Pick Up the Pie­ces. Sie­te mi­tos en torno al ci­ne en ca­sa.

EN TORNO AL CI­NE EN CA­SA

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­to­nio Le­go­rre­ta

Un pen­sa­mien­to ocu­rre al ini­ciar es­ta co­lum­na, ¿qué más pue­do de­cir, agre­gar o co­men­tar al te­ma? Y, tra­tan­do de apor­tar al­go dis­tin­to, un pa­no­ra­ma, me he pro­pues­to des­mi­ti­fi­car sie­te de los cues­tio­na­mien­tos que ron­dan las men­tes de quie­nes se pro­po­nen te­ner ese dis­fru­te lla­ma­do ci­ne en ca­sa. .Un “pa­que­te cuen­to” de una so­la mar­ca.

Am­bos y de­pen­de. Cier­ta­men­te los pa­que­tes de ho­me-thea­ter-in-a-box son atrac­ti­vos en pre­cio pa­ra los usua­rios bi­so­ños, pues no tie­nen que to­mar de­ci­sio­nes en cuan­to a qué re­cep­tor AV y sis­te­ma de bo­ci­nas es­co­ger. Los pun­tos dé­bi­les en es­te ti­po de equi­pa­mien­tos es lo li­mi­ta­do que pue­de ser el re­cep­tor AV en po­ten­cia de sa­li­da, nú­me­ro de en­tra­das, fa­ci­li­dad de con­fi­gu­ra­ción y ca­li­bra­ción, así co­mo su ca­li­dad en so­ni­do. Otra des­ven­ta­ja es la ca­li­dad en ge­ne­ral de los al­ta­vo­ces, es aquí don­de se re­cor­ta el pre­su­pues­to se­ria­men­te en la cons­truc­ción de los ga­bi­ne­tes, el ni­vel de las uni­da­des co­lo­ca­das, una apa­rien­cia es­té­ti­ca po­bre o en­ga­ño­sa y desem­pe­ño so­no­ro su­ma­men­te li­mi­ta­do. El ca­so opues­to lo re­pre­sen­tan com­pa­ñías que co­lo­can nom­bre y ape­lli­do al pro­duc­to y se re­cu­rre al sa­ber, desem­pe­ño, fa­bri­ca­ción, ho­mo­lo­ga­ción y re­sul­ta­dos su­per­la­ti­vos –por ca­so, el JBL Synt­he­sis, don­de am­pli­fi­ca­ción, pro­ce­sa­mien­to, ecua­li­za­ción, al­ta­vo­ces, con­fi­gu­ra­ción y ca­li­bra­ción va com­ple­ta­men­te de la mano uno de otro-. El pe­ro po­dría ser el cos­to pe­ro los re­sul­ta­dos son más que so­bre­sa­lien­tes.

.4K lo es to­do

De­pen­de… eso lo du­do y po­dría afir­mar fal­so. De­bo con­fe­sar que mi ac­tual sis­te­ma de ci­ne en ca­sa (un Array 800) tie­ne un pro­ce­sa­dor que só­lo pa­sa has­ta 1080i y el Ap­ple TV es 720p, pe­ro las se­ña­les de 1080p las pa­so di­rec­ta­men­te al plas­ma Pa­na­so­nic úni­ca­men­te el au­dio es pro­ce­sa­do en és­te. Sal­vo los par­ti­dos de ba­se­ból que mi­ro en el ser­vi­cio de MLB (que no es del to­do sa­tis­fac­to­rio, y me­nos cuan­do va per­dien­do el equi­po al que le va­ya), lo de­más es miel so­bre ho­jue­las. Hou­se of Cards nun­ca la he vis­to y no ten­go pla­nes pa­ra ha­cer­lo. Así que ama­ble lec­tor, si ya com­pró su te­le­vi­sor de úl­ti­ma (si, ¿úl­ti­ma?) tec­no­lo­gía y no tie­ne con­te­ni­dos en 4K, pues bueno… Apar­te, to­dos los equi­pos de­be­rán cum­plir con HDCP 2.2 ta­les co­mo fuentes de se­ñal, pro­ce­sa­do­res o re­cep­to­res AV, ca­bles y dis­play, pues de lo con­tra­rio no po­drá dis­fru­tar de la ma­quia­vé­li­ca men­te del per­so­na­je de Ke­vin Spa­cey sien­do el pre­si­den­te de USA (cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad es me­ra coin­ci­den­cia). Cier­ta­men­te se apues­ta a que un equi­po sea de van­guar­dia y ten­ga los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra que no sea ob­so­le­to al día si­guien­te y ello de­be in­cluir, la ca­li­dad de am­pli­fi­ca­ción en re­cep­to­res AV.

