Es­pe­cial Ci­ne en Ca­sa

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ja­vier E. Alvarado Uri­be

Un de­cá­lo­go pre­ci­so que des­cri­be los pa­sos a se­guir pa­ra trans­for­mar la sa­la de tv en la sa­la de ci­ne que has ima­gi­na­do. Alis­ta tus pa­lo­mi­tas.

Un buen sis­te­ma de ci­ne en ca­sa tie­ne el equi­li­brio per­fec­to en­tre arte y ciencia. En es­te ar­tícu­lo des­me­nu­za­ré en diez pun­tos, lo que hay que te­ner en cuenta pa­ra ar­mar el me­jor sis­te­ma de ci­ne en ca­sa, es de­cir aquél que se adap­te lo más po­si­ble a nues­tras ne­ce­si­da­des y pre­su­pues­to.

1. Ha­cer un plan

El pri­mer pun­to a con­si­de­rar pa­ra ar­mar un buen sis­te­ma de ci­ne en ca­sa es de­fi­nir qué es lo que se quie­re. En es­te pun­to se de­ben ha­cer 2 pre­gun­tas cla­ve:

¿Quie­ro una sa­la de ci­ne de­di­ca­da o una sa­la de TV? Una sa­la de­di­ca­da tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo te­ner la me­jor ima­gen con el me­jor so­ni­do, pe­ro tam­bién es una ha­bi­ta­ción más ín­ti­ma, al­go mas per­so­nal o in­di­vi­dua­lis­ta y ca­si siem­pre re­que­ri­rá tra­ta­mien­to acús­ti­co a la me­di­da. Una sa­la de TV prio­ri­za la con­vi­ven­cia, es en con­cep­to al­go más abier­to don­de lo im­por­tan­te es pa­sar un ra­to agra­da­ble con la me­jor ima­gen y so­ni­do po­si­bles pa­ra ese am­bien­te.

2.- ¿Pro­yec­tor o TV? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta vie­ne de la mano con la an­te­rior y es que ge­ne­ral­men­te es­co­ge­mos un pro­yec­tor pa­ra una sa­la de ci­ne de­di­ca­da y un te­le­vi­sor pa­ra un cuar­to mul­ti­me­dia o sa­la de TV. Ade­más es­ta de­ci­sión afec­ta­rá el mo­bi­lia­rio a es­co­ger, pues nor­mal­men­te los si­llo­nes re­cli­na­bles ti­po ci­ne es­ta­rán re­ser­va­dos pa­ra una sa­la de­di­ca­da y mo­bi­lia­rio me­nos es­pe­cia­li­za­do pue­den ir me­jor con una sa­la de TV.

Otro pun­to im­por­tan­te es de­fi­nir el pre­su­pues­to to­tal del pro­yec­to. Es­to nos ate­rri­za­rá pa­ra es­co­ger la op­ción más ade­cua­da, o bien se­rá el pun­to de par­ti­da pa­ra de­ter­mi­nar el al­can­ce del pro­yec­to, pues pue­de ser que el ob­je­ti­vo fi­nal sea una sa­la de ci­ne de­di­ca­da y que por li­mi­tan­tes en cos­tos, lo pre­vis­to sea eje­cu­ta­do en va­rias eta­pas has­ta con­cluir­lo.

2. El cuar­to

El com­po­nen­te más im­por­tan­te de un sis­te­ma de ci­ne en ca­sa es el cuar­to, es de­cir la ha­bi­ta­ción que se es­co­ja o en su de­fec­to se cons­tru­ya ex pro­fe­so pa­ra alo­jar los equi­pos, mo­bi­lia­rio y de­más ele­men­tos que for­ma­rán el sis­te­ma de ci­ne en ca­sa.

Pa­ra dis­mi­nuir lo más po­si­ble pro­ble­mas acús­ti­cos (mal so­ni­do), hay que evi­tar a to­da cos­ta cuar­tos en for­ma de cu­bo, es de­cir en los que sus me­di­das (lar­go, an­cho y al­to) sean igua­les o múl­ti­plos en­tre si. Co­men­zar con una ha­bi­ta­ción don­de sus me­di­das no sean múl­ti­plos en­tre sí es lo me­jor pa­ra ase­gu­rar un buen so­ni­do.

