Pick Up the Pie­ces. Al­ta­vo­ces ti­po to­rre: ¿se ven­den o no?

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - An­to­nio Le­go­rre­ta nos cues­tio­na al res­pec­to.

Ya pa­só la fie­bre -o me­dia ca­len­tu­ra de­cem­bri­na de con­su­mis­mo- en la que los em­plea­dos tu­vie­ron un ex­tra por agui­nal­do, bo­nos y que lo ha­yan des­ti­na­do para pa­gar deu­das, re­ga­los y en­deu­dar­se otra vez. ¿Gas­to o in­ver­sión? De­sa­for­tu­na­da­men­te se rea­li­zan más gas­tos que in­ver­sio­nes. En mi ca­so, que ya no es­toy em­plea­do en una em­pre­sa de­di­ca­da a la in­te­gra­ción, he re­en­con­tra­do la vi­sión que te­nía cuan­do aten­día pun­tos de ven­ta -es de­cir, las tien­das- y la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la de mo­do que to­ca­ré fi­bras sen­si­bles para los pun­tos de ven­ta, pro­vee­do­res y con­su­mi­do­res.

Los al­ta­vo­ces de ti­po to­rre o de pi­so prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do de las tien­das y, co­mo ven­de­dor de equi­pos de in­te­gra­ción, tam­bién les pue­do de­cir que su ven­ta ha dis­mi­nui­do sen­si­ble­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Es ra­ro en­con­trar al­ta­vo­ces con woo­fers de más de 10” de diá­me­tro, sien­do más co­mu­nes aque­llos con arre­glos de dos o tres woo­fers de 5 ¼”, 6 ½” y má­xi­mo 8”, pues una ten­den­cia que em­pe­cé a no­tar en aque­llos al­ta­vo­ces di­se­ña­dos por Ke­vin Voecks en Snell -ha­ce más o me­nos de 20 años-, con el pro­pó­si­to de lo­grar uni­da­des con una res­pues­ta di­ná­mi­ca en tran­si­to­rios más rá­pi­da en ba­jas fre­cuen­cias, ofre­cer me­nor ta­ma­ño en woo­fers a las que nor­mal­men­te se veían co­mún­men­te en otras mar­cas y ob­te­ner la pre­sión so­no­ra ade­cua­da para los am­pli­fi­ca­do­res usua­les -de ese en­ton­ces- y sa­li­da de po­ten­cia en­tre los 80 y 150W pro­me­dio en am­pli­fi­ca­do­res.

Es­tos al­ta­vo­ces ti­po to­rre te­nían la par­ti­cu­la­ri­dad de ser mas es­bel­tos, del­ga­dos, es­té­ti­cos; no los acos­tum­bra­dos fri­go ba­res que In­fi­nity, Cer­win-ve­ga!, Epi, Klipsch, Epi­cu­re, Elec­tro-voi­ce, AR, Al­tec Lan­sing, JBL y de­más fa­bri­can­tes ame­ri­ca­nos. El al­ta­voz de pi­so cum­ple ca­si per­fec­ta­men­te con la re­pro­duc­ción de mú­si­ca a ran­go com­ple­to, es de­cir, cu­brir el ran­go de gra­ves, vo­ces y agu­dos sin ne­ce­si­dad de re­fuer­zo al­guno para su re­pro­duc­ción mu­si­cal, co­sa que no era ne­ce­sa­ria y, ade­más, poco dis­po­ni­ble en ese en­ton­ces con los lla­ma­dos sub­woo­fers que po­cos fa­bri­can­tes ha­cían -Ve­lody­ne, Ja­nis, M&K desa­rro­lla­ban al­ter­na­ti­vas en un in­ci­pien­te mer­ca­do que no te­nia aún gran de­man­da-. Es­tos al­ta­vo­ces go­za­ban de ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas ta­les co­mo, una im­pe­dan­cia no­mi­nal tí­pi­ca de 8 Ohms, sen­si­bi­li­dad me­dia a al­ta, es de­cir, 89db, 93db y has­ta 103db co­mo en el Klips­chorn; res­pues­ta de fre­cuen­cia en­tre 32 o 45Hz y has­ta 17,000Hz, su­fi­cien­te para re­pro­du­cir cual­quier vinyl o cin­ta de ca­rre­te abier­to gra­ba­da a 7 ½” por se­gun­do.