.Dolby At­mos o lo de hoy co­mo au­dio in­mer­si­vo

De­pen­de. Cier­ta­men­te se es­cu­chan es­pec­ta­cu­la­res las pro­duc­cio­nes rea­li­za­das me­dian­te es­te mé­to­do de co­di­fi­ca­ción y de­co­di­fi­ca­ción, pe­ro si us­ted, es­ti­ma­do usua­rio, su­pie­ra que hay ins­ta­la­das mu­cho más bo­ci­nas que las se pue­de ima­gi­nar en un ci­ne co­mer­cial de­bi­da­men­te pre­pa­ra­do, no da­ría cré­di­to a ello pa­ra ins­ta­lar­lo en ca­sa. Pa­ra em­pe­zar, es­cu­char At­mos im­pli­ca te­ner una pe­lí­cu­la co­di­fi­ca­da en ese pro­to­co­lo, sino no sue­nan las bo­ci­nas de al­tu­ra, por un la­do. Por otro, ¿có­mo ins­ta­lo, co­lo­co las bo­ci­nas de al­tu­ra? És­tas obe­de­cen a un arre­glo es­pe­cial en ali­nea­ción y an­gu­la­ción, así co­mo a un pro­ce­so de ca­li­bra­ción pa­ra que se apre­cien ade­cua­da y de­bi­da­men­te. Hay bo­ci­nas que se co­lo­can a ma­ne­ra de co­pe­te en los al­ta­vo­ces fron­ta­les y tra­se­ros pa­ra que su so­ni­do re­bo­te so­bre la lo­sa del te­cho y lle­gue a nues­tros oí­dos con el efec­to es­pa­cial, en­vol­ven­te, es­pe­ra­do. Pues ha­cer eso tam­po­co es tan sen­ci­llo y de­be­rán co­lo­car­se los al­ta­vo­ces a ni­vel pi­so de tal ma­ne­ra que pue­da, con el al­ta­voz de co­pe­te o At­mos, ha­cer la bu­cha­ca a dos ban­das. Hay otros mé­to­dos de pro­ce­sa­mien­to co­mo Au­ro3d y DTS:X que po­drían fun­cio­nar de ma­ne­ra más óp­ti­ma con pro­duc­cio­nes rea­li­za­das des­de 2 ca­na­les y las tra­di­cio­nes 5.1 pa­ra ha­cer so­ni­do in­mer­si­vo con ellas sin te­ner que es­tar ne­ce­sa­ria­men­te co­di­fi­ca­das de es­ta ma­ne­ra. El te­ma es que es­tos mé­to­dos de pro­ce­sa­mien­to no es­tán in­cor­po­ra­dos en to­dos los equi­pos, aun­que los de muy al­to desem­pe­ño los in­clu­yen, pe­ro a un cos­to ele­va­do.

