Un día o día uno

home:tech magazine mexico - - EDITORIAL -

Di­cen que “el me­xi­cano se la jue­ga por el des­co­no­ci­do y se cre­ce an­te el do­lor”; que­dó cla­ro en la res­pues­ta an­te los sis­mos que sa­cu­die­ron el su­r­es­te y la ca­pi­tal del país el mes pa­sa­do. No fue ni se­rá la úl­ti­ma vez. A ve­ces to­do de­be de­rrum­bar­se pa­ra vol­ver a cons­truir­se. Co­mo con­jun­to, a es­ta ma­na­da le ha­cía fal­ta cim­brar­se: con la cri­sis a cues­tas ha po­di­do re­co­no­cer­se y unir­se tan­to co­mo le es po­si­ble. La psi­co­lo­gía lla­ma re­si­lien­cia a la ca­pa­ci­dad pa­ra re­cu­pe­rar­se de los mo­men­tos di­fí­ci­les que po­see el ser hu­mano, de trans­for­mar la cri­sis en opor­tu­ni­dad sien­do és­te uno de los ras­gos de ca­rác­ter más cau­ti­va­do­res que pue­de apren­der y te­ner el ser hu­mano. Los me­xi­ca­nos, la gran ma­yo­ría de la so­cie­dad ci­vil que­dó nue­va­men­te cla­ro, la tie­ne.

En una con­di­ción co­mo la que en­fren­ta­mos, lo­gra­mos po­ner en ac­ción las ma­nos pa­ra mo­vi­li­zar, abra­zar y con­so­lar. Eso es ex­ce­len­te. Em­pe­ro, los días sub­se­cuen­tes al Día Ce­ro de ese 19 de sep­tiem­bre –y des­de el 7 cuan­do el su­r­es­te del país se cim­bró- tam­bién nos han mos­tra­do cuán ne­ce­sa­rio es to­mar cons­cien­cia de nues­tra con­di­ción co­mo ciu­da­da­nos y lo in­dis­pen­sa­ble que se tor­na exi­gir dia­rio, a quie­nes nos re­pre­sen­tan co­mo lí­de­res el cum­pli­mien­to de su la­bor; así mis­mo de­ve­ló que ne­ce­si­ta­mos to­mar con hu­mil­dad nues­tra con­di­ción hu­ma­na pa­ra des­po­jar­nos del ego y ofre­cer por el bien co­mún ma­yor, de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da y equi­ta­ti­va.

Nos cae­re­mos y ha­bre­mos de le­van­tar mil ve­ces. Se­rá la for­ma en que lo ha­re­mos la que nos in­di­que los pun­tos a pu­lir co­mo per­so­nas y así abo­nar a nues­tra as­pi­ra­ción de cons­truir una so­cie­dad dis­tin­ta en la que los ta­len­tos in­di­vi­dua­les apor­ten a lo co­lec­ti­vo, guia­dos sí por la pa­sión y la am­bi­ción pe­ro sin per­der­se en la ta­rea de for­jar un país que me­rez­ca­mos por mé­ri­tos sin de­jár­se­lo –otra vez- a unos po­cos: los que abu­san, sa­quean, son mez­qui­nos e in­di­fe­ren­tes.

Vi­vir con la es­pe­ran­za de que to­ma­re­mos nor­ma­li­dad sí, pe­ro no ex­pe­ri­men­tan­do és­ta co­mo el me­ro de­seo o un op­ti­mis­mo in­ge­nuo, sino co­mo una ac­ti­tud: la dis­po­si­ción a fa­vor, de men­te y áni­mo, pa­ra ha­cer lo que nos co­rres­pon­de. Su­me, no res­te. La ma­na­da nos ne­ce­si­ta.

#Fuer­za­mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.