¿Có­mo son y ope­ran los sis­te­mas de alar­ma?

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Saúl Mar­tí­nez

An­te im­pre­de­ci­bles acon­te­ci­mien­tos que e po­drían re­sul­tar en mo­men­tos de cri­sis, y has­ta al­go peor, un men­sa­je a tiem­po o una se­ñal que nos avi­se en si­tua­cio­nes de ries­go, po­drán salvar más que nues­tras vi­das. La pre­ven­ción es un te­ma que tan­to to no­so­tros co­mo el go­bierno de­be­mos emos to­mar en se­rio, an­te la fuer­za in­cle­men­te ncle­men­te de la na­tu­ra­le­za o un si­nies­tro pro­vo­ca­do por un error hu­mano.

Las alar­mas de­be­rían ser par­te de los en­se­res do­més­ti­cos bá­si­cos, tan im­por­tan­tes co­mo nues­tro gran TV 4K de pan­ta­lla pla­na, re­fri­ge­ra­dor, dor, la­va­do­ra y es­tu­fa; al­gu­nas de ellas ya es­tán vin­cu­la­das con una apli­ca­ción li ió (app) ( ) que dd des­de ma­ne­ra re­mo­ta nos in­for­ma des­de un po­si­ble in­tru­so, ro­bo, in­cen­dio, des­car­ga eléc­tri­ca o, en su la­do ama­ble, de la lle­ga­da de un in­vi­ta­do.

His­to­ria

Los sis­te­mas de alar­ma co­men­za­ron en 1853, cuan­do Au­gus­tus Ru­sell Po­pe de Som­mer­vi­lle in­tro­du­jo la pri­me­ra de cons­truc­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, sin em­bar­go un hom­bre de ape­lli­do Hol­mes, fue el pri­mer em­pre­sa­rio en pro­du­cir alar­mas elec­tro­mag­né­ti­cas.

Ed­win Hol­mes uti­li­zó la red te­le­grá­fi­ca de la épo­ca pa­ra ex­ten­der las alar­mas de sus me­jo­res clien­tes, co­mo Tif­fany o Lord & Tay­lor, sin em­bar­go des­pués de Hol­mes, un jo­ven de nom­bre Ed­ward A. Ca­lahan en

1867 in­ven­tó el pri­mer te­le­ti­po pa­ra el oro y la bol­sa ( apa­ra­to te­le­grá­fi­co pro­vis­to de un te­cla­do pa­re­ci­do al de una má­qui­na de es­cri­bir que per­mi­te la trans­mi­sión y la re­cep­ción de men­sa­jes es­cri­tos en ca­rac­te­res al­fa­bé­ti­cos), el cual an­te un su­ce­so de ro­bo, sen­tó el pre­ce­den­te de un plan pa­ra co­lo­car va­rias alar­mas ve­ci­na­les crean­do una es­ta­ción cen­tral de lla­ma­das de emer­gen­cias.

En 1970 se in­te­gra­ron a las alar­mas los pri­me­ros de­tec­to­res de mo­vi­mien­to, lo cual en la dé­ca­da de los años ochen­ta y no­ven­ta, se pro­pa­ga­ron pa­ra la pro­tec­ción en edi­fi­cios don­de tiem­po des­pués lle­ga­ron las de di­se­ño inalám­bri­co.

Alar­mas tsu­na­mi

Hoy Ho se fa­bri­can va­rios di­se­ños de alar­mas co­mo son: s Alar­mas con­tra in­cen­dios. Alar­mas pa­ra au­to. Alar­mas con sen­sor de mo­vi­mien­to. Alar­mas con­tra ro­bo. Alar­mas sís­mi­cas. Alar­mas.

Sis­te­mas Sis­te­ma de alar­ma

Los sis­te­mas de alar­mas uti­li­zan sen­so­res, to­rre­tas, al­ta­vo­ces de má­xi­ma pre­sión so­no­ra (ma­yor a 115 db SPL) y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

En la ac­tua­li­dad las alar­mas pue­den es­tar vin­cu­la­das a un ser­vi­cio de pa­ga o de for­ma gra­tui­ta a tra­vés de una app pa­ra el mo­ni­to­reo y se­ñal de so­co­rro SOS des­de un te­lé­fono mó­vil (co­mo SOS Light app).

Los sis­te­mas de alar­ma es­tán a la ven­ta en di­ver­sos ta­ma­ños de pre­cio; los que in­te­gran más ele­men­tos pa­ra brin­dar se­gu­ri­dad y aler­tas sue­len ser los más com­ple­tos y, a su vez, los más cos­to­sos, tí­pi­ca­men­te los con­for­man: De­tec­to­res de mo­vi­mien­to (in­fra­rro­jo). Uni­da­des de de­tec­ción de in­cen­dios. Si­re­na o al­ta­voz. Con­tac­tos mag­né­ti­cos. Uni­dad cen­tral. Te­cla­do pa­ra ac­ti­va­ción de có­di­gos (Ar­mar/des­ar­mar, Pe­li­gro, SOS, Fue­go, Sis­mo).

Las em­pre­sas que brin­dan el ser­vi­cio de ins­ta­la­ción de alar­mas, pro­veen ade­más una ade­cua­da ges­tión so­bre el con­su­mo eléc­tri­co, se­gu­ri­dad in­ter­ac­ti­va me­dian­te avi­sos por co­rreo elec­tró­ni­co y men­sa­jes de tex­to SMS, apli­ca­cio­nes pa­ra te­lé­fo­nos o ta­ble­tas, ac­ce­sos re­mo­tos y ac­ti­va­ción de ce­rra­du­ras, gra­ba­ción y trans­mi­sión pa­ra mo­ni­to­reo, in­te­gra­ción con equi­pos en el ho­gar en ter­mos­ta­tos, lu­ces y puer­tas.

Un ma­re­mo­to (sis­mo cu­yo epi­cen­tro es en el fon­do del mar) o me­jor co­no­ci­do co­mo tsu­na­mi (Tsu: bahía o puer­to, na­mi: ola) es un fe­nó­meno de la na­tu­ra­le­za que con­sis­te en pro­du­cir un gru­po de olas de gran ta­ma­ño y fuer­za que se des­pla­zan ha­cia tie­rra den­tro, pro­du­cien­do so­bre la zo­na cos­te­ra mu­cho desas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.