Aquí la se­gun­da y fi­nal en­tre­ga para eva­luar si en ver­dad el au­dio dis­tri­bui­do es­tá al alcance de to­dos.

al alcance de ca­si to­dos

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­to­nio Le­go­rre­ta

En la en­tre­ga an­te­rior nos en­fo­ca­mos a la par­te alám­bri­ca y cen­tra­li­za­da, sus pros y con­tras y aho­ra les ha­bla­ré so­bre lo inalám­bri­co y des­cen­tra­li­za­do. Para em­pe­zar, una de esas co­sas que han cam­bia­do ra­di­cal­men­te es que el con­te­ni­do es­tá al­ma­ce­na­do en un so­lo lu­gar o si­te. Los tiem­pos de los re­pro­duc­to­res de CD y DVD de cien­tos de dis­cos en el in­te­rior del equi­po, que­da­ron en la his­to­ria pues aho­ra el con­te­ni­do cier­ta­men­te pue­de re­si­dir en un dis­co du­ro de am­plí­si­ma ca­pa­ci­dad y, sien­do ac­ce­si­ble su al­ma­ce­na­mien­to des­de cual­quier pun­to de la ca­sa o des­de un lu­gar re­mo­to, pues es­tos re­pro­duc­to­res de me­dios es­tán ba­sa­dos en la in­ter­net y aho­ra tam­bién a tra­vés de la nu­be me­dian­te strea­ming, pues sólo se ne­ce­si­ta la cuen­ta y un dis­po­si­ti­vo mó­vil con la apli­ca­ción o app para re­pro­du­cir­los.

Evi­den­te­men­te al ha­blar de apps nos ubi­ca­mos en la im­por­tan­cia cla­ve que han te­ni­do los te­lé­fo­nos inteligentes pues aho­ra son tam­bién una de las fuen­tes de so­ni­do y de vi­deo para los sis­te­mas AV y ope­ran de ma­ne­ra inalám­bri­ca. Atrás que­da­ron las ba­ses de ipod tan­to para so­bre­po­ner co­mo para em­po­trar a mu­ro (ca­rí­si­mas) y cu­ya ope­ra­ción era lo­cal, ob­via­men­te. Aho­ra bien, no sólo se tra­ta de en­viar mú­si­ca des­de el dis­po­si­ti­vo mó­vil sino tam­bién con­tar con el con­trol del sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do.

Otro pro­duc­to que pa­só a me­jor vi­da son los swit­chers de au­dio análo­gos, así co­mo la mul­ti­pli­ci­dad de en­tra­das pues con dos o tres fuen­tes de strea­ming es po­si­ble sa­tis­fa­cer ca­si cual­quier gus­to musical. Los me­dios fí­si­cos co­mo dis­cos CD e in­clu­so ipods han des­apa­re­ci­do para dar pa­so a fuen­tes di­gi­ta­les vía red. Para ob­te­ner au­dio por strea­ming se pue­den ocu­par un par de dis­po­si­ti­vos: un re­pro­duc­tor de me­dios con co­nec­ti­vi­dad, tan­to por in­ter­net co­mo Blue­tooth, o me­dian­te dis­po­si­ti­vos Goo­gle Cast o las ver­sio­nes de Ap­ple co­mo el Air­port Ex­press, Ap­pletv a tra­vés de un pro­to­co­lo ex­clu­si­vo de la mar­ca lla­ma­do Air­play que per­mi­te trans­mi­tir au­dio y vi­deo inalám­bri­ca­men­te.