Se han he­cho va­rios es­tu­dios pa­ra de­ter­mi­nar cuál es la re­la­ción óp­ti­ma en­tre las me­di­das in­ter­nas de un cuar­to y lo­grar te­ner­lo lo más ami­ga­ble po­si­ble, acús­ti­ca­men­te ha­blan­do, y esas son una re­la­ción de 1: 2.19 : 3. Por ejem­plo, si to­ma­mos “1” co­mo la al­tu­ra tí­pi­ca de 2.4m, en­ton­ces el an­cho del cuar­to (2.19) se­ría 2.4mx2.19=5.25m y en con­se­cuen­cia el lar­go del cuar­to (3) se­ría 2.4mx3=7.2m. Es de­cir, una ha­bi­ta­ción de 7.2m x 5.25m x 2.4m se­ría ideal pa­ra alo­jar un sis­te­ma de ci­ne en ca­sa.

Aho­ra bien, pa­san­do al te­ma de acús­ti­ca me gus­ta­ría de­fi­nir que no es lo mis­mo “ais­lar” acús­ti­ca­men­te” una ha­bi­ta­ción, que “tra­tar” una ha­bi­ta­ción. En el pri­mer ca­so, lo que se bus­ca es que el so­ni­do del cuar­to no in­va­da ha­bi­ta­cio­nes con­ti­guas, es de­cir que se aís­le el so­ni­do a esa so­la ha­bi­ta­ción. Por su par­te, un cuar­to “tra­ta­do” acús­ti­ca­men­te im­pli­ca que se ha im­ple­men­ta­do una so­lu­ción acús­ti­ca pa­ra ha­cer que el so­ni­do en su in­te­rior sea el me­jor po­si­ble. Son dos co­sas dis­tin­tas, que in­clu­so pue­den apli­car­se de for­ma si­mul­tá­nea, so­bre to­do si que­re­mos que nues­tro cuar­to se “es­cu­che bo­ni­to” y que si­mul­tá­nea­men­te el so­ni­do del ci­ne, aún a al­to vo­lu­men, no se es­cu­che en el res­to de la ca­sa.

El tra­ta­mien­to acús­ti­co de cuar­tos pe­que­ños es to­da una dis­ci­pli­na. Di­cen los en­te­ra­dos en la ma­te­ria que pa­ra un ci­ne en ca­sa lo que se bus­ca es que el pri­mer ter­cio de la ha­bi­ta­ción sea “ab­sor­ben­te” y el úl­ti­mo ter­cio sea “re­fle­jan­te”. Sin em­bar­go ca­da cuar­to es úni­co (ma­te­ria­les de cons­truc­ción, ven­ta­nas, mo­bi­lia­rio, et­cé­te­ra) por lo que mi re­co­men­da­ción es que se ha­ga un es­tu­dio de la acús­ti­ca de és­te pa­ra que se di­se­ñe a la me­di­da una so­lu­ción pa­ra tal ha­bi­ta­ción en par­ti­cu­lar.

Si el pre­su­pues­to lo per­mi­te, lo ideal es que el pro­yec­to acús­ti­co sea in­te­gral, es de­cir se to­me en cuenta el cuar­to com­ple­to. Sin em­bar­go, tam­bién es po­si­ble en­fo­car la so­lu­ción acús­ti­ca úni­ca­men­te a aque­llos ele­men­tos más pro­ble­má­ti­cos a co­rre­gir, en don­de por ejem­plo la co­lo­ca­ción de pa­ne­les de ab­sor­ción en pa­re­des o te­cho pue­de mi­ni­mi­zar las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas.

3. Ti­po y ta­ma­ño de pan­ta­lla

Una vez que sa­be­mos las me­di­das del cuar­to, se­rá ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar el ti­po y ta­ma­ño de pan­ta­lla /te­le­vi­sor a usar.

El ti­po de pan­ta­lla/tv se­rá es­co­gi­do con ba­se a re­que­ri­mien­tos co­mo el ti­po de pro­yec­to (sa­la de­di­ca­da ver­sus sa­la de TV) y a re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de de­co­ra­ción (co­mo pue­den ser bo­ci­nas ocul­tas).

