Hi Fi 2.0. ¡Có­mo he­mos cam­bia­do nues­tros há­bi­tos de es­cu­cha! Un re­cuen­to.

El Cuan­do año so­bre mun­do 2000, la con­ver­gen­cia, ini­cia­ba ha cam­bia­do te­nía­mos HO­ME:TECH mu­cho la du­dá­ba­mos preo­cu­pa­ción en en 17 pleno años. si la te­le­vi­sión la PC co­mo so­bre­vi­vi­ría co­ra­zón del a en­tre­te­ni­mien­to los em­ba­tes de en ca­sa. An­he­lá­ba­mos an­sios

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Eran bue­nos mo­men­tos pa­ra el desa­rro­llo de los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción y con­trol que aho­ra se han sim­pli­fi­ca­do y que hoy abar­can una can­ti­dad de so­lu­cio­nes que no po­día­mos pen­sar en aque­llos ini­cios del mi­le­nio.

Pre­va­le­cía la co­nec­ti­vi­dad analó­gi­ca y sin em­bar­go ya se veía la ava­lan­cha de la di­gi­ta­li­za­ción en to­dos los cam­pos. Re­cuer­do có­mo mi­rá­ba­mos asom­bra­dos las se­ña­les de prue­ba de HD en 720p y 1080i. Las te­le­vi­sio­nes iban de las 32” a las 50”. To­da­vía pu­di­mos ver asom­bro­sos ci­nes en ca­sa con pro­yec­to­res de 3 CRT.

En el año 2000 se­guía­mos dis­fru­tan­do de los DVD´S y le­jos se vis­lum­bra­ba la lle­ga­da de su sus­ti­tu­to, que apa­re­ce­ría has­ta 2006-2007: el Blu-ray se os­ten­ta­ría co­mo el for­ma­to de al­ta de­fi­ni­ción que pre­va­le­ce has­ta nues­tros días, no sin an­tes en­ta­blar una gue­rra con el fa­lli­do HD-DVD. Los au­dí­fo­nos ape­nas eran ac­ce­so­rios pa­ra unos cuan­tos afi­cio­na­dos. Hoy son una ne­ce­si­dad y el com­po­nen­te de es­ti­lo de vi­da que acom­pa­ña en to­do mo­men­to a los jó­ve­nes. Los hay de 10 dó­la­res y de 4000 dó­la­res.

Naps­ter era te­ma en bo­ca de to­dos. Ha­bía sur­gi­do en 1999 y en breve es­ta­ba po­nien­do de ca­be­za a la in­dus­tria mu­si­cal. Es­te ser­vi­cio per­mi­tía el in­ter­cam­bio de ar­chi­vos di­gi­ta­les en­tre dis­cos du­ros de dos o más per­so­nas co­nec­ta­das a in­ter­net no im­por­tan­do su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca. Es­to sig­ni­fi­ca­ba el nue­vo boom de la pi­ra­te­ría.

Que­ría­mos te­ner tien­das di­gi­ta­les pa­ra com­prar mú­si­ca le­gal. La op­ción ma­si­va lle­ga­ría en 2003 con itu­nes de Ap­ple que se apo­de­ró del nue­vo mer­ca­do. Lue­go en 2005 lle­ga­ría el ipod y sig­ni­fi­ca­ría el cam­bio más ra­di­cal en la his­to­ria del con­su­mo mu­si­cal.

Ya sa­bía­mos que to­do pa­sa­ría por in­ter­net y en aque­llos días su­fría­mos de un ser­vi­cio dial-up y ape­nas co­men­za­ban las co­ne­xio­nes de ban­da an­cha que ofre­cían 1 MB de ve­lo­ci­dad. Hoy po­de­mos te­ner 200 MB en for­ma­to si­mé­tri­co (de su­bi­da y ba­ja­da de da­tos). Y en otras la­ti­tu­des ya hay ser­vi­cios con 1 GB.

Las co­sas sí han cam­bia­do. Mu­chos nos de­ses­pe­rá­ba­mos por­que las nue­vas for­mas de en­tre­te­ni­mien­to so­lo su­ce­dían en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Le­jano Orien­te. En Mé­xi­co só­lo nos en­te­rá­ba­mos en los si­tios web. Hoy es­ta­mos muy cer­ca en ac­ce­so a pro­duc­tos, ser­vi­cios y pla­ta­for­mas.

