el primer pro­po­si­to del año

home:tech magazine mexico - - VERDE Y SUSTENTABLE -

¿Te has de­te­ni­do a pen­sar qué lu­gar ocu­pa el plás­ti­co en tu vi­da? Apro­ve­chan­do la tem­po­ra­da en la cual to­dos nos fi­ja­mos metas con la fir­me con­vic­ción de cum­plir­las al pie de la le­tra; su­ma­ría a las ya en­lis­ta­das, una más por el bien de ca­da uno y del pla­ne­ta: eli­mi­nar en un cin­cuen­ta por cien­to el uso del plás­ti­co en nues­tra co­ti­dia­nei­dad. Y es que, si bien re­sul­ta im­po­si­ble hoy día vi­vir sin el ma­te­rial que ha re­vo­lu­cio­na­do el si­glo pa­sa­do y con­ti­nua sien­do pro­ta­go­nis­ta del ac­tual, es im­por­tan­te ha­cer con­cien­cia que a lar­go pla­zo el uso ex­ce­si­vo del mis­mo pue­de apor­tar efec­tos muy ne­ga­ti­vos a nues­tra sa­lud.

Bas­ta ima­gi­nar el lap­so de una se­ma­na, ¿en dón­de lo en­cuen­tras y có­mo lo uti­li­zas? Te doy unas ideas. En cual­quier con­te­ne­dor ya sea de cham­pú, ja­bón de ma­nos, cre­ma para el cuer­po, pas­ta de dien­tes, me­di­ci­nas, de­ter­gen­tes, ma­qui­lla­jes, co­mi­da, be­bi­das y has­ta ju­gue­tes. Si a es­to le su­ma­mos el he­cho de ser el con­sen­ti­do de la ma­yo­ría para ca­len­tar los ali­men­tos en el mi­cro­on­das, y ser el en­va­se de nues­tro lí­qui­do dia­rio, po­dría­mos ase­gu­rar que en más del cin­cuen­ta por cien­to del día, lo te­ne­mos co­mo com­pa­ñe­ro fiel.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das para el Am­bien­te (UNEP por sus si­glas en in­glés) han de­cla­ra­do con­jun­ta­men­te que la dis­rup­ción en­do­cri­na (uno de los efec­tos del plás­ti­co) es una cri­sis glo­bal. Mu­chos adi­ti­vos del plás­ti­co son pe­li­gro­sos para la sa­lud aún en muy ba­jas do­sis. En­tre ellos des­ta­can los bis­fe­no­les, los fta­la­tos (com­pues­to quí­mi­co aña­di­do al plás­ti­co para au­men­tar su fle­xi­bi­li­dad), el clo­ru­ro de vi­ni­lo, el es­ti­reno, los re­tar­da­do­res de lla­ma y los me­ta­les pe­sa­dos. Al­gu­nos de es­tos tó­xi­cos son dis­rup­to­res en­do­cri­nos, es­to sig­ni­fi­ca que imi­tan el com­por­ta­mien­to de las hor­mo­nas, in­clu­so si fue­ran con­cen­tra­cio­nes muy pe­que­ñas pue­den pro­du­cir mu­ta­cio­nes gra­ves a ni­vel ce­lu­lar en am­bos se­xos, sien­do por tan­to, los fe­tos y los ni­ños de cor­ta edad los más sen­si­bles a la dis­rup­ción en­do­cri­na.

