Hi­fi 2.0 Por el buen ca­mino, hay in­di­ca­do­res cla­ros de que la ca­li­dad del au­dio en las fu­tu­ras re­pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les, me­jo­ra.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Vega

En re­cien­tes se­ma­nas ha ha­bi­dos dos in­tere­san­tes no­ti­cias que dan sig­nos que la ca­li­dad de au­dio de las ve­ni­de­ras pro­duc­cio­nes mu­si­ca­les po­drán ser me­jo­res en el fu­tu­ro in­me­dia­to. Por un la­do ha­bla­mos del fin de la gue­rra del vo­lu­men y por otro del in­ten­to por ma­si­fi­car o es­tan­da­ri­zar el au­dio y la mú­si­ca de al­ta re­so­lu­ción.

En la épo­ca del vi­nil, el ran­go di­ná­mi­co de los dis­cos es­ta­ba de­ter­mi­na­do por las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas del for­ma­to. Con la lle­ga­da del CD, las co­sas cam­bia­ron, el ni­vel de vo­lu­men subió, las gra­ba­cio­nes em­pe­za­ron a usar com­pre­sión ex­ce­si­va eli­mi­na­do los ma­ti­ces (ya no ha­bía di­fe­ren­cias en­tre pia­ní­si­mos y for­tí­si­mos), así in­ten­ta­ron ga­nar­se a las es­ta­cio­nes de ra­dio y a los ra­dio­es­cu­chas con can­cio­nes que com­pe­tían unas con otras por es­cu­char­se más al­to y con eso ga­nar­se la pre­fe­ren­cia de las au­dien­cias.

Con los ser­vi­cios de strea­ming, es­to si­guió su­bien­do, Spo­tify en­ca­be­zó es­ta gue­rra del vo­lu­men, se­gui­dos de otros ser­vi­cios co­mo You­tu­be, Ap­ple Mu­sic, Pan­do­ra y más. La mú­si­ca se hi­zo ca­da vez más fuer­te, tan­to que ha­bía lle­ga­do a ni­ve­les in­so­por­ta­bles. La éti­ca no hi­zo apa­ri­ción, así que in­ge­nie­ros y pro­duc­to­res asu­mie­ron la com­pre­sión co­mo asun­to obli­ga­do y co­ti­diano. So­bran los ca­sos de dis­cos con so­ni­do fa­tal co­mo (What’s the Story) Mor­ning Glory? de Oa­sis de 1995 (dis­co que se con­si­de­ra el ini­cia­dor de la “Loud­ness War”), Death Mag­ne­tic de Me­ta­lli­ca de 2008, 13 de

Black Sa­bath de 2013, Ca­li­for­ni­ca­tion de Red Hot Chi­li Pep­pers de 1999 y mu­chos más.

Pa­ra for­tu­na de no­so­tros los oyen­tes y de la in­dus­tria, Spo­tify de­ci­dió dar un pa­so atrás en el te­ma de la gue­rra del vo­lu­men y eso se tra­du­ce en un be­ne­fi­cio ge­nial. Des­de ma­yo pa­sa­do, Spo­tify ba­jo de mo­do ge­ne­ral su ni­vel de au­dio de sa­li­da.

Aho­ra Spo­tify uti­li­za aho­ra el mis­mo LUFS que otros ser­vi­cios de strea­ming. ¿Qué es un LUFS? Bá­si­ca­men­te, es una es­ca­la de so­no­ri­dad per­ci­bi­da; las uni­da­des de so­no­ri­dad se re­fie­ren a la es­ca­la com­ple­ta di­gi­tal. Es si­mi­lar a los de­ci­be­les, pe­ro tie­ne en cuenta có­mo reac­cio­na el oí­do hu­mano a las di­fe­ren­tes fre­cuen­cias. En el pa­sa­do, las can­cio­nes se mez­cla­ban pa­ra ser lo más rui­do­sas po­si­ble, con la me­nor di­ná­mi­ca po­si­ble, pe­ro al po­ner es­tos lí­mi­tes, la di­ná­mi­ca vuel­ve a la nor­ma­li­dad.