Los smartp­ho­nes lle­ga­rían en 2005 y Ap­ple de nue­vo re­vo­lu­cio­na­ría la in­dus­tria con su ipho­ne has­ta 2007. En el 2000 éra­mos más inocen­tes, la PC era nues­tro uni­ver­so y de­pen­día­mos del MSN

Mes­sen­ger y del ICQ. Los te­lé­fo­nos móviles ser­vían pa­ra ha­blar y a ve­ces pa­ra man­dar al­gu­nos men­sa­jes de tex­to.

Por su­pues­to que exis­tían las vi­deo­con­fe­ren­cias, pe­ro eso era co­sa só­lo de gran­des em­pre­sas dis­pues­tas a gas­tar diez mil dó­la­res en hard­wa­re, con en­la­ces te­le­fó­ni­cos de­di­ca­dos por fi­bra óp­ti­ca. Hoy las co­ne­xio­nes ce­lu­la­res per­mi­ten in­clu­so vi­deo­lla­ma­das usan­do

Fa­ce­book Mes­sen­ger o Fa­ce­ti­me. Le­jos es­tá­ba­mos de eso.

En el 2000 ya ha­bía co­mu­ni­da­des y fo­ros de in­ter­net, pla­ta­for­mas an­te­ce­so­ras de las re­des so­cia­les que ven­drían a irrum­pir y a trans­for­mar nues­tras vi­das. Hoy pa­re­ce­mos ata­dos a Fa­ce­book, a Ins­ta­gram, a Twit­ter… Ya no di­ga­mos a What­sapp que nos tie­ne em­bo­ba­dos y ab­sor­tos.

En aque­llos años, la idea de au­dio mul­ti­room sig­ni­fi­ca­ba sis­te­mas analó­gi­cos ca­blea­dos de 4 y 6 zo­nas que re­que­rían mu­cho tra­ba­jo de ins­ta­la­ción, pues ade­más de las lar­gas ti­ra­das de ca­ble, eran ne­ce­sa­rios con­tro­les de vo­lu­men o te­cla­dos de con­trol a pa­red. So­nos cam­bió la his­to­ria en 2004 cuan­do pre­sen­tó su pro­to­ti­po Di­gi­tal Mu­sic

Sys­tem, un bund­le que pro­me­tía mul­ti­room inalám­bri­co. Esa mar­ca des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces, sor­pren­dió a las le­gen­da­rias mar­cas de au­dio que no su­pie­ron reac­cio­nar an­te el em­ba­te de So­nos. El res­to es his­to­ria, So­nos se po­si­cio­nó co­mo el es­tán­dar y lí­der en ese nue­vo seg­men­to de mer­ca­do. Li­be­rar­nos de los ca­bles siem­pre fue un sue­ño, un an­he­lo en esos ini­cios del nue­vo si­glo. Y hu­bo mu­chos ex­pe­ri­men­tos de di­ver­sas mar­cas pa­ra cons­truir “bo­ci­nas inalám­bri­cas”, en ese en­ton­ces ope­ra­ban en fre­cuen­cias de­ter­mi­na­das de las ban­das VHF y UHF, se ne­ce­si­ta­ba un in­ter­faz y al fi­nal eran in­ser­vi­bles: mu­cho rui­do, cons­tan­tes “caí­das” y ba­ja ca­li­dad de so­ni­do. Hoy en cam­bio, es­ta­mos inun­da­dos con bo­ci­nas inalám­bri­cas de to­dos los ta­ma­ños, for­mas y pre­cios. El Blue­tooth se con­vir­tió en la co­ne­xión fa­vo­ri­ta en­tre dis­po­si­ti­vos y equi­pos de so­ni­do.

Y sin que­rer que­rien­do hoy vi­vi­mos una nue­va eta­pa del so­ni­do mo­no­au­ral. Así es, la gran ma­yo­ría de la gen­te com­pra una bo­ci­na pa­ra dis­fru­tar su mú­si­ca en ca­sa y en reunio­nes. Una bo­ci­na que re­ci­be los ar­chi­vos de mú­si­ca MP3 y si­mi­la­res des­de un smartp­ho­ne. El so­ni­do es­té­reo, esa jo­ya que nos per­mi­te per­ci­bir un es­ce­na­rio so­no­ro com­ple­to y “so­li­do” a par­tir de dos bo­ci­nas se ha re­le­ga­do a unos po­cos en­tu­sias­tas del Hi­fi y a unos cuan­tos vie­jos que pen­sa­mos y sen­ti­mos que dos ca­jas acús­ti­cas ha­cen un tra­ba­jo in­com­pa­ra­ble a una pe­que­ña bo­ci­na.

