En De­ta­lle. Au­dí­fo­nos Fo­cal Uto­pía. Por Eliseo Ve­ga

Au­dí­fo­nos

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - HT

Ha­ce al­gu­nos años tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar a Han­no­ver, Ale­ma­nia y dis­fru­tar del lan­za­mien­to de los HD800 de Senn­hei­ser (aho­ra HD800S), en aquel en­ton­ces cos­ta­ban USD 1600 dó­la­res y des­cu­brí que unos au­dí­fo­nos pue­den es­cu­char­se más cá­li­dos y más emo­ti­vos que mu­chos sis­te­mas de au­dio High End de cos­to ma­yor. In­clu­so pu­de es­cu­char la pri­me­ra ver­sión del sis­te­ma Orp­heus, que se anun­cia­ba co­mo la má­xi­ma crea­ción en cuan­to a au­dí­fo­nos.

El tiem­po ha pa­sa­do y hoy exis­te una im­pre­sio­nan­te can­ti­dad de muy bue­nos au­dí­fo­nos, al­gu­nos de ellos de mar­cas de al­cur­nia y otros de nue­vos nom­bres pe­ro de im­pe­ca­ble cons­truc­ción y re­sul­ta­do.

No me gus­ta ha­blar de lo mejor y de lo peor, pues el mun­do no se com­po­ne del ne­gro y el blan­co, a fin de cuen­tas nues­tra per­cep­ción es el cú­mu­lo de ex­pe­rien­cias y es eso lo que com­po­ne la ga­ma de co­lo­res y la tex­tu­ra de ca­da uno de ellos; des­de mi pun­to de vista, el so­ni­do es una re­pre­sen­ta­ción si­mi­lar.

Aun­que po­de­mos de­cir que el so­ni­do es una cien­cia, nues­tra apro­xi­ma­ción ha­cia él, re­sul­ta una emo­ción. Y to­dos te­ne­mos y sen­ti­mos las emo­cio­nes de una ma­ne­ra dis­tin­ta. Por su­pues­to que hay hi­los con­duc­to­res que ha­ce que cier­tos so­ni­dos nos gus­ten en lo ge­ne­ral, pe­ro na­die pue­de ne­gar el am­plí­si­mo te­ma de la sub­je­ti­vi­dad.

Si ya de por si es com­pli­ca­do eva­luar un sis­te­ma Hi­fi, es­cri­bir de au­dí­fo­nos se vuel­ve una ta­rea ver­da­de­ra­men­te ar­dua. En prin­ci­pio ya tie­nes el pre­jui­cio de po­ner­te unas ore­je­ras que va­len mu­chí­si­mo di­ne­ro, es pre­ci­so tra­tar­los con mu­cho cui­da­do.

Bas­ta de pa­la­bre­ría.

Tu­ve la for­tu­na que la em­pre­sa Eu­ro­tro­nics me pres­ta­ra es­tos in­creí­bles trans­duc­to­res por una se­ma­na. Los Fo­cal Uto­pia son la crea­ción non-plus-ultra de los franceses y ya es­tán a la ven­ta en Mé­xi­co so­lo a tra­vés de la red de in­te­gra­do­res pro­fe­sio­na­les de Eu­ro­tro­nics.

El be­ri­lio, la cla­ve

Para los co­no­ce­do­res no es pre­ci­so ha­cer un lar­go preám­bu­lo, Fo­cal es una de las mar­cas más re­co­no­ci­das en el High End, sus ca­jas acús­ti­cas Uto­pia son el sue­ño hú­me­do de mu­chos au­dió­fi­los. Los franceses han que­ri­do dar un gol­pe de au­to­ri­dad para de­mos­trar de lo que son ca­pa­ces. Unos au­dí­fo­nos ultra pre­mium, la nue­va re­fe­ren­cia glo­bal. Fa­bri­qué en Fran­ce.

Los Fo­cal Uto­pia se ba­san en un dri­ver de ran­go com­ple­to de 40 mm fa­bri­ca­do en be­ri­lio con una res­pues­ta de fre­cuen­cia de­cla­ra­da en­tre 5 Hz y 50 khz. El be­ri­lio es un ma­te­rial ex­tre­ma­da­men­te rí­gi­do, de muy ba­jo pe­so y con un amor­ti­gua­mien­to ex­cep­cio­nal. Son im­pre­sio­nan­tes las de­mos­tra­cio­nes de lo “mudo” que re­sul­ta el be­ri­lio en com­pa­ra­ción con­tra el alu­mi­nio y el ti­ta­nio, cu­yas re­so­nan­cias son evi­den­tes, que por su­pues­to “co­lo­rean” y “fal­sean” el so­ni­do. Pe­ro no só­lo es mu­cho más iner­te y li­ge­ro, tam­bién es un ma­te­rial que per­mi­te que el so­ni­do se pro­pa­gue a ve­lo­ci­da­des mu­cho más rá­pi­das.

