Pick Up the Pie­ces. En la en­tre­ga com­ple­men­ta­ria so­bre tec­no­lo­gías analó­gi­cas lle­va­das a lo di­gi­tal, lo que se de­be con­si­de­rar en strea­ming.

En nues­tra pa­sa­da en­tre­ga co­men­té cier­tos tó­pi­cos so­bre el te­ma análo­go y el pa­sa­do por al­to de los pream­pli­fi­ca­do­res de phono; aho­ra ven­ti­la­ré as­pec­tos so­bre el do­mi­nio o di­gi­tal y el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner ner ca­li­dad en strea­ming de mú­si­ca y/o v

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - An­to­nio Le­go­rre­ta Por

El­flu jo­de da­tos, vía alám­bri­camb ri­ca o inalám­bri­ca de es­tos, sean n ar­chi­vos de cómpu­to co­mo pá­gi­nas en Word, Ex­cel, o en ex­ten­sio­nes de ar­chi­vo más pe­sa­das o gran­des co­mo un Po­wer Point o un plano en CAD, re­quie­ren de ma­yo­res ve­lo­ci­da­des de trans­fe­ren­cia, an­cho de ban­da o ser­vi­cios ti­po Drop­box, High­tail, Goo­gle dri­ve, et­cé­te­ra pa­ra com­par­tir ar­chi­vos de gran en­ver­ga­du­ra cu­ya trans­fe­ren­cia usual de­bía ser fí­si­ca pa­ra po­der com­par­tir­los. Si ha­bla­mos en par­ti­cu­lar de mú­si­ca o vi­deo, es­tos ya no se re­du­cen a ar­chi­vos ex ten­sión .mp3.m o MPEG- 2 res­pec­ti­va­men­te (por­po­cier­to,sa­bí an­queen abril 2233 de es­te año, elF­raun­ho fe­rGe­sell­sGes ells­chaf tI ns ti tu te y el pro­gra­ma de li­cen­cia mp3 a Tech­ni­co­lor se ter­mi­nó… mp3 es his­tor his­to­ria al ha­ber otros co­di­fi­ca­do­res y de­co­di­fi­ca­do­res más avan­za­dos) sino a otros que em­plean métodos no só­lo sin per­di­das, sino con ma­yor ca­li­dad tan­to en so­ni­do co­mo en ima­gen por lo que­de man­dan ser­vi­cios de pro­vee­dor es de in­ter­net con ma­yor ve­lo­ci­dad e in­fra­es­truc­tu­ra den­tro de las ca­sas pa­ra ga­ran­ti­zar más ca­pa­ci­dad en ma­ne­jo de da­tos.

Pa­ra po­der dis­fru­tar ser­vi­cios co­mo Tidal, Dee­zer, Qo­buz y de ma­ne­ra li­mi­ta­da en Spo­tify (aquí el en­fo­que en can­ti­dad, ar­tis­tas y, re­la­ti­va­men­te, al­gu­nos ar­chi­vos dis­po­ni­bles en FLAC), es im­por­tan­te sa­ber que los pri­me­ros tres ser­vi­cios ma­ne­jan VBR, o ta­sa de bits va­ria­ble, que es un mé­to­do de com­pre­sión que ob­tie­ne una ma­yor ca­li­dad de so­ni­do y/o ima­gen pe­ro con un ar­chi­vo de ta­ma­ño ra­zo­na­ble. Su­pon­ga­mos que te­ne­mos un silencio o so­ni­do de ba­jo ni­vel pro­lon­ga­do o imá­ge­nes de po­co mo­vi­mien­to, la asig­na­ción que le da­re­mos de in­for­ma­ción no re­que­ri­rá de ma­yor can­ti­dad de bits pa­ra co­di­fi­car­lo, pe­ro si te­ne­mos un pa­sa­je mu­si­cal com­ple­jo o con imá­ge­nes de mu­cha ac­ción y di­na­mis­mo, re­que­ri­rá de ma­yor can­ti­dad de bits pa­ra po­der­lo ma­ne­jar. Así que es­ta ta­sa de bits va­ria­ble de­pen­de­rá de la can­ti­dad de in­for­ma­ción o com­ple­ji­dad de la se­ñal pa­ra po­der ma­ni­pu­lar­lo. El otro mé­to­do em­plea­do es el DSD ( Di­rect Stream Di­gi­tal) o flu­jo di­gi­tal di­rec­to, que es una tec­no­lo­gía de au­dio que per­mi­ten el re­gis­tro y re­pro­duc­cion de se­ña­les di­gi­ta­les tal co­mo en los dis­cos SACD, só­lo que a dos ca­na­les ex­clu­si­va­men­te. Hay ser­vi­cios de com­pra de ar­chi­vos mu­si­ca­les que per­mi­ten se­lec­cio­nar si de­seas en tu mú­si­ca en VBR o DSD, co­mo