Ha­blan­do de pan­ta­llas pa­ra pro­yec­tor, por ejem­plo se pue­de es­co­ger una pan­ta­lla fi­ja en ca­so de una sa­la de­di­ca­da. Una pan­ta­lla fi­ja y de ma­te­rial acús­ti­ca­men­te trans­pa­ren­te se­ría ne­ce­sa­ria si los re­que­ri­mien­tos del pro­yec­to nos in­di­can que las bo­ci­nas del sis­te­ma de­ben ir ocul­tas. Una pan­ta­lla eléc­tri­ca fun­cio­na­rá me­jor pa­ra una sa­la mul­ti-pro­pó­si­to don­de se quie­ra com­bi­nar una te­le­vi­sión pa­ra el día a día y una pan­ta­lla más gran­de pa­ra ver pe­lí­cu­las el fin de se­ma­na. O bien sim­ple­men­te pa­ra no afec­tar la de­co­ra­ción de la ha­bi­ta­ción cuan­do el sis­te­ma de ci­ne no es­té en uso. Por otra par­te, pa­ra cal­cu­lar el ta­ma­ño ade­cua­do de la pan­ta­lla nos po­de­mos guiar por los es­tán­da­res THX o SMPTE.

El es­tán­dar THX su­gie­re que pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia “ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”, nues­tro án­gu­lo de vi­sión de­be ser de 40o. Es­to se tra­du­ce en mul­ti­pli­car por 0.84 la dis­tan­cia a la que nos sen­ta­mos a ver la pan­ta­lla y el re­sul­ta­do nos da­rá la me­di­da en dia­go­nal del ta­ma­ño de la pan­ta­lla en cues­tión.

Por su par­te el es­tán­dar SMPTE re­co­mien­da un án­gu­lo de vi­sión de 30o. Pa­ra se­guir su re­co­men­da­ción, ha­brá que mul­ti­pli­car la dis­tan­cia a la que nos sen­ta­mos a ver la TV por un fac­tor de 0.625 que, al ser más pe­que­ño, re­sul­ta más ma­ne­ja­ble.

Su­po­nien­do que nos sen­ta­mos a una dis­tan­cia de 4m de la pan­ta­lla/ TV, va­mos a cal­cu­lar el ta­ma­ño teó­ri­co de la pan­ta­lla que ne­ce­si­ta­mos:

Es­tán­dar THX : 4m (aprox. 157 pul­ga­das) x 0.84 = 132.28 pul­ga­das dia­go­na­les. Es­tán­dar SMPTE: 4m (aprox. 157 pul­ga­das) x 0.625 = 98.42 pul­ga­das dia­go­na­les.

Otra re­co­men­da­ción vá­li­da co­mo la re­gla de sen­tar­se a 1.5 ve­ces la dis­tan­cia de la pan­ta­lla me­di­da en dia­go­nal nos da un fac­tor de 0.667, que es li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la re­co­men­da­ción de SMPTE, en nues­tro ca­so: 157 pul­ga­das x 0.667 = 105.03 pul­ga­das dia­go­na­les

En me­di­das co­mer­cia­les, pa­ra nues­tra sa­la va­mos a ele­gir una pan­ta­lla de 110” dia­go­na­les.

4. Nú­me­ro de asien­tos

En el ca­so de una sa­la de­di­ca­da, el pri­mer pa­so pa­ra cal­cu­lar el nú­me­ro de asien­tos es de­ter­mi­nar la dis­tan­cia mí­ni­ma y má­xi­ma de vi­sión, es de­cir el ran­go ideal en el que los es­pec­ta­do­res tie­nen una vi­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Dis­tan­cia mí­ni­ma: Lon­gi­tud ho­ri­zon­tal de la pan­ta­lla x 2 Dis­tan­cia má­xi­ma: Lon­gi­tud ho­ri­zon­tal de la pan­ta­lla x 5

Co­mo se­gun­do pa­so hay que cal­cu­lar el es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra co­lo­car los asien­tos:

Es­pa­cio pa­ra asien­tos = An­cho de la sa­la - Pa­si­llos la­te­ra­les. *NOTA1: Se re­co­mien­da de­jar al me­nos 60cm li­bres pa­ra el(los) pa­si­llos la­te­ra­les. Nú­me­ro de asien­tos por fi­la = Es­pa­cio dis­po­ni­ble / An­cho de los asien­tos

*NOTA2: Si los asien­tos son re­cli­na­bles, de­jar al me­nos 30cm de hol­gu­ra ha­cia la fi­la de en­fren­te con el asien­to com­ple­ta­men­te re­cli­na­do.

Pa­ra nues­tro ejem­plo, con la pa­red fron­tal (an­cho del cuar­to) de 5.25m, po­de­mos es­co­ger una pan­ta­lla de 110” dia­go­na­les, apro­xi­ma­da­men­te 2.43m de ba­se.

