Rocky Moun­tain Au­dio Fest 2017, la fies­ta del High End.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Den­ver es una ciu­dad que te atra­pa de in­me­dia­to. Es be­lla, lim­pia, con her­mo­sos pai­sa­jes na­tu­ra­les y muy bien co­nec­ta­da. Y el RMAF des­ta­ca por su bue­na or­ga­ni­za­ción y con ex­cep­cio­na­les pin­ce­la­das pa­ra los que bus­can sis­te­mas de au­dio de 500 a 500,000 dó­la­res. La ofer­ta de so­lu­cio­nes es sim­ple­men­te abru­ma­do­ra.

Es­te año vi­ne a Den­ver en la co­mi­ti­va de una mar­ca me­xi­ca­na de bo­ci­nas (Troy Au­dio) de la cual ya les ha­bla­ré en otro mo­men­to, lo que sig­ni­fi­ca que el tiem­po pa­ra vi­si­tar las de­ce­nas de cuar­tos era re­du­ci­do, así que jun­to con mi ami­go Ale­jan­dro Co­pa­do fui­mos re­co­rrien­do só­lo aque­llo que nos pa­re­cía in­tere­san­te de nom­bre o aque­llos cuar­tos que es­ta­ban “so­nan­do”. Pue­de pa­re­cer con­tra­dic­to­rio pe­ro hay mu­chas ha­bi­ta­cio­nes de gran­des nom­bres que ofre­cen úni­ca­men­te una ex­hi­bi­ción es­tá­ti­ca, sin so­ni­do. Co­mo ca­da oc­tu­bre, Den­ver se con­vier­te en la ciu­dad más au­dió­fi­la del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Pa­ra de­cir­lo en nú­me­ros, más de 400 com­pa­ñías ocu­pan más de 140 sa­las de es­cu­cha en dos edi­fi­cios del Den­ver Ma­rriott Tech Cen­ter, ade­más ha­bría que su­mar más de 60 ex­po­si­to­res so­lo en el área de au­dio per­so­nal lla­ma­da Can­jam. Cla­ra­men­te es una fies­ta pa­ra los oí­dos

Es­ta es mi pri­me­ra vez cu­brien­do el RMAF de Den­ver y es que las co­sas es­tán cam­bian­do mu­cho en el seg­men­to High End, por lo me­nos en nues­tro ve­cino país del nor­te. El CES de Las Ve­gas ha de­ja­do de ser atrac­ti­vo pa­ra las em­pre­sas que quie­ren mos­trar sus equi­pos de ul­tra al­to desem­pe­ño; des­de enero pa­sa­do no­ta­mos co­mo los cuar­tos en las ha­bi­ta­cio­nes de­di­ca­das en el ho­tel Ve­ne­tian se ha­bían re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te y el am­bien­te re­sul­ta­ba bas­tan­te som­brío. Por otro la­do, AXPONA en Chica­go y RMAF en Den­ver son las dos fe­rias con ma­yor fuer­za pa­ra la co­mu­ni­dad au­dió­fi­la, sin ol­vi­dar los shows de Los Án­ge­les y Nueva York.

Ten­go que de­cir que la efer­ves­cen­cia por los au­dí­fo­nos es ma­si­va, el gran sa­lón de la par­te ba­ja pa­ra el Can­jam te­nía siem­pre mu­cha gen­te cal­zan­do au­dí­fo­nos de to­do ti­po, ta­ma­ño y pre­cio. Es de no­tar que es­te seg­men­to tie­ne mu­chas mar­cas orien­ta­les li­de­ran­do, al­go na­da ex­tra­ño pues es en el le­jano orien­te don­de más usan au­ri­cu­la­res de ni­vel ex­qui­si­to. Así pu­di­mos ver mar­cas co­mo Au­de­ze, Abyss, 1Mo­re, As­tell & Kern, Echo­box, Fos­tex, Hi­fi­man, No­ble, Pe­rio­dic Au­dio, Schiit Au­dio, Au­dio Opus y al­gu­nas más tra­di­cio­na­les co­mo Shu­re, Au­dio-tech­ni­ca, Be­yerdy­na­mic, Ul­tra­so­ne y Senn­hei­ser.

Aquí sor­pren­de la can­ti­dad y ca­li­dad de los pe­que­ños DAC´S y am­pli­fi­ca­do­res por­tá­ti­les a la dis­po­si­ción de mu­chí­si­mos jó­ve­nes que col­ma­ban los pa­si­llos del men­cio­na­do Can­jam.

Te­ne­mos que men­cio­nar tam­bién que ha­bía un gran sa­lón pa­ra la ven­ta de dis­cos, LP´S, cin­tas y ac­ce­so­rios de to­do ti­po. Aun­que uno po­día en­con­trar muy bue­nos dis­cos de jazz y rock con ver­sio­nes au­dió­fi­las (ya sa­ben, do­ra­dos y gra­ba­dos o

mas­te­ri­za­dos en al­tas ta­sas de bit y so­bre­mues­treos) era po­ca la ofer­ta, ape­nas cin­co ven­de­do­res. Si a us­te­des les gus­tan los for­ma­tos fí­si­cos com­pren aho­ra o se van a arre­pen­tir. Tam­po­co los pre­cios eran bue­nos o con pro­mo­ción, de 25 a 40 dó­la­res por CD y en­tre 40 y 80 por ca­da LP. Aún así, nos ar­ma­mos de al­gu­nas bue­nas jo­yas y tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ha­blar lar­go y ten­di­do con Todd Gar­flin­ke, el ge­nio de­trás de MA Re­cor­dings.