Los Uto­pia son unos au­dí­fo­nos gran­des, son para es­cu­char en la co­mo­di­dad de la casa. Su di­se­ño es ti­po open-back, de tal ma­ne­ra que emi­ten so­ni­do ha­cia afue­ra y tam­bién es po­si­ble es­cu­char so­ni­dos del am­bien­te. Cla­ra­men­te no son para usar en el trans­por­te. Pe­san 490g, pe­ro Fo­cal ha he­cho ma­gia en la er­go­no­mía y co­mo­di­dad. Créan­me que no mo­les­tan, no es­tor­ban, no in­co­mo­dan; pue­des te­ner­los de co­rri­do una o dos ho­ras y ni tu ca­be­za, ni tus ore­jas su­fri­rán. Ade­más al ser “abier­tos” te ol­vi­das de la opre­sión, los do­lo­res de ca­be­za e in­clu­so de la su­do­ra­ción de las ore­jas.

La bús­que­da de la uto­pía so­no­ra

Para unos au­dí­fo­nos de es­te ni­vel, la mar­ca fran­ce­sa tra­tó de emu­lar sus fa­mo­sos al­ta­vo­ces Uto­pia. De he­cho, el pro­yec­to de los au­ri­cu­la­res Uto­pia na­ce de la in­sa­tis­fac­ción de los in­ge­nie­ros ga­los que nun­ca pu­die­ron en­con­trar unos au­dí­fo­nos que re­crea­ran la ex­pe­rien­cia de un sis­te­ma de au­dio High End ba­sa­do en ca­jas acús­ti­cas.

Por su­pues­to que hay va­rias tec­no­lo­gías para fa­bri­car trans­duc­to­res pe­ro la más uni­ver­sal es la que em­plea el prin­ci­pio elec­tro­di­ná­mi­co: una pe­que­ña co­rrien­te ali­men­ta una bo­bi­na de voz sus­pen­di­da y que es­tá flan­quea­da por ima­nes fi­jos, ese cam­po mag­né­ti­co mue­ve a su vez una mem­bra­na o dia­frag­ma (de pa­pel, de ce­lu­lo­sa, de fi­bras de car­bón, et­cé­te­ra), lo que pro­du­ce ondas sonoras.

Ba­jo es­ta idea sim­ple en el pa­pel, Fo­cal de­ci­dió fa­bri­car los au­ri­cu­la­res más avan­za­dos, de he­cho para los in­ge­nie­ros de la mar­ca, el pro­yec­to se pa­re­cía más a la con­cep­ción de unos mo­ni­to­res de cam­po cer­cano.

Pe­ro la em­pre­sa tu­vo una vi­sión muy am­bi­cio­sa, na­da de lo exis­ten­te po­día cu­brir los ob­je­ti­vos . Así que echa­ron mano de su ex­per­ti­se: ma­te­ria­les exó­ti­cos pe­ro efi­cien­tes y nue­vas ideas para que el so­ni­do de los au­dí­fo­nos Uto­pia fue­se tan ex­qui­si­to co­mo el de los al­ta­vo­ces del mis­mo nom­bre.

Ca­da ele­men­to de es­tos Fo­cal Uto­pia tie­ne una ra­zón de ser y de exis­tir en tér­mi­nos acús­ti­cos y er­go­nó­mi­cos:

-Son “abier­tos” al fren­te y atrás lo que se tra­du­ce en la im­pe­dan­cia acús­ti­ca más ba­ja po­si­ble. Es­pa­cia­li­dad y so­ni­do más na­tu­ral.

-Las ore­je­ras es­tán com­pues­tas de dos ma­te­rias pri­mas: piel de cor­de­ro au­tén­ti­ca y te­la per­fo­ra­da. La par­te in­te­rior del co­jín es­tá com­pues­ta por una pro­por­ción 50/50 de piel de cor­de­ro (di­fu­sión) y te­la (ab­sor­ción). Es­to le da un “ca­rác­ter ideal­men­te equi­li­bra­do” (con la idea de un cuar­to ultra vi­vo (con mu­cho re­ver­be­ra­ción) y un cuar­to muy se­co (con una fal­ta de so­ni­do “ví­vi­do”).

