OW son ar­qui­tec­tos me­xi­ca­nos y de su pre­mi­sa de la luz co­mo ele­men­to cla­ve da ra­zón

Son ar­qui­tec­tos me­xi­ca­nos

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Na­ta­lia Pérez de la Fuen­te

En el mun­do del di­se­ño de in­te­rio­res, la luz, la tec­no­lo­gía, el bos­que­jo y la ar­qui­tec­tu­ra son los pi­la­res pa­ra cual­quier pro­yec­to que bus­car plas­mar la re­pre­sen­ta­ción de una idea in­no­va­do­ra y, al mis­mo tiem­po, efi­caz. En es­te glo­bo te­rres­tre exis­ten gran­des e im­por­tan­tes ex­po­nen­tes de la cons­truc­ción con­tem­po­rá­nea, los cua­les no tie­nen una ta­rea fá­cil pues por un la­do, bus­can ar­mo­ni­zar y equi­li­brar tan­to la for­ma co­mo la fun­cio­na­li­dad del am­bien­te y los me­jo­res avan­ces tec­no­ló­gi­cos, pe­ro por otro, de­ben con­si­de­rar siem­pre el cui­da­do por la na­tu­ra­le­za y las ten­den­cias en in­te­rio­res, ya que só­lo así lo­gra­rán crear un se­llo que los re­pre­sen­te y les ayu­de a per­ma­ne­cer en el gus­to del pu­bli­co y de sus co­le­gas. En Mé­xi­co he­mos vis­to ex­ce­len­tes ar­qui­tec­tos, re­co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal; ejem­plos de van­guar­dia y ur­ba­nis­mo que han de­ja­do un le­ga­do digno de ala­bar, bas­ta pen­sar a Luis Ba­rra­gán y sus for­mas de luz. Es por ello que con­si­de­ro opor­tuno re­gre­sar a los bá­si­cos y de­di­car es­te nú­me­ro a los hom­bres que, sin ne­gar los avan­ces, aún con­si­de­ran que la lu­mi­no­si­dad na­tu­ral es el pilar de cual­quier di­se­ño pro­me­te­dor pa­ra una ca­sa ha­bi­ta­ción.

Dos ge­ne­ra­cio­nes con la mis­ma mu­sa de vi­da, la ar­qui­tec­tu­ra. Así es co­mo po­de­mos des­cri­bir al es­tu­dio OW ar­qui­tec­tos ( www.owar­qui­tec­tos.com.mx) en don­de Ós­car y Omar Wa­de tra­ba­jan des­de ha­ce más de cin­co años. Ca­da uno re­pre­sen­tan­do a una ge­ne­ra­ción den­tro de la His­to­ria de la Ar­qui­tec­tu­ra, y am­bos con la fir­me con­vic­ción de dar a la luz na­tu­ral el lu­gar prin­ci­pal en ca­da uno de los pro­yec­tos que rea­li­zan. Re­sul­ta ad­mi­ra­ble y por ins­tan­tes sor­pren­den­te que in­clu­so con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la in­dus­tria del di­se­ño en cuan­to a ilu­mi­na­ción se re­fie­re, en par­ti­cu­lar lo re­la­cio­na­do a lám­pa­ras, lu­ces y sus­ten­ta­bi­li­dad, aún ten­ga­mos ar­qui­tec­tos me­xi­ca­nos que man­ten­gan co­mo pun­to de par­ti­da a la estrella so­lar. En en­tre­vis­ta pa­ra Ho­me:tech, Ós­car Wa­de, Di­rec­tor Ge­ne­ral de OW ar­qui­tec­tos, nos ha­bló jus­ta­men­te so­bre el lu­gar que pa­ra su es­tu­dio tie­ne la luz en sus edi­fi­ca­cio­nes: “Pa­ra no­so­tros es vi­tal. Un ar­qui­tec­to de­be en­fo­car y orien­tar sus pro­yec­tos y cons­truc­cio­nes con ba­se en la ilu­mi­na­ción. Si quie­res un es­pa­cio alum­bra­do de ma­ne­ra na­tu­ral, la ubi­ca­ción con res­pec­to al sol es pri­mor­dial, sin per­der de vis­ta si­quie­ra las es­ta­cio­nes del año. Igual­men­te, la lu­mi­no­si­dad de las ha­bi­ta­cio­nes, de­be­rá ser un jue­go ar­qui­tec­tó­ni­co ar­mo­ni­za­do con las ho­ras del día”.