.Bas­ta con una ba­rra de so­ni­do y las co­sas cam­bian

Nue­va­men­te, de­pen­de. Si se tra­ta del so­ni­do que pro­vie­ne de su dis­play o set de TV, de­fi­ni­ti­va­men­te ha­cen la di­fe­ren­cia, pe­ro ¿qué tan­to? Ja­más ha­rán el fac­tor di­fe­ren­cial de un ci­ne en ca­sa de­di­ca­do pues, pa­ra em­pe­zar, es li­mi­ta­do su ma­ne­jo de po­ten­cia; la dis­tan­cia en­tre al­ta­vo­ces es de­ma­sia­do cor­ta, el ta­ma­ño y vo­lu­men de la ca­ja acús­ti­ca de ca­da al­ta­voz es li­mi­ta­do, las uni­da­des son su­ma­men­te pe­que­ñas, de­pen­den de un sub­woo­fer en­to­na­do a un ran­go de fre­cuen­cias al­to pa­ra res­pon­der a los gra­ves au­di­bles y gra­ves-me­dios, sien­do es­tos sub­woo­fers más al­ta­vo­ces de gra­ves que de muy ba­jas fre­cuen­cias, se re­crean efec­tos si­mu­la­dos al no ha­ber al­ta­vo­ces tra­se­ros y ¿pa­ra qué de­mo­nios quie­ro Blue­tooth en su fun­cio­na­li­dad? Pa­ra un dor­mi­to­rio y la sa­la de jue­gos de los ni­ños, es­tán co­rrec­tos.

.El ci­ne en ca­sa es so­lo pa­ra pe­lí­cu­las

Fal­so. Hoy en día se pue­den dis­fru­tar des­de se­ries de TV, vi­deo­jue­gos, even­tos de­por­ti­vos, con­cier­tos y, ob­via­men­te, pe­lí­cu­las. Mu­cho de­pen­de de la ca­li­dad con la que fue­ron pro­du­ci­dos y trans­mi­ti­dos es­tos even­tos pa­ra dis­fru­tar­los en me­nor o ma­yor me­di­da.

.Un ci­ne en ca­sa es ca­ro

De­pen­de. Cier­ta­men­te la elec­ción cui­da­do­sa de los ele­men­tos de un ci­ne en ca­sa, y su in­cor­po­ra­ción al am­bien­te, es una in­ver­sión de tiem­po y di­ne­ro que re­tri­bu­ye a lo lar­go de los años. La ex­pe­rien­cia de es­cu­char sus se­ries fa­vo­ri­tas de TV, los even­tos de­por­ti­vos y las pe­lí­cu­las, son vi­ven­cias inigua­la­bles que ob­via­men­te se pue­den com­par­tir en en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar y no per­so­nal, co­mo en el High End. Mi su­ge­ren­cia en es­te pun­to es de­jar­se lle­var de la mano de ex­per­tos, ase­so­res o con­sul­to­res pa­ra que se acer­que y al­can­ce la ex­pe­rien­cia de­por­ti­va o ci­ne­ma­to­grá­fi­ca desea­da. Nue­va­men­te re­cu­rrien­do al vie­jo con­se­jo del Hi-fi, eli­ja los me­jo­res ele­men­tos acor­des a su pre­su­pues­to de ca­da mar­ca y pro­duc­to en par­ti­cu­lar. Los equi­pos de ci­ne en ca­sa son enor­mes y mons­truo­sos Si desea y tie­ne po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de al­go más, el equi­pa­mien­to po­dría re­du­cir­se a una cons­pi­cua pan­ta­lla de pro­yec­ción, pues el equi­pa­mien­to (elec­tró­ni­ca) y al­ta­vo­ces es­ta­rían ocul­tos y su sa­la de ci­ne ten­dría la apa­rien­cia de un ci­ne en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Aho­ra bien, ha­be­mos quie­nes no só­lo dis­fru­ta­mos del con­te­ni­do, sino tam­bién de la apa­rien­cia de los fie­rros y, cier­ta­men­te, a mi pun­to de vis­ta, son “se­xual­men­te” atrac­ti­vos en su di­se­ño in­dus­trial.

Así que, es­ti­ma­do lec­tor, si ya ad­qui­rió la me­ga te­le­vi­sión LED, OLED, ¿qué es­pe­ra pa­ra te­ner un ci­ne en ca­sa? Ya tie­ne el 50% de la di­ver­sión con la ima­gen y ¿qué es­pe­ra pa­ra te­ner el otro 50% en so­ni­do? Créa­me, ¡no se arre­pen­ti­rá!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.