So­no­rá­mi­co. Las ondas sonoras son uno de los me­dios para trans­mi­tir nues­tros sen­ti­mien­tos.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Saúl Mar­tí­nez nos re­cuer­da có­mo y su im­por­tan­cia.

Ha­ce poco se es­tre­nó una pe­lí­cu­la que tra­ta de un ni­ño, una gui­ta­rra y el mun­do de los muer­tos. Hay una es­ce­na que no só­lo me con­mo­vió, tam­bién me hi­zo to­mar con­cien­cia de que la mú­si­ca es ca­paz de des­per­tar en to­dos no­so­tros re­cuer­dos y sen­ti­mien­tos pa­sa­dos.

La mú­si­ca es un con­jun­to de no­tas fun­da­men­ta­les y ar­mó­ni­cos; va­mos, son una com­bi­na­ción rít­mi­ca de ri­cas fre­cuen­cias de au­dio que nues­tras ore­jas per­ci­ben y trans­mi­ten al oí­do in­terno, y que és­te a su vez, las con­vier­te en im­pul­sos eléc­tri­cos al ce­re­bro. Nues­tros re­cuer­dos se alo­jan muy cer­ca de nues­tro oí­do, en la par­te en­ce­fá­li­ca si­tua­da en la pa­red externa de los ven­trícu­los la­te­ra­les del ce­re­bro, es de­cir en el hi­po­cam­po, sus­tan­cia gris cor­ti­cal del ló­bu­lo tem­po­ral.

Cuan­do nues­tro re­cuer­do es­tá aso­cia­do a una com­po­si­ción mu­si­cal, es ma­yor la po­si­bi­li­dad de re­cor­dar ese mo­men­to -sea fe­liz o no-, mu­chas ve­ces aquel se alo­ja en lo más pro­fun­do de nues­tra me­mo­ria y, co­mo ocu­rrió con la pe­lí­cu­la, es ca­paz de ac­ti­var ese re­cuer­do. Her­mo­so, ¿no?

Las ondas sonoras son par­te de los mo­men­tos de nues­tra vi­da, ya sea para ce­le­brar al­go o sim­ple­men­te para re­vi­vir ese ins­tan­te de un be­so, un amor, una fiesta… ¡qué sé yo! Hay can­cio­nes que to­can co­mo un de­ta­lle es­pe­cial en las bo­das o fies­tas de XV años.

Mu­chas ve­ces iden­ti­fi­ca­mos la in­tro­duc­ción de al­gu­na pis­ta mu­si­cal y dis­tin­guir ca­si en­se­gui­da de qué me­lo­día se tra­ta; nues­tra me­mo­ria alo­ja, ade­más de imá­ge­nes, mu­chos so­ni­dos y la mú­si­ca es par­te fun­da­men­tal del cre­ci­mien­to de nues­tro cuer­po hu­mano.

Nues­tro ce­re­bro

La par­te que di­fe­ren­cia nues­tro ce­re­bro del res­to de otros se­res vi­vos, es la ca­pa­ci­dad de crear lo que el cuer­po hu­mano ne­ce­si­ta, co­mo he­rra­mien­tas, ob­je­tos de ad­mi­ra­ción -co­mo obras de ar­te-, gran­des cons­truc­cio­nes para vi­vir o para tran­si­tar, por lo que com­po­ner mú­si­ca es al­go que nues­tro ma­ra­vi­llo­so ce­re­bro en­tre­ga para en­ri­que­cer la cul­tu­ra.

Po­si­ble­men­te la fun­ción de la mú­si­ca sea la de la cohe­sión so­cial -lo co­lec­ti­vo- más que la in­di­vi­dual; es­ta­ble­cer una afi­ni­dad afec­ti­va o ne­ga­ti­va del oyen­te pues las me­lo­días en len­gua na­tal o ex­tran­je­ra tie­nen es­con­di­das no­tas mu­si­ca­les que agra­dan al oí­do in­clu­so sin sa­ber qué es lo que di­cen o lo que in­ter­pre­tan. Ahí es­tán los éxi­tos de can­cio­nes, “sin sen­ti­do” pe­ro que la gen­te es­cu­cha una y otra vez co­mo hit –cla­ro, mo­men­tá­nea­men­te has­ta que lle­ga otro hit-.

Nues­tro ce­re­bro a tra­vés de los sen­ti­dos es ca­paz de juz­gar, acep­tar o re­cha­zar cual­quier ti­po de mú­si­ca. Mu­chos re­co­no­cen que la mú­si­ca es uni­ver­sal, no im­por­tan­do el gé­ne­ro o es­ti­lo. Así, la co­mu­ni­ca­ción de ex­pre­sar un men­sa­je a tra­vés de la mú­si­ca, nos pro­vo­ca sen­ti­mien­tos agra­da­bles o des­agra­da­bles. En mú­si­ca, las ondas sonoras nos en­vuel­ven, nos dan di­cha y tam­bién per­mi­ten la re­fle­xión.

