Una plá­ti­ca con Luis ‘Pa­po’ Már­quez, di­rec­tor re­gio­nal de ven­tas pa­ra Klipsch.

Di­rec­tor re­gio­nal de ven­ta pa­ra Klipsch, LA: “te­ne­mos que de­cir la his­to­ria de quié­nes so­mos”.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Ge­né­ti­ca de au­dió­fi­lo. “Na­cí muy cer­ca de Fra­mig­ham (Mas­sa­chu­setts), el mis­mo pue­blo don­de se fun­dó la Bo­se Cor­po­ra­tion”, ha­ce me­mo­ria Luis; “ven­go de una fa­mi­lia que te­nía una gran pa­sión por la mú­si­ca y que lle­gó a tra­ba­jar en Bo­se, fa­bri­can­do mu­chos de los al­to­par­lan­tes que se veían en los años se­ten­ta. En eso (du­ran­te un ve­rano) en­tré a tra­ba­jar ahí, en­sam­blan­do ga­bi­ne­tes acús­ti­cos; co­mo los de la Se­rie 901 o los Acous­ti­mass”, des­ta­ca; “se­guí en la es­cue­la y en Bo­se me die­ron la opor­tu­ni­dad de en­trar a ven­tas; lo que aho­ra es mi ca­rre­ra”.

Los años pro­mo­vien­do Bo­se lle­va­ron a Pa­po a ma­ne­jar va­rias su­cur­sa­les en Flo­ri­da y pos­te­rior­men­te, se unió al equi­po de La­tin Mar­kets; co­mo Ge­ren­te de Cuen­tas en el Ca­ri­be.

Nin­gún no­va­to

“To­da la vi­da he sen­ti­do es­ta pa­sión por la mú­si­ca; por có­mo es­cu­char­la y creo que es bien im­por­tan­te que si uno es­tá vien­do un con­cier­to en vi­vo, uno de­be­ría te­ner esa mis­ma ex­pe­rien­cia en su ca­sa”, Már­quez lee en­tre lí­neas; “cuan­do po­nes un CD (o Spo­tify, con la mú­si­ca que te gus­ta) uno pue­de sen­tir­se de­cep­cio­na­do por­que no oyes la mú­si­ca co­mo es­tá gra­ba­da y pa­ra mí, que ha­bía tra­ba­ja­do con Bo­se, es la mi­sión con­ver­tir a Klipsch en esa al­ter­na­ti­va de lle­var la mú­si­ca, esa ex­pe­rien­cia del en vi­vo a ca­sa, con esa ca­li­dad”, pro­fun­di­za.

Ma­yor im­pac­to. “En el con­su­mi­dor fi­nal de La­tino Amé­ri­ca no hay mu­cho co­no­ci­mien­to de Klipsch co­mo mar­ca. De ma­ne­ra que –co­mo me to­có en su mo­men­to ha­cer con Bo­se- ten­dre­mos que de­cir nues­tra his­to­ria”, se sin­ce­ra; “por eso es­toy muy emo­cio­na­do de unir­me al equi­po de Klipsch”.

Su tec­no­lo­gía, la di­fe­ren­cia en apli­ca­cio­nes de in­te­gra­ción. “En cuan­to a in­te­gra­ción, so­mos una de las com­pa­ñías más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos, en lo que a ins­ta­la­ción res­pec­ta por­que te­ne­mos mu­chos pro­duc­tos con los que brin­da­mos bue­nas so­lu­cio­nes a los clien­tes, que tie­nen que ver con bo­ci­nas que se fi­jan al te­cho o woo­fers que van a la pa­red”, con­ce­de Luis; “pe­ro lo que es­ta­mos ha­cien­do es­te año, es pre­gun­tar­nos: ¿có­mo po­de­mos ayu­dar me­jor al in­te­gra­dor, pa­ra po­der mon­tar bo­ci­nas en pa­re­des con una so­lu­ción más rá­pi­da? Es de­cir, cam­biar la ma­ne­ra en que se fi­jan a la pa­red. Por eso he­mos pa­ten­ta­do va­rios re­cur­sos; pa­ra ha­cer más rá­pi­da la ins­ta­la­ción. Ese es el en­fo­que pa­ra los pró­xi­mos años”, ad­mi­te; “y en lo que res­pec­ta al con­su­mi­dor, lo más im­por­tan­te es que Klipsch siem­pre ha te­ni­do al­ta­vo­ces efi­cien­tes y aho­ra va­mos a co­mu­ni­car­lo con fuer­za”.

¿Quié­nes son? “La com­pa­ñía que lle­va des­de 1946 ha­cien­do bo­ci­nas. Es la más vie­ja de au­dio en Es­ta­dos Uni­dos y siem­pre ha si­do la que, los con­su­mi­do­res que com­pra­ban ese pro­duc­to, eran per­so­nas más au­dió­fi­las; có­mo yo. Lo pri­me­ro que tu­vi­mos que ha­cer fue de­cir­lo”.

