Barry Lyn­don Cri­te­rion Co­llec­tion

home:tech magazine mexico - - FPS FRAMES PER INCH -

Aun­que a tra­vés de los años ha si­do me­nos­pre­cia­da y con­si­de­ra­da co­mo la me­nos mag­ní­fi­ca de las pe­lí­cu­las de Sta­nely Ku­brick, el tiem­po le ha fa­vo­re­ci­do has­ta lo­grar, por fin, ser apre­cia­da co­mo la jo­ya téc­ni­ca que siem­pre ha si­do. Qui­zá las ex­pec­ta­ti­vas de te­ner al en­ton­ces su­per­es­tre­lla en cier­nes Ryan O’neal en un pa­pel de an­ti-hé­roe con mu­cho de des­pre­cia­ble y de ser la pe­lí­cu­la que si­guie­ra a La Na­ran­ja Me­cá­ni­ca cau­sa­ron que en su mo­men­to fue­ra re­ci­bi­da de ma­ne­ra ti­bia. Hoy po­de­mos apre­ciar más que nun­ca el in­creí­ble lo­gro que fue la pro­duc­ción de es­te épi­co de más de tres ho­ras de du­ra­ción, fil­ma­da ca­si en su to­ta­li­dad con luz na­tu­ral y luz de ve­las, al pun­to que Stan­ley Ku­brick tu­vo que tra­ba­jar de la mano de la NASA pa­ra crear len­tes ca­pa­ces de tra­ba­jar con po­ca luz. To­do es­to do­cu­men­ta­do en los nue­vos ex­tras que acom­pa­ñan a es­ta nueva ver­sión lan­za­da por la pres­ti­gio­sa Cri­te­rion Co­llec­tion y que por pri­me­ra vez ha­cen jus­ti­cia a una pe­lí­cu­la dig­na de ad­mi­rar­se.

La pe­lí­cu­la es­tá ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Wi­lliam Ma­ke­pea­ce Thac­ke­ray, ex­per­to sa­ti­ris­ta so­cial, y si­gue las pi­ca­res­cas aven­tu­ras del in­co­rre­gi­ble Barry Lyn­don, un opor­tu­nis­ta de po­ca mon­ta cu­yo des­tino lo lle­va des­de una gran­ja ir­lan­de­sa, pa­san­do por los cam­pos de ba­ta­lla de la Gue­rra de los Sie­te Años has­ta los opu­len­tos jar­di­nes de un pa­la­cio y un lu­gar en la pun­ta más al­ta de la so­cie­dad. To­do ayu­da­do por una com­bi­na­ción de as­tu­cia, ig­no­ran­cia e in­creí­ble suer­te que ca­si lo po­drían con­ver­tir en el Fo­rrest Gump de los cí­ni­cos.

Sin du­da és­ta es la edi­ción de­fi­ni­ti­va, no so­la­men­te por la nueva res­tau­ra­ción di­gi­tal en 4K que per­mi­te dis­fru­tar de ca­da de­ta­lle del sun­tuo­so di­se­ño de pro­duc­ción sino por los muy in­tere­san­tes y cul­tos ex­tras que la acom­pa­ñan. Pa­ra to­do fan de Ku­brick, es in­dis­pen­sa­ble, in­clu­so si ya se tie­ne la ver­sión an­te­rior en la co­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.