Troy Au­dio

La emo­ción mu­si­cal

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eliseo Ve­ga

Una em­pre­sa me­xi­ca­na pre­sen­tó las bo­ci­nas He­lle­na de Troy Au­dio en el 2017 Rocky Moun­tain Au­dio Fest de Den­ver. El sue­ño de un au­dió­fi­lo ta­pa­tío, Fran­cis­co Ji­le­ta ha mar­ca­do los pri­me­ros pa­sos al éxi­to de la mar­ca y aquí el re­la­to y por­me­no­res de có­mo ha­cer que las co­sas su­ce­dan cuan­do de con­quis­tar ore­jas ex­qui­si­tas se tra­ta. .

Son las 9 de la no­che y es­ta­mos reuni­dos en el Ya­ya´s Eu­ro Bis­tro de Green­wood, Co­lo­ra­do, a unas cuan­tas mi­llas del Den­ver Ma­rriott Tech Cen­ter. Es el sá­ba­do 7 de oc­tu­bre. So­mos más de 15 per­so­nas ce­le­bran­do el éxi­to de las bo­ci­nas He­lle­na en el Rocky Moun­tain Au­dio Fest (RMAF) y tam­bién brin­da­mos a la sa­lud por el cum­plea­ños del hom­bre que nos en­vol­vió en su sue­ño: Fran­cis­co Ji­le­ta.

Ha co­rri­do el vino Ca­ber­net, Mal­bec y Pi­not Noir, he­mos de­vo­ra­do fi­le­te y sal­món, las son­ri­sas inun­dan es­tas me­sas es­can­da­lo­sas. Los me­se­ros grin­gos no en­tien­den por­que tan­ta al­ga­ra­bía, pe­ro no de­jan de lle­nar las co­pas. Lue­go lle­ga el pas­tel y en­to­na­mos las ma­ña­ni­tas. “Que mejor cum­plea­ños pue­do pe­dir: es­toy rodeado de mis hi­jos y de mis amigos y he cum­pli­do es­te sue­ño”, nos di­ce el in­ge­nie­ro Ji­le­ta. Es­tá fe­liz. Lue­go em­pie­zan las vo­ces a en­to­nar el co­rri­do “El ca­ba­llo can­ta­dor”; las ri­sas no pa­ran.

El so­ni­do de las He­lle­nas ha cau­ti­va­do a to­do aquel que se ha de­te­ni­do al ver las enor­mes ca­jas o los ar­ti­lu­gios analó­gi­cos que se en­cuen­tran en los en­tre­pa­ños de los racks. ¿Cuán­tas ha­bi­ta­cio­nes del RMAF ha­cen sus pre­sen­ta­cio­nes con cin­tas de ca­rre­te abier­to? ¿Cuántos cuar­tos tie­nen al di­se­ña­dor de las ca­jas acús­ti­cas, tor­na­me­sa, bra­zo de tor­na­me­sa y de la pas­ti­lla ha­cien­do la de­mo? ¿Cuántos se atre­ven a com­pla­cer a los afi­cio­na­dos con una am­plí­si­ma va­rie­dad de gé­ne­ros mu­si­ca­les, in­clu­so ecléc­ti­cos, evi­tan­do a to­da cos­ta las so­sas “gra­ba­cio­nes au­dió­fi­las”? ¿Cuántos ofre­cen agua mi­ne­ral, te­qui­la y bo­ta­ni­ta?

¿Cuán­tas em­pre­sas pue­den ge­ne­rar tan­tas emo­cio­nes, tan­tas amis­ta­des y tan­tas son­ri­sas en su pri­me­ra pre­sen­ta­ción ofi­cial en un show de High End? Sue­ños y metas Pe­ro los sue­ños sin pla­nes, y sin eje­cu­cio­nes, re­sul­tan só­lo de­seos. Traer unas bo­ci­nas me­xi­ca­nas para mos­trar­las en el show más im­por­tan­te del au­dio High End en los Es­ta­dos Uni­dos nos pa­re­cía una lo­cu­ra cuan­do lo pla­ti­cá­ba­mos a ini­cios de es­te 2017.

