Bo­wers & Wil­kins 804D3, floors­tan­ders que con­quis­tan. Car­los Vi­lle­gas ex­po­ne los por qué.

UNOS FLOORS­TAN­DERS ES­TU­PEN­DOS

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Des­pués de te­ner en ca­sa al­gu­nos de los más re­cien­tes de­sa­rro­llos de la fir­ma in­gle­sa Bo­wers & Wil­kins, tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­ci­bir la nueva pro­pues­ta de la fir­ma, unas de las más ape­te­ci­bles bo­ci­nas de la ga­ma 800: las B&W 804D3. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, es­ta nueva edi­ción de las 804 se con­vier­te en au­to­má­ti­co en una bo­ci­na ob­je­to de de­seo, al­can­za­ble pa­ra un ma­yor nú­me­ro de au­dió­fi­los aman­tes del so­ni­do de Bo­wers que bus­can una bo­ci­na re­fi­na­da y vi­sual­men­te úni­ca.

Los nue­vas 804 son unos floors­tan­ders de una geo­me­tría muy es­ti­li­za­da, de un as­pec­to in­dus­tria­li­za­do, muy com­pe­ten­tes en re­la­ción a su cos­to y que ade­más, pre­su­men de una es­té­ti­ca real­men­te des­ta­ca­ble al com­par­tir por com­ple­to la ge­né­ti­ca de sus her­ma­nas ma­yo­res. La pa­re­ja de bo­ci­nas en­via­da por Mi­guel Án­gel Senra de Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi, es­tá ter­mi­na­da en un vis­to­so co­lor ne­gro piano, aca­ba­do al al­to bri­llo que con­tras­ta per­fec­ta­men­te con los ma­te­ria­les de los nue­vos dri­vers de la fir­ma. Al igual que las B&W 802D3 (re­cien­te­men­te re­se­ña­das pa­ra HO­ME:TECH), las 804D3 uti­li­zan un twee­ter de cú­pu­la de dia­man­te de Ø25 mi­lí­me­tros que se en­sam­bla en un re­cin­to me­tá­li­co (in­de­pen­dien­te del cuer­po prin­ci­pal de la bo­ci­na) el cual es ma­qui­na­do a par­tir de una ba­rra só­li­da de alu­mi­nio en­du­re­ci­do. Con ello, los in­ge­nie­ros de B&W lo­gra­ron una estructura mecánicamente iner­te, una ca­rac­te­rís­ti­ca que me­jo­ra la ri­gi­dez del con­jun­to con lo que se ob­tie­nen fre­cuen­cias al­tas más cris­ta­li­nas. Co­mo en sus her­ma­nas ma­yo­res, la uni­dad de me­dios re­pre­sen­ta un no­ta­ble sal­to cua­li­ta­ti­vo en la ga­ma 800, al subs­ti­tuir el tra­di­cio­nal cono de Ke­vlar por el nue­vo cono de Ø130 mi­lí­me­tros lla­ma­do Con­ti­nuum FST, con el que se con­si­gue una ma­yor ri­gi­dez y con­trol. La re­pro­duc­ción de las fre­cuen­cias gra­ves es­tá a car­go de una pa­re­ja de woo­fers de Ø165 mm. (otro nue­vo desa­rro­llo de la fir­ma) de­no­mi­na­dos Ae­ro­foil. Co­mo en mo­de­los su­pe­rio­res, el re­cin­to prin­ci­pal fue di­se­ña­do uti­li­zan­do los prin­ci­pios de la tec­no­lo­gía Ma­trix con lo que se con­si­guió una estructura de gran re­sis­ten­cia. Ca­da 804D3 pe­sa 33 ki­lo­gra­mos por lo que es re­co­men­da­ble uti­li­zar los spi­kes su­mi­nis­tra­dos por el fa­bri­can­te, ya que re­sul­tan ade­cua­dos pa­ra las di­men­sio­nes, dis­tri­bu­ción y pe­so de es­tas bo­ci­nas.

Pa­ra la pues­ta a pun­to del sis­te­ma en mi sa­la, so­li­ci­té la ayu­da de Re­né An­dra­de, un buen ami­go y afi­cio­na­do con am­plia ex­pe­rien­cia en la mar­ca. Lo pri­me­ro que lla­mó nues­tra aten­ción, fue que a pe­sar de tra­tar­se de unos floors­tan­ders que tie­nen un ran­go de fre­cuen­cia muy am­plio (de 24 a 28,000 hz) su desem­pe­ño en una sa­la de só­lo 30 me­tros cua­dra­dos fue sa­tis­fac­to­rio, ge­ne­ran­do es­ca­sos pro­ble­mas acús­ti­cos en com­pa­ra­ción a otras bo­ci­nas que han pa­sa­do por la mis­ma sa­la. La elec­tró­ni­ca uti­li­za­da pa­ra la prue­ba fue la ha­bi­tual de mi sis­te­ma es­té­reo, una eta­pa de am­pli­fi­ca­ción Brys­ton 4BST de 250 watts, pream­pli­fi­ca­dor de bul­bos Odys­sey Can­de­la, lec­tor de CD Ro­tel, ca­blea­do de bo­ci­nas Kim­ber Ka­ble 8TC y ca­blea­do de IC Gro­ne­berg. Pa­ra la prue­ba, Re­né me ofre­ció un rack au­dió­fi­lo de 3 ni­ve­les por lo que no hu­bo es­pa­cio pa­ra co­lo­car la tor­na­me­sa Ma­rantz TT-15S1.