Dis­tan­cia mí­ni­ma: 2.43m x 2 = 4.86m que se­ría la dis­tan­cia de la pri­me­ra fi­la de asien­tos. Dis­tan­cia má­xi­ma: 2.43m x 5 = 12.15m, es­ta me­di­da so­bre­pa­sa el lar­go to­tal del cuar­to de 7.2m. No su­po­ne un pro­ble­ma, só­lo in­di­ca que es­ta­mos den­tro del ran­go.

El es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra los asien­tos: 5.25m (an­cho del cuar­to) - 1.2m (2 pa­si­llos) = 4.05m

Si su­po­ne­mos que los asien­tos es­co­gi­dos mi­den ca­da uno 80cm de an­cho, nos ca­ben cin­co asien­tos por fi­la (4m/0.8m=5) y te­ne­mos su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra dos fi­las en nues­tro cuar­to, es de­cir, po­de­mos sen­tar có­mo­da­men­te a diez es­pec­ta­do­res.

5. Fuentes de au­dio y vi­deo

El si­guien­te pa­so es de­ter­mi­nar cuá­les se­rán las fuentes de au­dio y vi­deo que el sis­te­ma de ci­ne en ca­sa de­be so­por­tar. Aquí hay que ha­cer una lis­ta de las ne­ce­si­da­des ac­tua­les del clien­te y de­jar un es­pa­cio pa­ra fu­tu­ras ex­pan­sio­nes.

Fuentes de au­dio y vi­deo son: tor­na­me­sas, re­pro­duc­to­res de CD, re­pro­duc­to­res de DVD o Blu-ray, strea­mers ( Ro­ku, Ap­ple TV), re­cep­to­res de TV por sa­té­li­te ( SKY, Dish, et­cé­te­ra), con­so­las de vi­deo­jue­gos ( Plays­ta­tion, XBOX, en­tre otras).

Es­ta lis­ta nos va a ser­vir pa­ra sa­ber cuán­tas en­tra­das y de qué ti­po de­be te­ner el re­cep­tor AV que se­rá el ce­re­bro del sis­te­ma.

6. El sis­te­ma de au­dio

Pa­ra po­der es­co­ger el me­jor sis­te­ma de au­dio pa­ra ci­ne en ca­sa, pro­ce­de­re­mos pri­me­ra­men­te a cla­si­fi­car­los en tres ca­te­go­rías:

a) “To­do en uno”. Es­tos sis­te­mas son muy po­pu­la­res, com­pac­tos, fá­ci­les de ope­rar e ins­ta­lar. Nor­mal­men­te tie­nen un apa­ra­to cen­tral don­de se rea­li­zan las co­ne­xio­nes de las fuentes de se­ñal, y to­das las bo­ci­nas del sis­te­ma (5 bo­ci­nas y el sub­woo­fer). Al­gu­nos in­clu­so ofre­cen un re­pro­duc­tor de DVD o Blu-ray in­cor­po­ra­do en el mis­mo apa­ra­to. Es­tos sis­te­mas son eco­nó­mi­cos, pe­ro tie­nen po­ca po­ten­cia y son po­co fle­xi­bles pues tie­nen co­nec­ti­vi­dad li­mi­ta­da y la ma­yo­ría es­tán con­fi­gu­ra­dos has­ta 5.1 ca­na­les. Su me­jor apli­ca­ción es usar­los en es­pa­ciosp pe­que­ñosp q co­mo re­cá­ma­ras o sa­las de TV de me­nos de 12m2. En es­ta ca­te­go­ría en­tran los equi­pos de mar­cas co­mer­cia­les co­mo

Sony, Sam­sung y LG. Los sis­te­mas li­festy­le de Bo­se y So­nos tam­bién en­tran en es­ta ca­te­go­ría aun­que tie­nen más po­ten­cia y sue­nan me­jor con mú­si­ca que sus con­tra­par­tes ge­né­ri­cos.

Por com­po­nen­tes se­pa­ra­dos. En es­ta ca­te­go­ría las co­sas se co­mien­zan a po­ner in­tere­san­tes, pues se abren un sin­nú­me­ro de op­cio­nes. Es­tos sis­te­mas se for­man a par­tir de un re­cep­tor AV que ha­ce las de “hub” de co­ne­xio­nes, de­co­di­fi­ca los for­ma­tos di­gi­ta­les de las pe­lí­cu­las e in­cor­po­ra un am­pli­fi­ca­dor mul­ti­ca­nal. Es­to con­lle­va una gran ven­ta­ja pues po­de­mos es­co­ger el re­cep­tor AV de acuer­do a las co­ne­xio­nes que ne­ce­si­te­mos y a la po­ten­cia que la sa­la exi­ja. Pe­ro, lo me­jor de to­do, es que a és­te se pue­den aco­plar sis­te­mas de bo­ci­nas de me­jor ca­li­dad y al me­nos dos sub­woo­fers. En es­ta ca­te­go­ría po­de­mos tam­bién ac­ce­der a los úl­ti­mos for­ma­tos di­gi­ta­les co­mo Dolby At­mos,