Lue­go, Fran­cis­co Ji­le­ta hi­zo un via­je al primer Ja­pan Trio­de Mee­ting, or­ga­ni­za­do por Jean Hi­ra­ga, un even­to in­ter­na­cio­nal al que se acu­de só­lo por in­vi­ta­ción para 40 ver­da­de­ros fans del so­ni­do de los bul­bos. Su apren­di­za­je fue in­con­men­su­ra­ble, pe­ro tam­bién no­tó que su lar­ga an­dan­za en el High End no an­da­ba equi­vo­ca­da. Su con­cep­ción so­bre al­ta­vo­ces de ultra al­ta efi­cien­cia, con gran­des dri­vers y el uso de trom­pe­tas po­drían re­ve­lar el so­ni­do más na­tu­ral po­si­ble. Y los am­pli­fi­ca­do­res de bul­bos con trío­dos de muy ba­ja po­ten­cia eran más que su­fi­cien­tes para “mo­ver” los al­to­par­lan­tes de las ape­nas con­ce­bi­das He­lle­na.

A con­ti­nua­ción vino el Mu­nich High End Show y es allí cuan­do se dis­pa­ra la idea y me la cuen­ta a de­ta­lle. “Te pue­do de­cir que son muy po­cas las bo­ci­nas que real­men­te emo­cio­nan, por más her­mo­sas que sean, por más avan­za­das que pa­rez­can, la in­men­sa ma­yo­ría de las ca­jas y de los sis­te­mas de au­dio no lo­gran co­nec­tar con las emo­cio­nes hu­ma­nas”. El sue­ño aho­ra tie­ne una me­ta, a la cual nos he­mos su­ma­do va­rios per­so­na­jes.

Pa­co Ji­le­ta tie­ne más de trein­ta años cons­tru­yen­do bo­ci­nas para él y para un pu­ña­do de amigos que han con­fia­do y com­pro­ba­do que la mú­si­ca ne­ce­si­ta de al­ta­vo­ces de al­to ren­di­mien­to. Se­gui­dor de la fi­lo­so­fía fran­ce­sa enar­bo­la­da por Gé­rard Ch­ré­tien, Jac­ques Mahul y Jean Hi­ra­ga (de la revista L’ Áu­diop­hi­le), tam­bién es­tá enamo­ra­do de los di­se­ños de ga­bi­ne­tes ja­po­ne­ses, es­pe­cial­men­te los On­ken, y en su corazón au­dió­fi­lo sa­be que la bo­ci­na con re­pro­duc­ción mu­si­cal más na­tu­ral tie­ne nom­bre y ape­lli­do: Al­tec 604.

El equi­po ta­pa­tío

Ray­mun­do Her­nán­dez, au­dió­fi­lo ta­pa­tío y se­su­do in­ge­nie­ro fue quien afi­nó la for­ma a las He­lle­na. Tras mu­chos di­bu­jos, lle­gó a es­te mo­nu­men­tal di­se­ño. Una ca­ja en cu­yo in­te­rior hay dos cá­ma­ras, una para el po­de­ro­so woo­fer y otra para la bo­ci­na de me­dios, la fa­mo­sa, eleo­cuen­te, emo­ti­va, pre­ci­sa y es­pec­ta­cu­lar Al­tec 604. Sus me­di­cio­nes le die­ron la or­gá­ni­ca cur­va­tu­ra al ga­bi­ne­te. Ade­más Ray­mun­do es el ar­tí­fi­ce en la afi­na­ción me­ticu­losa a la ho­ra de po­si­cio­nar las He­lle­na en el lu­gar de­bi­do. Y es­to lo di­go por­que us­te­des ve­rán que el cuar­to para de­mos­tra­ción de es­tas ma­jes­tuo­sas ca­jas es real­men­te pe­que­ño (3 me­tros de an­cho, 6m de lar­go, 2,40m de al­tu­ra) y a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes, Ray­mun­do ha he­cho un tra­ba­jo fan­tás­ti­co, las He­lle­na sue­nan glo­rio­sas a pe­sar del cuar­to.