Sin du­da la me­jor cua­li­dad del so­ni­do de las nue­vas B&W 804D3 (ade­más de la na­tu­ra­li­dad de la nueva ga­ma 800), es su fa­ci­li­dad pa­ra so­nar bien en sa­las de pe­que­ñas o me­dia­nas di­men­sio­nes, cau­san­do en reali­dad po­cos pro­ble­mas de acús­ti­ca. Es­ta cua­li­dad le per­mi­ti­rá co­lo­car una pa­re­ja de 804 en la es­tan­cia de su ca­sa sin ma­yo­res pro­ble­mas ya que ade­más, son unas bo­ci­nas con un al­to WAF. En mis prue­bas, con su im­pe­dan­cia de 8 ohms las 804 re­sul­ta­ron unas bo­ci­nas re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas de am­pli­fi­car, a di­fe­ren­cia de bo­ci­nas po­co efi­cien­tes las cua­les re­quie­ren de una in­ver­sión su­pe­rior pa­ra ali­men­tar­las ade­cua­da­men­te.

El ab­so­lu­to con­trol es una cua­li­dad más a des­ta­car en es­tas bo­ci­nas, que por su ran­go de res­pues­ta po­de­mos pen­sar en ellas co­mo unas Full Ran­ge. A pe­sar de que evi­den­te­men­te 30 me­tros cua­dra­dos son es­ca­sos, con la am­pli­fi­ca­ción ade­cua­da y bien ale­ja­das de la pa­red fron­tal (la que es­tá de­trás de las bo­ci­nas) su so­ni­do es de­li­cio­sa­men­te neu­tro, li­ge­ra­men­te cá­li­do, muy ter­so lo que lo ha­ce muy agra­da­ble al oí­do, sin la clá­si­ca fa­ti­ga des­pués de una lar­ga se­sión, el pe­so del so­ni­do se pue­de juz­gar co­mo co­rrec­to y el ba­lan­ce to­nal es­tá a la par de su es­tu­pen­do ba­lan­ce en­tre ins­tru­men­tos. Co­mo sus her­ma­nas ma­yo­res, su so­ni­do es cohe­ren­te y en bue­nas gra­ba­cio­nes, los ins­tru­men­tos pue­den ubi­car­se fá­cil­men­te en el es­ce­na­rio. Co­mo en otras oca­sio­nes, el “Bach Trans­crip­tions” del maes­tro Esa-pek­ka Sa­lo­nen, di­ri­gien­do a la Or­ques­ta Filarmónica de Los Án­ge­les fue mi pri­me­ra elec­ción pa­ra pro­bar las 804D3. Es­ta es una gra­ba­ción ge­nial del maes­tro que fue bri­llan­te­men­te re­pro­du­ci­da por las Bo­wers, a pe­sar de que es­te dis­co re­pre­sen­ta un gra­do de di­fi­cul­tad gran­de de­bi­do a su ran­go di­ná­mi­co. Des­pués, tam­bién del maes­tro Sa­lo­nen, “Le Sa­cre Du Prin­temps”, “La Con­sa­gra­ción de la Pri­ma­ve­ra” de Igor Stra­vinsky pre­sen­tó unas fre­cuen­cias gra­ves real­men­te im­pre­sio­nan­tes pa­ra el ta­ma­ño de los woo­fers. De to­dos los dis­cos que pro­bé, me que­do con el es­pec­ta­cu­lar so­ni­do de “La No­ve­na Sin­fo­nía” de Beet­ho­ven, di­ri­gi­da por el maes­tro Ric­car­do Chailly. Es­ta gra­ba­ción de Dec­ca, pre­sen­ta un desem­pe­ño bru­tal en las B&W 804D3, ya que lo­gra trans­mi­tir to­do el sen­ti­mien­to de es­ta her­mo­sa obra, en es­pe­cial el de su úl­ti­mo mo­vi­mien­to en don­de las vo­ces de los so­lis­tas y co­ros se fu­sio­nan ma­gis­tral­men­te con la or­ques­ta.

Las nue­vas Bo­wers & Wil­kins 804D3 me han de­ja­do gra­ta­men­te im­pre­sio­na­do por su gran desem­pe­ño y en es­pe­cial por su pre­cio (in­fe­rior a los $10,000 dó­la­res ya en nues­tro país). El tiem­po in­ver­ti­do por los in­gle­ses de Bo­wers en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de los nue­vos ma­te­ria­les, dri­vers, cros­so­vers y re­cin­to se no­tan in­me­dia­ta­men­te ape­nas se es­cu­chan las pri­me­ras no­tas en es­tas nue­vas bo­ci­nas. Co­mo co­men­té en el re­por­te de sus her­ma­nas ma­yo­res, B&W ha da­do un pa­so ade­lan­te lan­zan­do al mercado pro­duc­tos in­no­va­do­res, con aca­ba­dos so­bre­sa­lien­tes y con un so­ni­do im­pe­ca­ble. Mi agra­de­ci­mien­to a Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi por la con­fian­za en el su­mi­nis­tro de equi­pos de ver­da­de­ro ni­vel High End.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.