Am­pli­fi­ca­dor Ma­rantz PM6006.

Ha­ce mu­cho tiem­po que los am­pli­fi­ca­do­res in­te­gra­dos per­die­ron su glo­rio­so pa­sa­do. En par­te por­que fue­ron sus­ti­tui­dos por eco­nó­mi­cos sis­te­mas de ci­ne en ca­sa y ba­rras de so­ni­do y lue­go por las om­ni­pre­sen­tes bo­ci­nas blue­tooth. Y sin em­bar­go, las mar­cas tamb

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Pa­ra im­ple­men­tar un sis­te­ma de au­dio Hi­fi, hay que in­ver­tir con gus­to y sa­cri­fi­cio, ca­da quien en sus po­si­bi­li­da­des. Lo cier­to es que hay una “ba­se mí­ni­ma” pa­ra com­po­ner un equi­po con so­ni­do que real­men­te emo­cio­ne. La ex­pe­rien­cia nos di­ce que por me­nos de 500 dó­la­res es muy com­pli­ca­do com­prar un am­pli­fi­ca­dor que ofrez­ca bue­na cons­truc­ción, de­cen­te ga­ran­tía y un so­ni­do de al­ta fi­de­li­dad. No du­do que exis­tan, pe­ro yo no lo he com­pro­ba­do.

Hoy día el in­ter­net, abre po­si­bi­li­da­des lo mis­mo pa­ra ha­cer­se de un equi­po de se­gun­da mano en si­tios co­mo e-bay (en el ca­so de bus­car jo­yas del pa­sa­do que quie­ran vi­vir un nue­vo ho­gar) o apa­ra­tos nue­vos a tra­vés de di­ver­sas tien­das en lí­nea co­mo Bu­ga­vi en Mé­xi­co, el lu­gar don­de pue­de ad­qui­rir­se el am­pli­fi­ca­dor en es­tas tie­rras, cu­yo pre­cio pú­bli­co apro­xi­ma­do es de 16300 pe­sos IVA in­clui­do.

Ha­blar de Ma­rantz es re­fe­rir­nos a una mar­ca con­fia­ble por en­ci­ma de to­do. Tie­ne una his­to­ria de 64 años, des­de que fue fun­da­da por Saul B. Ma­rantz en 1953 y siem­pre es men­cio­na­da co­mo re­fe­ren­cia en los círcu­los de me­ló­ma­nos y au­dió­fi­los al­re­de­dor del mun­do. Por su­pues­to que ha cam­bia­do mu­cho, pe­ro el es­pí­ri­tu por la ab­so­lu­ta re­pro­duc­ción mu­si­cal ex­tra­or­di­na­ria, pre­va­le­ce. No por al­go exis­te la se­rie Re­fe­ren­ce con am­pli­fi­ca­do­res co­mo el PM-10 o el PM-14S1, equi­pos que po­drían aver­gon­zar a mu­chas mar­cas eso­té­ri­cas y exó­ti­cas del High End ex­tre­mo.

Y sin em­bar­go Ma­rantz sa­be que el so­ni­do de al­ta fi­de­li­dad de­be ser un asun­to ma­si­vo y no de ni­cho. Hay que en­ten­der que la eco­no­mía me­xi­ca­na no ayu­da mu­cho, pues nues­tra de­va­lua­da mo­ne­da ha­ce que los pro­duc­tos ten­gan pre­cios fue­ra de pro­por­ción in­ter­na­cio­nal. Re­cor­de­mos que el Hi­fi se for­jó a par­tir de jó­ve­nes que en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta po­dían com­prar equi­pos a cos­tos “de­cen­tes” y esa ma­si­fi­ca­ción (don­de in­clu­so un jo­ven uni­ver­si­ta­rio po­día ha­cer­se de un sis­te­ma Hi-fi).

Es así co­mo en pleno 2017, Ma­rantz ofre­ce una am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des pa­ra el no­vel en­tu­sias­ta del au­dio. En pri­me­ra ins­tan­cia el PM6006 apa­re­ce co­mo el se­gun­do mo­de­lo en la ga­ma de am­pli­fi­ca­do­res in­te­gra­dos, por en­ci­ma del PM5005 y por de­ba­jo del PM7005 y del PM8005. Di­se­ña­do por Ma­rantz en Ja­pón, es­tá fa­bri­ca­do en Viet­nam. Es­tá dis­po­ni­ble so­lo en co­lor ne­gro (la ver­sión pla­ta-cham­pa­ña so­lo se ven­de en Eu­ro­pa y Asia).

Em­pe­ce­mos por la des­crip­ción ge­ne­ral. Se tra­ta de am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do que ge­ne­ra 45 watts por ca­nal a 8 ohms y 60 watts a 4 ohms. Cuen­ta con dos en­tra­das di­gi­ta­les óp­ti­cas y una en­tra­da coaxial SPDIF, ade­más tie­ne cin­co en­tra­das analó­gi­cas, una de ellas de “phono” pa­ra en­tra­da de tor­na­me­sa con fo­no­cap­tor MM (mag­ne­to mó­vil). Es po­si­ble co­nec­tar­le dos pa­re­jas de al­ta­vo­ces a tra­vés de unos bor­nes pen­ta­go­na­les ba­ña­dos en oro pa­ra fa­ci­li­tar el bi­ca­blea­do y un con­trol re­mo­to con­ven­cio­nal. Tam­bién tie­ne sa­li­da pa­ra au­dí­fo­nos (co­ne­xión 6.3mm).