El ta­ma­ño del ga­bi­ne­te in­clu­so era par­te de la de­fi­ni­ción de lo que se lla­mó o se ha nom­bra­do el “so­ni­do ame­ri­cano” y el “so­ni­do eu­ro­peo”. Es­ta de­fi­ni­ción sur­gió de va­rias maneras: la cur­va de ecua­li­za­ción en los dis­cos de vinyl no es­tan­da­ri­za­da has­ta fi­na­les de los años se­sen­ta, me pa­re­ce, y el ta­ma­ño de los al­ta­vo­ces (y elec­tró­ni­ca) di­se­ña­dos y pro­du­ci­dos en USA: enor­mes ga­bi­ne­tes, sa­li­da so­bre­sa­lien­te en ba­jas fre­cuen­cias, sien­do al­gu­nas ve­ces no ba­lan­cea­do en to­do el an­cho de ban­da au­di­ble, so­ni­do cier­ta­men­te es­pec­ta­cu­lar con de­ta­lle mu­si­cal mo­de­ra­do o ba­jo, woo­fers mí­ni­mo de 8” de diá­me­tro para al­ta­vo­ces de li­bre­ro… Usual­men­te es­tos ga­bi­ne­tes, an­tes y aho­ra, son del ti­po re­flec­tor de gra­ves o bass ré­flex, en los que se apro­ve­cha la on­da pos­te­rior del woo­fer para su­mar­la a tra­vés de un duc­to entonado con lon­gi­tud y diá­me­tro ade­cua­dos a la fre­cuen­cia op­ti­ma de re­so­nan­cia del woo­fer, lo­gran­do así una efi­cien­cia su­pe­rior en ba­jas fre­cuen­cias y pro­fun­di­dad en gra­ves, a cos­ta de un ma­yor ta­ma­ño en la ca­ja acús­ti­ca.

Es­te ti­po de di­se­ño si­gue vi­gen­te y con ade­lan­tos, co­mo las im­pre­so­ras 3D, es po­si­ble di­se­ñar puer­tos con mu­cha me­nor dis­tor­sión y flu­jo efi­cien­te, en muy ba­jas fre­cuen­cias. Atrás que­da­ron los ro­llos de pa­pel de al­fom­bra, que hoy son duc­tos en­to­na­dos di­se­ña­dos, in­ge­nia­dos con mo­de­la­do en compu­tado­ra e im­pre­so­ras 3D que los ha­cen in­me­jo­ra­bles, in­du­da­ble­men­te.