He­ren­cia a fu­tu­ro

“Aun­que las ofi­ci­nas de Klipsch es­tán en In­dia­na, aún te­ne­mos nues­tra fá­bri­ca en Ho­pe (Ar­kan­sas); don­de to­da­vía hacemos va­rias bo­ci­nas a mano, en ma­de­ra y te doy un ejem­plo: te­ne­mos pro­duc­tos de 1946 que se si­guen en­sam­blan­do co­mo aque­llos días”, Pa­po re­su­me; “na­die es­tá ha­cien­do es­to: ga­bi­ne­tes a mano con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que gus­te el clien­te. No­so­tros po­de­mos ha­cer pro­duc­tos cus­tom buil­ding; na­die lo pue­de ha­cer y si hay una bo­ci­na que te in­tere­sa, in­clu­so con una ma­de­ra me­xi­ca­na, só­lo de­bes de­cir­nos, en­viar la mues­tra y te las po­de­mos cons­truir”, se mues­tra se­gu­ro; “ade­más, ya no vas a ne­ce­si­tar un re­cei­ver pa­ra ma­ne­jar­la: só­lo con la apli­ca­ción del blue­tooth (o una apli­ca­ción en el te­lé­fono) vas a po­der te­ner su­rround sound en 5.1 ca­na­les; co­mo pa­sa con to­das las ca­jas am­pli­fi­ca­das que hacemos. Tal co­mo lo ofre­ce nues­tro Re­fe­ren­ce Pre­mie­re HD Wi­re­less Spea­ker Sys­tem”.

Cus­tom al ex­tre­mo. “Te­ne­mos pro­duc­tos, que re­cién mos­tra­mos en la Jor­na­da Educativa con No­vo­tech, co­mo un sound­bar de ma­de­ra”, to­ma dis­tan­cia; “ese sound­bar fue he­cho es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra una per­so­na que que­ría cier­tas ma­de­ras y que tu­vie­ra ese look”, Már­quez vi­sua­li­za; “si tu tu­vie­ras en ca­sa unos ga­bi­ne­tes de al­gu­na ma­de­ra en es­pe­cial y qui­sie­ras ha­cer­los coin­ci­dir con el sound­bar, só­lo ten­drías que en­viar­nos la mues­tra y te ha­re­mos tu ba­rra de so­ni­do con esa mis­ma ma­de­ra”.

Crean­do nue­vas his­to­rias. “Lo ha­re­mos po­co a po­co, in­tro­du­cien­do ca­da pro­duc­to, co­mo las sound bars; nues­tros al­ta­vo­ces ope­ra­dos por blue­tooth”, dis­fru­ta el mo­men­to; ”en esa ca­te­go­ría es don­de es­tá lo fuer­te por­que to­dos los días el clien­te es­tá en­tran­do a la tien­da: com­pra una te­le­vi­sión y lle­va un sound­bar. O tie­ne un te­lé­fono y com­pra un al­ta­voz inalám­bri­co”, com­par­te el Di­rec­tor Re­gio­nal; “te­ne­mos esa ca­te­go­ría de pro­duc­tos y es con la que pen­sa­mos que se­ría bueno dar a co­no­cer nues­tra his­to­ria”.

¿Dón­de con­tar la his­to­ria? “Esa fue la es­tra­te­gia de es­te año y em­pe­za­mos en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Colombia, Pa­na­má, Chi­le y Ar­gen­ti­na; va­mos al mercado de re­tail. Por ejem­plo en Mé­xi­co, es­ta­mos vien­do las opor­tu­ni­da­des con San­borns, Best Buy, el Pa­la­cio de Hie­rro y Li­ver­pool. Esos son los mer­ca­dos don­de va­mos a bus­car la opor­tu­ni­dad pa­ra en­trar; por­que sa­be­mos que son los Top Re­tai­lers en Mé­xi­co”.

Nue­vos ga­bi­ne­tes self po­we­red “Uno po­día mo­ver un par­lan­te Klipsch con cual­quier am­pli­fi­ca­dor por­que no re­que­rías de mu­cho po­der. Esa era la tec­no­lo­gía que siem­pre ha­bía­mos te­ni­do; hoy es­ta­mos cam­bian­do a lo que mu­chas otras com­pa­ñías no es­tán ha­cien­do: que aho­ra, las bo­ci­nas pa­ra ho­me thea­ter ven­gan con am­pli­fi­ca­dor”.