In­ter­na­men­te po­see un DAC (con­ver­ti­dor di­gi­tal analó­gi­co) CS4398 ope­ran­do en 24 bits 192 khz. Asi­mis­mo, la to­ta­li­dad de la sec­ción di­gi­tal es­tá com­ple­ta­men­te blin­da­da por un cha­sis me­tá­li­co ex­tra con el fin de ase­gu­rar que la eta­pa di­gi­tal no ten­ga nin­gún efec­to en la se­ñal analó­gi­ca. Un trans­for­ma­dor To­roi­dal, así co­mo com­po­nen­tes he­chos a me­di­da y los ex­clu­si­vos mó­du­los HDAM de Ma­rantz, se en­car­gar de pre­ser­var el so­ni­do ca­rac­te­rís­ti­co de la mar­ca.

Has­ta aquí to­do tra­di­cio­nal. Un buen am­pli­fi­ca­dor es­té­reo con unas po­cas en­tra­das di­gi­ta­les. No se co­nec­ta a in­ter­net, tam­po­co a Wi-fi, no ofre­ce co­ne­xión Blue­tooth, evi­den­te­men­te tam­po­co pue­de go­ber­nar­se me­dian­te apps. Di­cho lo an­te­rior pa­re­ce un tan­to li­mi­ta­do.

Pe­ro la na­tu­ra­le­za del PM6006 es la de otor­gar un so­ni­do de ver­da­de­ra al­ta fi­de­li­dad, un as­pec­to que mu­chas mar­cas han per­di­do en el ca­mino. Es pre­ci­so ano­tar que el PM6006 y el CD6006 fue­ron se­lec­cio­na­dos por la or­ga­ni­za­ción EISA ( Eu­ro­pean Ima­ging and Sound As­so­cia­tion) co­mo EU­RO­PEAN STE­REO SYS­TEM 2016-2017.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Es­ta vez pu­de es­cu­char el PM6006 du­ran­te al­gu­nos días y lo hi­ce alián­do­lo con un re­pro­duc­tor uni­ver­sal Op­po UDP-203, un strea­mer Goo­gle

Ch­ro­me­cast Au­dio y un par de bo­ci­nas Can­ton Ven­to 880.2 DC.

A la vie­ja usan­za, uti­li­cé mu­chos dis­cos com­pac­tos y tam­bién me de­lei­té con las ven­ta­jas de Spo­tify Pre­mium y de Tidal Hi-fi, con sus apps pa­ra

IOS des­de un ipho­ne 6s.

En prin­ci­pio de cuen­tas, el PM6006 es un com­po­nen­te fá­cil de “en­ten­der”. Se tra­ta de un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do que no “ne­ce­si­ta” ma­nual pa­ra ope­rar­lo.

Pa­ra mu­chos afi­cio­na­dos, los “watts” va­len mu­cho. Lo cier­to es que la can­ti­dad no tie­ne tan­ta re­le­van­cia co­mo pa­re­ce. Yo he es­cu­cha­do am­pli­fi­ca­do­res de 8 watts que alia­dos con las co­rrec­tas bo­ci­nas pue­den pro­du­cir re­sul­ta­dos emo­ti­vos y es­pec­ta­cu­la­res, ade­más de ge­ne­rar ni­ve­les de pre­sión so­no­ra im­pre­sio­nan­tes. La ecua­ción tie­ne que ver con sen­si­bi­li­dad, im­pe­dan­cia, po­ten­cia y ta­ma­ño de la ha­bi­ta­ción.

To­do lo an­te­rior es vá­li­do con el PM6006, pues ofre­ce so­lo 45 watts que en el pa­pel po­drán pa­re­cer po­cos, pe­ro su ca­pa­ci­dad di­ná­mi­ca lo trans­for­ma en una pe­que­ña “bes­tia”. 45 watts son su­fi­cien­tes pa­ra ha­bi­ta­cio­nes me­dia­nas, di­ga­mos de 25-30 me­tros cua­dra­dos, si sa­be­mos ele­gir las ca­jas acús­ti­cas ade­cua­das.