En­ton­ces, si hoy los al­ta­vo­ces ti­po to­rre cum­plen con al­tos ni­ve­les de desa­rro­llo y di­se­ño, ¿por qué no se ven más fre­cuen­te­men­te? Y, es­tan­do en ven­tas, ¿por qué ya no se des­pla­zan, se pro­mue­ven? Pri­me­ra­men­te, su ex­hi­bi­ción. Es­te ti­po de al­ta­vo­ces se de­mues­tran en me­nor can­ti­dad y ca­li­dad. Ca­da mar­ca tie­ne uno o dos mo­de­los, de ni­vel en­tra­da prin­ci­pal­men­te, es de­cir, de ba­jo pre­cio. Los es­pa­cios para de­mos­tra­ción son re­du­ci­dos o inexis­ten­tes, al­te­ros de al­ta­vo­ces, uno so­bre otro, sin una se­pa­ra­ción ade­cua­da en­tre ellos en la pa­red pos­te­rior y la­te­ral tam­bién. No exis­ten más las áreas de de­mos­tra­ción y pue­den ser só­lo pa­si­llos o is­las “ha­bi­li­ta­das” para tal fin. Por su­pues­to que en­tien­do co­mer­cial­men­te el va­lor de los es­pa­cios, de las áreas en pi­so, su ni­vel de ro­ta­ción y cos­to im­plí­ci­to, pe­ro más bien veo una ma­nio­bra ti­po sep­pu­ku o sui­ci­dio, co­mer­cial­men­te ha­blan­do. Y es­to, ¿qué sig­ni­fi­ca? ¿Re­ti­rar el pro­duc­to que no se ven­de por­que así de­signo el es­pa­cio y de­mues­tro el pro­duc­to de la peor ma­ne­ra? Ob­via­men­te así no fun­cio­nan las co­sas. Por otro la­do, un al­ta­voz de ni­vel en­tra­da, es de ese ni­vel y pun­to. Al no ha­ber un fac­tor di­fe­ren­cial de desem­pe­ño y que ha­ga ex­cla­mar un ¡wow!, en­ton­ces el con­su­mi­dor no es­cu­cha ni ve el be­ne­fi­cio en es­te ti­po de pro­duc­to. ¿Qué hay con el con­su­mi­dor? An­tes de de­mos­trar un al­ta­voz de pi­so de al­to desem­pe­ño, he es­cu­cha­do la que­ja de ta­ma­ño, co­lo­ca­ción, vi­si­bi­li­dad y… ¿cos­to? La com­pa­ra­ción con al­ta­vo­ces del ta­ma­ño de cu­bos de cal­do de po­llo –que el ama­ble lec­tor tie­ne más que ubi­ca­da la mar­ca-, que no se ven y cier­ta­men­te sue­nan, no es jus­ta ni ade­cua­da. La or­den man­da­to­ria de no ver na­da en la ha­bi­ta­ción que es­tor­be, es más que in­jus­ta. Es­té­ti­ca­men­te los al­ta­vo­ces de pi­so o to­rre pue­den cum­plir con cre­ces la es­té­ti­ca del lu­gar, la de­co­ra­ción y el con­cep­to que se desee. Es­to es el di­le­ma de con “tren­zas y pe­lo­na”, lla­na­men­te. Se desea ob­te­ner una gran pre­sión so­no­ra, ima­gen y sounds­ta­ge, desem­pe­ño com­ple­to con cual­quier gé­ne­ro mu­si­cal y por­que no de­cir­lo, yo es­toy más que con­ten­to y or­gu­llo­so con mis al­ta­vo­ces Apo­gee Cen­tau­ro Ma­jor de 1.70m de al­tu­ra, co­lo­ca­dos a poco más de un me­tro de la pa­red tra­se­ra y la­te­ral, que mi ac­tual es­po­sa Ce­lia no du­da en su ubi­ca­ción, “ga­bi­ne­te” en co­lor ro­ble cla­ro que no com­bi­na con na­da en casa, enor­mes biom­bos que ocu­pan una bue­na par­te de la sa­la y que no cam­bia­ría­mos por na­da. (Lás­ti­ma, Dun­lavy ya no pro­du­ce más al­ta­vo­ces y Sten­way Lyng­dorf no me al­can­za en pre­su­pues­to y al­tu­ra en casa. Ni mo­do).

Al adop­tar un par de al­ta­vo­ces de pi­so o ti­po to­rre pien­se en es­pa­cio, en una co­rrec­ta ubi­ca­ción de trián­gu­lo equi­lá­te­ro, en el trán­si­to de per­so­nas o ni­ños que no tum­ben los al­ta­vo­ces al pa­sar, pien­se en se­ries de mejor desem­pe­ño y no las mos­tra­das en el pi­so de ven­ta tí­pi­ca­men­te; con­si­de­re el co­me­ti­do que lo­gra­ran de en­tre­te­ni­mien­to y pla­cer, va­lo­re lo que es­tos al­ta­vo­ces pue­den ha­cer con la mú­si­ca y las pe­lí­cu­las, se tra­ta de una in­ver­sión de lar­go pla­zo, co­mo yo con los Apo­gee que ten­go ca­si 20 años vi­vien­do con ellos y se me ha­rán muy difíciles de sus­ti­tuir. Son com­pa­ñe­ros de via­je y de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.