KLIPSCH

ES­PÍ­RI­TU SIN COM­PRO­MI­SOS

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Des­de 1946, la es­pe­ran­za de es­cu­char me­jor. Fun­da­da en Ho­pe (Ar­kan­sas) ba­jo el nom­bre de Klipsch y Aso­cia­dos, es­ta com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na ha­ce so­nar or­gu­llo­sa­men­te sus al­ta­vo­ces por to­do el mun­do y hoy, des­de lue­go, mues­tra sus apor­tes al au­dio en el In­ter­net de las Co­sas. Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

His­tó­ri­co. En un prin­ci­pio, los par­lan­tes de Klipsch eran di­se­ña­dos con ba­se a los pro­to­ti­pos desa­rro­lla­dos por Bell Labs, que da­tan de los años trein­ta y pre­ten­dían brin­dar una res­pues­ta de fre­cuen­cia en­tre 30 Hz y 15 khz; pe­ro Paul ha­bía lle­ga­do más le­jos y cuan­do pre­sen­tó su ga­bi­ne­te He­resy, in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en un bes­tse­ller den­tro del ni­cho de re­fuer­zo so­no­ro pa­ra igle­sias. El mi­la­gro se ha­bía con­ce­di­do.

Im­pac­to en el mer­ca­do

El due­ño de la em­pre­sa de Ar­kan­sas bus­có pro­mo­ver el uso de ga­bi­ne­tes con trom­pe­ta o horn-loa­ded los cua­les, de­cía, re­du­ci­rían drás­ti­ca­men­te la dis­tor­sión; un fac­tor con­si­de­ra­do cru­cial a fi­na­les de los años cua­ren­ta.

El silencio es re­la­ti­vo. Los au­da­ces di­se­ños de Paul Wil­bur pre­sen­ta­ban un pa­trón de di­rec­cio­na­li­dad o ra­dia­ción muy con­tro­la­da, in­cre­men­tan­do la sen­si­bi­li­dad acús­ti­ca de los par­lan­tes. A su vez, las ca­jas de Klipsch ten­drían co­mo ideal otor­gar al es­cu­cha un al­to desem­pe­ño; in­clu­so ali­men­ta­dos por am­pli­fi­ca­do­res mo­des­tos o po­co po­ten­tes.

Uni­ver­so li­neal. El in­ge­nie­ro Klipsch se fi­ja­ría otra me­ta: sus al­ta­vo­ces ten­drían una res­pues­ta de fre­cuen­cia pla­na, lo que sig­ni­fi­ca­ba la au­sen­cia de én­fa­sis en to­nos gra­ves, me­dios o agu­dos. To­do, a con­se­cuen­cia de ba­sar sus pla­nes en la su­pe­rio­ri­dad acús­ti­ca de las trom­pe­tas; que en aquél tiem­po te­nían la ma­la repu­tación de co­lo­rear el so­ni­do y crear el efec­to de hon­ki­ness; se­me­jan­te de­cían, al cla­xon de un au­to­mó­vil.

Au­dio do­cu­men­ta­do

De he­cho, las cau­sas de es­ta co­lo­ra­tu­ra ac­tual­men­te se si­guen in­ves­ti­gan­do y, una de ellas, sue­le ser a con­se­cuen­cia de la vi­bra­ción del ma­te­rial mis­mo con que la trom­pe­ta es cons­trui­da. Los pri­me­ros di­se­ños de Klipsch pre­sen­ta­ban horns me­tá­li­cos y po­dían re­pro­du­cir un tim­bre más agu­do que los ca­jo­nes de la com­pe­ten­cia. Con el tiem­po, Paul se de­ci­dió por in­tro­du­cir trom­pe­tas com­pues­tas por fi­bra de vi­drio; las que pen­sa­ba, ali­ge­ra­rían el co­lor de las re­so­nan­cias ge­ne­ra­das por los horns me­tá­li­cos.

