En De­ta­lle. Bo­ci­na inalám­bri­ca Bang & Oluf­sen Beo­play A6.

Bang & Oluf­sen es una mar­ca as­pi­ra­cio­nal. Des­de lue­go que al oír su nom­bre sa­bes que es­tás fren­te a pro­duc­tos de al­to pre­cio y tam­bién de un di­se­ño ex­qui­si­to e inigualable. Es­ta vez tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de es­cu­char lar­go y ten­di­do una de sus crea­cio­nes

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Bang & Oluf­sen ha for­ja­do un con­cep­to de mar­ca a lo lar­go de dé­ca­das (fue fun­da­da en Struer, Di­na­mar­ca en 1925): el di­se­ño an­te to­do. Sus crea­cio­nes han enamo­ra­do a mi­llo­nes de con­su­mi­do­res al­re­de­dor del mun­do. Son pro­duc­tos her­mo­sos, fun­cio­na­les y vi­sual­men­te muy ade­lan­ta­dos a su épo­ca. ¿Y su ca­li­dad de so­ni­do? Sim­ple­men­te irre­pro­cha­ble.

Por su­pues­to, los au­dió­fi­los y los crí­ti­cos más re­cal­ci­tran­tes no le dan el re­co­no­ci­mien­to que me­re­ce por­que los ca­li­fi­can co­mo pro­duc­tos “ca­ros” y que no cum­plen con la ten­den­cia pu­ris­ta que “exi­ge” el High End. No creo que a la mar­ca le preo­cu­pe ese seg­men­to de mer­ca­do.

Pro­ba­ble­men­te sea la fir­ma que más em­pe­ño ha pues­to en el di­se­ño in­dus­trial. No so­lo se han alia­do con los me­jo­res des­pa­chos crea­ti­vos de Es­can­di­na­via, sino que han for­ja­do una es­cue­la de di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les cu­yo ob­je­ti­vo es la con­cep­ción de ob­je­tos be­llos pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to au­dio­vi­sual.

Sien­do la be­lle­za un fac­tor fun­da­men­tal, Bang & Oluf­sen ha im­pul­sa­do su mar­ca Beo­play con pro­duc­tos en­fo­ca­dos al en­tre­na­mien­to per­so­nal, por­tá­til y en strea­ming. Los da­ne­ses se die­ron el lu­jo de crear un con­cep­to aún más lú­di­co. Su mo­jo es: Ma­ke Beau­ti­ful Mu­sic.

B&O Play A6

Na­die pue­de ne­gar que So­nos fue la mar­ca que creó la ca­te­go­ría de sis­te­mas mul­ti­room inalám­bri­cos y que si­gue sien­do el lí­der. Sin em­bar­go mu­chas em­pre­sas han apos­ta­do por desa­rro­llos pro­pios tra­tan­do de in­te­grar tec­no­lo­gías y di­se­ños di­fe­ren­tes a es­ta idea de te­ner mú­si­ca en to­da la ca­sa.

Beo­play lo ha he­cho de ma­ne­ra con­sis­ten­te ya des­de años atrás. Ha­cien­do uso de di­ver­sas tec­no­lo­gías inalám­bri­cas, hoy día tie­ne una am­plia ga­ma de bo­ci­nas en va­rios ta­ma­ños y con apli­ca­cio­nes pa­ra es­pa­cios de­fi­ni­dos.

La Beo­play A6 es una bo­ci­na con un look mo­derno (¿po­día ser de otra ma­ne­ra?) con for­mas y aca­ba­dos que no se pa­re­cen a nin­gu­na otra ca­ja acús­ti­ca que ha­ya­mos vis­to. Es ex­cep­cio­nal­men­te her­mo­sa. Por prin­ci­pio de cuen­tas acla­re­mos que se tra­ta de una bo­ci­na gran­de (tal vez las fo­tos engañen) pe­ro mi­de 536 x 298 x 144mm (an­cho, al­to, pro­fun­do). Só­lo pa­ra com­pa­rar, la Play5 de So­nos mi­de 203 x 364 x 154 mm y ya es con­si­de­ra­da una ca­ja gran­de.