Au­ro 3D y DTS:X. De acuer­do al ta­ma­ño de la sa­la, po­de­mos es­co­ger bo­ci­nas com­pac­tas aco­pla­das a un sub­woo­fer o bien bo­ci­nas de re­pi­sa o to­rre que cu­bran con gran so­ni­do nues­tra sa­la de ci­ne. Mar­cas en es­ta ca­te­go­ría de re­cep­to­res AV: Ar­cam, In­te­gra, Ant­hem, NAD, Pio­neer Eli­te, De­non, Ma­rantz, Onk­yo, Ya­maha. Al­gu­nas mar­cas de bo­ci­nas: Bo­wers&wil­kins, Klipsch, Dy­nau­dio, KEF, Fo­cal, Ja­mo, JBL, De­fi­ni­ti­ve Tech­no­logy, PSB, Can­ton, Fo­cus, Pa­ra­digm, Cam­brid­ge Au­dio, et­cé­te­ra.

Los de com­po­nen­tes se­pa­ra­dos “plus”. Cuan­do nues­tra sa­la de ci­ne es muy gran­de, o bien que­re­mos lle­var al sis­te­ma de au­dio a vo­lú­me­nes de re­fe­ren­cia, po­de­mos op­tar por di­vi­dir las fun­cio­nes del re­cep­tor AV en un pre-am­pli­fi­ca­dor / pro­ce­sa­dor y uno o va­rios am­pli­fi­ca­do­res mul­ti­ca­nal por se­pa­ra­do. Si el pre­su­pues­to lo per­mi­te y el pro­yec­to es pa­ra una sa­la de­di­ca­da, es­ta es la me­jor op­ción, pues es la que nos en­tre­ga­rá el me­jor so­ni­do po­si­ble.

Has­ta ha­ce po­co tiem­po, ha­bía­mos es­ta­do acos­tum­bra­dos a tér­mi­nos co­mo “5.1” o “7.2” pa­ra re­fe­rir­nos a la con­fi­gu­ra­ción de bo­ci­nas en sis­te­mas de ci­ne en ca­sa. Sin em­bar­go con la nue­va ola de for­ma­tos de so­ni­do tri­di­men­sio­na­les de al­ta re­so­lu­ción co­mo Dolby At­mos, Au­ro 3D o DTS:X, es­to ha cam­bia­do pues aho­ra se de­be aña­dir un nue­vo ni­vel bo­ci­nas en el cuar­to de tal ma­ne­ra que nues­tros sis­te­mas pa­san a ser “5.1.4” ó “7.1.2”. Los nue­vos for­ma­tos di­gi­ta­les bus­can re­crear un rea­lis­mo so­no­ro co­mo nun­ca an­tes pues aho­ra tra­tan con “ob­je­tos de so­ni­do” en lu­gar de ca­na­les dis­cre­tos. En es­to se ba­sa la nue­va re­vo­lu­ción del nue­vo so­ni­do en­vol­ven­te tri­di­men­sio­nal mul­ti-ca­nal.

Hoy, un “ob­je­to de au­dio” se ha­ce pre­sen­te en va­rios pla­nos so­no­ros a la vez, a me­di­da que en la es­ce­na se mue­ve de un la­do a otro. Por ejem­plo, el des­pe­gar de un avión su­per­só­ni­co pue­de co­men­zar en los ca­na­les fron­ta­les y, con­for­me és­te se ele­va por so­bre nues­tras ca­be­zas, su so­ni­do se re­pro­du­ce en los al­ta­vo­ces del te­cho has­ta que des­apa­re­ce po­co a po­co en el ho­ri­zon­te don­de es cap­ta­do por los al­ta­vo­ces tra­se­ros de su­rround.

De es­ta ma­ne­ra, los sis­te­mas tra­di­cio­na­les a los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos 5.1 o 7.1 for­man lo que se de­no­mi­na “ni­vel de pi­so” y te­ne­mos uno o dos pa­res de al­ta­vo­ces nue­vos que re­crean el “ni­vel de al­tu­ra”, que son los que per­mi­ten a nues­tro ce­re­bro for­mar una “ima­gen so­no­ra” tri­di­men­sio­nal.