Otro avan­ce de Klipsch fue el des­cu­brir que al­gu­nas de las cau­sas de la lla­ma­da hon­ki­ness eran la re­fle­xión y las re­so­nan­cias producidas por una po­bre ex­pan­sión de las on­das acús­ti­cas pro­ve­nien­tes del dri­ver. Ade­más de es­te efec­to con­tra­pro­du­cen­te, las re­fle­xio­nes se trans­for­ma­ban en pi­cos y va­lles en la im­pe­dan­cia eléc­tri­ca; ge­ne­ran­do así pro­ble­mas en el sis­te­ma de cros­so­ver pa­si­vo. Du­ran­te la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta, en Klipsch era fre­cuen­te el uso de ma­de­ra en los horns de las fre­cuen­cias me­dias pe­ro no fue sino has­ta 1989 que la mar­ca in­cor­po­ró una trom­pe­ta con Trac­trix fla­re (o cur­va de fla­ma) la que se­ría más sen­si­ble que sus an­te­ce­so­ras por­que ten­dría la ca­pa­ci­dad de re­pro­du­cir las fre­cuen­cias me­dias con ma­yor fi­de­li­dad, re­crean­do un so­ni­do abier­to y con más ca­li­dez; en com­pa­ra­ción al de los pri­me­ros di­se­ños.

El le­ga­do

Paul Klipsch fue re­co­no­ci­do en 1978, al ser ga­lar­do­na­do por la So­cie­dad de In­ge­nie­ría de Au­dio. En 1997, fue ad­mi­ti­do en el Sa­lón de la Fa­ma de In­ge­nie­ría y Cien­cias. Ha­ce 13 años, en la reunión de la CES 2004, fue ins­ta­la­do en el Pa­si­llo de la Fa­ma de la Elec­tró­ni­ca de Con­su­mo.

Pau­la­ti­na­men­te, el fa­bri­can­te se ale­ja­ría de los vie­jos es­que­mas y con la fi­na­li­dad de in­yec­tar a la trom­pe­ta un so­ni­do más pu­ro, op­ta­ría por uti­li­zar en sus dia­frag­mas ma­te­ria­les no­ve­do­sos, có­mo lo son: el alu­mi­nio, el phe­no­lic (un ta­ble­ro com­pac­to de 13 mm de gro­sor, fa­bri­ca­do me­dian­te un la­mi­na­do de al­ta pre­sión con re­si­nas fe­nó­li­cas) o el po­de­ro­so ti­ta­nio.

Na­ci­da en 1999, la Se­rie de ga­bi­ne­tes acús­ti­cos Re­fe­ren­ce go­za de una só­li­da repu­tación; al com­bi­nar mano de obra pre­ci­sa con ma­te­ria­les de pri­me­ra ca­li­dad y tec­no­lo­gía de van­guar­dia. Es un he­cho que es­tos al­ta­vo­ces re­pro­du­cen mú­si­ca, o el sound­track de una pe­lí­cu­la, con po­ten­cia y rea­lis­mo inol­vi­da­ble.

Fla­man­tes due­ños

En enero de 2011, el im­pe­rio Voxx In­ter­na­tio­nal dio a co­no­cer un con­ve­nio en el que se acre­di­ta­ba la ane­xión de los te­rri­to­rios Klipsch, ac­tual­men­te ubi­ca­dos en In­dia­ná­po­lis; In­dia­na.

Es bri­llan­te. La lí­nea de al­ta­vo­ces Re­fe­ren­ce II en­car­na un ins­pi­ra­do di­se­ño in­dus­trial, avan­ces en in­ge­nie­ría acús­ti­ca, los mis­mos ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad que hi­cie­ron gran­de a la mar­ca y la in­ten­ción de ha­cer lle­gar a los oídos más exi­gen­tes el le­gen­da­rio So­ni­do Klipsch, a ta­ri­fas con­te­ni­das, de los mo­ni­to­res de re­pi­sa, el so­ni­do su­rround, los al­ta­vo­ces de sue­lo y efi­cien­tes al­ta­vo­ces cen­tra­les pa­ra ho­me thea­ter.

An­tes, el he­cho de com­prar ga­bi­ne­tes acús­ti­cos po­día ser in­ti­mi­dan­te; pe­ro no más: en la pá­gi­na web de klipsch.com se pue­de en­con­trar una sec­ción de Spea­ker Se­lec­tor; que lo ayu­da­rá a ele­gir el pro­duc­to ade­cua­do; se­gún su es­ti­lo de vi­da, es­pa­cio y ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res. Así sue­na el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.