In­ter­na­men­te po­see dos woo­fers de 5.5”, dos twee­ters de ¾” y un dri­ver de ran­go com­ple­to de 1.5” que cu­rio­sa­men­te tie­ne ra­dia­ción tra­se­ra. Es­tos cin­co com­po­nen­tes son ali­men­ta­dos por cin­co am­pli­fi­ca­do­res di­gi­ta­les (2 x 60 watts pa­ra los woo­fers, 2 x 30 watts pa­ra los twee­ters y 1 x 60 watts pa­ra la bo­ci­na full-range). Se tra­ta de un ga­bi­ne­te ce­rra­do fa­bri­ca­do en plás­ti­co ABS de so­ber­bia ri­gi­dez. Cues­ta 23,750 pe­sos y se ven­de a tra­vés de las tien­das Bang & Oluf­sen y en el por­tal el lí­nea https://bang-oluf­sen-me­xi­co.com/

Lo in­tere­san­te pro­pia­men­te es la for­ma de la bo­ci­na ¿pa­re­ce una al­moha­da? ¿un bu­me­rán? A de­cir de Bang & Oluf­sen sus par­ti­cu­la­res for­mas cur­vas au­na­das a un re­fi­na­do pro­ce­sa­mien­to DSP ase­gu­ran un so­ni­do de ca­li­dad Hi­fi con enor­me es­ce­na­rio so­no­ro, no im­por­tan­do en don­de sea ubi­ca­da la bo­ci­na.

Ca­be aco­tar que el di­se­ño es de Ja­kob Wag­ner, crea­ti­vo da­nés ga­na­dor de nu­me­ro­sos pre­mios: “De una ma­ne­ra que he di­se­ña­do Beo­play A6 de la mis­ma ma­ne­ra que di­se­ña­ría un mue­ble, sin em­bar­go aquí la for­ma si­gue el so­ni­do y la in­ter­ac­ción. Su for­ma in­tui­ti­va y sor­pren­den­te siem­pre “jue­ga con­ti­go” no im­por­ta don­de es­tés y ge­ne­ra una re­la­ción mu­cho más ín­ti­ma de lo que nor­mal­men­te se ob­ten­dría de un sis­te­ma de mú­si­ca con­ven­cio­nal.

Beo­play A6 pue­de com­bi­nar­se con gra­cia con ca­si cual­quier in­te­rior, pe­ro se des­ta­can con su ca­rác­ter dis­tin­ti­vo. No im­por­ta si lo co­lo­cas li­bre­men­te, en una es­qui­na o en la pa­red se con­ver­ti­rá en el cen­tro de la in­ter­ac­ció­nin­te­rac­ció so­cial co­mo una ro­co­la con­tem­po­rá­nea”. Co­mo era de es­pe­rar­se en es­tos tiem­pos, to­do el con­trol y ma­ne­jo de la Beo­play A6 es a tra­vés de una app pa­ra móviles ( Beo­play App o Bang & Oluf­sen App), aun­que tam­bién ofre­ce una in­ter­faz tác­til en la par­te su­pe­rior que ope­ra al to­que o des­li­za­mien­to de los de­dos so­bre ella.

En la par­te ba­ja tie­ne una ta­pa plás­ti­ca que es­con­de el ca­ble de co­rrien­te AC, un puer­to USB pa­ra ser­vi­cio, una to­ma analó­gi­ca au­xi­liar pa­ra mi­ni­jack de ”, la co­ne­xión Et­her­net y el ajus­te ma­nual de un switch de 3 po­si­cio­nes pa­ra ele­gir de­pen­dien­do de la ubi­ca­ción de la bo­ci­na: free (so­bre un mue­ble), pa­red o es­qui­na. La Beo­play es blan­ca y se en­tre­ga con una cu­bier­ta de la­na co­lor gris. Por se­pa­ra­do se ven­den otras cu­bier­tas de co­lo­res que po­drían ha­cer jue­go con la de­co­ra­ción de un ho­gar: gris os­cu­ro, ro­sa-ro­jo os­cu­ro, azul os­cu­ro. Tie­ne una aga­rra­de­ra que per­mi­te mo­ver­la con fa­ci­li­dad. Tam­bién co­mo ac­ce­so­rios se ven­den los so­por­tes de pa­red y de pi­so.