Hd­tracks, pri­mep­ho­nic, hdre­cor­dings (es­tos si­tios web son úni­ca­men­te pa­ra com­pra de mú­si­ca).

Pues na­da, has­ta aquí to­do es­tá muy bien pe­ro, ¿qué hay con el ma­ne­jo ade­cua­do, co­rrec­to de es­te ti­po de se­ña­les? Pa­ra es­to no es su­fi­cien­te el mo­dem/rou­ter pro­por­cio­na­do por Tel­mex, To­tal Play o Ax­tel, sino que se re­quie­re de al­go más y mar­cas co­mo Cis­co, Ubi­quity, Pac­ked­ge y Lu­xul pro­por­cio­nan de me­jor ma­ne­ra la in­ter­co­nec­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria de da­tos, pe­ro con al­gu­nas li­mi­tan­tes… na­die es per­fec­to. Pa­ra em­pe­zar, cier­ta­men­te de­be­mos acu­dir a con­tra­tar los ser­vi­cios de al­gún pro­vee­dor de ser­vi­cios de in­ter­net pa­ra te­ner la co­mu­ni­ca­ción ex­te­rior al mun­do o sea la WAN o red de am­plia área, la red fue­ra de ca­sa o del ne­go­cio -y don­de po­co te­ne­mos con­trol so­bre ella- y la LAN o red de ac­ce­so lo­cal, la red den­tro de nues­tra ca­sa o ne­go­cio so­bre la que sí po­de­mos te­ner con­trol. Hay cua­tro com­po­nen­tes bá­si­cos que hay que con­fi­gu­rar: la di­rec­ción de IP, la sub­net mask, el de­fault ga­te­way/ rou­ter y el ser­vi­dor DNS. Ca­da dis­po­si­ti­vo en la red de­be contar con una di­rec­ción úni­ca de IP (compu­tado­ras, im­pre­so­ras, Smart TVS, te­lé­fo­nos, ta­ble­tas, dis­po­si­ti­vos de con­trol, et­cé­te­ra); pues es és­ta la prin­ci­pal cau­sa de que los dis­po­si­ti­vos no se pue­dan co­mu­ni­car y sur­jan con­flic­tos al ha­ber dis­po­si­ti­vos que com­par­ten la mis­ma di­rec­ción de IP.

Un mé­to­do muy sen­ci­llo pa­ra es­ta­ble­cer una di­rec­ción de IP es em­plear el pro­to­co­lo de con­fi­gu­ra­ción di­ná­mi­co de hués­ped o DHCP en el clien­te o dis­po­si­ti­vo que ne­ce­si­te una di­rec­ción de IP. Es­to es útil al ma­ne­jar dis­po­si­ti­vos móviles co­mo te­lé­fo­nos o ta­ble­tas pues es­tos no es­tán per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos a la red y lo ha­cen de ma­ne­ra oca­sio­nal; los equi­pos cu­ya ins­ta­la­ción es per­ma­nen­te en ca­sa u ofi­ci­na re­quie­ren una IP es­tá­ti­ca o fi­ja, sien­do és­te un ajus­te de ma­ne­ra ma­nual. Es­to tam­bién in­clu­ye aque­llos equi­pos o dis­po­si­ti­vos que es­tén su­je­tos a un sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción y se re­quie­ra que su iden­ti­dad y di­rec­ción de IP sea fi­ja y es­ta­ble. Sue­na sen­ci­llo pe­ro hay que do­cu­men­tar qué dis­po­si­ti­vos es­ta­rán en el en­torno de red pa­ra seg­men­tar di­rec­cio­nes acor­des a los equi­pos (VPNS, swit­chers, cá­ma­ras por IP, ilu­mi­na­ción, sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción, di­rec­cio­nes di­ná­mi­cas, et­cé­te­ra).