Los DAC ´s ( Di­gi­tal Ana­log Con­ver­ter) tan famosos en la olea­da High End di­gi­tal en los años no­ven­ta, pa­sa­ron prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­dos en el año 2000, no hu­bo mu­chas no­ve­da­des ni desa­rro­llos, no has­ta ha­ce unos tres años que em­pe­zó la no­ve­dad del con­cep­to High Re­so­lu­tion Au­dio, que de­vino en un mon­tón de nue­vos dis­po­si­ti­vos con la ca­pa­ci­dad de so­por­tar for­ma­tos de au­dio su­pe­rio­res a lo que do­mi­nó en épo­ca re­cien­tes pa­sa­das, aho­ra es po­si­ble es­cu­char mú­si­ca con ma­yor ca­li­dad a par­tir de ar­chi­vos 24 bits 96 Khz y su­pe­rio­res; lás­ti­ma que el so­ni­do se re­pro­duz­ca en bo­ci­nas ta­ma­ño la­ta de re­fres­co. ¡Así no!

El vi­nil y el ca­se­te fue­ron par­te de mi tem­pra­na ju­ven­tud. Y con­se­guir dis­cos era la ta­rea más com­pli­ca­da. Ha­bía po­cas tien­das y con pre­cios exor­bi­tan­tes, ade­más de que el sur­ti­do era li­mi­ta­do. Mu­chas ve­ces ha­bía que re­cu­rrir a los ami­gos ri­cos que via­ja­ban al ex­tran­je­ro pa­ra en­car­gar­les esos dis­cos an­he­la­dos. O re­cu­rrir al true­que y lue­go ha­cer nues­tros pro­pios mix­ta­pes. Era di­ver­ti­do sin lu­gar a du­das, pe­ro era cos­to­so. Hoy día de un plu­ma­zo te­ne­mos to­da la mú­si­ca del pla­ne­ta a nues­tra dis­po­si­ción gra­cias a ser­vi­cios co­mo Spo­tify, Dee­zer o Ap­ple Mu­sic. Bas­ta te­clear nom­bre de can­ción, ál­bum o ar­tis­ta y en se­gun­dos te­ne­mos su dis­co­gra­fía en la pal­ma de nues­tra mano.

Ha­blan­do de ma­nos, ¿có­mo ol­vi­dar la Palm que en ese año 2000 era una sen­sa­ción co­mo el asis­ten­te per­so­nal di­gi­tal? Hoy las com­pras on­li­ne son de lo más co­mún. Y en el año 2000 ya exis­tía el mo­de­lo de ne­go­cio de Ama­zon, en ese mo­men­to co­mo una gran li­bre­ría y con cien­tos de mi­les de tí­tu­los en mú­si­ca. En 2017 el co­mer­cio elec­tró­ni­co es im­pla­ca­ble con ser­vi­cios co­mo

Mer­ca­do Li­bre, E-bay, Ali­ba­ba y el mis­mo Ama­zon que es un gi­gan­te de los ne­go­cios.

Hoy te­ne­mos te­le­vi­sio­nes con re­so­lu­ción 4K, con al­gu­nos po­cos con­te­ni­dos en esa ca­li­dad, pe­ro la ten­den­cia va a más y más re­so­lu­ción, ma­yor con­tras­te di­ná­mi­co. Vi­vi­mos pe­ga­dos a Net­flix con con­te­ni­dos de al­tí­si­ma ca­li­dad, al­go de lo que nos que­já­ba­mos amar­ga­men­te en los ini­cios del mi­le­nio (“¿pa­ra que que­ría­mos HD si lo úni­co dis­po­ni­ble eran las te­le­no­ve­las de Te­le­vi­sa?”) .

Las te­le­vi­sio­nes han cre­ci­do y hoy una TV de 50” se con­si­de­ra “chi­ca”, los es­pec­ta­do­res quie­ren 65, 75 o 90” en su sa­la.

Po­dría se­guir lar­go y ten­di­do re­cor­dan­do lo que fue y lo que no pa­só; nues­tros sue­ños hú­me­dos res­pec­to a la tec­no­lo­gía. Pe­ro a la dis­tan­cia po­dría de­cir que 17 años des­pués, la tec­no­lo­gía y el en­tre­te­ni­mien­to “nos cum­plie­ron”. Su­pe­raron nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y gra­cias a la glo­ba­li­dad, Mé­xi­co vi­ve la in­me­dia­tez del desa­rro­llo de pla­ta­for­mas, tec­no­lo­gías, ser­vi­cios y gad­gets.

¡Ben­di­to el tiem­po que nos to­có vi­vir!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.