El te­ji­do he­cho a me­di­da en la cu­bier­ta es el re­sul­ta­do de una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con Kva­drat, uno de los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes eu­ro­peos de tex­ti­les de di­se­ño. El de­li­ca­do te­ji­do de so­fis­ti­ca­dos hi­los mul­ti­co­lo­res pro­por­cio­na tan­to trans­pa­ren­cia acús­ti­ca co­mo un as­pec­to vi­sual de im­pac­to.

En cuan­to a co­nec­ti­vi­dad, na­da que re­pro­char: Wifi (2.4 y 5 GHZ), Ap­ple Air­play, Blue­tooth 4.0 y DLNA Wi­re­less, ade­más de la ya men­cio­na­da co­ne­xión ca­blea­da pa­ra re­des por Et­her­net. Ní­ti­da­men­te se co­nec­ta a ser­vi­cios de mú­si­ca ba­jo de­man­da co­mo Spo­tify, Dee­zer ya Tu­nein Ra­dio.

So­por­ta los for­ma­tos más po­pu­la­res co­mo MP3, AAC,

WMA, ALAC, FLAC, WAV, in­clu­so ar­chi­vos de al­ta re­so­lu­ción 24/192 khz (en el ca­so de ja­lar ar­chi­vos des­de un dis­co du­ro, un NAS o una lap­top). Re­cor­de­mos que por ejem­plo en el ca­so de itu­nes y por en­de de Air­play los ar­chi­vos es­tán li­mi­ta­dos a 16 bits / 44.1 khz.

Beo­play A6 ade­más se pue­de unir al eco­sis­te­ma de au­dio mul­ti­zo­na de B&O de­no­mi­na­do Beo­link Mul­ti­room, que per­mi­te en­la­zar di­ver­sas bo­ci­nas Beo­play en va­rias ha­bi­ta­cio­nes so­nan­do la mis­ma o di­fe­ren­te can­ción, pa­ra ello uti­li­za la red Wifi.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Las pue­de es­cu­char gra­cias a que un ami­go re­cién las com­pró. Pa­ra oír la Beo­play A6 co­nec­té la red Et­her­net des­de el rou­ter, de es­ta ma­ne­ra se mi­ni­mi­zan las po­si­bles fa­llas por dis­mi­nu­ción en an­cho de ban­da y por en­de se eli­mi­nan las mo­les­tas des­co­ne­xio­nes tan co­mu­nes en Wifi. Así con el Beo­play 6, vía la app pa­ra IOS pu­de

ja­lar ar­chi­vos de mi biblioteca mu­si­cal (la gran ma­yo­ría en ALAC).

La mú­si­ca de ai ku­wa­ba­ra trio en el dis­co Lo­ve The­me re­sul­ta con una cla­ri­dad muy agra­da­ble, el piano de­ve­la un cuer­po que se per­ci­be mu­cho ma­yor que lo que el ta­ma­ño de la bo­ci­na de­ter­mi­na, el ba­jo por su la­do se es­cu­cha cá­li­do y con­sis­ten­te. Jazz en su má­xi­ma ex­pre­sión in­ter­pre­ta­do por jo­ven­ci­tos ja­po­ne­ses.

Lue­go es­cu­ché un po­co de Count Ba­sie y One

O´clock Boo­gie es una bue­na de­mos­tra­ción que es­tas B&O tie­nen bue­na ex­ten­sión en agu­dos, con sua­vi­dad y sin es­tri­den­cias. La am­plí­si­ma dis­per­sión de las Beo­play 6 es re­sul­ta­do del aco­mo­do de sus dri­vers, lo que en­tre­ga un cam­po so­no­ro más gran­de de lo ima­gi­na­do, es­to se pue­de com­pro­bar en ma­te­ria­les co­mo The Doors 50th An­ni­ver­sary

Edi­tion, don­de el so­ni­do es real­men­te di­ná­mi­co y con gran aper­tu­ra en los la­te­ra­les.

De he­cho una par­te de ese tra­ba­jo de sounds­ta­ge lo pro­du­ce el dri­ver tra­se­ro que esen­cial­men­te pro­du­ce re­fle­xio­nes pa­ra “agran­dar” el so­ni­do.