Hay va­rias ven­ta­jas -o des­ven­ta­jas se­gún las con­di­cio­nes del pro­yec­to- en la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma inalám­bri­co des­cen­tra­li­za­do: dis­po­ni­bi­li­dad para cual­quier usua­rio; fa­ci­li­dad de ope­ra­ción en la ma­ni­pu­la­ción de los ar­chi­vos… per­dón mú­si­ca; sen­ci­llez y sim­ple­za en la in­te­gra­ción de es­tos dis­po­si­ti­vos; di­ver­si­dad en la ca­li­dad de los mis­mos, sien­do po­si­ble aho­ra te­ner al­go más que MP3 (RIP, abril 2017) sino tam­bién VBR o ta­sa va­ria­ble de bits en ser­vi­cios de nu­be co­mo Tidal y Dee­zer, el po­pu­lar Spo­tify, itu­nes o de plano ser­vi­cios de ra­dio por in­ter­net co­mo vtu­ner, Tu­nein Ra­dio (bue­ní­si­mo por con­te­ni­dos su­ma­men­te va­ria­dos) y los clá­si­cos XM Ra­dio, Rhap­sody y Pan­do­ra que, ho­nes­ta­men­te, per­ci­bo cier­ta­men­te re­ba­sa­dos, así co­mo la TV de pa­ga; la con­fia­bi­li­dad en la dis­po­ni­bi­li­dad de ser­vi­cio; ac­tua­li­za­ción cons­tan­te en los mis­mos; ac­ce­so gra­tui­to -con cos­to men­sual o co­mo lo quie­ras ele­gir-; con­te­ni­dos li­mi­ta­dos o abier­tos, tan pe­que­ño o tan gran­de co­mo se desee. Un pun­to de su­ma im­por­tan­cia y no va­lo­ra­do o pa­sa­do por alto es el desem­pe­ño de la red, su in­fra­es­truc­tu­ra y los dis­po­si­ti­vos em­plea­dos para ha­cer esta ta­rea.

Em­pe­ce­mos por el más sim­ple ca­ble­ci­to de 3.5mm es­té­reo a co­nec­to­res RCA y se aca­bo. Es­te ti­po de in­ter­co­ne­xión análo­ga es sim­ple y usual­men­te va a la sa­li­da de los au­dí­fo­nos y ha­cia una en­tra­da de lí­nea del re­cep­tor o am­pli­fi­ca­dor. No es de mu­cha ca­li­dad y la ga­nan­cia de sa­li­da o vo­lu­men es de­pen­dien­te del dis­po­si­ti­vo mó­vil (y ya no di­ga­mos del ti­po de con­ver­ti­dor o DAC in­ter­cons­trui­do); el se­gun­do más po­pu­lar es Blue­tooth cu­yo ran­go de

co­ber­tu­ra má­xi­mo a lí­nea de vis­ta es de 10m (ja­ja­ja) o me­nos, mu­cho me­nos. Eso de­pen­de­rá de si el dis­po­si­ti­vo mó­vil es­tá en la mano del ope­ra­dor y los ma­te­ria­les de cons­truc­ción del re­cin­to. La ca­li­dad de és­te es­tri­ba en mu­cho del DAC em­plea­do y la uti­li­za­ción de una tec­no­lo­gía lla­ma­da aptx para me­jo­rar la se­ñal a “ca­li­dad CD” (en mar­cas co­mo Cam­brid­ge Au­dio, T+A y Mark Le­vin­son sue­na que no se cree que es Blue­tooth la se­ñal de ori­gen); por otra par­te, una de las ven­ta­jas de Blue­tooth es que cual­quier fuen­te y for­ma­to es trans­mi­ti­ble por esta vía aun­que no siem­pre se ob­ten­ga el me­ta­da­ta y el con­trol re­si­de en el dis­po­si­ti­vo mó­vil; otro asun­to es el strea­ming, don­de es po­si­ble el envío de se­ña­les de au­dio con ca­li­dad in­de­cen­te me­nor a MP3 en ar­chi­vos con com­pre­sión y me­ga pér­di­da de da­tos a 24, 42, 68 y 128kbs (ki­lo­bits por se­gun­do) y ele­gan­tes mé­to­dos de com­pre­sión de da­tos sin per­di­das co­mo WAV y FLAC, pe­ro que re­quie­ren que los ar­chi­vos es­tén co­di­fi­ca­dos y de­co­di­fi­ca­dos de la mis­ma ma­ne­ra.