Egre­sa­do por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, Ós­car cuen­ta con una lar­ga y re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria la­bo­ral pues ha da­do for­ma a di­ver­sas obras tan­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co co­mo en San Mi­guel de Allen­de, Oa­xa­ca y Gue­rre­ro, to­das con un se­llo que se ha con­ver­ti­do en su fir­ma: “La fun­cio­na­li­dad es la ba­se de la ar­qui­tec­tu­ra y la luz es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar­lo”, nos di­ce. Gra­cias al cli­ma de nues­tro país, los ar­qui­tec­tos pue­den tra­ba­jar con la luz na­tu­ral du­ran­te to­do el año, lo que ha­ce de ella la rei­na de cual­quier di­se­ño van­guar­dis­ta e in­te­gral. “No nos gus­ta que que­de un es­pa­cio sin ilu­mi­na­ción, in­clu­si­ve ves­ti­do­res o el mis­mo ga­ra­je de­ben ser do­ta­dos de luz na­tu­ral. An­tes de re­cu­rrir a una irra­dia­ción ar­ti­fi­cial, pro­ba­mos to­das las al­ter­na­ti­vas po­si­bles pues pa­ra no­so­tros, re­pi­to, la ilu­mi­na­ción y la orien­ta­ción son dos de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra cual­quier pro­yec­to de OW”, ase­gu­ra el ar­qui­tec­to.

Pe­ro, ¿de dón­de sur­ge es­te res­pe­to por la luz na­tu­ral? “La in­fluen­cia que tu­ve cuan­do es­ta­ba en ple­na for­ma­ción co­mo ar­qui­tec­to fue sin du­da, Luis Ba­rra­gán. Cual­quier alumno de la ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra en los años se­ten­tas lo ad­mi­ra­ba, re­cuer­do que pa­ra la épo­ca en que yo es­tu­dia­ba, él ya ha­bía ga­na­do pre­mios, era re­co­no­ci­do mun­dial­men­te y ade­más, do­tó a la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na de mi­ni­ma­lis­mo, y esa fue la co­rrien­te en la que yo des­pués me desa­rro­llé. Cla­ro que tam­bién es­ta­ba en esa lí­nea el que fue­ra su so­cio, Ri­car­do Legorreta y Teo­do­ro Gon­zá­lez de León”. Es in­dis­cu­ti­ble, pa­ra los ex­per­tos en luz y di­se­ño, que di­chos ar­qui­tec­tos die­ron una nueva de­fi­ni­ción a la crea­ción de for­mas y es­pa­cios en nues­tro país. Y si pien­so a ni­vel in­ter­na­cio­nal, me vie­nen a la men­te las obras de Lud­wig Mies van der Rohe, quien era y si­gue sien­do mi top en­tre los ar­qui­tec­tos más fa­mo­sos del si­glo an­te­rior, al igual que Frank Lloyd Wright”, mien­tras que de los ar­qui­tec­tos ac­tua­les di­ce ad­mi­rar y re­co­no­cer la la­bor de Nor­man Foster, ar­qui­tec­to del Mi­llen­nium Brid­ge en Lon­dres y Da­vid Chip­per­field, “sí, creo que ellos han si­do mis in­fluen­cias y ten­den­cias, han si­do ellos quie­nes me han ayu­da­do en es­te ca­mi­nar ar­qui­tec­tó­ni­co”, sos­tie­ne Wa­de.