Jo­sé Luis In­zun­za es par­te esen­cial de Troy Au­dio. Cons­truc­tor. Ha ofre­ci­do su ta­len­to y sus ma­nos para ha­cer las He­lle­na pa­so a pa­so, con to­da la pa­cien­cia de un maes­tro en su ate­lier. Ca­be aco­tar que es­tas es­plen­do­ro­sas crea­cio­nes ne­ce­si­tan de múl­ti­ples ho­jas de ma­de­ra ha­ya ru­sa de 37mm, las cua­les hay que cor­tar, dar­les tra­ta­mien­to, pe­gar, en­sam­blar, bar­ni­zar, pin­tar. Pa­cien­cia de mon­je. Jo­sé Luis lo hi­zo con sus ma­nos, ayu­da­do de la mejor ma­qui­na­ria po­si­ble, pe­ro ba­jo una con­cep­ción ar­te­sa­nal. Ca­lla­do y en­tre­ga­do a su tra­ba­jo, hoy es­tá or­gu­llo­so del re­sul­ta­do fi­nal. Car­los To­rres, ami­go y con­se­je­ro en las fi­nan­zas. Au­dió­fi­lo con los pies en la tie­rra, sus pa­la­bras siem­pre nos ba­ja­ban de la nube. Bus­ca­dor de so­lu­cio­nes, des­en­re­da­dor de nu­dos.

Juan Lo­zano, fran­co ti­ra­dor o fran­co­ti­ra­dor, siem­pre alen­tan­do pe­ro siem­pre dan­do su pun­to de vista sin­ce­ro so­bre el so­ni­do, la es­té­ti­ca, la prac­ti­ci­dad… Sus bro­mas siem­pre ali­ge­ra­ban las im­pla­ca­bles jun­tas.

Ál­va­ro Bar­ba. Se subió al pro­yec­to por amis­tad y por con­ven­ci­mien­to. Nues­tro fo­tó­gra­fo a bor­do, ade­más mos­tró su la­do hu­mano siem­pre dis­pues­to a ayu­dar. Pie­za cla­ve en el des­ar­ma­do de la ha­bi­ta­ción, esa ta­rea in­gra­ta que na­die quie­re ha­cer.

Je­sús Ra­mí­rez. Crea­ti­vo y sa­gaz com­pa­ñe­ro de an­dan­zas de Pa­co Ji­le­ta. De ore­ja pri­vi­le­gia­da y de gus­tos mu­si­ca­les muy am­plios y ho­nes­tos. La pa­la­bra que pro­du­ce son­ri­sas y car­ca­ja­das, la anéc­do­ta que ilus­tra el ca­mino.

Do­na­to Ga­ri­bay, el in­ge­nie­ro de casa que se en­car­gó de ha­cer las prue­bas in

hou­se, ha­cien­do los cir­cui­tos ne­ce­sa­rios, las prue­bas de equi­pos y com­pa­ra­cio­nes de am­plis de bul­bos y es­ta­do só­li­do, para sa­tis­fa­cer los oí­dos del pu­ña­do de crí­ti­cos ta­pa­tíos. Dis­po­si­ción to­tal y en­tre­ga sin con­di­cio­nes a su in­va­lua­ble tra­ba­jo téc­ni­co.

Don Pe­pe Rey­no­so, ami­go sin­ce­ro, de ore­ja agu­da, de vas­ta ex­pe­rien­cia, sin­gu­la­res anéc­do­tas y co­men­ta­rios acer­ta­dos so­bre la mú­si­ca y las emo­cio­nes. Tam­bién hay que agra­de­cer la amis­tad y con­se­jo de Ar­nul­fo de la Ro­sa, Jai­me As­cen­cio, Os­wal­do Gar­cía y Don An­to­nio Gar­cía.

