In­te­gra­ción sin Do­lor.

CEDIA 2017.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

Em­pe­za­re­mos por co­men­tar que los cam­bios re­cien­tes en CEDIA sí cau­sa­ron con­fu­sión o al me­nos hi­cie­ron pen­sar que el even­to pu­die­ra ver­se afec­ta­do. El pri­me­ro de ellos fue la sa­li­da de Vin Bruno co­mo CEO de la or­ga­ni­za­ción y que no se hi­cie­ran co­men­ta­rios al res­pec­to (a pe­sar que al­gu­nos miem­bros en USA de­man­da­ban una ex­pli­ca­ción); lo se­gun­do, que por pri­me­ra vez la or­ga­ni­za­ción del even­to no fue eje­cu­ta­da por CEDIA, sino por Eme­rald Ex­po­si­tions, em­pre­sa de­di­ca­da a or­ga­ni­zar con­gre­sos y ex­po­si­cio­nes con la ra­zón de fon­do, ar­gu­men­ta­da por CEDIA, de que el even­to ha cre­ci­do tan­to que le ab­sor­be ca­si el 50% del tiem­po del staff, mien­tras que al te­ner aho­ra a una em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra, hu­bo es­pa­cio pa­ra ha­cer más por el desa­rro­llo de los miem­bros. Ca­be des­ta­car que la par­te educativa (cur­sos, se­mi­na­rios y ta­lle­res) si­guen sien­do pro­pie­dad de CEDIA, ellos mis­mos -me­dian­te sus co­mi­tés- iden­ti­fi­can las ne­ce­si­da­des de en­tre­na­mien­to, coor­di­nan el desa­rro­llo de cur­sos y al fi­nal de ca­da even­to se rea­li­za un cui­da­do­so aná­li­sis pa­ra iden­ti­fi­car los cur­sos más exi­to­sos, los que de­ben me­jo­rar y los que pa­ra el pró­xi­mo año de­ja­ran de im­par­tir­se; sin du­da es­te ren­glón se ve­rá enor­me­men­te be­ne­fi­cia­do al po­der de­di­car­le más re­cur­sos en te­mas de in­te­rés. El ter­cer anun­cio im­por­tan­te fue que CEDIA ini­ció la bús­que­da de un nue­vo edi­fi­cio que se con­vier­ta en sus ofi­ci­nas ge­ne­ra­les con es­pa­cio pa­ra en­tre­na­mien­tos es­pe­cia­les (se rea­li­zan en es­tos es­pa­cios va­rios ti­pos de se­sio­nes, des­de Boot Camps has­ta los es­pe­cia­li­za­dos en re­des). Y, una no­ti­cia nue­ve­ci­ta, es el anun­cio de CEDIA de apli­car los exá­me­nes de cer­ti­fi­ca­ción en cen­tros de­di­ca­dos don­de se pre­ser va la in­te­gri­dad del exa­men y, al mis­mo tiem­po, se fa­ci­li­ta su eje­cu­ción -afor­tu­na­da­men­te Me­xi­co es­tá in­clui­do-, aho­ra se­rá cues­tión de ve­ri­fi­car los de­ta­lles.

Aun­que sa­bía que no asis­ti­ría me re­gis­tré y, co­mo siem­pre, de­di­qué tiem­po a re­vi­sar la lis­ta de ex­hi­bi­do­res pa­ra se­lec­cio­nar los pro­duc­tos y te­mas que pu­die­ran in­tere­sar­me co­mo si fue­ra a es­tar pre­sen­te; du­ran­te el pro­ce­so de re­gis­tro se­lec­cio­né que esas em­pre­sas se pu­die­ran po­ner en con­tac­to con­mi­go, co­sa que su­ce­dió des­de an­tes del even­to, es­to me per­mi­tió em­pe­zar an­ti­ci­pa­da­men­te el aná­li­sis de te­mas in­tere­san­tes.

