-am­pli­fi­ca­dor de po­der mul­ti­ca­nal y mul­ti­zo­na, app de con­trol y ¡ahh, ra­dio AM/ FM! (ya na­die co­nec­ta sus an­te­nas de cua­dro y di­po­lo FM nun­ca más, qué tris­te). Y eso si bien me va, pues hoy cuen­ten el smartp­ho­ne con la ver­sión de al­ta­vo­ces más mi­nús­cu­la que pue­da exis­tir: los au­dí­fo­nos. No me ma­len­tien­da que­ri­do lec­tor, pues afi­cio­na­do soy a los au­dí­fo­nos y, no es por pre­sun­ción, les cuen­to que ten­go más de seis pa­res que, de­pen­den de la oca­sión uso, ac­ti­vi­dad, mú­si­ca y es­ta­do emo­cio­nal, es­co­jo.

Un dis­po­si­ti­vo mó­vil o te­lé­fono cuen­ta con re­pro­duc­tor de me­dios, ecua­li­za­dor, me­jo­ra­dor de se­ña­les DSP, pream­pli­fi­ca­dor, am­pli­fi­ca­dor de po­der (mi­rru­ña, pe­ro lo tie­ne) y set de au­dí­fo­nos de la más ba­ja ca­li­dad que a la gen­te en­can­ta, in­clu­so con sus bo­ci­nas in­fa­mes en ca­li­dad de re­pro­duc­ción. O, en con­tras­te, la te­le­vi­sión “lis­ta” o “smart” que ma­ne­ja con­te­ni­dos va­ria­dos en la nu­be, re­des so­cia­les, con­trol ges­tual o de voz, fo­to­gra­fías, vi­deo lla­ma­das y ¡ahh, cla­ro! un par de bo­ci­ni­tas de 2 ½” de “sú­per al­ta fi­de­li­dad”, 1000W o más, co­nec­ti­vi­dad HDMI 1080p, 4K, 8K y las que ven­gan, aún sin con­te­ni­do su­fi­cien­te pa­ra po­der sa­car­le pro­ve­cho.

In­sis­to, ¿dón­de que­da­ron to­dos esos dis­po­si­ti­vos? ¿Dón­de que­do el con­cep­to de pie­zas suel­tas? Es pe­no­so vi­si­tar un pi­so de ven­ta pues prác­ti­ca­men­te re­ti­ra­ron lo po­co que aún se ma­ne­ja­ba de­jan­do só­lo re­cep­to­res AV de ni­vel en­tra­da, o sea, ba­ra­tos o pa­que­tes com­ple­tos del mis­mo dis­po­si­ti­vo con bo­ci­nas in­clui­das 5.1 y re­pro­duc­to­res de blu­ray, que bien po­drían sa­lir en la ca­ja del ce­real pues se lo ob­se­quian en la com­pra del te­le­vi­sor Ul­tra HD.

Pa­re­ce un tono un tan­to pa­té­ti­co el mío, al re­me­mo­rar es­tas épo­cas pe­ro hay un pun­to im­por­tan­te en es­to y es que se ha per­di­do la ca­li­dad a cam­bio de la por­ta­bi­li­dad. El nú­me­ro in­fi­ni­ti­vo de can­cio­nes al al­can­ce, que ya no re­quie­ren ni si­quie­ra de su com­pra, in­dis­cri­mi­na­da pi­ra­te­ría de dis­cos, co­pias fiel de la sa­la de cine ori­gi­nal, o bien, de los ex­ten­sos ser­vi­cios de strea­ming que otor­ga itu­nes, Net­flix, Hu­lu, Vudu y de­más ri­tua­les afro­an­ti­lla­nos. La TV pla­na y el te­lé­fono se tor­na­ron en las úni­cas pie­zas suel­tas y, si bien nos va, una ba­rra de so­ni­do con to­do y blue­tooth pa­ra que no me que­je de la po­ten­cia y ta­ma­ño de las bo­ci­nas de la TV. No sé, es co­mo una si­tua­ción un tan­to con­for­mis­ta, “pa­ra qué que­rer más o me­jor so­ni­do si con es­to es más que su­fi­cien­te”. Y, el ar­gu­men­to eco­nó­mi­co sur­ge de in­me­dia­to, pues no al­can­za pa­ra más, aun­que eso siem­pre ha exis­ti­do.

Pa­ra bien o pa­ra mal, el au­dio High End man­tie­ne las pie­zas suel­tas y las tor­na­me­sas, pream­pli­fi­ca­do­res, am­pli­fi­ca­do­res de po­der, al­ta­vo­ces, ca­bles y de­más pa­ra­fer­na­lia es­tán pa­ra los más exi­gen­tes y de am­plios bol­si­llos. Se dé bue­na fuen­te (usua­rios), les es com­pli­ca­do mu­chas ve­ces ma­ne­jar un sis­te­ma AV y las op­cio­nes es­té­reo sim­ples, son ca­da vez más es­ca­sas en ca­da mar­ca, ha­bien­do un só­lo mo­de­lo dis­po­ni­ble de ca­da ca­te­go­ría; tam­bién es­tá el mercado de equi­po vin­ta­ge o clá­si­cos, que pue­den te­ner bue­nas op­cio­nes a pre­cios mo­des­tos -y otros a pre­cios al­tos-, co­ti­za­dos y bien bus­ca­dos en al­gu­nos ca­sos. Aquí re­co­mien­do pru­den­cia y te­ner la opor­tu­ni­dad de ve­ri­fi­car el fun­cio­na­mien­to del equi­po pa­ra que no le den ga­to por lie­bre. La pie­za suel­ta de­man­da in­ter­co­nec­ti­vi­dad, prác­ti­ca­men­te sin lí­mi­tes en­tre mar­cas y mo­de­los, ele­gir la me­jor de su ca­te­go­ría, es­co­ger el me­jor desem­pe­ño po­si­ble acor­de a mi in­ver­sión, que se mez­cle, com­bi­ne con el en­torno de mi ho­gar de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca, su ope­ra­ción sea sen­ci­lla o com­pli­ca­da, es­té acor­de a mi per­so­na­li­dad pues ha­be­mos quie­nes nos gus­ta lo com­ple­jo; con un di­se­ño in­dus­trial atem­po­ral que no pa­se des­aper­ci­bi­do, que sea una in­ver­sión de vi­da e in­clu­so de he­ren­cia per­so­nal, que nos pro­por­cio­ne pla­cer, ra­tos de es­par­ci­mien­to y de reunión con la fa­mi­lia. Que­ri­dos lec­to­res, ¡eso es una pie­za suel­ta!

Y no es­toy ha­blan­do de las pie­zas fal­tan­tes de un rom­pe­ca­be­zas o los tor­ni­llos que le que­da­ron al me­cá­ni­co co­mo so­bran­tes. Pie­zas suel­tas era un tér­mino muy co­mún y co­rrien­te en el ar­got del au­dio en­tre los años se­sen­ta y prin­ci­pios de los años no­ven­ta pa­ra re­fe­rir­se a los dis­tin­tos ele­men­tos de un sis­te­ma o com­po­nen­te com­ple­to de au­dio y vi­deo in­clu­so. El de­no­mi­na­ti­vo de pie­za suel­ta obe­de­cía a los com­po­nen­tes que se ven­dían por se­pa­ra­do y no eran par­te de un sis­te­ma to­do-en-uno, que fue­ron muy po­pu­la­res, co­mo el con­jun­to de los ele­men­tos en un mis­mo equi­po o mo­du­lo o los sis­te­mas por se­pa­ra­do de una so­la mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.