La aven­tu­ra glo­bal

Los via­jes de Ji­le­ta en la pri­ma­ve­ra de 2017 tra­je­ron no­ve­da­des ines­pe­ra­das. Ja­pón, Ale­ma­nia y Fran­cia son los lu­ga­res a los cua­les acu­dió para apren­der de los de­más, y co­no­ció a gen­te cla­ve que se­rá de­ter­mi­nan­te en es­ta lo­cu­ra:

Fran­co­is Saint-gé­rand, un ge­nio fran­cés, co­lec­cio­nis­ta de vi­ni­los y corazón de Ana Mighty Sound, una em­pre­sa que re­cons­tru­ye y afi­na fo­no­cap­to­res y que di­se­ña pres de phono. Quien ade­más fue el show­man, el pre­sen­ta­dor de ca­si to­das las glo­rio­sas de­mos.

San­tos Oro­pel “Santy”, un vie­jo lo­bo de mar de as­cen­den­cia fi­li­pi­na que sa­be los ve­ri­cue­tos del mer­ca­do High End nor­te­ame­ri­cano. Co­no­ce a to­dos y to­dos le res­pe­tan. Los pe­rio­dis­tas lo bus­can para sa­lu­dar­lo, los di­se­ña­do­res le ofre­cen siem­pre un abra­zo. Twin Au­dio Vi­deo es su em­pre­sa en Col­ton, Ca­li­for­nia.

Frank Schrö­der, en­tu­sias­ta ale­mán del so­ni­do analó­gi­co y crea­dor del ex­cep­cio­nal bra­zo para tor­na­me­sa que pu­so fe­li­ces a cien­tos de es­cu­chas que pa­sa­ron por el cuar­to 5021 del ho­tel Ma­rriot. Pe­ro Frank no só­lo hi­zo un bra­zo de tor­na­me­sa es­pe­cial, sino que fue con­sul­tor, con­se­je­ro y crí­ti­co de la aven­tu­ra.

Ste­ve Dob­bins, per­so­na­je nor­te­ame­ri­cano (XACT Au­dio) que re­cons­tru­yó la fa­mo­sa tor­na­me­sa Ga­rrard 301 y le dio nue­va vi­da gra­cias a mu­chos com­po­nen­tes y tru­cos, así co­mo al ex­cep­cio­nal­men­te iner­te plinth (ba­se) que de­jó ma­ra­vi­lla­dos a mu­chos.

Char­les King a.k.a Ste­lla­vox, ve­te­rano es­ta­dou­ni­den­se de las cin­tas y aman­te de las Open Reel quien fa­bri­có un pream­pli­fi­ca­dor, el Ce­llo/king Head Amp, para la gra­ba­do­ra So­no­rus. Su head-preamp hi­zo que la fan­ta­sía analó­gi­ca fue­se con­ta­gio­sa. Ade­más nos re­ga­ló mo­men­tos inol­vi­da­bles con cin­tas de gran va­lor mu­si­cal.

Ale­jan­dro Co­pa­do quien en su alian­za con Obe­lis­co, de­ve­ló la nue­va mar­ca de mue­bles me­xi­ca­na para au­dio High End: Si­lent Au­dio Racks que otor­ga­ron la so­li­dez ne­ce­sa­ria a to­dos los equi­pos elec­tró­ni­cos. Im­per­di­bles.

Je­sús Tri­llo, au­dió­fi­lo em­pe­der­ni­do con gran sa­pien­cia en tweaks y tru­cos para me­jo­rar la ex­pe­rien­cia sen­so­rial. Di­se­ña­dor ta­pa­tío de los re­so­na­do­res (las cam­pa­ni­tas) que ali­ge­ra­ron lo com­pli­ca­do del cuar­to 5021. Sus crea­cio­nes res­tau­ran ar­mó­ni­cos per­di­dos, am­plían ge­ne­ro­sa­men­te el sounds­ta­ge y re­cu­pe­ran de­ta­lles.

“Tie­nes que creer en la gen­te”.

Eso me di­jo el in­ge­nie­ro Ji­le­ta cuan­do re­gre­só de tie­rras ex­tran­je­ras. ¡Qué di­fí­cil pa­re­ce con­fiar en pro­pios y ex­tra­ños! Y sin em­bar­go, qué gra­ti­fi­can­te re­sul­ta sa­ber que la gen­te es bue­na y que se su­ma a tu pro­yec­to.