Si la pie­za mu­si­cal agra­da a la per­so­na, és­ta es­ti­mu­la frac­cio­nes del ló­bu­lo fron­tal así co­mo la re­gión co­no­ci­da en neu­ro­ana­to­mía co­mo gi­ro cin­gu­la­do, que es la par­te de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral del sis­te­ma lím­bi­co aso­cia­do a la me­mo­ria y for­ma­ción de emo­cio­nes, si, por el con­tra­rio, nos es de nues­tro agra­do, só­lo se ac­ti­van cier­tas par­tes del hi­po­cam­po, cer­ca­nas al in­te­rior del ce­re­bro.

El ce­re­bro de un mú­si­co

Hay par­tes cons­tan­te­men­te ac­ti­vas en el ce­re­bro de un mú­si­co, en las que su ar­te es­tá sien­do con­du­ci­do por: Cor­te­za pre­fron­tal: Con­tro­la el com­por­ta­mien­to y la ex­pre­sión mu­si­cal. Cor­te­za mo­to­ra: Vin­cu­la­do al mo­vi­mien­to en el es­ce­na­rio. Cor­te­za sen­so­rial: Con­tro­la los sen­ti­dos tác­ti­les al to­car el ins­tru­men­to. Cor­te­za Vi­sual: Con­tro­la la lec­tu­ra de las par­ti­tu­ras la vi­sión para la coor­di­na­ción en­tre los mú­si­cos. Ce­re­be­lo: Con­tro­la las reac­cio­nes emo­ti­vas, co­mo el bai­le y mo­vi­mien­tos den­tro de es­ce­na­rio. Hi­po­cam­po: Vin­cu­la­do a la me­mo­ria mu­si­cal. Cor­te­za au­di­ti­va: Per­ci­be los so­ni­dos y ana­li­za los di­ver­sos to­nos de la pie­za mu­si­cal.

La mu­si­co­te­ra­pia

La mu­si­co­te­ra­pia uti­li­za la mú­si­ca de for­ma con­tro­la­da con el pro­pó­si­to de res­tau­rar, man­te­ner e in­cre­men­tar la sa­lud men­tal o fí­si­ca de la per­so­na.

Es­ta­ble­ce los me­dios em­plea­dos ha­cia cam­bios de con­duc­ta para dar­le al pa­cien­te un mejor en­ten­di­mien­to del am­bien­te que lo ro­dea, para adap­tar­se mejor a la so­cie­dad. El te­ra­peu­ta ayu­da a la per­so­na a re­cu­pe­rar su sa­lud a tra­vés de di­ver­sos te­mas mu­si­ca­les pro­mo­vien­do la eta­pa so­cio-afec­ti­va; la mú­si­ca fa­ci­li­ta las re­la­cio­nes hu­ma­nas, en­ri­que­ce el pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo, sen­so­rial, fo­men­ta la crea­ti­vi­dad y la dis­po­si­ción al cam­bio.

Se apli­can dos ti­pos de mú­si­ca en re­la­ción a sus efec­tos: La mú­si­ca me­ló­di­ca o se­dan­te, con­tie­ne un rit­mo re­gu­lar y ar­mo­nía cons­tan­te con efec­tos tran­qui­li­zan­tes. La mú­si­ca es­ti­mu­lan­te, uti­li­za pa­sa­jes so­no­ros que in­du­cen a la ac­ción y ac­ti­va las emo­cio­nes.

La te­ra­pia tam­bién in­clu­ye ac­ti­vi­da­des con el pa­cien­te para alen­tar su pro­ce­so de re­cu­pe­rar la sa­lud, co­mo son: Com­po­si­ción: El pa­cien­te com­po­ne una pie­za mu­si­cal o le­tra de una can­ción. Re­crea­ción: Can­ta o toca una me­lo­día ya exis­ten­te de me­mo­ria. Im­pro­vi­sa­ción: La per­so­na crea su pro­pia can­ción o toca un ins­tru­men­to que se le pro­por­cio­ne. Au­di­ción: Re­pro­duc­ción de una pie­za mu­si­cal con efec­tos es­ti­mu­la­to­rios.

Psi­co­lo­gía mu­si­cal

La Psi­co­lo­gía de la mú­si­ca es una ra­ma es­pe­cia­li­za­da de di­cha dis­ci­pli­na que ini­cia a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, el es­tu­dio e in­ves­ti­ga­ción so­bre la ma­te­ria han ido pro­gre­san­do a tra­vés de los años, de­mos­tran­do su di­men­sión bio­ló­gi­ca y psi­co-emo­cio­nal con el in­di­vi­duo.

