Luz = D+C. Ho­me thea­ter, di­se­ño y ele­gan­cia.

DI­SE­ÑO Y ELE­GAN­CIA

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Natalia Pé­rez de la Fuen­te

El sig­ni­fi­ca­do del tam­bién co­no­ci­do co­mo Ho­me Thea­ter, re­cae en el pro­pio tí­tu­lo, un es­pa­cio que ase­me­je a un tea­tro pe­ro en la co­mo­di­dad del ho­gar. Es de­cir, que de po­co sir­ve el me­jor au­dio en el mer­ca­do o la úl­ti­ma pan­ta­lla o pro­yec­tor si no se con­si­de­ra el es­pa­cio y la am­bien­ta­ción que per­mi­ta des­per­tar en no­so­tros la sen­sa­ción de es­tar en una sa­la de ci­ne au­na­do a la pri­va­ci­dad in­va­lua­ble que ofre­ce nues­tra ca­sa.

En­tre las no­ve­da­des, en cues­tión de di­se­ño, pa­ra acon­di­cio­nar es­te es­pa­cio en­con­tra­mos la po­si­bi­li­dad de re­crear el efec­to de ver pe­lí­cu­las ba­jo las es­tre­llas con te­cho de ilu­mi­na­ción de fi­bra óp­ti­ca que bri­lla co­mo la Vía Lác­tea. Gra­cias a un sis­te­ma de con­trol de ilu­mi­na­ción se pue­de ac­ti­var el po­der de la es­tre­lla, ate­nuar y acla­rar las lu­ces, va­riar la ve­lo­ci­dad con la que bri­llan, in­clu­so es­ta­ble­cer una es­tre­lla fu­gaz en mo­vi­mien­to. Otra me­jo­ra la per­mi­te la adi­ción de sen­so­res de mo­vi­mien­to a la en­tra­da de la ha­bi­ta­ción pa­ra en­cen­der to­das las lu­ces au­to­má­ti­ca­men­te y des­pués dar­le el con­trol al co­man­do de ilu­mi­na­ción. No im­por­ta lo que es­té vien­do en la pan­ta­lla de su tea­tro en ca­sa, -una pe­lí­cu­la, una se­rie, un par­ti­do de fut­bol, in­clu­so el no­ti­cie­ro- la ima­gen siem­pre se ve más bri­llan­te y más cla­ra cuan­do las lu­ces de la ha­bi­ta­ción es­tán apa­ga­das.

Es­ta es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que los in­te­gra­do­res de sis­te­mas en ca­sa siem­pre su­gie­ren in­cor­po­rar al­gún ti­po de con­trol de ilu­mi­na­ción pa­ra el ho­me thea­ter. Lo an­te­rior per­mi­te que con pul­sar tan só­lo un bo­tón del te­lé­fono, o bien des­de un te­cla­do en la pa­red o un con­trol re­mo­to de mano se apa­guen las lu­ces. Es­ta es la for­ma más bá­si­ca de con­trol de ilu­mi­na­ción y cues­ta un par de cien­tos de dó­la­res.

Aho­ra bien, si tie­ne un pre­su­pues­to sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más gran­de, no hay du­da, lo que de­be ad­qui­rir es un sis­te­ma más so­fis­ti­ca­do de con­trol de ilu­mi­na­ción pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia de en­tre­te­ni­mien­to aún más atrac­ti­va. Por ejem­plo, ELAN, mar­ca per­te­ne­cien­te al gru­po Co­re Brands, la cual desa­rro­lla una lí­nea ga­lar­do­na­da de so­lu­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to y con­trol de to­da la ca­sa; cu­ya ac­tua­li­za­ción de ELAN 8 fue ga­lar­do­na­da con el pre­mio “Pro­duc­to de la In­ter­faz Hu­ma­na 2017 del Año”, otor­ga­do por el Co­mi­té del Pro­gra­ma de Pre­mios a la Mar­ca de Ex­ce­len­cia de la Aso­cia­ción de Tec­no­lo­gía del Con­su­mi­dor en el CES 2017.