Una vez que te­ne­mos nues­tro rou­ter con el ser­vi­cio de in­ter­net o WAN, co­nec­ta­re­mos un swit­cher que trans­fe­ri­rá los da­tos a la red de área lo­cal o LAN. Hay dos ti­pos de swit­chers, el que es plug&play, sin una di­rec­ción de IP, sin ges­tión al­gu­na y es un ca­ba­lli­to de ba­ta­lla bá­si­co; y el ges­tio­na­ble, en el cual se con­fi­gu­ra la in­ter­faz, mo­ni­to­reo, es­ta­dís­ti­cas, re­so­lu­ción de pro­ble­mas, ges­tión de re­des se­gu­ras pa­ra in­vi­ta­dos (VLANS), voz so­bre IP, prio­ri­da­des en la ca­li­dad del ser­vi­cio, re­dun­dan­cia en agre­ga­do de en­la­ces, POE o su­mi­nis­tro de ener­gía so­bre la red a cier­tos dis­po­si­ti­vos, in­ter­ca­lar tres o más swit­chers pa­ra crear ma­yor in­ter­co­nec­ti­vi­dad. Hay que com­pro­bar la ve­lo­ci­dad de in­ter­co­nec­ti­vi­dad, ob­via­men­te. Pa­ra es­te fin es po­si­ble em­plear cier­tas apli­ca­cio­nes co­mo la de www.speed­test.net o www.spea­keasy.net pa­ra ve­ri­fi­car es­te pa­rá­me­tro si es sa­tis­fac­to­rio o no. Es­ta me­di­ción va­ría si se rea­li­za por la ma­ña­na o por la tar­de y si es la co­nec­ti­vi­dad alám­bri­ca o inalám­bri­ca, pues no es igual la ve­lo­ci­dad de trans­fe­ren­cia de da­tos. Tam­bién es po­si­ble me­dir la ve­lo­ci­dad de la LAN con una apli­ca­ción lla­ma­da lperf co­de.goo­gle.com/p/xj­perf/ pa­ra Win­dows, Mac, Li­nux y

jes­terpm.net/down­loads.html pa­ra apli­ca­cio­nes Mac.

¿Qué pa­sa si mi ve­lo­ci­dad es ba­ja? En co­ne­xio­nes alám­bri­cas, ha­brá que sus­ti­tuir ca­blea­dos ma­los, puer­tos en el rou­ter o un swit­cher di­fe­ren­te, fa­llos en el hard­wa­re; en co­ne­xio­nes inalám­bri­cas, for­ta­le­za ba­ja en la se­ñal, in­ter­fe­ren­cia por RF, ca­pa­ci­dad de ve­lo­ci­dad en el pun­to de ac­ce­so y fa­llos en el hard­wa­re.

Es­ta fue una in­tro­duc­ción al mun­do de las re­des -y lo po­co sexy que es un swit­cher con puer­tos por en­fren­te o por de­trás (pa­ra equi­pos AV)- y su im­por­tan­cia vi­tal pa­ra ob­te­ner una red es­ta­ble que per­mi­ta un strea­ming sin in­te­rrup­cio­nes de mú­si­ca o vi­deo, con­trol uni­for­me en la áreas, roa­ming ho­mo­gé­neo al pa­sar de un lu­gar a otro en el ho­gar, co­ber­tu­ra con­sis­ten­te en ca­da cuar­to, ce­ro in­ter­fe­ren­cias o con­flic­tos en­tre dis­po­si­ti­vos pa­ra su co­mu­ni­ca­ción, así co­mo nu­las ra­bie­tas por­que la tec­no­lo­gía “se pon­ga de bue­nas a pri­me­ras quis­qui­llo­sa” en fun­cio­na­li­dad, ope­ra­ción y desem­pe­ño.

Pa­ra ce­rrar, mi fuer­te sugerencia, sin du­da es: con­sul­te a un in­te­gra­dor ex­per­to en re­des pa­ra su co­rrec­ta im­ple­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.