Santy me lo ex­pli­ca a su ma­ne­ra: “Cuan­do yo les di­je a los ja­po­ne­ses de Trio­de Cor­po­ra­tion que pon­dría la elec­tró­ni­ca (preamp y am­pli­fi­ca­do­res) para el cuar­to del se­ñor Ji­le­ta en RMAF, me pre­gun­ta­ron so­bre las bo­ci­nas He­lle­na, a lo que no pu­de con­tes­tar, pues en reali­dad so­lo ha­bía vis­to un dibujo de Pa­co en un ho­ja de pa­pel, así se los di­je a los ja­po­ne­ses; me con­tes­ta­ron: ¿eres ton­to o qué? Tal vez lo sea, pe­ro mi corazón me de­cía que po­día con­fiar en el se­ñor Ji­le­ta y a la dis­tan­cia pue­do de­cir que no me equi­vo­que”.

Y es que Fran­cis­co ex­pli­có su idea só­lo con pa­la­bras, las He­lle­na em­pe­za­ron a cons­truir­se en no­viem­bre de 2016 (con to­do el ex­per­ti­se de más de 30 años cons­tru­yen­do bo­ci­nas), no ha­bía pre­ce­den­tes y, sin em­bar­go, mu­chas vo­ces y mu­chas ma­nos se su­ma­ron.

La de­ci­sión de pre­sen­tar­las en el RMAF se to­mó en ju­nio del año pa­sa­do. De esa idea a la reali­dad pa­sa­ron 120 días com­pli­ca­dos. Se com­pró y se ins­ta­ló una má­qui­na CNC, ha­bía que com­prar la ma­de­ra, im­por­tar­la y al­ma­ce­nar­la, com­prar los dri­vers y los com­po­nen­tes del cros­so­ver que se man­do a cons­truir en Ale­ma­nia con ca­pa­ci­to­res Mun­dorf Sil­ver Gold, de­ter­mi­nar el aca­ba­do, el co­lor, man­dar a ha­cer los cra­tes para trans­por­te, con­tac­tar a las em­pre­sas de lo­gís­ti­ca, ha­cer los arre­glos con la or­ga­ni­za­ción del RMAF, com­prar tic­kets de avión, ha­cer las re­ser­vas de ho­tel y trans­por­te, con­tac­tar a la em­pre­sa al­ma­ce­na­do­ra en Den­ver, pre­pa­rar el bran­ding y el mar­ke­ting, los tex­tos, la fo­to­gra­fía, la pá­gi­na web, las re­des so­cia­les y has­ta las ca­mi­sas que nos iden­ti­fi­ca­rían co­mo Troy Au­dio. Eso sin ol­vi­dar los li­tros de Te­qui­la y los ki­los de dul­ces “Glo­rias”.

“Cuan­do em­pren­das tu via­je a Ita­ca pi­de que el ca­mino sea lar­go, lleno de aven­tu­ras, lleno de ex­pe­rien­cias (…) Pi­de que el ca­mino sea lar­go. Que mu­chas sean las ma­ña­nas de ve­rano en que lle­gues -¡con qué pla­cer y ale­gría!a puer­tos nun­ca vis­tos an­tes. (…) Ten siem­pre a Ita­ca en tu men­te. Lle­gar allí es tu des­tino. Mas no apre­su­res nun­ca el via­je. Mejor que du­re mu­chos años y atra­car, vie­jo ya, en la is­la, en­ri­que­ci­do de cuan­to ga­nas­te en el ca­mino sin aguan­tar a que Ita­ca te en­ri­quez­ca. Ita­ca te brin­dó tan her­mo­so via­je. Sin ella no ha­brías em­pren­di­do el ca­mino. Pe­ro no tie­ne ya na­da que dar­te. Aun­que la ha­lles po­bre, Ita­ca no te ha en­ga­ña­do. Así, sa­bio co­mo te has vuel­to, con tan­ta ex­pe­rien­cia, en­ten­de­rás ya qué sig­ni­fi­can las Ita­cas”.