Bueno y, ¿de qué ma­ne­ra OW ar­qui­tec­tos re­fle­ja es­tás in­fluen­cias? “No­so­tros ju­ga­mos con las trans­pa­ren­cias en al­gu­nas oca­sio­nes; en otras el re­to es en­con­trar un pun­to co­mo cen­tro de la estructura pa­ra de ahí ge­ne­rar los es­pa­cios en el am­bien­te, bus­can­do siem­pre la fun­cio­na­li­dad y la ar­mo­nía de la luz”. Tal y co­mo se lo­gra apre­ciar en las imá­ge­nes, en­fa­ti­zar en la ve­ge­ta­ción cuan­do lo per­mi­ten las ca­sas ha­bi­ta­ción es sin du­da, un se­llo de OW ar­qui­tec­tos. “La luz es fun­da­men­tal pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra, es por ello que en mu­chos de nues­tros pro­yec­tos pa­ra am­bien­tes de un so­lo pi­so; cuan­do el es­pa­cio por su na­tu­ra­le­za no per­mi­te la exis­ten­cia de ven­ta­nas y la luz es­ca­sea, los ilu­mi­na­mos con do­mos, patios o tra­ga­lu­ces y así lo­gra­mos dar lu­mi­no­si­dad a ca­da rin­cón de la ca­sa”, nos co­men­ta Ós­car. Po­co tiem­po des­pués se su­mó a la en­tre­vis­ta, Omar Wa­de, hi­jo de Ós­car y quien ha da­do al es­tu­dio un to­que de fres­cu­ra, di­na­mis­mo y ener­gía pro­pio de las nue­vas pro­me­sas ar­qui­tec­tó­ni­cas que exis­ten en el mun­do del di­se­ño con­tem­po­rá­neo. Omar Wa­de, Sub­di­rec­tor Ge­ne­ral OW, es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ar­qui­tec­to y es­cul­tor se per­fi­la ya co­mo una pro­me­sa pa­ra nues­tro país pues ha lo­gra­do ejer­ci­tar­se con los gran­des maes­tros me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros, lo que le ha per­mi­ti­do te­ner ba­ses só­li­das, con­cep­tos cla­ros pe­ro sin de­jar de apor­tar un se­llo re­no­va­dor. “Es cla­ro que mis in­fluen­cias ar­qui­tec­tó­ni­cas son un po­co di­fe­ren­tes a las de mi pa­dre, por los años que hay de di­fe­ren­cia y la es­cue­la que en la que ca­da uno se for­mó pe­ro den­tro de la ofi­ci­na eso ja­más es un pro­ble­ma ya que nues­tros prin­ci­pios son los mis­mos: en pri­mer lu­gar es­tá la fun­cio­na­li­dad y des­pués pen­sa­mos en la es­té­ti­ca”, nos di­ce Omar, quien se di­ce ad­mi­ra­dor de Rem Kool­haas, Ste­ven Holl, John Paw­son, Da­vid Chip­per­field, Sa­naa, Qa­ro Kis­hi y Shi­ge­ru Ban.

Nom­bre del pro­yec­to: Ca­sa FE Ubi­ca­ción: Co­yoa­cán, CDMX. Año: 2016 Su­per­fi­cie Cons­trui­da: 700mts2 Fo­to­gra­fia: Dia­na Ar­nau Photo Nom­bre del pro­yec­to: Edi­fi­cio Cas­ti­lla Ubi­ca­ción: Co­lo­nia Ála­mos, Be­ni­to Juá­rez, CDMX Año: 2016 Su­per­fi­cie Cons­trui­da: 3,800 mts2 Fo­to­gra­fia: Dia­na Ar­nau Photo

“Es­toy con­ven­ci­do”, di­ce Omar, “que nues­tra fór­mu­la es nues­tra iden­ti­dad, nues­tro lo­go­ti­po pues, es en lo que cree­mos y tra­ba­ja­mos a dia­rio, lo pri­me­ro que se re­vi­sa cuan­do es­ta­mos en las vi­si­tas al si­tio que pro­yec­ta­re­mos es la orien­ta­ción, des­pués la ilu­mi­na­ción y por úl­ti­mo el con­tex­to, ob­via­men­te siem­pre de la mano del clien­te”. Mar­car de ma­ne­ra te­nue la di­fe­ren­cia en­tre los es­pa­cios pú­bli­cos, pri­va­dos e ín­ti­mos gra­cias a la irra­dia­ción es otro fac­tor pri­mor­dial pa­ra Omar y Ós­car Wa­de, quie­nes ha­cien­do uso de la tec­no­lo­gía lo­gran in­cor­po­rar la jus­ta lu­mi­no­si­dad a ca­da am­bien­te.