Pa­ra el ca­so de Dolby At­mos, es­tos nue­vos al­ta­vo­ces vie­nen en dos pre­sen­ta­cio­nes: Los al­ta­vo­ces Dolby At­mos vir­tua­les, que son al­ta­vo­ces que se co­lo­can nor­mal­men­te en­ci­ma de los al­ta­vo­ces tra­di­cio­na­les en un sis­te­ma 5.1 apun­tan­do ha­cia el te­cho pa­ra que el re­bo­te per­mi­ta que nues­tro ce­re­bro ubi­que es­pa­cial­men­te el so­ni­do co­mo si vi­nie­ra de un plano su­pe­rior, y los al­ta­vo­ces “reales” Dolby At­mos que apun­tan des­de el te­cho ha­cia don­de se en­cuen­tran los es­pec­ta­do­res de la sa­la. Pa­ra de­ter­mi­nar cuál es la con­fi­gu­ra­ción de los al­ta­vo­ces en la sa­la, par­ti­re­mos de un sis­te­ma 5.1 tra­di­cio­nal, es de­cir 3 ca­na­les fron­ta­les (Fron­tal Iz­quier­do, Ca­nal Cen­tral y Fron­tal De­re­cho) y un par de al­ta­vo­ces de efec­tos o su­rround con un sub­woo­fer. A es­ta con­fi­gu­ra­ción bá­si­ca pa­ra Dolby At­mos po­de­mos aña­dir un par de al­ta­vo­ces de te­cho o vir­tua­les, por lo que aho­ra nues­tra con­fi­gu­ra­ción se trans­for­ma­ría en un sis­te­ma 5.1.2

Si a la con­fi­gu­ra­ción bá­si­ca 5.1 le aña­di­mos aho­ra dos pa­res de al­ta­vo­ces de te­cho o vir­tua­les, en­ton­ces nues­tra con­fi­gu­ra­ción ini­cial se trans­for­ma­rá en un sis­te­ma 5.1.4

A con­ti­nua­ción mos­tra­mos el ca­so don­de se usan dos pa­res de al­ta­vo­ces de te­cho: Pa­ra ate­rri­zar­lo a nues­tro ejem­plo, es­ta úl­ti­ma con­fi­gu­ra­ción 7.1.4 más un sub­woo­fer pa­ra te­ner un par de sub­woo­fers, es de­cir una con­fi­gu­ra­ción 7.2.4, la cual yo su­ge­ri­ría pa­ra el pro­yec­to de sa­la de­di­ca­da con el que he­mos ve­ni­do tra­ba­jan­do. Es­te sis­te­ma de bo­ci­nas se­ría ali­men­ta­do por va­rios am­pli­fi­ca­do­res mul­ti­ca­nal y co­mo hub de co­ne­xión un pre-am­pli­fi­ca­dor / pro­ce­sa­dor de au­dio y vi­deo pa­ra la ma­yor fle­xi­bi­li­dad po­si­ble.

7. El sis­te­ma de vi­deo

La ima­gen es otro ele­men­to vi­tal pa­ra el sis­te­ma de ci­ne en ca­sa. Aquí te­ne­mos bá­si­ca­men­te dos op­cio­nes: usar co­mo dis­play una te­le­vi­sión, un pro­yec­tor y pan­ta­lla o in­clu­so am­bos.

Cuan­do se tie­ne una sa­la de TV y se bus­ca la me­jor ima­gen, de­bes es­co­ger las de tec­no­lo­gía OLED. Si bus­cas la de ma­yor ta­ma­ño y bri­llo de pan­ta­lla, en­ton­ces las te­le­vi­sio­nes con re­tro-ilu­mi­na­ción LED se­rán la elec­ción. En cual­quier ca­so, hay que bus­car que in­cor­po­ren las tec­no­lo­gías HDR10 (High Dy­na­mic Ran­ge) y WCG (Wi­de Co­lor Ga­mut) ade­más de HDMI 2.0a co­mo mí­ni­mo. La re­so­lu­ción de la TV pue­de ser 4K (3,840x2160 pi­xe­les) o Full HD (1920x1080 pi­xe­les).