-To­dos los au­ri­cu­la­res equi­pa­dos con al­moha­di­llas de cue­ro só­lo ga­ran­ti­zan un buen ren­di­mien­to des­de fre­cuen­cias ba­jas a me­dias. Sin em­bar­go, siem­pre tie­nen pro­ble­mas en tér­mi­nos de li­nea­li­dad en la par­te su­pe­rior del es­pec­tro. Para ob­te­ner una cur­va de res­pues­ta de fre­cuen­cia muy al­ta de 1 a 10 khz, se uti­li­za un te­ji­do con mi­cro­per­fo­ra­cio­nes en el in­te­rior del co­jín para ajus­tar la re­la­ción de ab­sor­ción, re­sul­tan­do en una res­pues­ta de fre­cuen­cia me­jo­ra­da en al­tas fre­cuen­cias.

-Las mi­cro­bo­ci­nas es­tán sos­te­ni­das en una pla­ca que las ubi­ca lo “más ade­lan­te” po­si­ble; es­to evi­ta te­ner de­ma­sia­da dis­tan­cia en­tre los dri­vers de los au­ri­cu­la­res y los oí­dos para ase­gu­rar la mejor di­ná­mi­ca y neu­tra­li­dad en to­do el es­pec­tro de au­dio.

-Ha­blan­do del dri­ver, se tra­ta de una bo­ci­na real de ran­go com­ple­to, de he­cho es idén­ti­ca a un dri­ver de un al­ta­voz (cla­ro en sus jus­tas di­men­sio­nes). Es­to se tra­du­ce en im­pla­ca­ble ran­go di­ná­mi­co, in­sos­pe­cha­do ba­lan­ce to­nal y la ya men­cio­na­da res­pues­ta de fre­cuen­cia.

-La bo­bi­na de voz es de 5mm de al­to y es la pri­me­ra que no ne­ce­si­ta so­por­te (o nú­cleo), lo que pro­vo­ca un mo­vi­mien­to de pis­tón per­fec­to, lo que se tra­du­ce en al­tí­si­mos ni­ve­les de pre­sión so­no­ra sin dis­tor­sión.

Fo­cal se pu­so co­mo pro­pó­si­to que los Uto­pia tu­vie­ran unos dri­vers tan bue­nos co­mo para estar pre­sen­tes y tan má­gi­cos co­mo para “des­apa­re­cer”. Y aquí el prin­ci­pal re­qui­si­to fue ha­cer que las los au­dí­fo­nos no cau­sa­ran fa­ti­ga o se­ña­les de dis­com­fort. Ba­jo pe­so, ba­ja ma­sa, que a su vez no com­pro­me­tie­ran su desem­pe­ño. Así lle­ga­ron a la con­clu­sión que es co­mún en la in­dus­tria au­to­mo­triz: el uso ex­ten­si­vo del alu­mi­nio, po­lí­me­ros de nue­va ge­ne­ra­ción y fi­bra de car­bono.

Si el so­ni­do es en­can­ta­dor, la er­go­no­mía es or­gá­ni­ca en ex­tre­mo. Nun­ca ha­bía sen­ti­do unos au­dí­fo­nos tan có­mo­dos, tan fir­mes y tan perfectos a los con­tor­nos de mi ca­be­za. Fo­cal es­tu­dió la geo­me­tría del crá­neo hu­mano y em­pleó ma­te­ria­les lo su­fi­cien­te­men­te elás­ti­cos y con­sis­ten­tes co­mo para aco­plar­se a di­ver­sos ta­ma­ños y for­mas de ca­be­za, sin opri­mir ja­más.

La dia­de­ma y la es­pu­ma acol­cho­na­da ofre­cen con­fort ab­so­lu­to y un desem­pe­ño acús­ti­co op­ti­mi­za­do. Las ore­je­ras tie­ne un di­se­ño elíp­ti­co y se in­te­gran de una ma­ne­ra na­tu­ral a las ore­jas. Es ob­vio de­cir que son del ti­po cir­cun-au­ral; cu­bren to­do el pa­be­llón au­ri­cu­lar.

