DI­SE­ÑO COHE­REN­TE, DI­NÁ­MI­CO Y RES­PON­SA­BLE

Cuan­do se ha­bla de cam­biar, de trans­for­mar o de in­no­var, im­plí­ci­ta­men­te se ha­bla –tam­bién- de edu­car. Si la tec­no­lo­gía avan­za a ve­lo­ci­dad de la luz es por­que hay in­ves­ti­ga­do­res, es­tu­dio­sos y pro­fe­so­res que de­jan de co­mer y dor­mir con tal de perfeccionar t

home:tech magazine mexico - - LUZ = DISEÑO Y CONTROL - HT

Para es­te primer ar­tícu­lo del año creo opor­tuno to­car un te­ma ca­si ol­vi­da­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: la in­ves­ti­ga­ción. No to­do es mos­trar al pú­bli­co el úl­ti­mo pro­duc­to, en cues­tión de in­no­va­ción y tec­no­lo­gía; y tam­po­co co­mo com­pra­dor bas­ta con ir a la tien­da, bus­car al pro­vee­dor o pe­dir vía in­ter­net el di­se­ño de la ilu­mi­na­ción que más sa­tis­fa­ga nues­tro gus­to y ne­ce­si­da­des. Hay al­go más para con­si­de­rar, por ejem­plo: có­mo es­tán sien­do edu­ca­dos y ba­jo qué nue­vos con­cep­tos, los lí­de­res de opinión del mer­ca­do y del fu­tu­ro cien­tí­fi­co.

Re­sul­ta re­cu­rren­te es­cu­char vo­ces afir­man­do que las me­jo­res uni­ver­si­da­des o cen­tros de i nves­ti­ga­ción en ilu­mi­na­ción, tec­no­lo­gía y di­se­ño, se en­cuen­tran en el ex­tran­je­ro; o que Mé­xi­co tie­ne aún mu­cho que apren­der al res­pec­to des­de su go­bierno e ins­ti­tu­cio­nes has­ta su so­cie­dad ci­vil. Bueno, en res­pues­ta a to­dos ellos me da gus­to in­for­mar que para es­te 2018, la Ciu­dad de Mé­xi­co se­rá La Ca­pi­tal del Di­se­ño ( World De­sign Or­ga­ni­za­tion). Lo que im­pli­ca in­fi­ni­dad de be­ne­fi­cios para es­te sec­tor; no só­lo en in­te­rio­res sino tam­bién a ni­vel ur­ba­nís­ti­co; pe­ro so­bre to­do, a ni­vel edu­ca­ti­vo, ya que se­rán mi­llo­nes de jó­ve­nes los que se den ci­ta en el mar­co de los even­tos que se lle­va­rán a ca­bo, lo cual sin du­da, ayu­da­rá a ge­ne­rar la ins­pi­ra­ción, ha­cer vo­lar la men­te y la crea­ti­vi­dad, a po­ner ma­nos a la obra y ge­ne­rar ideas con­cre­tas para el bien del di­se­ño en ge­ne­ral. Du­ran­te un año (pla­nea­do de fe­bre­ro a oc­tu­bre) y ba­jo el eje Di­se­ño so­cial­men­te res­pon­sa­ble, World “De­sign Ca­pi­tal 2018” con­ta­rá con tres ejes y una agen­da pa­ra­le­la para re­unir to­dos los es­fuer­zos de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas y for­ta­le­cer­se, así co­mo una co­mu­ni­dad en Mé­xi­co. En­tre esos, ha­brá even­tos aca­dé­mi­cos y de po­lí­ti­cas pú­bli­cas in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les de di­se­ño; pro­gra­mas lo­ca­les para la Ciu­dad de Mé­xi­co; ex­po­si­cio­nes en alian­za con dis­tin­tos mu­seos de la CDMX y blo­ques aca­dé­mi­cos en con­jun­to con uni­ver­si­da­des para cen­trar­se en un úni­co ob­je­ti­vo, los es­tu­dian­tes de di­se­ño.

Y es jus­to és­te úl­ti­mo pun­to el que nos re­gre­sa al te­ma cen­tral, ¿có­mo se lle­va a ca­bo en nues­tro país la in­ves­ti­ga­ción en el mar­co del di­se­ño in­dus­trial y la ilu­mi­na­ción?, es de­cir, ¿de qué ma­ne­ra se for­ma un jo­ven es­tu­dian­te para crear un ob­je­to que cam­bie una ha­bi­ta­ción só­lo por el sim­ple he­cho de estar ahí, o có­mo cons­truir una lám­pa­ra con la mejor tec­no­lo­gía del mo­men­to y, al mis­mo tiem­po, no per­dien­do de vista la im­por­tan­cia del pro­yec­to y del res­pe­to por el am­bien­te? Para res­pon­der a es­tas pre­gun­tar nos di­mos a la ta­rea de en­tre­vis­tar a una per­so­na que es ya con­si­de­ra­da una ex­per­ta del di­se­ño in­dus­trial, Ashby So­lano.