Mi­cro­on­das + Plás­ti­co = PE­LI­GRO

En el ám­bi­to de los ali­men­tos hay al­gu­nas su­ge­ren­cias que los cien­tí­fi­cos pro­mue­ven y que pue­den evi­tar que los ali­men­tos en­tren en con­tac­to con el plás­ti­co, con es­pe­cial re­fe­ren­cia a la ti­po­lo­gía de di­cho ma­te­rial del cual pue­den des­pren­der­se mo­lé­cu­las a las sus­tan­cias con­te­ni­das en las be­bi­das o ali­men­tos que con­tie­nen. Es no­ta­ble la fa­ma ne­ga­ti­va del bis­fe­nol A, tam­bién co­no­ci­do co­mo BPA, el cual es una en­do­cri­na in­ter­fe­ren­te que se trans­mi­te fá­cil­men­te del en­va­se a su con­te­ni­do ali­men­ti­cio, con par­ti­cu­lar re­fe­ren­cia a los lí­qui­dos. El BPA es un com­po­nen­te quí­mi­co que po­dría com­pro­me­ter el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma hor­mo­nal, cau­sar da­ño al fe­to e in­clu­so, in­fer­ti­li­dad. Se pue­de uti­li­zar para la pro­duc­ción de en­va­ses y bo­te­llas de plás­ti­co, así co­mo para re­ci­pien­tes de es­ta­ño uti­li­za­dos por la in­dus­tria ali­men­ta­ria, es­pe­cial­men­te si hay un re­cu­bri­mien­to de plás­ti­co den­tro de ellos. Así es que, si tie­nes du­da en que al­gún ali­men­to pue­da con­te­ner BPA, el con­su­mo del mis­mo se re­co­mien­da eli­mi­nar­lo.

Por otro la­do, es sa­bi­do que el plás­ti­co tien­de a li­be­rar las pro­pias sus­tan­cias cuan­do se en­cuen­tra en con­tac­to con ali­men­tos gra­sos y en pre­sen­cia de ca­lor. Ten cui­da­do, por lo tan­to, de no al­ma­ce­nar en lu­ga­res ex­ce­si­va­men­te ca­lien­tes, gra­sas que es­tán den­tro de un re­ci­pien­te plas­ti­fi­ca­do. De igual ma­ne­ra, de­be­mos pres­tar mu­cha aten­ción a los ali­men­tos con­fec­cio­na­dos que se pue­dan in­tro­du­cir di­rec­ta­men­te en el mi­cro­on­das; las sus­tan­cias con­te­ni­das en el mis­mo, in­clui­dos los ad­he­si­vos, po­drían mi­grar de un or­ga­nis­mo a otro, es­pe­cial­men­te en el ca­so del PET. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la FDA en 1988, hay cier­tos com­po­nen­tes de em­ba­la­je ade­cua­dos para su in­cor­po­ra­ción al mi­cro­on­das los cua­les, han de­mos­tra­do que pue­den mi­grar a ali­men­tos ca­lien­tes, li­be­ran­do ba­jos ni­ve­les del car­ci­nó­geno mar­ca­do con ben­ceno.

En cuan­to al uso de pla­tos y re­ci­pien­tes de plás­ti­co en la co­ci­na, en ca­so que no se pue­da pres­cin­dir de ellos, al me­nos es acon­se­ja­ble evi­tar el con­tac­to con ali­men­tos ca­lien­tes, jus­to por­que el ca­lor tien­de a fa­vo­re­cer el pa­so de las sus­tan­cias, co­mo an­te­rior­men­te se men­cio­nó. Lo más re­co­men­da­ble se­ría sus­ti­tuir los re­ci­pien­tes de plás­ti­co por al­gu­na al­ter­na­ti­va de vi­drio. Por ejem­plo, los ter­mos tan­to de ca­fé co­mo de agua po­drían re­em­pla­zar­se por con­te­ne­do­res de ace­ro o vi­rio. Y cla­ro, te­ner pre­sen­te al com­prar ali­men­tos, que co­mo los com­po­nen­tes de los en­va­ses de plás­ti­co pue­den mi­grar a los ali­men­tos, es­pe­cial­men­te si con­tie­nen una sus­tan­cia lí­qui­da, al­cohó­li­ca o gra­sa es mejor pre­fe­rir los pro­duc­tos con­fec­cio­na­dos en bo­te­llas de vi­drio.