Aquí hay al­go in­tere­san­te, el dri­ver no es­tá exac­ta­men­te en el cen­tro, su ubi­ca­ción no-con­cén­tri­ca ofre­ce un so­ni­do abier­to, con un sounds­ta­ge in­sos­pe­cha­do. Lue­go exis­te una fi­na ma­lla que ro­dea un ani­llo ra­dial, lo que ade­más pro­vee un flu­jo de ai­re na­tu­ral.

In­clu­so Fo­cal, tra­ba­jó mu­cho en la er­go­no­mía para que el ca­be­llo (o los len­tes) no in­ter­fie­ra con los ajus­tes me­cá­ni­cos de los au­ri­cu­la­res. Los franceses pen­sa­ron y eje­cu­ta­ron so­lu­cio­nes in­te­li­gen­tes para to­do.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Es irre­me­dia­ble pen­sar que so­bre tu ca­be­za hay 90,000 pe­sos. ¡Mejor no lo hu­bie­ra sa­bi­do!

Fren­te a mí, ten­go una ca­ja fo­rra­da en piel ne­gra con al­gu­nas apli­ca­cio­nes ro­jas. Elegante sin re­sul­tar os­ten­to­sa. Co­sa que yo agra­dez­co, no es­tás pa­gan­do por lu­jos in­ne­ce­sa­rios, se no­ta que el di­ne­ro lo es­tán in­vir­tien­do en los au­dí­fo­nos, no en el em­pa­que. Otra vez lo es­cri­bi­ré: 90,000 pe­sos, ya con IVA in­clui­do.

Lo pri­me­ro que hay que no­tar es el lar­guí­si­mo ca­ble con el que vie­nen los Uto­pia: 3 me­tros con jack Neu­trik de ¼” en un ex­tre­mo y dos ca­bles con co­nec­to­res Le­mo con ajus­te de ba­yo­ne­ta, los cua­les van a las ore­je­ras. El ca­ble aun­que es her­mo­so, re­sul­ta muy pe­sa­do y muy im­prác­ti­co en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes. Se agra­de­ce­ría que Fo­cal in­clu­ye­ra tam­bién un ca­ble cor­to (me­nor a 100 cm).

Para la es­cu­cha sa­gra­da de una se­ma­na, dis­pu­se de dos am­pli­fi­ca­do­res para au­dí­fo­nos, am­bos in­gle­ses, am­bos pres­ta­dos. El fa­bu­lo­so Me­ri­dian Pri­me Headp­ho­ne Am­pli­fier (999 dó­la­res) con su fuen­te de ali­men­ta­ción externa, la Pri­me Po­wer Supply (749 dó­la­res) y el pre­mia­dí­si­mo Mo­jo de Chord, un pe­que­ño am­pli­fi­ca­dor que es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo lo mejor del mun­do en el ran­go de los 600 dó­la­res.

Mis fuen­tes de au­dio fue­ron mi ipho­ne 6s (para Spo­tify y Tidal) co­nec­ta­do al Mo­jo; un re­pro­duc­tor de dis­cos com­pac­tos Ma­rantz SA-8003 y mi

Mac­book (el pri­me­ro por en­tra­da analó­gi­ca al Pri­me y la lap­top por en­tra­da USB del mis­mo Pri­me).

En el ca­so del Me­ri­dian no hu­bo pro­ble­ma para su co­ne­xión di­rec­ta ha­cia los au­dí­fo­nos pues ofre­ce sa­li­da de ¼”, el Mo­jo lo uti­li­cé em­plean­do un adap­ta­dor ge­né­ri­co de jack ” a ¼” para po­der co­nec­tar los Uto­pia.

No voy a ex­ten­der­me con los am­pli­fi­ca­do­res, el Me­ri­dian Pri­me es una jo­ya, pro­ba­ble­men­te el am­pli­fi­ca­dor de au­dí­fo­nos que más me ha­ya emo­cio­na­do ja­más y el Mo­jo re­pre­sen­ta la ver­sa­ti­li­dad, la ca­den­cia so­no­ra y la mi­ra pues­ta en el fu­tu­ro. Su ta­ma­ño com­pac­to nun­ca de­me­ri­ta y re­sul­ta en­can­ta­dor, una com­pra a cie­gas para cual­quier fan del au­dio per­so­nal.