Pri­mer ob­je­ti­vo: Mé­xi­co

“Con la po­si­bi­li­dad de ha­cer cre­cer nues­tra mar­ca, no­so­tros ve­mos a Mé­xi­co co­mo uno de los mer­ca­dos más gran­des fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos”, Luis bo­ce­ta al ai­re; “cuan­do uno mi­ra el mercado me­xi­cano del re­tail, sa­be que es muy si­mi­lar al de Es­ta­dos Uni­dos y creo que te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de traer a Mé­xi­co au­dio de gran ca­li­dad”, ver­sa con ra­zón; “en­ten­de­mos que ya hay va­rias mar­cas en el país, que son muy bue­nas y que es­tán tra­yén­do­le al clien­te lo que quie­re: la mú­si­ca; no­so­tros que­re­mos lo mis­mo”. El 2018, Año de la Ex­pe­rien­cia Klipsch. “Al prin­ci­pio, se van a pre­gun­tar: ¿quién es es­ta mar­ca? Y yo lo en­tien­do”, sub­ra­ya; “pe­ro lo prin­ci­pal es con­tar la his­to­ria, co­lo­car va­rios pro­duc­tos en las prin­ci­pa­les ca­de­nas de re­tail y ha­cer cre­cer el ne­go­cio de la in­te­gra­ción en to­do Mé­xi­co. Eso es lo que hay que sa­ber por­que al pa­re­cer aquí, el ra­mo de la in­te­gra­ción to­da­vía es muy pe­que­ño y con las opor­tu­ni­da­des que ve­mos en la CDMX o en Mon­te­rrey, po­dría­mos es­tar ha­cien­do mu­cho más”, re­ve­la Pa­po; “eso ya de­pen­de de no­so­tros (el tra­ba­jar con los in­te­gra­do­res me­xi­ca­nos) y te­nien­do eso, el clien­te di­rá: voy ad­qui­rir un buen par­lan­te y hay va­rias op­cio­nes. Creo que no­so­tros te­ne­mos un pro­duc­to que va a te­ner a los clien­tes pen­san­do y fi­nal­men­te di­rá: ¿sa­bes qué? Voy a com­prar­me un Klipsch”. Los in­te­gra­do­res si­guen en el ra­dar. “Re­cién hi­ci­mos un en­tre­na­mien­to en la com­pa­ñía No­vo­tech. Vi­mos cuál se­ría la es­tra­te­gia pa­ra no de­jar de aten­der a los in­te­gra­do­res y a los que ya hi­cie­ron una la­bor de pre­sen­ta­ción de la mar­ca”, mol­dea el con­cep­to; “la se­gun­da par­te de lo que que­re­mos ha­cer en Klipsch, es po­der dar­le so­por­te a to­dos esos dis­tri­bui­do­res (que tam­bién es­tán ha­cien­do la­bor de in­te­gra­ción)”, de­fi­ne: “creo que por años, Klipsch ha ma­ne­ja­do es­ta si­tua­ción; al usar di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ma­ne­jar es­te ne­go­cio y le ha fun­cio­na­do: dan­do el so­por­te ne­ce­sa­rio a las cuen­tas que to­dos los días es­tán bus­can­do pro­yec­tos y tra­tan­do de ha­cer cre­cer la mar­ca”.

Tra­ba­jar en equi­po

“Ahí en­tro yo”, Már­quez ben­di­ce; “es­te año, ya hi­ci­mos va­rias Jor­na­das Edu­ca­ti­vas y di­mos el so­por­te ne­ce­sa­rio a los clien­tes; pa­ra que ha­ya ma­yor ex­po­si­ción de la mar­ca y co­no­ci­mien­to de los nue­vos pro­duc­tos, de la la­bor de los en­tre­na­mien­tos (que no ha­cía­mos an­tes) y de to­do lo que vie­ne con la mar­ca”, de­ta­lla; “tra­ba­jar mano a mano en la ca­pa­ci­ta­ción es la otra par­te de Klipsch. He­mos ha­bla­do con la gen­te de No­vo­tech y les pu­di­mos en­se­ñar los pro­duc­tos nue­vos y los otros me­ca­nis­mos de so­por­te”.

Me­ga plus. “Ade­más de No­vo­tech, hay otras com­pa­ñías que nos es­tán dis­tri­bu­yen­do en Mé­xi­co, es­tá In­té­li­gos en Mon­te­rrey y D-tro­nics; y en Gua­da­la­ja­ra, la com­pa­ñía Ame­ri­can Au­dio Tech­no­lo­gies”, por úl­ti­mo Luis co­men­ta; “de­be­mos tra­ba­jar con lo que te­ne­mos, pa­ra ha­cer cre­cer es­te ne­go­cio y va­mos a dar­les to­do el apo­yo. Es­ta­mos cu­bier­tos con lo que te­ne­mos; pe­ro el año que vie­ne, de­be­re­mos es­tar im­par­tien­do mu­chas más ca­pa­ci­ta­cio­nes“.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.