En el ca­so de los pro­yec­to­res hay que ase­gu­rar­se de que el es­co­gi­do sea es­pe­cial pa­ra ci­ne en ca­sa, no pa­ra sa­las de jun­tas. Ge­ne­ral­men­te los pro­yec­to­res pue­den ir en el te­cho o en la par­te tra­se­ra de la sa­la. In­clu­so pue­den ocul­tar­se en el te­cho con ele­va­do­res es­pe­cia­les. Los hay tam­bién de ti­ro ul­tra-cor­to que pue­den ins­ta­lar­se a po­cos cen­tí­me­tros de la pa­red a don­de van a pro­yec­tar fa­ci­li­tan­do mu­chí­si­mo su ins­ta­la­ción.

Las pan­ta­llas pa­ra pro­yec­tor son muy im­por­tan­tes. Hay que evi­tar en lo po­si­ble pro­yec­tar di­rec­ta­men­te en una pa­red blan­ca. Siem­pre es me­jor una pan­ta­lla. De­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­yec­to, po­de­mos es­co­ger en­tre va­rios ti­pos de ma­te­ria­les. Así por ejem­plo, las hay acús­ti­ca­men­te trans­pa­ren­tes pa­ra po­der co­lo­car bo­ci­nas de­trás de la pan­ta­lla tal y co­mo en el ci­ne. Hay tam­bién pan­ta­llas de ma­te­ria­les es­pe­cia­les que re­cha­zan muy bien la luz am­bien­tal y en­ton­ces es po­si­ble pro­yec­tar imá­ge­nes de al­to con­tras­te aún en am­bien­tes con al­ta lu­mi­no­si­dad. Se aca­bó el mi­to de que un pro­yec­tor pa­ra ci­ne en ca­sa ne­ce­si­ta una sa­la os­cu­ra. Fi­nal­men­te, las pan­ta­llas pue­den es­co­ger­se fi­jas, es de­cir co­mo si fue­ran un cua­dro en la pa­red o eléc­tri­cas que pue­den su­bir y ba­jar a vo­lun­tad en ca­so de que cuan­do el sis­te­ma no es­té en uso pue­dan ocul­tar­se de la vis­ta.

Tam­bién hay pro­yec­tos que com­bi­nan am­bos sis­te­mas, es de­cir TV y pro­yec­tor aco­pla­do a una pan­ta­lla eléc­tri­ca. En es­te ca­so se usa la te­le­vi­sión pa­ra el día a día y el fin de se­ma­na o cuan­do se quie­re ver una pe­lí­cu­la “co­mo en el ci­ne”, en­ton­ces se des­plie­gan el pro­yec­tor y la pan­ta­lla.

8.8 Con­fort e ilu­mi­na­ción

El ele­men­to más im­por­tan­te pa­ra crear la at­mós­fe­ra per­fec­ta des­pués de la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la es sin du­da el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción. El sis­te­ma de ilu­mi­na­ción de­be per­mi­tir­nos ilu­mi­nar el cuar­to en su to­ta­li­dad (pa­ra te­ner luz su­fi­cien­te pa­ra leer o ha­cer la lim­pie­za) y re­gu­lar su in­ten­si­dad a vo­lun­tad has­ta te­ner un cuar­to com­ple­ta­men­te os­cu­ro. Una luz te­nue de­trás de la pan­ta­lla es re­co­men­da­ble pa­ra dis­mi­nuir la fa­ti­ga ocu­lar al re­du­cir la re­la­ción de con­tras­te en­tre lo que se es­tá pro­yec­tan­do en la pan­ta­lla y el cuar­to mis­mo. Ins­ta­lar en la sa­la un sis­te­ma in­te­li­gen­te de ilu­mi­na­ción que ade­más se pue­da con­tro­lar a dis­tan­cia es muy có­mo­do y ca­si un “must ha­ve” en cual­quier sa­la de ci­ne de ca­li­dad. Los más mo­der­nos in­clu­so per­mi­ten cam­biar el co­lor de la sa­la y con eso dar­le un ca­rác­ter dis­tin­to a to­do el am­bien­te.

En cli­mas ex­tre­mo­sos, co­mo en el nor­te de nues­tro país, ade­más de la ilu­mi­na­ción con­tar con un con­trol de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra nues­tra sa­la de ci­ne, ha­rá nues­tra ex­pe­rien­cia mu­cho más con­for­ta­ble. Nin­gu­na pe­lí­cu­la se dis­fru­ta­rá si es­tás con­ge­la­do en tu asien­to en in­vierno o bien si es­tás su­dan­do a cho­rros en ve­rano.