Don­de las Beo­play A6 me con­ven­cie­ron fue con The Nighftly de Do­nald

Fa­gen: la voz, el ba­jo, ór­gano y sin­te­ti­za­dor y to­dos los me­ta­les (cor­te­sía de los her­ma­nos Brec­ker) se es­cu­chan ex­qui­si­tos.

Lue­go me in­mis­cuí en mi Spo­tify (for­ma­to Ogg Wor­bis 320 kbps en la mo­da­li­dad Pre­mium) pa­ra dar rien­da suel­ta al strea­ming más pro­mis­cuo: Ma­nu Di­ban­go, Ser­gio Men­des, Ste­reo­lab, Ja­ke Bugg, Cur­tis May­field, Se­ñor Co­co­nut, Ce­sa­ria Evo­ra, Ro­dri­go y Gabriela, Bri­git­te Bar­dot, la So­no­ra Pon­ce­ña, Ru­bén Bla­des y más. La go­za­de­ra pues.

Del so­ni­do no hay que­ja, sin em­bar­go la app Beo­play re­sul­ta bá­si­ca, de di­se­ño muy sim­ple (has­ta abu­rri­do vi­sual­men­te) y un tan­to len­ta. La ver­dad es que des­de ha­ce mu­cho pre­fie­ro usar Spo­tify Con­nect de tal ma­ne­ra que no ten­go que tra­tar de apren­der “nue­vas apps”.

Fi­nal­men­te, es­cu­ché un po­co de ma­te­rial a tra­vés de la co­ne­xión bá­si­ca con Blue­tooth. Pa­ra ore­jas crí­ti­cas por su­pues­to que hay un “ba­jón” en la ca­li­dad del so­ni­do. No es cul­pa de la A6, sim­ple­men­te el es­ce­na­rio se com­pri­me, los ins­tru­men­tos adel­ga­zan y ya no hay ese cuer­po y esa “mu­si­ca­li­dad” que tan­to me agra­dó “ja­lan­do” ar­chi­vos ALAC des­de mi dis­co du­ro. Sin em­bar­go, el Blue­tooth fun­cio­na bien, sin pro­ble­mas mien­tras no nos ale­je­mos más de 5 me­tros y no ha­ya “pa­re­des du­ras” que es­tor­ben.

No tu­ve otra bo­ci­na B&O pa­ra ha­cer la prue­ba mul­ti­room, pe­ro de­be fun­cio­nar de ma­ne­ra con­sis­ten­te de acuer­do a las opi­nio­nes de al­gu­nos usua­rios en los fo­ros so­bre Bang & Oluf­sen.

Con­clu­sión

Es be­llí­si­ma y sue­na im­pe­ca­ble. Su so­ni­do su­pera sin du­dar­lo a la gran ma­yo­ría de las bo­ci­nas de es­ta ca­te­go­ría.

Por su­pues­to que hay un pre­cio por pa­gar. Cues­ta 23,750 pe­sos (ca­si el do­ble que una Play5 de So­nos). ¿Se jus­ti­fi­ca o no? Es evi­den­te que cuan­do ha­bla­mos de Bang & Oluf­sen no es­ta­re­mos bus­can­do una re­la­ción ca­li­dad­pre­cio. Los pro­duc­tos da­ne­ses cues­tan lo que va­len por su di­se­ño, por su be­lle­za, por su atem­po­ra­li­dad, por una in­ge­nie­ría de al­tos vue­los.

Si us­ted es de los que com­pran ba­jo aná­li­sis ce­re­bral y com­pa­ra­ti­vo, ol­vi­de es­tas Beo­play A6, no son pa­ra us­ted. Hay op­cio­nes de muy buen so­ni­do por mu­cho me­nor pre­cio.

Si us­ted es un ti­po emo­cio­nal y con una car­te­ra gor­da y bus­ca ser di­fe­ren­te y po­seer pro­duc­tos que po­cos pue­dan te­ner, y lo su­yo es dis­fru­tar del di­se­ño y las co­sas be­llas, es­ta gran bo­ci­na pue­de ser una gran elec­ción. HT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.