Ver­de y Sus­ten­ta­ble. Xi­xim Uni­que Ma­yan Ho­tel, pa­ra­ís sus­ten­ta­ble me­xi­cano.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Pé­rez de la Fuen­te

Co­mo bien sa­be­mos, pa­ra to­dos los se­gui­do­res del mun­do sus­ten­ta­ble es de vi­tal im­por­tan­cia ser con­gruen­tes con los va­lo­res de res­pe­to al am­bien­te y la na­tu­ra­le­za en ca­da ac­ti­vi­dad que rea­li­zan. No es só­lo una cues­tión de mo­da o mo­men­tá­nea, los aman­tes del mun­do Green, bus­can op­cio­nes que pue­dan da­ñar me­nos al eco­sis­te­ma en cual­quier área de su co­ti­dia­nei­dad, aún cuan­do se tra­te de to­mar un des­can­so y re­la­jar­se por unos días. Mu­chas ve­ces ima­gi­na­mos que paí­ses co­mo No­rue­ga, Ca­na­dá o paí­ses desa­rro­lla­dos po­drían ofre­cer­nos el me­jor es­ce­na­rio pa­ra unas va­ca­cio­nes eco­ló­gi­cas, sin em­bar­go, no hay na­da que los me­xi­ca­nos ten­ga­mos que en­vi­diar al ex­tran­je­ro. Nues­tro país go­za de una di­ver­si­dad am­bien­tal úni­ca en el pla­ne­ta y, por su­pues­to, hay em­pre­sa­rios preo­cu­pa­dos por man­te­ner la fau­na y la flo­ra in­tac­ta, al mis­mo tiem­po que ofre­cen ho­te­les su­bli­mes pa­ra el tu­ris­mo sos­te­ni­ble.

Un ejem­plo de lo an­te­rior es Xi­xim Uni­que Ma­yan Ho­tel, el cual se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de Ce­les­tún. Di­cho si­tio se ubi­ca en la desem­bo­ca­du­ra de la cuen­ca de agua sub­te­rrá­nea más im­por­tan­te de Yu­ca­tán, que coin­ci­de con el ani­llo de ce­no­tes y con el Río La­gar­tos. Es­tá den­tro del co­rre­dor cos­te­ro de hu­me­da­les con la me­jor con­ser­va­ción de la par­te oc­ci­den­tal de la península yu­ca­te­ca- co­mo bien lo men­cio­na el si­tio www.mun­do­ma­ya.tra­vel, “es una de las re­ser­vas con ma­yor ri­que­za de es­pe­cies y eco­sis­te­mas in­ter­de­pen­dien­tes, a sa­ber, man­gla­res, du­nas, pe­te­nes, sel­va ba­ja y pas­ti­za­les”. Ba­jo la pre­mi­sa de pro­te­ger los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos del pa­tri­mo­nio na­tu­ral, se ha pues­to es­pe­cial cui­da­do en la con­ser­va­ción de es­te há­bi­tat. Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de la re­ser­va es la ob­ser­va­ción de aves ya que Río Ce­les­tún es uno de los prin­ci­pa­les si­tios pa­ra el des­can­so, la ali­men­ta­ción y re­pro­duc­ción de una gran va­rie­dad de es­pe­cies mi­gra­to­rias, es­pe­cial­men­te del fla­men­co ro­sa­do. Aquí se han con­ta­do 300 es­pe­cies de aves, tan­to de bos­que co­mo car­pin­te­ros, co­li­bríes y mot­mots, ade­más de aves acuá­ti­cas: fra­ga­tas, gar­zas, pa­tos –en­tre otros- y el fla­men­co ro­sa­do.