Ashby es di­se­ña­do­ra in­dus­trial gra­dua­da de la Uni­ver­si­dad de los An­des. Es do­cen­te y can­di­da­ta al gra­do de Maes­tra en Es­tu­dios de Di­se­ño en CEN­TRO de Di­se­ño, Ci­ne y Te­le­vi­sión. Cuen­ta con más de diez años de ex­pe­rien­cia en di­se­ño de pro­duc­to, ges­tión es­tra­té­gi­ca, desa­rro­llo, or­ga­ni­za­ción, pla­ni­fi­ca­ción y coor­di­na­ción de pro­yec­tos de di­se­ño en em­pre­sas co­mo Air De­sign, In­dus­trias Ter­mo­plex, BMZ De­sign Group y Gru­po Ecos In­no­va­tion, en­tre otras. Lo in­tere­san­te para no­so­tros fue des­cu­brir que aún con to­dos los pro­yec­tos que Ashby de­sa­rro­lla, es­tá con­ven­ci­da que la do­cen­cia es la úni­ca ma­ne­ra en for­mar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de for­ma res­pon­sa­ble.

Se­gún Ashby So­lano, la profesión del di­se­ño se ha vis­to in­fluen­cia­da, de­bi­do a que la tec­no­lo­gía ha ge­ne­ra­do nue­vos mo­dos de pro­du­cir, ges­tio­nar y vi­vir (Cas­tells, 1996). Se han es­ta­ble­ci­do nue­vos pa­ra­dig­mas, nue­vas ne­ce­si­da­des y por en­de nue­vas de­man­das. El cre­ci­mien­to in­ce­san­te de la mi­cro­elec­tró­ni­ca, la compu­tación, los mi­cro­pro­ce­sa­do­res y el open sour­ce han per­mi­ti­do la adap­ta­ción y evo­lu­ción de pro­duc­tos exis­ten­tes y la crea­ción de otros in­no­va­do­res. El sur­gi­mien­to de nue­vos cam­pos de ex­plo­ra­ción para los di­se­ña­do­res, ta­les co­mo el di­se­ño ge­ne­ra­ti­vo, pa­ra­mé­tri­co, in­ter­ac­ti­vo o el open de­sign, así co­mo de nue­vas ten­den­cias de desa­rro­llo de pro­yec­tos, co­mo el mo­vi­mien­to Ma­ker y el Crowd­foun­ding, han per­mi­ti­do in­ter­ac­cio­nes co­la­bo­ra­ti­vas y mul­ti­dis­ci­pli­na­rias que dan co­mo re­sul­ta­do pro­duc­tos más com­ple­jos y so­fis­ti­ca­dos. De es­ta ma­ne­ra, si bien “el di­se­ño in­dus­trial es una ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual, téc­ni­ca, crea­ti­va y pro­yec­tual que es­ta­ble­ce, siem­pre con an­te­rio­ri­dad y me­dian­te una me­to­do­lo­gía que per­mi­te so­lu­cio­nes ob­je­ti­vas, to­das las pro­pie­da­des ne­ce­sa­rias para la más ade­cua­da fa­bri­ca­ción se­ria­da de cual­quier ti­po de ob­je­to y/o ar­te­fac­to; el di­se­ño in­dus­trial no só­lo se en­car­ga de los as­pec­tos téc­ni­cos-tec­no­ló­gi­cos que han de per­mi­tir siem­pre la más op­ti­mi­za­da fa­bri­ca­ción de los ob­je­tos sino que de­be tam­bién mos­trar, a tra­vés de ellos, el ni­vel de pro­gre­so vi­vi­do me­dian­te la in­no­va­ción cons­tan­te e in­cor­po­rar to­das las pro­pie­da­des ne­ce­sa­rias para que és­tos pue­dan re­sul­tar pro­duc­tos”, ase­gu­ra So­lano que pa­ra­fra­sea a Jo­sé Ma­nuel Ma­teo. “Es de­cir, el di­se­ño in­dus­trial de­be ocu­par­se tam­bién de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y de to­dos los con­di­cio­nan­tes y as­pec­tos fun­cio­na­les y co­mu­ni­ca­ti­vos-cul­tu­ra­les de los ob­je­tos. Siem­pre se es­ta­ble­ce co­mo me­dia­dor en­tre las ne­ce­si­da­des de los usua­rios y las ne­ce­si­da­des de las in­dus­trias y/o em­pre­sas, bus­can­do un obli­ga­do equi­li­brio del be­ne­fi­cio y las so­lu­cio­nes en­tre to­das las par­tes. En­tre es­tos equi­li­brios siem­pre de­be pri­mar el res­pe­to hu­mano y me­dioam­bien­tal”.