Las pres­ta­cio­nes de ELAN pa­ra un es­pa­cio de es­ta na­tu­ra­le­za se mues­tran en una es­tan­cia trans­for­ma­da de un ho­gar de Nue­va York en la que se bus­có trans­por­tar a los es­pec­ta­do­res a lo más re­mo­tos del uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co, tan con­vin­cen­te­men­te co­mo cual­quier lu­gar de ci­ne co­mer­cial. Con es­te ob­je­ti­vo, la fir­ma neo­yor­ki­na de in­te­gra­ción, Ro­bert Allen Mul­ti­me­dia, per­fec­cio­nó ca­da de­ta­lle y com­bi­nó la úl­ti­ma tec­no­lo­gía de con­trol de la mar­ca, pa­ra rea­li­zar un di­se­ño de pri­me­ra cla­se con un te­cho de fi­bra óp­ti­ca ilu­mi­na­do por las es­tre­llas y así crear el mo­de­lo mo­derno de un au­tén­ti­co ho­me thea­ter ca­paz de de­jar a los in­vi­ta­dos y ami­gos sin pa­la­bras. Los ex­per­tos de la fir­ma, co­mo bien di­ce www.ho­me­toys.com, ha­bían es­ta­do tra­ba­jan­do con los pro­pie­ta­rios de la lu­jo­sa re­si­den­cia ubi­ca­da en el co­ra­zón de Nue­va York pa­ra in­te­grar y au­to­ma­ti­zar una ha­bi­ta­ción que tu­vie­ra to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de un lu­jo­so tea­tro en ca­sa. Así, se eli­mi­na­ron to­das las pa­re­des y obs­tácu­los acús­ti­cos y cui­da­do­sa­men­te, fue­ron con­si­de­ran­do ca­da com­po­nen­te y ele­men­to de di­se­ño pa­ra ma­xi­mi­zar la ex­pe­rien­cia del ci­ne. “Pa­ra es­ta sa­la, nues­tros clien­tes que­rían lo úl­ti­mo en to­do, des­de el con­trol ELAN de un só­lo to­que, el pro­yec­tor 4K y el pro­ce­sa­mien­to de so­ni­do Dolby At­mos has­ta los asien­tos di­se­ña­dos a me­di­da, el te­cho ilu­mi­na­do por las es­tre­llas y los pa­si­llos ilu­mi­na­dos por el sue­lo; es­te tea­tro en ca­sa es lu­jo­so en ca­da pa­so”, de­ta­lla Ain­ley uno de los en­car­ga­dos del pro­yec­to. De esa ma­ne­ra, cuan­do la fa­mi­lia quie­re ver una pe­lí­cu­la o ver el Su­per Bowl en una enor­me pan­ta­lla de 184 pul­ga­das, lo úni­co que ha­cen es en­trar y usar el man­do ELAN HR200 pa­ra en­cen­der to­do el sis­te­ma con un so­lo bo­tón. Con eso, las lu­ces prin­ci­pa­les se os­cu­re­cen, el te­cho ilu­mi­na­do por las es­tre­llas em­pie­za a bri­llar, el pro­yec­tor JVC se ele­va, el sis­te­ma de so­ni­do de 13 al­ta­vo­ces, cua­tro sub­woo­fer y las fuentes de con­te­ni­do co­bran vi­da, lis­tos pa­ra ofre­cer el úl­ti­mo en­tre­te­ni­mien­to. “La sim­pli­ci­dad del tea­tro es uno de sus ma­yo­res be­ne­fi­cios”, agre­ga Ain­ley. “To­do lo que un es­pec­ta­dor tie­ne que ha­cer es usar un só­lo con­trol re­mo­to o su ipad pa­ra ini­ciar to­do el sis­te­ma, pa­ra lue­go se­lec­cio­nar la fuen­te y su con­te­ni­do. No hay na­da que ne­ce­si­te ser fi­jo, nin­gún equi­po tie­ne que ser en­cen­di­do ma­nual­men­te. Cuan­do la pe­lí­cu­la ter­mi­na, sim­ple­men­te se pul­sa el bo­tón ‘OFF’ en el man­do a dis­tan­cia de ELAN y las per­so­nas sa­len de la ha­bi­ta­ción, don­de las lu­ces se os­cu­re­ce­rán des­pués de diez mi­nu­tos gra­cias a los de­tec­to­res de mo­vi­mien­to”.