Xi­xim es el rincón ideal pa­ra los via­je­ros eco­ló­gi­cos, un si­tio don­de abun­da la se­re­ni­dad to­tal, don­de se pue­de des­per­tar prác­ti­ca­men­te so­bre la are­na, con el so­ni­do de las olas del mar ar­mo­ni­za­do con el can­to de las aves, pe­ro den­tro de una ha­bi­ta­ción idí­li­ca y sun­tuo­sa, na­tu­ral­men­te ilu­mi­na­da; es un sue­ño po­si­ble de al­can­zar, un paraíso don­de la na­tu­ra­le­za abun­da y se im­po­ne en la Península de Yu­ca­tán. Ima­gi­na una fres­ca ha­bi­ta­ción con man­tras y mo­ti­vos na­tu­ra­les, con un de­li­cio­so ca­fé con pan ar­te­sa­nal a tu ha­bi­ta­ción, sin im­por­tu­nar tu des­can­so, cuen­ta con una re­ga­de­ra di­se­ña­da pa­ra ti que te brin­da­rá la sen­sa­ción de es­tar to­man­do un ba­ño al ai­re li­bre, y de en­can­tar tu camino con sen­de­ros in­ter­pre­ta­ti­vos pa­ra re­ci­bir tu lle­ga­da des­de una ha­ma­ca des­de la cual se ob­ser­va el Gol­fo de Mé­xi­co con su olea­je en cal­ma y el vue­lo de al­gu­na de las 260 aves que ha­bi­tan en Xi­xim, o bien el co­rrer de un travieso ma­pa­che y, por si es­to fue­ra po­co, contar con una vas­ta can­ti­dad de op­cio­nes re­crea­ti­vas en la na­tu­ra­le­za, pa­ra cuan­do creas que ha si­do ya de­ma­sia­da paz y silencio.

Ade­más del am­bien­te na­tu­ral a ca­da pa­so, Xi­xim brin­da ame­ni­da­des com­ple­men­ta­rias co­mo una biblioteca mul­ti­lin­güe, un pa­be­llón gi­gan­tes­co per­fec­to pa­ra prac­ti­car yo­ga, un es­pa­cio de bie­nes­tar pa­ra re­ci­bir ma­sa­jes re­la­jan­tes y pre­miar­se con un ju­go na­tu­ral de com­bi­na­cio­nes ex­cén­tri­cas y cu­ra­ti­vas, pe­ro lo me­jor, es su co­ci­na, ba­sa­da en in­gre­dien­tes de la re­gión mi­nu­cio­sa­men­te se­lec­cio­na­dos pa­ra lle­var has­ta la me­sa los sa­bo­res más re­pre­sen­ta­ti­vos de la gas­tro­no­mía yu­ca­te­ca, a los que se ad­hie­ren crea­cio­nes fu­sión y un sor­pren­den­te me­nú ve­ge­ta­riano.

Y, ¿si te al­can­za el pen­sa­mien­to y quie­res man­dar un mail? Siem­pre evi­tan­do en la ma­ne­ra de lo po­si­ble trans­gre­dir el me­dio am­bien­te, en Xi­xim uno se des­co­nec­ta, pe­ro en el mo­men­to en que lo re­quie­ras pue­des re­gre­sar a la reali­dad pa­ra te­ner ac­ce­so al te­lé­fono, al in­ter­net inalám­bri­co o a la te­le­vi­sión si así lo de­seas; to­do es­tá di­se­ña­do pa­ra adap­tar­se a tus ne­ce­si­da­des, sus ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, sus pa­be­llo­nes ade­cua­dos pa­ra reunio­nes, even­tos e in­cen­ti­vos, o el gim­na­sio, equi­pa­do pa­ra un ade­cua­do en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar. Pe­ro no só­lo eso es tec­no­lo­gía en Xi­xim, un sis­te­ma de ven­ti­la­ción cru­za­da en las ha­bi­ta­cio­nes, tec­no­lo­gía ma­ya en las pa­la­pas, re­ci­cla­je de ba­su­ra, un sis­te­ma de po­ta­bi­li­za­ción y re­ci­cla­je del agua, ade­más del com­ple­jo Sis­te­ma In­te­gral de Re­ci­cla­je de Desechos Or­gá­ni­cos, en­tre mu­chas otras me­di­das, son par­te de las apor­ta­cio­nes de Xi­xim al me­dio am­bien­te, ba­san­do su di­se­ño en un con­cep­to eco­ló­gi­co au­to­sus­ten­ta­ble, y evi­tan­do rom­per el equi­li­brio del en­torno.