Gra­cias a las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que co­nec­tan el oí­do a nues­tro ce­re­bro, los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que el sen­ti­do au­di­ti­vo es el de ma­yor per­cep­ción del cuer­po con un 50% de los es­tí­mu­los ex­ter­nos, des­per­tan­do así las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos en la re­gión del he­mis­fe­rio de­re­cho y en lo pro­fun­do del ce­re­bro, co­no­ci­do co­mo dien­cé­fa­lo. Con el em­pleo de un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma, es po­si­ble re­gis­trar la ac­ti­vi­dad ce­re­bral en un pe­rio­do de tiem­po, in­du­cien­do al­gu­nas obras mu­si­ca­les para im­pul­sar así la li­be­ra­ción de emo­cio­nes, es­ta­dos de áni­mo que fa­ci­li­tan o di­fi­cul­tan la acep­ta­ción o ne­ga­ción del pa­sa­je mu­si­cal, pro­vo­can­do reac­cio­nes in­clu­so fi­sio­ló­gi­cas. La mú­si­ca em­plea­da co­mo un ins­tru­men­to de ac­cio­nes po­si­ti­vas ge­ne­ra la mo­di­fi­ca­ción de en­dor­fi­nas y cé­lu­las pa­ra­fo­li­cu­la­res (cé­lu­las pro­duc­to­ras y se­cre­to­ras de cal­ci­to­ni­na) que for­man par­te del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Al es­cu­char una com­bi­na­ción de so­ni­dos, pro­vo­can un es­ta­do de re­la­ja­ción jun­to con una ade­cua­da res­pi­ra­ción y fre­cuen­cia car­dia­ca des­cen­den­te, ge­ne­ran­do una ac­ti­vi­dad ce­re­bral de ondas al­fa (os­ci­la­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas en el ran­go de 8-13 Hz que sur­gen en la zo­na del tá­la­mo del ce­re­bro, tam­bién lla­ma­das ondas Ber­ger, so­bre el ló­bu­lo oc­ci­pi­tal).

Los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos

Un sen­ti­mien­to hu­mano re­fle­ja el es­ta­do de áni­mo y la ex­pre­sión de una emo­ción co­mo con­se­cuen­cia de un pro­ce­so cog­ni­ti­vo; la do­pa­mi­na, la no­ra­dre­li­na y la se­ro­to­ni­na son las sus­tan­cias neu­ro­trans­mi­so­ras que se ven in­vo­lu­cra­das du­ran­te la ac­ti­vi­dad ce­re­bral y con­du­cen a la reac­ción mo­triz des­de nues­tro sis­te­ma ner­vio­so.

Al­gu­nas de es­tas emo­cio­nes son al­ma­ce­na­das y alo­ja­das, co­mo ya lo he­mos di­cho, en lo pro­fun­do de nues­tro ce­re­bro, es por ello que un es­tí­mu­lo mu­si­cal es el vehícu­lo que de­to­na el re­cuer­do de esa emo­ción ha­cién­do­nos sen­tir a gus­to o dis­gus­to, ale­gres o tris­tes; mu­chas ve­ces aso­cia­mos el pa­sa­je so­no­ro con al­gu­na vi­ven­cia, per­so­na o si­tua­ción trau­má­ti­ca. Re­cor­dan­do la es­ce­na de Coco (pe­lí­cu­la de Dis­ney es­tre­na­da en no­viem­bre), don­de el per­so­na­je de Mi­guel usa la gui­ta­rra y la can­ción de­di­ca­da a la hi­ja del com­po­si­tor, en el per­so­na­je (Coco) el so­ni­do de las no­tas mu­si­ca­les y le­tra ac­cio­nan, ade­más del re­cuer­do de su pa­dre, el des­per­tar de su en­torno en una con­mo­ve­do­ra es­ce­na que no es­tá le­jos de la reali­dad.

Es por ello que exis­te mú­si­ca que es­ti­mu­la las emo­cio­nes de los be­bés, in­clu­so an­tes de na­cer (yo pre­sen­cié una ex­pe­rien­cia así), dan­do a de­mos­trar que el sen­ti­do del oí­do es­tá en la ca­pa­ci­dad de per­ci­bir y de ac­cio­nar la ac­ti­vi­dad ce­re­bral y mo­triz.

El ser hu­mano es un or­ga­nis­mo re­cep­tor de es­tí­mu­los ex­ter­nos, nin­guno es­tá exen­to y la mú­si­ca es par­te de la cul­tu­ra hu­ma­na uni­ver­sal: los ins­tru­men­tos, la voz, los di­ver­sos ti­pos de com­po­si­ción, la eje­cu­ción, el rit­mo, el gé­ne­ro, la le­tra nos lle­van a ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos a tra­vés de las ondas sonoras. Una ma­ra­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.