No es for­tui­to que esta ma­ne­ra de trans­mi­tir y re­ci­bir la mú­si­ca ha­ya cre­ci­do de tal ma­ne­ra pues la co­nec­ti­vi­dad es tan sen­ci­lla y fá­cil de es­ta­ble­cer, me­dian­te co­nec­ti­vi­dad Wi­fi con­vir­tien­do es­tos equi­pos en un dis­po­si­ti­vo más en la red. Tie­nen que per­ma­ne­cer en el ran­go de co­ber­tu­ra para que ope­ren y sea po­si­ble co­lo­car e ins­ta­lar pun­tos de ac­ce­so inalám­bri­cos para ex­ten­der la co­ber­tu­ra de la red mis­ma y así man­te­ner la co­nec­ti­vi­dad en di­ver­sos lu­ga­res de la re­si­den­cia con su res­pec­ti­vo con­trol.

So­bre el te­ma del con­trol, la red to­ma un pa­pel pri­mor­dial pues es el me­dio que per­mi­ti­rá al usua­rio ma­ni­pu­lar, ajus­tar y ope­rar el sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do y más, pues los ac­tua­les sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción es­tán pre­ci­sa­men­te mon­ta­dos so­bre és­ta para su fun­cio­na­mien­to, sien­do más fle­xi­ble su ope­ra­ción des­de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Un sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do cen­tra­li­za­do pue­de, en al­gu­nos ca­sos, ac­tua­li­zar­se para que su ope­ra­ción y fuen­tes de se­ñal sean inalám­bri­cas o des­cen­tra­li­za­das, aco­plán­do­se de esta ma­ne­ra a las nue­vas tec­no­lo­gías. Así es po­si­ble apro­ve­char eta­pas de sa­li­da o am­pli­fi­ca­do­res de gran ca­li­dad para el ma­ne­jo de los al­ta­vo­ces dis­pues­tos en el de­rre­dor y ma­ne­jar con un con­tro­la­dor de au­dio dis­tri­bui­do fuen­tes de se­ñal co­mo re­pro­duc­to­res de me­dios, dis­po­si­ti­vos Blue­tooth y pro­pie­ta­rios, co­mo Air­play, para dis­tri­buir mú­si­ca por to­da la ca­sa o áreas en par­ti­cu­lar. Re­vi­se con su in­te­gra­dor de con­fian­za las po­si­bi­li­da­des de ac­tua­li­za­ción con sis­te­mas ya ins­ta­la­dos pre­via­men­te y con cier­ta lon­ge­vi­dad.

Una ten­den­cia (y va­ya que ya ha­cía fal­ta) es ob­te­ner mú­si­ca con ca­li­dad en su re­pro­duc­ción. An­te­rior­men­te es­to sólo era po­si­ble me­dian­te me­dios fí­si­cos co­mo el CD, pe­ro hoy es una reali­dad gra­cias a la sus­crip­ción a ser­vi­cios de nu­be que pue­den pro­por­cio­nar mú­si­ca con re­so­lu­cio­nes a 24 bits/96khz. Ob­via­men­te es­to im­pli­ca con­tra­tar pro­vee­do­res de ser­vi­cios en in­ter­net con ma­yor ve­lo­ci­dad y ca­pa­ci­dad en ma­ne­jo de da­tos. Ya no es el te­ma de con­se­guir ser­vi­cios gra­tui­tos de mú­si­ca de ma­la ca­li­dad, sino la sus­crip­ción men­sual o anual a ellos, con de­man­da de ca­li­dad, sin lu­gar a du­das. El lla­ma­do High Re­so­lu­tion o al­ta re­so­lu­ción es un te­ma que com­pa­ñías co­mo Ap­ple es­tán con­si­de­ran­do den­tro de su pla­ta­for­ma, co­mo un ser­vi­cio Pre­mium en un mo­men­to da­do. Tidal es la op­ción y Dee­zer, pro­vee­dor eu­ro­peo, es otra al­ter­na­ti­va aun­que no muy di­fun­di­da y al alcance de to­dos, pues de­pen­de de que la apli­ca­ción es­té in­ser­ta­da en el equi­po co­mo So­nos, Mark Le­vin­son y T+A.

Así las co­sas, hoy es po­si­ble dis­fru­tar de una u otra ma­ne­ra de la mú­si­ca por do­quier y sí, esa fra­se es pa­ten­te re­gis­tra­da mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.