9. In­ter­faz de usua­rio

Ac­tual­men­te to­dos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos tie­nen un con­trol re­mo­to. Y cuan­do ne­ce­si­tas apre­tar un bo­tón en tres o cua­tro de ellos só­lo pa­ra ver una pe­lí­cu­la, la ex­pe­rien­cia ya no es tan agra­da­ble. Pa­ra eso re­co­mien­do un con­trol uni­ver­sal, que es­té pro­gra­ma­do pa­ra ha­cer las ta­reas co­ti­dia­nas de for­ma que des­de un só­lo dis­po­si­ti­vo pue­das con­tro­lar tu sis­te­ma en­te­ro. Por ejem­plo, pre­sio­nar el bo­tón “Ver Pe­lí­cu­la” des­de una pan­ta­lla tác­til, pue­de en­cen­der to­dos los apa­ra­tos in­vo­lu­cra­dos en se­cuen­cia, cam­biar la en­tra­da de tu re­cep­tor AV, ini­ciar la pe­lí­cu­la en el re­pro­duc­tor de Blu-ray, ate­nuar las lu­ces, ajus­tar el cli­ma y ce­rrar las per­sia­nas mo­to­ri­za­das de la sa­la. ¡To­do eso al to­que de un bo­tón! Es la ma­gia de la in­te­gra­ción de sis­te­mas elec­tró­ni­cos. Al fi­nal, el sis­te­ma de­be ser prác­ti­co y sen­ci­llo de usar.

10. Ac­ce­so­rios

Has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po, los ac­ce­so­rios tra­di­cio­na­les de un sis­te­ma de ci­ne en ca­sa eran prin­ci­pal­men­te el ca­blea­do, los sis­te­mas de pro­tec­ción eléc­tri­ca, racks pa­ra equi­pos y so­por­tes pa­ra col­gar te­le­vi­so­res, bo­ci­nas y pro­yec­to­res.

Hoy es bien sa­bi­do que la ma­yo­ría de los equi­pos de au­dio y vi­deo ac­tua­les ne­ce­si­tan de una co­ne­xión a in­ter­net pa­ra fun­cio­nar. Ser­vi­cios de mú­si­ca co­mo Spo­tify, Dee­zer, Sound­cloud y otros; así co­mo

NET­FLIX, Cla­ro­vi­deo, itu­nes, et­cé­te­ra, to­dos ne­ce­si­tan una bue­na co­ne­xión a in­ter­net pa­ra fun­cio­nar co­mo se de­be, por lo que es im­pres­cin­di­ble con­tar con una co­ne­xión a in­ter­net con­fia­ble y de bue­na ve­lo­ci­dad (mí­ni­mo 10MB) y, so­bre to­do, te­ner una red Wi­fi que ten­ga co­ber­tu­ra en to­da la ca­sa. Una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra de red ya no es un lu­jo, es una ne­ce­si­dad si le que­re­mos sa­car pro­ve­cho a lo úl­ti­mo de la tec­no­lo­gía. Una red es­ta­ble y con­fia­ble es la ba­se pa­ra una ex­pe­rien­cia de usua­rio sa­tis­fac­to­ria, por lo que el ac­ce­so­rio más im­por­tan­te es la in­fra­es­truc­tu­ra de red que so­por­te a los equi­pos de au­dio y vi­deo. Una so­lu­ción ca­blea­da si­gue sien­do aún la op­ción más con­fia­ble y es mi re­co­men­da­ción usar­la lo más po­si­ble. El éxi­to de un pro­yec­to de ci­ne en ca­sa se ba­sa en el tra­ba­jo en equi­po. En la me­di­da que la si­ner­gia en­tre ar­qui­tec­to/cons­truc­tor - De­co­ra­dor de in­te­rio­res - In­te­gra­dor de Au­dio y Vi­deo lo­gre ha­cer reali­dad los re­que­ri­mien­tos del clien­te se ten­drán más y me­jo­res pro­yec­tos así co­mo clien­tes sa­tis­fe­chos. Un ci­ne en ca­sa es un sue­ño he­cho reali­dad. Así que con­ti­nue­mos ha­cien­do reali­dad los sue­ños.

Cuan­do usa­mos só­lo un par de al­ta­vo­ces de te­cho, la es­pe­ci­fi­ca­ción de Dolby At­mos su­gie­re co­lo­car­los por en­ci­ma del pun­to dul­ce de es­cu­cha co­mo si­gue:

Si­guien­do la mis­ma re­gla, un sis­te­ma 7.1 con dos pa­res de al­ta­vo­ces de al­tu­ra o de te­cho, se de­no­mi­na­rá 7.1.4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.