Tra­ba­jan­do con el di­se­ña­dor de in­te­rio­res de los pro­pie­ta­rios, la fir­ma per­so­na­li­zó la sa­la pa­ra ma­xi­mi­zar el con­fort, la es­té­ti­ca y la uti­li­dad. In­clu­so los asien­tos fue­ron cons­trui­dos a la me­di­da, los pro­pie­ta­rios so­li­ci­ta­ron cam­bios li­ge­ros siem­pre de la mano del di­se­ño es­tán­dar de Acous­tic Smart. Los sis­te­mas de ais­la­mien­to acús­ti­co de sue­lo y pa­red de Ki­ne­tics Noi­se Con­trol ase­gu­ra­ron que el sis­te­ma de so­ni­do ma­si­vo fue­ra cris­ta­lino en ca­da asien­to, mien­tras que los al­ta­vo­ces en el te­cho y la ilu­mi­na­ción cui­da­do­sa­men­te co­lo­ca­dos acen­tua­ron la ha­bi­ta­ción al mis­mo tiem­po que per­ma­ne­cen ca­si in­vi­si­bles. “No só­lo op­ti­mi­za­mos el au­dio y vi­deo de la sa­la, sino que tam­bién mo­di­fi­ca­mos una ven­ta­na del só­tano exis­ten­te pa­ra agre­gar una sa­li­da ex­tra y ga­ran­ti­zar así la se­gu­ri­dad del ho­gar. Es bá­si­ca­men­te una puer­ta de es­ca­pe en ca­so de emer­gen­cia. Es­tá ocul­to de­trás de uno de los pa­ne­les de la pa­red y, cuan­do se abre el pa­nel, una luz se en­cien­de au­to­má­ti­ca­men­te pa­ra ayu­dar en el mo­vi­mien­to. El sis­te­ma ELAN tam­bién es­tá pro­gra­ma­do pa­ra en­cen­der las lu­ces de la sa­la au­to­má­ti­ca­men­te si una alar­ma de incendio se apa­ga en cual­quier par­te del ho­gar”, am­plió el ex­per­to.

Pa­ra pro­te­ger to­da la tec­no­lo­gía de pun­ta y ase­gu­rar un ren­di­mien­to óp­ti­mo, Ro­bert Allen Mul­ti­me­dia to­mó to­das las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias y cons­tru­yó un ar­ma­rio de rack con con­trol cli­má­ti­co en la par­te tra­se­ra de la ha­bi­ta­ción. El acon­di­cio­na­dor de ai­re que en­fría el rack tam­bién flu­ye ha­cia la ca­ja del pro­yec­tor, man­te­nien­do to­do el sis­te­ma por de­ba­jo de 90 gra­dos en to­do momento. Las fuentes de con­te­ni­do in­clu­yen un ser­vi­dor de pe­lí­cu­las Fu­sion Re­search Pre­mier y dos re­pro­duc­to­res de Blu-ray, mien­tras que el sis­te­ma es ad­mi­nis­tra­do por un pro­ce­sa­dor ELAN GSC2. La úl­ti­ma lí­nea de de­fen­sa del equi­po es pro­por­cio­na­da por un UPS Pa­na­max MB1500, que pro­te­ge contra so­bre­ten­sio­nes eléc­tri­cas y ga­ran­ti­za un cie­rre se­gu­ro en ca­so de un cor­te de ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.