Los te­mas en bo­ga

A la dis­tan­cia per­ci­bo co­mo do­mi­nan­tes 4K, in­gre­sos re­cu­rren­tes, do­mi­nio de la red, apli­ca­cio­nes –más y más­pa­ra ha­cer sis­te­mas más po­de­ro­sos (o tal vez al­gu­nas su­per­fluas que só­lo au­men­ta­rían pun­tos de ries­go de fa­lla), en fin, la épo­ca del pro­duc­to estrella no es és­ta, pe­ro sí la del mo­men­to de ana­li­zar lo que hacemos: por qué lo hacemos, có­mo lo hacemos y, so­bre to­do, si es buen ne­go­cio lo que lle­va­mos a ca­bo. Den­tro de es­ta ra­pi­dí­si­ma evo­lu­ción, no só­lo de tec­no­lo­gía sino -y más im­por­tan­te- del es­ti­lo de vi­da de la gen­te, los pro­yec­tos de sis­te­mas gran­des y com­ple­jos ya no son tan co­mún, no­tán­do­se el in­cre­men­to en los gus­tos por sis­te­mas pe­que­ños, no cen­tra­li­za­dos. El de­ba­te crí­ti­co es so­bre el ca­mino de la in­dus­tria, los güe­ri­tos -que pa­ra to­do crean tér­mi­nos, nom­bres y pa­la­bras- di­cen que GAFA (Goo­gle, Ap­ple, Fa­ce­book y Ama­zon) es­tán más que pre­sen­tes en la in­dus­tria de in­te­gra­ción; hay quien di­ce que tomarán el lu­gar de los in­te­gra­do­res. De ma­ne­ra que es­to tie­ne mu­chos pun­tos de vis­ta; el pe­si­mis­ta pien­sa “que nues­tros días es­tán con­ta­dos”, que la can­ti­dad de equi­pos que los usua­rios pue­den po­ner a fun­cio­nar sin no­so­tros o un es­pe­cia­lis­ta, es ca­da vez más gran­de, o que es­to obli­ga a mo­di­fi­car los pre­cios de nues­tros ser­vi­cios a la ba­ja; mien­tras, otros mu­cho más po­si­ti­vos, ar­gu­men­tan que al con­tra­rio: re­pre­sen­ta­mos la opor­tu­ni­dad de ha­cer va­ler lo que sa­be­mos, que no hay otros es­pe­cia­lis­tas que do­mi­nen el au­dio, vi­deo, con­trol, se­gu­ri­dad bá­si­ca, red, ac­ce­sos, et­cé­te­ra co­mo no­so­tros, y la po­si­ción de pri­vi­le­gio que eso nos da con los clien­tes y usua­rios. Yo de­fi­ni­ría es­te mo­men­to co­mo de re en­fo­que, ¿es­ta­mos don­de que­re­mos o don­de po­de­mos, sa­tis­fa­ce­mos a nues­tros clien­tes, ma­ne­ja­mos ade­cua­da­men­te los pro­yec­tos? Si las res­pues­tas son más po­si­ti­vas que ne­ga­ti­vas, muy bien, es el ca­mino co­rrec­to. En ca­so de que no, ello no im­pli­ca só­lo al due­ño, sino a to­dos los que co­la­bo­ran en la or­ga­ni­za­ción, que en con­jun­to de­be­mos ase­gu­rar que va­ya­mos en el ca­mino co­rrec­to. Des­pués de to­do si la em­pre­sa no ga­na di­ne­ro, nos afec­ta a to­dos por igual.

Con­clu­sión w

Si me pre­gun­tan qué ex­tra­ñe más, sin du­da la opor­tu­ni­dad de sa­lu­dar a los ami­gos y que al pla­ti­car con ellos, uno apren­de; se­guir sus re­co­men­da­cio­nes y, por su­pues­to, pa­sar ra­tos agra­da­bles. No me atre­vo a de­cir que es lo mis­mo asis­tir que no, pe­ro mi con­clu­sión es que si vas la in­ver­sión de tiem­po em­pie­za des­de an­tes, con la fa­se de or­ga­ni­za­ción y pla­nea­ción. Me que­do con las ga­nas de po­der opi­nar de pri­me­ra mano so­bre qué tal es­tu­vo, qué fal­tó o qué so­bró. Por su­pues­to que va­le la pe­na ir, pe­ro pa­ra ello, por un la­do no­so­tros de­be­mos pre­pa­rar­nos me­jor y por otro CEDIA tie­ne que se­guir “ena­mo­rán­do­nos” pa­ra que si­ga­mos asis­tien­do.

Sin du­da no bas­ta con ir aun­que es­te­mos bien pre­pa­ra­dos, es ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar­nos más en nues­tro mercado y ajus­tar los ob­je­ti­vos de ne­go­cio pa­ra no só­lo per­ma­ne­cer en es­ta fas­ci­nan­te in­dus­tria, so­bre­sa­lir y lo­grar usua­rios sa­tis­fe­chos al mis­mo tiem­po que una rea­li­za­ción per­so­nal y ga­nar di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.