Cuan­do se tu­vo su­fi­cien­te tiem­po pa­ra es­tar en cal­ma, leer, pen­sar, es­cri­bir o me­di­tar, Xi­xim te ten­drá re­ser­va­das dis­tin­tas sor­pre­sas que van des­de jue­gos de me­sa pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia, una tien­da-mu­seo en la que le sor­pren­de­rán las más di­mi­nu­tas es­pe­cies del reino ani­mal, has­ta in­creí­bles ex­cur­sio­nes pa­ra dis­fru­tar de la ri­que­za que la na­tu­ra­le­za tie­ne tam­bién en los al­re­de­do­res del si­tio. Pue­des to­mar li­bre­men­te una bi­ci­cle­ta pa­ra aven­tu­rar­se por los cir­cui­tos ale­da­ños, o pre­fe­rir un ka­yak pa­ra ju­gar en el mar, apren­der de bo­tá­ni­ca en los sen­de­ros in­ter­pre­ta­ti­vos, o de eco­tec­nías, ha­cien­do un pa­seo “de­trás de cá­ma­ras”, to­mar una cla­se de co­ci­na, pa­sar una di­ver­ti­da tar­de de pe­lí­cu­las, vi­si­tar el fa­ro o las sa­li­nas, o ir más allá, a rea­li­zar un sa­fa­ri noc­turno bus­can­do ob­ser­var co­co­dri­los en su há­bi­tat, prac­ti­car la pes­ca, ob­ser­var to­do ti­po de aves, dar­se un cha­pu­zón en los pe­te­nes, vi­si­tar la zo­na ar­queo­ló­gi­cas de Ux­mal o las pre­cio­sas ha­cien­das yu­ca­te­cas, in­tro­du­cir­se en las cue­vas de Cal­ceh­tok o fo­to­gra­fiar los ce­no­tes de la re­gión.

Con 32 lu­jo­sos y con­for­ta­bles bun­ga­lows, es­ta pro­pie­dad se ha con­ver­ti­do en uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de la Península de Yu­ca­tán des­de 1996 cuan­do su di­rec­to­ra, la se­ño­ra Ve­re­na

Ger­ber, pen­só en un pro­yec­to au­to­sus­ten­ta­ble que brin­da­ra a sus hués­pe­des una ex­pe­rien­cia úni­ca de in­ter­ac­ción con la na­tu­ra­le­za le­jos de las gran­des urbes. Sus bun­ga­lows, to­dos sui­tes, fue­ron ins­pi­ra­dos en una an­ti­gua al­dea ma­ya, con al­tos te­chos de pal­ma y pen­sa­dos es­tra­té­gi­ca­men­te pa­ra que al me­nos un se­sen­ta por cien­to de los ma­te­ria­les utilizados en su cons­truc­ción fue­ran re­ci­cla­bles. El equi­li­brio en­tre la cons­truc­ción y la na­tu­ra­le­za es to­tal, ya que só­lo se per­mi­te la cons­truc­ción de una ha­bi­ta­ción por hec­tá­rea, con lo que se pre­ser­van 530 hec­tá­reas y cin­co ki­ló­me­tros de pla­ya li­neal.

En Xi­xim se con­vi­ve con el me­dio am­bien­te y la na­tu­ra­le­za al evi­tar, en lo po­si­ble, un im­pac­to ne­ga­ti­vo. Así, to­das las aguas se re­ci­clan; las aguas gri­ses de las re­ga­de­ras y la­va­bos flu­yen a fil­tros bio­ló­gi­cos con an­tra­ci­ta y bac­te­rias, y el agua ya fil­tra­da se uti­li­za pa­ra re­gar los jar­di­nes. Las aguas ne­gras van a un Sis­te­ma In­te­gral de Re­ci­cla­je de Desechos Or­gá­ni­cos (S.I.R.D.O) don­de se se­di­men­tan y son uti­li­za­das co­mo inócu­lo pa­ra la com­pos­ta.

En el Ho­tel Xi­xim, el hués­ped apren­de a con­vi­vir con la flo­ra y fau­na del lu­gar. En lo po­si­ble se res­pe­ta to­da vi­da ani­mal y ve­ge­tal in­clu­so de los va­ria­dos in­sec­tos, rep­ti­les y ma­mí­fe­ros que pue­dan re­sul­tar in­ti­mi­dan­tes. El per­so­nal del ho­tel es­tá de­bi­da­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra cap­tu­rar y re­ubi­car, sin da­ñar a cual­quier es­pe­cie en­con­tra­da. Den­tro de la pro­pie­dad se pue­den re­co­rrer va­rios sen­de­ros in­ter­pre­ta­ti­vos en don­de se ob­ser­van gran va­rie­dad de flores y aves en­dé­mi­cas. El mar, tran­qui­lo y po­co pro­fun­do, es ho­gar de una abun­dan­te vi­da acuá­ti­ca. No hay que sor­pren­der­se si en al­gún re­co­rri­do una tor­tu­ga lle­ga a tie­rra pa­ra ani­dar en las pla­yas del ho­tel.

Hoy día Xi­xim cu­bre las ne­ce­si­da­des del via­je­ro sus­ten­ta­ble, aquél que bus­ca lu­ga­res aco­ge­do­res en es­tre­cho con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.