Para mi, Tidal y Spo­tify re­pre­sen­tan mi día a día en la es­cu­cha y so­bre to­do en el des­cu­bri­mien­to mu­si­cal. Me fas­ci­na co­no­cer dia­rio nue­vas ban­das, nue­vos ál­bu­mes y dis­fru­tar de play­lists sen­sa­cio­na­les. Así que el ex­pe­ri­men­to me pro­du­jo las pri­me­ras afir­ma­cio­nes: los Fo­cal Uto­pia no se pa­re­cen a na­da, son otra re­fe­ren­cia, son de otro ni­vel pues. En prin­ci­pio re­vi­sé el ca­tá­lo­go de ECM Re­cords que ape­nas lle­gó a los ser­vi­cios de strea­ming, ya sa­ben: Eg­bert Gis­mon­ti, Pat Met­heny, Nils Pet­ter, Ste­ve Rich, Keith Ja­rrett, To­masz Stan­ko y más. La prue­ba con el dis­ca­zo “Ba­tik” (1978) de Ed­die Gó­mez, Jack De­joh­net­te y Ralph Tow­ner: la re­so­lu­ción es ab­so­lu­ta, pue­des es­cu­char ni­mie­da­des de la gra­ba­ción, sien­tes la tex­tu­ra del con­tra­ba­jo del puer­to­rri­que­ño.

Fo­cal se ufa­na de ha­ber cons­trui­do los au­dí­fo­nos con la re­pro­duc­ción de gra­ves más pre­ci­sa, pro­fun­da y diá­fa­na. Bueno pues el dis­co whi­le (1<2) de dead­mau5 (2014) es la prue­ba irre­fu­ta­ble. Elec­tró­ni­ca in­ten­sa. Ba­jo po­de­ro­so, pe­ro nun­ca em­ba­rra­do, nun­ca abru­ma­dor. La res­pues­ta de los Uto­pia so­bre­pa­sa to­do lo que ha­bía pen­sa­do que pu­die­ran eje­cu­tar unos au­dí­fo­nos en cues­tión de gra­ves: im­pac­to sen­so­rial.

Lue­go re­pa­sé el ex­cep­cio­nal ma­te­rial “Quar­tet” (2009) de Car­les

Be­na­ven­te, un ba­jis­ta pri­vi­le­gia­do que se mue­ve en el jazz y el fla­men­co. Jo­ya que se dis­fru­ta con es­tos au­dí­fo­nos pues­tos. Re­sul­ta muy im­pac­tan­te des­cu­brir la at­mós­fe­ra de gra­ba­ción del dis­co, es evi­den­te la co­mu­ni­ca­ción mu­si­cal en­tre los in­tér­pre­tes. La sen­sa­ción de am­bien­te “ha­ce que te pier­das” y te de­jes fluir por los 50 mi­nu­tos del dis­co.

“What a Dif­fe­rent Ma­kes Day” (“Cuan­do vuel­va a tu la­do” de Ma­ria Gre­ver) es una jo­ya del jazz con su do­sis de ro­man­ti­cis­mo gra­cias a la par­ti­cu­lar voz de In­gram Was­hing­ton (2004) y en los Uto­pia se de­jan des­cu­brir de­ta­lles ex­qui­si­tos del piano y de la ba­te­ría. Vuel­ves a per­der la no­ción del tiem­po y si apa­gas la luz, ya es­tás en un club, con un whisky al la­do.

Ar­ca­de Fi­re re­gre­só con un dis­co para la pos­te­ri­dad: “Everyt­hing Now” (2017). Pop de al­ta ma­nu­fac­tu­ra con la sen­ci­llez que enamo­ra. En los Uto­pia se des­cu­bre una in­te­li­gi­bi­li­dad que re­des­cu­bre la voz de Win Butler. Los ca­na­dien­ses si­guen ha­cien­do rock bai­la­ble que en unos au­dí­fo­nos de la en­ver­ga­du­ra de los Uto­pia se es­cu­cha alu­ci­nan­te.

Pa­san­do a los for­ma­tos fí­si­cos, los Uto­pia se com­por­tan aún mejor, re­sul­tan adic­ti­vos. Pon­go por ejem­plo el dis­co “Ti­me Th­read” (2013) de Ma­ko­to Ozo­ne y Gary Bur­ton, una pe­cu­liar com­bi­na­ción de piano y vi­brá­fono que evo­ca al jazz con­tem­po­rá­neo que no so­lo de­ve­la un ba­lan­ce to­nal per­fec­to, sino un

ti­ming es­plen­do­ro­so, los Uto­pia son una oda a la re­so­lu­ción, al de­ta­lle, a la am­bien­ta­ción…

El nuevo dis­co “Sil­ver Eye” (2017) de Gold­frapp me­re­ce es­cu­char­se sin com­pre­sión, es así que el dis­qui­llo pla­tea­do se de­jo leer des­de el lá­ser del Ma­rantz y pa­so por las en­tra­ñas del Me­ri­dian. Elec­tró­ni­ca + pop dul­zón + piz­ca de psi­co­de­lia + dan­ce + am­bient + piz­ca de hou­se. Es­te es un dis­co para aban­do­nar­se de una so­la tar­de.