Pe­ro en­ton­ces, ¿cuál es el rol del di­se­ña­dor en el si­glo XXI? Des­de su cam­po de ex­pe­rien­cia o de in­te­rés -di­se­ño, ges­tión de pro­yec­tos y ac­tual­men­te mu­cho en­fo­que ha­cia la tec­no­lo­gía, la re­vo­lu­ción tec­no­cien­ti­fi­ca, la re­vo­lu­ción ma­ker-, So­lano nos di­ce que en un tiem­po en el que hay fuer­tes ten­den­cias ha­cia el DIY, el open sour­ce, el open de­sign, una épo­ca en la cual mu­chas per­so­nas sin ne­ce­si­dad de es­tu­diar al­gu­na ca­rre­ra de di­se­ño tie­nen ac­ce­so a pla­ta­for­mas de mo­de­la­do 3D on­li­ne y a sis­te­mas de im­pre­sión 3D ca­se­ros en don­de ellos mis­mos so­lu­cio­nan sus pro­ble­mas sin ne­ce­si­dad de acu­dir a un di­se­ña­dor, el pro­fe­sor tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de acom­pa­ñar al alumno en su desa­rro­llo para dar­le la sen­si­bi­li­dad que ne­ce­si­ta y orien­tar so­bre cuan­do pa­rar, cuan­do se­guir, cuan­do in­ves­ti­gar.

Em­pa­tía y sen­si­bi­li­dad, di­ce Ashby. El pro­fe­sor de­be guiar a que és­tos dos con­cep­tos no se apa­guen ja­más sino se po­ten­cia­li­cen para su fu­tu­ro. “El di­se­ño in­dus­trial es una ca­rre­ra que ne­ce­si­ta el con­tac­to hu­mano. Aun cuan­do se pu­die­ra pen­sar que es to­do ma­qui­na­ria, to­do tec­no­lo­gía, to­da he­rra­mien­ta, la ba­se es el con­tac­to con lo que hay afue­ra y lo que se ne­ce­si­ta”. Y aña­de: “La so­cie­dad es­tá crean­do mons­truos su­je­tos a la in­for­ma­ción y una cons­tan­te re­cep­ción de és­ta, el pun­to es qué se ha­ce con ello. Es ahí que el pro­fe­sor ayu­da a ca­na­li­zar, a en­ten­der qué ayu­da y có­mo apor­tar des­de la par­te crea­ti­va, pues apren­der a uti­li­zar una he­rra­mien­ta no sig­ni­fi­ca que es­to te de la crea­ti­vi­dad. Ca­na­li­zar o ex­plo­tar es­te po­ten­cial es fun­da­men­tal”.

Por úl­ti­mo, cuan­do se le pre­gun­tó a Ashby so­bre el pa­pel de Mé­xi­co a ni­vel in­ter­na­cio­nal en di­se­ño, tec­no­lo­gía e ilu­mi­na­ción, ella nos de­jó vis­lum­brar que se­gu­ra­men­te hay mu­cho por ha­cer pe­ro que no po­de­mos se­guir ob­ser­van­do fuera sin con­tem­plar lo que a dia­rio alum­nos, pro­fe­so­res, es­tu­dio­sos, ex­per­tos e in­ves­ti­ga­do­res, es­tán ha­cien­do en el mar­co del di­se­ño in­dus­trial: “el he­cho que ya ten­ga­mos he­rra­mien­tas de ac­ce­si­bi­li­dad co­mo el in­ter­net, nos per­mi­te en­ten­der qué se de­sa­rro­lla en tiem­po real. Mé­xi­co es ya un país in­ter­na­cio­nal. En la in­dus­tria de la arquitectura de in­te­rio­res se es­tán ha­cien­do gran­des co­sas, des­de un Eze­quiel Far­ca has­ta Es­tu­dio Ro­ca son ya re­co­no­ci­dos. Yo creo que una de las coas que fa­vo­re­cen a Mé­xi­co es que siem­pre bus­ca un ca­rác­ter pu­ro, ori­gi­nal. Y hay una gran co­ne­xión con los ar­te­sa­nos, na­die quie­re per­der la raíz, se bus­ca se­guir el hi­lo con­duc­tor en­tre lo que so­mos y lo que so­mos con la tec­no­lo­gía de nues­tro la­do. Pe­ro qui­zá lo que le ha­ce fal­ta a Mé­xi­co es po­ner a la in­dus­tria en equi­li­brio pues es­tá en ni­ve­les muy ex­tre­mos: te pue­des en­con­trar una mag­na em­pre­sa que ha­cen mi­llo­nes de co­pias, has­ta las que te pro­du­cen dos o has­ta una co­pia; no hay una me­dia. En tér­mino de tec­no­lo­gía, y aún cuan­do Gua­da­la­ja­ra es ya una se­de de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, nos ha­ce fal­tan in­dus­trias que pro­duz­can sus pro­pios ins­tru­men­tos para ex­por­tar. Se­gui­mos tra­yen­do LED, tu­bos fluo­res­cen­tes, et­cé­te­ra. En ese sen­ti­do, al­go que sin du­da fue un acier­to fue ha­cer a la CDMX Ca­pi­tal del Di­se­ño para es­te año, pues trae­rá una re­vo­lu­ción a los jó­ve­nes ha­bi­dos de sa­ber más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.