Pe­ro so­bre to­do, ha­bía que te­ner unas He­lle­na, que so­na­ran a cie­lo. Era lo úni­co, lo pri­mor­dial.

En el ca­mino Troy Au­dio fue de­sig­na­do dis­tri­bui­dor de dis­cos de vi­ni­lo, CD´S y cin­tas de ca­rre­te de la mar­ca ho­lan­de­sa STS, así que tam­bién ha­bía que pre­pa­rar el pe­di­men­to de es­tas jo­yas mu­si­ca­les.

Para el bran­ding, el mar­ke­ting, los ca­tá­lo­gos y la web fue de­ter­mi­nan­te la par­ti­ci­pa­ción de Lau­ra y Ja­vier Ji­le­ta, hi­jos del in­ge­nie­ro, que de­ja­ron sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les en San Fran­cis­co y Lon­dres para ayu­dar en el gran com­pro­mi­so. Ade­más jun­to con Sa­rah, la her­ma­na me­nor, se en­car­ga­ron de la amis­to­sa aten­ción a los au­dió­fi­los, al­go que de­jó hue­lla en­tre mu­cha gen­te que lo agra­de­ció.

“Tie­nes que creer en la gen­te”… Esa fra­se hoy es par­te de mi día a día. Es­ta aven­tu­ra se dio gra­cias a la con­fian­za de unos y otros, una co­mu­ni­dad que aho­ra se ve de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta a cuan­do fui­mos pre­sen­ta­dos só­lo por co­rreo elec­tró­ni­co.

Un au­dió­fi­lo nor­te­ame­ri­cano de San Die­go, ya de edad avan­za­da se acer­có y me di­jo: “los fe­li­ci­to; us­te­des los me­xi­ca­nos son gran­des per­so­nas y muy tra­ba­ja­do­ras, no me­re­cen el tra­to que se les da en es­te país y me da mu­cho gus­to que ha­gan es­to, que fa­bri­quen co­sas de ca­li­dad; Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta de me­xi­ca­nos co­mo us­te­des que apues­ten por in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, há­gan­lo, sean ejem­plo para otras em­pre­sas para que se ani­men a ha­cer pro­duc­tos de ex­cel­sa ca­li­dad”. Ins­pi­ra­dor.

La mon­ta­ña sa­gra­da

El fil­me de Jo­do­rowsky cuen­ta la his­to­ria de un va­ga­bun­do que co­no­ce, a tra­vés de un al­qui­mis­ta y su asis­ten­te, a un gru­po de siete se­res su­pe­rio­res que re­pre­sen­tan ca­da uno a un pla­ne­ta del Sis­te­ma So­lar. Jun­tos em­pren­de­rán un via­je en bus­ca de la Mon­ta­ña Sa­gra­da, con la in­ten­ción de des­pla­zar a los siete dio­ses que en ella ha­bi­tan y con­ver­tir­se en se­res in­mor­ta­les.

Des­pués de lar­gas jor­na­das lle­gan a la mon­ta­ña y no en­cuen­tran más que tie­rra ári­da. Y es que lo im­por­tan­te no es la me­ta, sino el ca­mino.

Es­ta era una de las re­fle­xio­nes de Pa­co Ji­le­ta mien­tras nos en­ro­llá­ba­mos en mil y una com­pli­ca­cio­nes res­pec­to a las He­lle­na. “Lo im­por­tan­te, ya lo hi­ci­mos, el re­sul­ta­do ha­brá de dar­se”, me re­pe­tía. Yo por mi par­te re­cor­da­ba el poe­ma de Ca­va­fis:

El ca­ba­llo can­ta­dor

El cuar­to 5021 del quin­to pi­so del Den­ver Ma­rriott Tech Cen­ter fue el más vi­si­ta­do en los al­re­de­do­res. Troy Au­dio es­ta­ba flan­quea­do por gran­des mar­cas co­mo Mcin­tosh, Ma­gi­co y Bang & Oluf­sen. No re­cuer­do un mo­men­to en que no ha­ya ha­bi­do afi­cio­na­dos es­cu­chan­do vi­ni­los y cin­tas en el cuar­to de Troy Au­dio y amigos. Aun­que oca­sio­nal­men­te se re­pro­du­cía al­gu­na jo­ya ecléc­ti­ca en el lec­tor de dis­cos com­pac­tos Me­tro­no­me.