La po­ten­cia del pe­que­ño PM6006 se de­mues­tra con el nue­vo dis­co Om­nion de Her­cu­les & Lo­ve Af­fair, elec­tró­ni­ca de avan­za­da que ha­ce que las Can­ton em­pu­jen ai­re en se­rio, pe­ro no es po­der bru­to (co­mo su­ce­de con al­gu­nos am­pli­fi­ca­do­res pro­fe­sio­na­les de apli­ca­ción co­mer­cial), sino que es­te ejem­plar de Ma­rantz es ca­paz de de­ve­lar su­ti­le­za y de­ta­lle, es­to sa­le a flo­te con el ex­qui­si­to ma­te­rial Vi­ra La­ta

na Via Lac­tea de Tom Zé, jo­ya de la fu­sión en­tre tro­pi­ca­lia, jazz y pop-rock con to­ques de psi­co­de­lia; el PM6006 es ca­paz de dar­le la tex­tu­ra na­tu­ral y “cuer­po” a la par­ti­cu­lar voz de es­te icono bra­si­le­ño. Pe­ro el PM6006 tam­bién de­ve­la un co­rrec­to ba­lan­ce to­nal, de he­cho sor­pren­de su buen tra­ba­jo en el ran­go me­dio con ins­tru­men­tos de cuer­da. Bas­ta es­cu­char “Nun­ca llue­ve co­mo true­na”, una fan­tás­ti­ca com­po­si­ción de Ca­ma­rón de la Is­la de su dis­co San Juan Evan­ge­lis­ta ´92. Es­tre­me­ce­dor.

Lue­go di pa­so a al­gu­nas play­lists des­de Spo­tify y Tidal y el Ma­rantz me si­guió con­ven­cien­do. Si aca­so ya no exis­te la exu­be­ran­te di­ná­mi­ca de los CD´S, pe­ro eso no es cul­pa del am­pli­fi­ca­dor, sino de la fuen­te “inalám­bri­ca”. Usan­do el ge­nial Ch­ro­me­cast Au­dio es­cu­ché “Ve­re­da Tro­pi­cal” de Gon­za­lo Cu­riel en el dis­co Tra­vie­so Car­me­sí de Alon­dra

de la Pa­rra (con las vo­ces de Ely Gue­rra y Na­ta­lia La­four­ca­de) y la com­bi­na­ción del PM6006 y las Can­ton de­ve­la gra­cia y rit­mo pa­ra tan be­lla me­lo­día.

“An­gel Fi­re” de Ho­llie Cook se con­vir­tió en “mi can­ción de ve­rano”.

Dub sa­bro­so que no te can­sas de es­cu­char. Acá hay po­der en los gra­ves y un agra­da­ble sounds­ta­ge; los “me­ta­les” ofre­cen unas ri­ca sen­sa­ción de es­pa­cia­li­dad. El nue­vo dis­co de Ja­ke Bugg, Hearts

That Strain nue­va­men­te es im­pe­ca­ble, el jovencito so­lo ha­ce bue­nas can­cio­nes, sin pre­ten­sio­nes, lo que re­sul­ta en dis­cos que po­nen “de bue­nas”. El PM6006 lo re­suel­ve con elo­cuen­cia: di­ná­mi­ca, de­ta­lle y sol­tu­ra en ins­tru­men­tos co­mo la ar­mó­ni­ca y el piano.

El es­pa­cio apre­mia, es im­po­si­ble des­cri­bir más dis­cos y más lis­tas de re­pro­duc­ción. El Ma­rantz PM6006 es un am­pli­fi­ca­dor que rá­pi­do con­ven­ce. “Hi-fi pa­ra los mor­ta­les”.

En cuan­to al so­ni­do, es di­fí­cil en­con­trar­le fa­lla (siem­pre con­si­de­ran­do el pre­cio). Pue­do per­do­nar la fal­ta de Air­play y de Blue­tooth pues son fá­ci­les de re­sol­ver con un Ch­ro­me­cast que ape­nas cues­ta 700 pe­sos. Lo úni­co que me pro­vo­ca mue­cas es que no ten­ga en­tra­da USB, pues en mi ca­so, si ocu­po mu­cho mi lap­top pa­ra es­cu­char mú­si­ca.

Con­clu­sión

El PM6006 se ubi­ca en una re­gión don­de tie­ne que com­pe­tir con mar­cas ja­po­ne­sas y al­gu­na bri­tá­ni­ca, pe­ro pue­de sa­lir muy bien li­bra­do. Es­tá pen­sa­do pa­ra en­tu­sias­tas del au­dio que desean ca­li­dad de au­dio y fa­ci­li­dad de uso por en­ci­ma de co­nec­ti­vi­dad (la cual es muy sim­ple de re­sol­ver). Su po­ten­cia re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra la gran ma­yo­ría de ca­sos, pe­ro si ne­ce­si­tas más po­der, la mar­ca tie­ne el

PM7005 y el PM8005 co­mo al­ter­na­ti­vas pa­ra gran­des ha­bi­ta­cio­nes y gus­to­sos del al­to vo­lu­men.

Pa­ra mi, el PM6006 es un agra­da­ble des­cu­bri­mien­to y a mi jui­cio re­sul­ta una so­ber­bia op­ción pa­ra ha­cer­se de un sis­te­ma de ver­da­de­ro Hi-fi sin de­jar la cuen­ta en ce­ros.

Mu­cho muy re­co­men­da­do.

El PM6006 de Ma­rantz se ven­de a tra­vés de tien­das Bu­ga­vi en CDMX y MTY y en el si­tio en lí­nea www.bu­ga­vi.com con un pre­cio

orien­ta­ti­vo de 905 dó­la­res IVA in­clui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.