¿Y quien re­gu­la to­do es­to? Bueno pues la AES ( Au­dio En­gi­nee­ring

So­ciety) ha­ce re­co­men­da­cio­nes al res­pec­to y es­to es lo que di­ce al res­pec­to:

Es­tas son al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra la nor­ma­li­za­ción del vo­lu­men de so­ni­do del con­te­ni­do de strea­ming y re­pro­duc­ción en red. Hay mu­chas bue­nas ra­zo­nes pa­ra es­ta­ble­cer al­gu­nos re­qui­si­tos bá­si­cos de vo­lu­men:

Re­co­men­da­cio­nes:

Se re­co­mien­da que la in­ten­si­dad so­no­ra ob­je­ti­vo del flu­jo no ex­ce­da de -16 LUFS: pa­ra evi­tar la li­mi­ta­ción ex­ce­si­va del pi­co, y per­mi­tir un ran­go di­ná­mi­co más al­to en un flu­jo de pro­gra­ma.

Se re­co­mien­da que la in­ten­si­dad so­no­ra ob­je­ti­vo de un flu­jo no sea in­fe­rior a -20 LUFS: pa­ra me­jo­rar la au­di­bi­li­dad de los flu­jos en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Se re­co­mien­da que la pro­gra­ma­ción de for­ma cor­ta (60 se­gun­dos o me­nos) se ajus­te li­mi­tan­do el vo­lu­men má­xi­mo a cor­to pla­zo pa­ra que no su­pere en más de 5 UGM el vo­lu­men ob­je­ti­vo: es­to ase­gu­ra que los anun­cios y con­te­ni­dos si­mi­la­res de for­ma cor­ta sean con­sis­ten­tes con el vo­lu­men del stream.

Se re­co­mien­da que el ni­vel má­xi­mo de pi­co no ex­ce­da -1.0 db TP: pa­ra evi­tar el re­cor­te cuan­do se uti­li­zan co­di­fi­ca­do­res lossy.

Por aho­ra, Spo­tify ha re­du­ci­do su ni­vel de re­fe­ren­cia de vo­lu­men de re­pro­duc­ción de -11 LUFS a -14, apro­xi­ma­da­men­te igual que You­tu­be y TIDAL. Los cual ya re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo y cer­cano a la re­co­men­da­ción de AES (-16 LUFS), es­to quie­re de­cir que Spo­tify ha me­jo­ra­do su so­ni­do y se no­ta, pues es­to re­du­ce la com­pre­sión que ge­ne­ró la gue­rra del vo­lu­men.

Un ar­tícu­lo de la pu­bli­ca­ción Mot­her­board, ti­tu­la­do “¿Por qué Spo­tify re­ba­jó el vo­lu­men de las can­cio­nes y la so­no­ri­dad he­ge­mó­ni­ca fi­nal?”, su­gie­re que los téc­ni­cos de Spo­tify pres­ta­ron aten­ción a la crea­ción por par­te de la Unión Eu­ro­pea de Ra­dio­di­fu­sión de la nor­ma EBU-R128 de­no­mi­na­da LUFS ( Loud­ness Units re­la­ti­ve to Full Sca­le), una uni­dad de me­di­da de “so­no­ri­dad” y un sis­te­ma apa­ren­te­men­te más so­fis­ti­ca­do que los de­ci­be­lios pa­ra com­pren­der la per­cep­ción hu­ma­na del vo­lu­men.

Es­to es im­por­tan­te pa­ra in­ge­nie­ros, pro­duc­to­res y mú­si­cos pues a de­cir de Ian She­pard, uno de los prin­ci­pa­les in­ge­nie­ros de mas­te­ri­ng y uno de los prin­ci­pa­les im­pug­na­do­res de la gue­rra del vo­lu­men:

“En po­cas pa­la­bras, sig­ni­fi­ca que no im­por­ta cuán al­to se em­pu­je el ni­vel de sus mez­clas y maes­tros. Una vez que el vo­lu­men bru­to de los ar­chi­vos su­pera un de­ter­mi­na­do pun­to, los ser­vi­cios de strea­ming on­li­ne los re­cha­zan, man­te­nién­do­los to­dos en el mis­mo ni­vel de re­fe­ren­cia, pa­ra evi­tar que los usua­rios se sien­tan mo­les­tos por los cam­bios re­pen­ti­nos de vo­lu­men. Exac­ta­men­te don­de el “pun­to de no re­torno” va­ría li­ge­ra­men­te en­tre los di­fe­ren­tes ser­vi­cios de strea­ming, pe­ro Spo­tify siem­pre so­lía ser el más al­to, por im­pre­sio­nan­tes 3db.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.