El ca­ba­llo can­ta­dor -ese co­rri­do fa­mo­so in­ter­pre­ta­do por An­to­nio Agui­lar­pa­sa por los sis­te­mas de es­te gru­po de au­dió­fi­los cuan­do la fe­li­ci­dad in­va­de. Y tam­bién se es­cu­chó fuer­te y cla­ro en Den­ver, por su­pues­to ya pa­sa­do el ho­ra­rio del show el sá­ba­do que an­te­ce­día a la ce­le­bra­ción del cum­plea­ños del in­ge­nie­ro. El te­qui­la ha­ce es­tra­gos.

“Lo peor que pue­de pa­sar­nos es que ven­da­mos”, me di­jo Pa­co Ji­le­ta un día an­tes de pre­sen­tar­nos en el show de Den­ver. Y co­mo Troy Au­dio no es­tá sus­ten­ta­da en la ne­ce­si­dad de ven­tas, sino en el ge­nuino de­seo de pre­sen­tar crea­cio­nes mag­ni­fi­cen­tes, el re­sul­ta­do ca­yó por su pro­pio pe­so. Era sa­tis­fac­to­rio ver co­mo la gen­te sa­lía ma­ra­vi­lla­da del pe­que­ño cuar­to. Ca­ras in­cré­du­las, am­plias son­ri­sas.. emo­cio­nes a flor de piel. “Eso que­ría­mos, eso bus­cá­ba­mos, eso he­mos lo­gra­do”, me re­pe­tía Ji­le­ta.

Para cuan­do es­cri­bo es­to, han lle­ga­do las pri­me­ras pe­ti­cio­nes para com­pra de Troy Au­dio en In­gla­te­rra, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. Las He­lle­na y las no­ví­si­mas Pa­ris (unas ca­jas más pe­que­ñas con dri­vers de 12”) ten­drán su se­gun­da gran apa­ri­ción pú­bli­ca en el Mu­nich High End Au­dio Show de 2018.

Es­ta­mos an­te una ca­jas acús­ti­cas que de­pen­dien­do del ter­mi­na­do, de la pin­tu­ra, de los com­po­nen­tes del cros­so­ver (Mun­dorf o Due­lund), va de los 100 a los 150,000 dó­la­res.

Las ra­zo­nes para ce­le­brar son mu­chas, pe­ro más los re­tos para Troy Au­dio, que quie­re y pue­de ser una em­pre­sa mun­dial que com­pi­ta en el mer­ca­do de bo­ci­nas Ultra High End. Por­que aho­ra ya hay an­te­ce­den­tes, ya hay un nom­bre y ya hay com­pro­mi­sos. “Lo peor que pue­de pa­sar­nos… ya su­ce­dió”.

Por Eliseo Ve­ga

Una em­pre­sa me­xi­ca­na pre­sen­tó las bo­ci­nas He­lle­na de Troy Au­dio en el 2017 Rocky Moun­tain Au­dio Fest de Den­ver, el pa­sa­do oc­tu­bre. La Emo­ción Mu­si­cal in­va­dió el quin­to pi­so del ho­tel Ma­rriot de aque­lla ciu­dad. Una ru­ma­na, dos franceses, un ale­mán, dos es­ta­dou­ni­den­ses, dos chi­lan­gos y diez ta­pa­tíos de­par­tie­ron mú­si­ca y so­ni­dos de al­tí­si­ma ma­nu­fac­tu­ra en es­te show para au­dió­fi­los. Sin bus­car la fa­ma, Troy Au­dio ya mar­có sus pri­me­ros pa­sos ha­cia el éxi­to. Es­ta es la his­to­ria.

Frank Sh­ro­der en ple­na ma­nio­bre de ajus­te de bra­zo

Fran­co­is Saint-gé­rand, F Ji­le­ta y Xa­vier De­la­coux de Ana Mighty Sound

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.