De­mos pa­so en­ton­ces a dos de sus úl­ti­mos pro­yec­tos, ga­na­do­res de re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les.

La Ca­sa FE se en­cuen­tra en Co­yoa­cán al sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, es un in­mue­ble de 700 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción den­tro de un te­rreno de 1000 me­tros cua­dra­dos. El con­cep­to prin­ci­pal fue res­pe­tar la ve­ge­ta­ción exis­ten­te, dar for­ma y fun­ción al­re­de­dor de ella. Se crea­ron gran­des patios, te­rra­zas y trans­pa­ren­cia pa­ra ir en­vol­vien­do la ca­sa de ve­ge­ta­ción. La fun­ción se crea me­dian­te un eje prin­ci­pal que va des­de el ac­ce­so has­ta la úl­ti­ma cir­cu­la­ción ver­ti­cal; en el pa­so prin­ci­pal se in­te­gran tres ele­men­tos: es­pa­cio pú­bli­co, pri­va­do y ve­ge­ta­ción, dan­do el efec­to de trans­pa­ren­cia de los es­pa­cios. En el ves­tí­bu­lo prin­ci­pal te re­ci­be una do­ble al­tu­ra que da sen­sa­ción de am­pli­tud y aper­tu­ra crean­do una in­ter­ac­ción con el ex­te­rior. La plan­ta ba­ja es pa­ra los es­pa­cios pú­bli­cos ins­tau­ran­do patios, te­rra­zas y som­bras; el pri­mer ni­vel es pa­ra los es­pa­cios pri­va­dos que se con­for­man de te­rra­zas que le dan fuer­za a la vo­lu­me­tría e in­ter­ac­ción con el es­pa­cio; el úl­ti­mo ni­vel, es de ser­vi­cios. La se­lec­ción de los aca­ba­dos fue sim­ple con el mo­ti­vo de re­sal­tar su ma­te­ria­li­dad, dan­do én­fa­sis a la vo­lu­me­tría y ve­ge­ta­ción. La ca­sa es de ca­si en su to­ta­li­dad de to­na­li­dad blan­ca com­bi­na­do la estructura y he­rre­rías de co­lor ne­gro, crean­do ele­gan­cia y sim­ple­za. En se­gun­do lu­gar, te­ne­mos el Edi­fi­cio Cas­ti­lla ubi­ca­do al sur de la CDMX, es un edi­fi­cio de 3,800 me­tros cua­dra­dos den­tro de un te­rreno de 1000 me­tros cua­dra­dos, en es­te edi­fi­cio se al­ber­gan 40 vi­vien­das de 70 me­tros cua­dra­dos ca­da una, en la que ca­da plan­ta cons­ta con diez departamentos, cin­co al orien­te y los otros cin­co al po­nien­te. La irre­gu­la­ri­dad del te­rreno fa­vo­re­ció al pro­yec­to ya que se pu­die­ron des­fa­sar vo­lú­me­nes y de esa ma­ne­ra dar­le ac­ce­so a los departamentos in­ter­me­dios. El edi­fi­cio cuen­ta con un pa­tio cen­tral que re­ci­be las áreas co­mu­nes de los departamentos, dos patios la­te­ra­les pa­ra la cir­cu­la­ción ver­ti­cal y un pa­tio en la par­te de atrás que re­ci­be a las áreas pri­va­das.

La orien­ta­ción del te­rreno fa­vo­re­ce a los departamentos dán­do­les muy bue­na ilu­mi­na­ción, orien­te po­nien­te y ca­da vo­lu­men de departamentos cuan­ta con roof gar­den co­mún. Las fa­cha­das prin­ci­pa­les se desa­rro­llan mos­tran­do un pa­trón de va­nos, crean­do cla­ro os­cu­ro, pa­ra mos­trar mo­vi­mien­to y pre­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.