La mú­si­ca en los ani­ma­les

home:tech magazine mexico - - SONORÁMICO -

La zoo mu­si­co­lo­gía es el cam­po de in­ves­ti­ga­ción con la mú­si­ca en los ani­ma­les, de có­mo res­pon­den a los es­tí­mu­los acús­ti­cos y el efec­to que pro­vo­ca en ellos.

No­so­tros so­mos ca­pa­ces de ele­gir la mú­si­ca que me­jor nos aco­mo­de, cual­quier gé­ne­ro, rit­mo e in­ten­si­dad so­no­ra y mu­chos nos sen­ti­mos có­mo­dos oyén­do­la en com­pa­ñía de nues­tras mas­co­tas, al­gu­nas “apa­ren­tan” com­par­tir nues­tros gus­tos y a otras les pro­vo­ca tal sen­sa­ción que po­de­mos to­mar­les vi­deos y su­bir­los a red.

Aquí hay de dos so­pas: la mú­si­ca que es­cu­cha­mos pue­de te­ner efec­tos en nues­tras mas­co­tas, man­te­ner­los re­la­ja­dos o en es­ta­do al­te­ra­do, lo cual po­de­mos iden­ti­fi­car en sus pe­que­ñas ore­jas o en el mo­vi­mien­to de su co­la, co­mo es el ca­so de los ga­tos y pe­rros, en los pe­ces sue­len te­ner un efec­to dis­tin­to ya que en su me­dio acuo­so el so­ni­do pue­de am­pli­fi­car­se, pro­vo­can­do que es­tos se al­te­ren na­dan­do de ma­ne­ra in­tré­pi­da; los háms­ter se po­nen ner­vio­sos y emi­ten chi­lli­dos de an­gus­tia.

Hay es­tu­dios pu­bli­ca­dos en el New York Ti­mes, don­de se mues­tra que los in­ves­ti­ga­do­res re­pro­du­je­ron mú­si­ca sua­ve con so­ni­dos ale­gres a di­ver­sas es­pe­cies, es­tas reac­cio­na­ban al pre­sen­tar ac­ti­tu­des cor­po­ra­les con el mo­vi­mien­to rá­pi­do de sus ore­jas y co­la, mien­tras que en co­yo­tes y lo­bos es­tos pre­sen­ta­ron com­por­ta­mien­tos te­me­ro­sos y agresivos a cual­quier ti­po de mú­si­ca.

Cu­rio­sa­men­te, en mas­co­tas co­mo pe­rros y ga­tos, la mú­si­ca clá­si­ca sue­le ser la más acep­ta­ble por ellos; los efec­tos pue­den ser evi­den­tes al ob­ser­var es­tos en un sta­tus de re­la­ja­ción o dor­mi­dos, mien­tras que con mú­si­ca co­mo el heavy me­tal, sue­len es­tar un tan­to ner­vio­sos, dan­do vuel­tas o tra­tan­do de es­ca­par ha­cía al­gún rincón.

La mú­si­co te­ra­pia en mas­co­tas es un mé­to­do te­ra­péu­ti­co efi­caz a un vo­lu­men ba­jo pa­ra aque­llos ani­ma­li­tos con bas­tan­te es­trés, sien­do un re­la­jan­te pa­ra los múscu­losy ayu­dán­do­les con su an­sie­dad. Las prue­bas in­clu­yen ins­tru­men­tos de cuer­das y per­cu­sio­nes en ani­ma­les cu­yos due­ños sa­len fue­ra de ca­sa, otor­gan­do un am­bien­te me­nos ex­tra­ño.

El tra­ba­jo de una reconocida psi­có­lo­ga de nom­bre De­bo­rah Wells de la Uni­ver­si­dad de Queen en Bel­fast, in­di­ca que los ca­nes pue­den dis­tin­guir los di­ver­sos gé­ne­ros de la mú­si­ca de los se­res hu­ma­nos, dan­do un com­por­ta­mien­to de agi­ta­ción an­te so­ni­dos con ni­ve­les irre­gu­la­res co­mo el heavy me­tal y el trash, mien­tras que con mú­si­ca clá­si­ca y del ge­ne­ro New Age, les pro­vo­ca una re­la­ja­ción es­pe­cial.

Al ex­po­ner a nues­tra mas­co­ta a ni­ve­les al­tos de so­ni­do por mu­cho que nos gus­te la me­lo­día, pen­se­mos tam­bién en ellos si que­re­mos que com­par­tan el mo­men­to con no­so­tros, de otro mo­do no tor­tu­res a tu mas­co­ta pues es par­te de tu fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.