Al­go que to­dos sa­be­mos y que no ha cam­bia­do, la afi­ción por el Hi-fi y el High End es 98% mas­cu­li­na. Las po­cas mu­je­res que se acer­ca­ban a los cuar­tos eran efec­ti­vas de al­gu­na mar­ca, al­gu­na pe­rio­dis­ta o es­po­sas y acom­pa­ñan­tes de los afi­cio­na­dos va­ro­nes. Al­go ha­brá que ha­cer pa­ra dar­le vuel­ta a es­ta si­tua­ción.

Pe­ro in­clu­so más preo­cu­pan­te re­sul­ta que es­te seg­men­to es de gen­te ma­yor. Era muy di­fí­cil ver a me­no­res de 40 años en los pa­si­llos, los cua­les eran re­to­ca­dos por la ge­ne­ra­ción Baby Boo­mers. Tris­te que el mercado no in­cen­ti­ve a los jó­ve­nes a in­ver­tir en emo­cio­nes mu­si­ca­les y en el go­zo au­di­ti­vo que pue­den pro­du­cir dos bo­ci­nas, un am­pli­fi­ca­dor y una tor­na­me­sa (o un CD, o un ser­vi­dor de me­dios ¿por qué no?).

Pa­ra re­su­mir, los jó­ve­nes aba­jo es­cu­chan­do au­dí­fo­nos, los vie­jos arri­ba oyen­do High End y des­afor­tu­na­da­men­te muy po­cas mu­je­res.

Otro de las ten­den­cias del RMAF es que las gran­des mar­cas es­tán pre­sen­tes pe­ro a tra­vés de dis­tri­bui­do­res re­gio­na­les o in­clu­so a tra­vés de dea­lers, lo que de­me­ri­ta la ex­pe­rien­cia pues no tie­nes en­fren­te al crea­dor de unas bo­ci­nas, sino a un re-ven­de­dor. Tam­po­co voy a de­cir que así ope­ran to­das las em­pre­sas, pe­ro era muy evi­den­te es­ta si­tua­ción.

Des­de mi pun­to de vis­ta uno de los erro­res del RMAF fue ha­ber re­par­ti­do a los ex­po­si­to­res en dos edi­fi­cios den­tro del mis­mo ho­tel. Era cla­ro que si hu­bie­ran me­ti­do a to­dos las mar­cas en el edi­fi­cio ma­yor hu­bie­ran lo­gra­do me­jor flu­jo de vi­si­tan­tes. Y es que en la zo­na de­no­mi­na­da Atrium só­lo ope­ra­ba el pi­so 5 con al­gu­nos hue­cos en­tre los cuar­tos; en cam­bio en la “to­rre” ha­bía on­ce pi­sos, de igual ma­ne­ra to­dos con es­pa­cios des­per­di­cia­dos.

Cuan­do uno es­tá del otro la­do de la mo­ne­da (co­mo or­ga­ni­za­dor o co­mo ex­po­si­tor) uno asu­me una di­fe­ren­te pers­pec­ti­va de las co­sas. Me re­fie­ro a que los ex­po­si­to­res real­men­te quie­ren que la gen­te vi­si­te sus cuar­tos, ad­mi­re sus crea­cio­nes en elec­tró­ni­ca o en bo­ci­nas y so­bre to­do se que­de a es­cu­char mú­si­ca, por lo me­nos unos mi­nu­tos. Sin em­bar­go, pa­ra que eso su­ce­da con­flu­yen va­rios fac­to­res:

-Que ha­ya flu­jo de gen­te -Que ten­gas mú­si­ca so­nan­do -Que ten­gas BUE­NA mú­si­ca so­nan­do -Que te es­fuer­ces por ofre­cer una ade­cua­da pre­sen­ta­ción o de­mos­tra­ción

Lo cier­to es que po­cos cuar­tos po­dían con­jun­tar los fac­to­res des­cri­tos, aún así en nues­tras bre­ves vi­si­tas pu­di­mos des­cu­brir sis­te­mas muy in­tere­san­tes.

Lo re­pi­to ni si­quie­ra pu­di­mos vi­si­tar to­dos los cuar­tos, pues el tiem­po re­sul­ta­ba muy ajus­ta­do.

¿Va­le la pe­na ve­nir a RMAF? Sí. El even­to tie­ne sus com­pli­ca­cio­nes pe­ro los afi­cio­na­dos se la pa­san ge­nial. Ade­más de los cuar­tos, hay un mon­tón de plá­ti­cas con per­so­na­jes de gran ta­lla y uno pue­de co­no­cer a ge­nios del di­se­ño en elec­tró­ni­ca y bo­ci­nas. Si traen tiem­po, dos días com­ple­to son su­fi­cien­tes pa­ra em­pa­par­se de lo nue­vo en so­lu­cio­nes de to­do pre­cio y pa­ra to­dos los gus­tos. Hay buen cer­ve­za y mu­chos pai­sa­jes na­tu­ra­les que re­sul­tan va­lor agre­ga­do a la ex­pe­rien­cia si vie­nen con la fa­mi­lia.

En lo ge­ne­ral la ex­pe­rien­cia del RMAF es emo­cio­nan­te y muy mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.