La mú­si­ca de Hugh Ma­se­ke­la siem­pre es una fiesta. Su trom­pe­ta re­pre­sen­ta la ale­gría y su dis­co “Still Gra­zing” (2004) es una re­co­pi­la­ción de su exu­be­ran­te ca­rre­ra que em­pe­zó en 1956. Es una ins­ti­tu­ción de la mú­si­ca sud­afri­ca­na. “Gra­zing in the Grass” re­sul­ta re­ve­la­do­ra an­te los Uto­pia con una ins­tru­men­ta­ción hí­bri­da en­tre el jazz y al­gu­nos ins­tru­men­tos de per­cu­sión afri­ca­nos desconocidos para mis oí­dos, que sin em­bar­go tie­nen una cla­ri­dad y un cuer­po ri­co en ar­mó­ni­cos.

Fi­nal­men­te pu­se a Wa­rren Ze­von con el CD de 1978 “Ex­ci­ta­ble Boy”, au­tén­ti­co folk nor­te­ame­ri­cano con una lí­ri­ca pri­vi­le­gia­da y esa voz in­con­fun­di­ble la cual tie­ne ma­ti­ces que to­da­vía son muy agra­da­bles de des­cu­brir en los Uto­pia. “We­re­vol­ves in Lon­don” nun­ca lo ha­bía es­cu­cha­do tan a gus­to.

Con­clu­sión

Una co­sa in­tere­san­te es que las al­moha­di­llas se pue­den cam­biar o re­em­pla­zar y si po­ne­mos las que co­rres­pon­den al mo­de­lo Fo­cal Elear, hay una ma­yor can­ti­dad de gra­ves, para quie­nes lo neu­tro les pue­da re­sul­tar abu­rri­do.

¿Cues­tan mu­cho? Sí. ¿Lo va­len? Sí. Es evi­den­te que só­lo se­rán para un muy pe­que­ño ni­cho de afi­cio­na­dos, pe­ro su tec­no­lo­gía tam­bién es­tá pre­sen­te en otros mo­de­los de la fir­ma fran­ce­sa que ya re­sul­tan mu­cho más ac­ce­si­bles.

La pri­me­ra vez que es­cu­ché los Uto­pia pa­re­cía que es­ta­ba oyen­do unas bo­ci­nas de ran­go com­ple­to, de he­cho mi im­pre­sión fue que aun­que te­nía los cas­cos pues­tos, la mú­si­ca pro­ve­nía de unas ca­jas acús­ti­cas que te­nía fren­te a mí. Y es que la sen­sa­ción es­pa­cial, es­ta es­fe­ra so­no­ra de 270 gra­dos es al­go que sor­pren­de y emo­cio­na.

Los Fo­cal Uto­pia son la má­xi­ma rea­li­za­ción en au­dí­fo­nos, al me­nos la que yo he ex­pe­ri­men­ta­do por un tiem­po con­si­de­ra­ble. Son her­mo­sos, ele­gan­tes, má­gi­cos y con un so­ni­do que fá­cil­men­te (lo re­pi­to: fá­cil­men­te) su­pera a mu­chí­si­mas ca­jas acús­ti­cas. Su desem­pe­ño es sim­ple­men­te emo­cio­nan­te.

Di­cen… Di­cen que es­tos son los me­jo­res au­dí­fo­nos del mun­do. Y evi­den­te­men­te unos de los más cos­to­sos: 90,000 pe­sos pues­tos en Mé­xi­co. Por lo pron­to les di­ré que la ex­pe­rien­cia de es­cu­char es­tos Fo­cal Uto­pia du­ran­te una se­ma­na es al­go inusi­ta­do para mí. Es prác­ti­ca­men­te una re­ve­la­ción, na­da an­tes me ha­bía pro­du­ci­do ta­les sen­sa­cio­nes en mis ore­jas. Son hoy día el pi­nácu­lo de la crea­ción en au­ri­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.