Aho­ra bien, es ver­dad que en la ac­tua­li­dad no hay in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas que pue­dan afir­mar la can­ti­dad apro­xi­ma­da que a tra­vés de los con­te­ne­do­res de ali­men­tos en plás­ti­co nues­tro cuer­po re­ci­be de di­cho ma­te­rial, sin em­bar­go, no por ello po­de­mos pen­sar que es se­gu­ro. Más bien, po­de­mos de­cir que aún no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que sean pe­li­gro­sos. Sin em­bar­go, ya se ha es­ta­ble­ci­do que sus­tan­cias co­mo el BPA pue­de lle­gar a nues­tro cuer­po, y si és­ta es da­ñi­na ¿en­ton­ces? Sa­ca tus pro­pias con­clu­sio­nes.

Pre­gun­tas fre­cuen­tes

¿Qué ob­je­tos se­ría mejor evi­tar en ca­so de al­gu­na du­da so­bre su com­po­si­ción? Pla­tos, va­sos y cu­bier­tos, ade­más de re­ci­pien­tes de plás­ti­co que fun­jan co­mo ma­te­rial su­ge­ren­te para co­ci­nar en mi­cro­on­das. Uten­si­lios de co­ci­na he­chos de plás­ti­co que es­tén en con­tac­to con ollas y sar­te­nes ca­lien­tes; es­te úl­ti­mo pue­de re­em­pla­zar­se fá­cil­men­te con al­ter­na­ti­vas de ma­de­ra.

¿Po­de­mos con­fiar en los en­va­ses de plás­ti­co y eti­que­tas de plás­ti­co eti­que­ta­dos co­mo BPA Free? Se­gún un es­tu­dio re­cien­te, el he­cho de que un pro­duc­to es­té eti­que­ta­do co­mo “li­bre de bis­fe­nol A” no es una ga­ran­tía de se­gu­ri­dad. Exá­me­nes lle­va­dos a ca­bo por los ex­per­tos han su­ge­ri­do que aún cuan­do los pro­duc­tos se di­gan li­bres de cier­ta BPA, son po­ten­cial­men­te trans­mi­so­res de sus­tan­cias quí­mi­cas ha­cía los ali­men­tos.

¿Exis­ten plás­ti­cos más se­gu­ros que otros?

Da­do que la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir plás­ti­cos li­bres de al­te­ra­do­res en­do­cri­nos es con­cre­ta, en au­sen­cia de al­ter­na­ti­vas, se­ría bueno re­cu­rrir a esa op­ción, para evi­tar con­se­cuen­cias des­agra­da­bles en el cuer­po, cu­yo al­can­ce só­lo po­dre­mos cer­ti­fi­car en el fu­tu­ro. Por úl­ti­mo, es bueno sa­ber que hay ma­te­ria­les de plás­ti­co con­si­de­ra­dos ade­cua­dos para la con­ser­va­ción de los ali­men­tos. En­tre ellos:

PET o PETE: Te­ref­ta­la­to de po­li­eti­leno exis­ten­te en bo­te­llas de agua, re­fres­cos y bo­te­llas de cham­pú. HDPE: Po­li­eti­leno de al­ta den­si­dad que se usa en fras­cos de yo­gurt, bo­te­llas de de­ter­gen­te. LDPE: Po­li­eti­leno de ba­ja den­si­dad, con el que se fa­bri­can bol­sas para con­ge­la­dos y bo­te­llas pue­den ser ex­pri­mi­das. PP: Po­li­pro­pi­leno, co­mo el de las bo­te­llas de cát­sup.

¿Qué ti­po de en­fer­me­da­des pue­de pro­pi­ciar un ex­ce­si­vo uso del plás­ti­co?

Em­pe­ce­mos por la más ra­di­cal, el cán­cer so­bre to­do. Cán­cer de ma­ma, úte­ro, ova­rios, va­gi­na y cér­vix, del ce­re­bro y sis­te­ma ner­vio­so, leu­ce­mias, de pul­món y del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, de prós­ta­ta y tes­tícu­los, de hí­ga­do y de ri­ñón, lin­fo­mas. Por otro la­do, en mu­je­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te, pue­de ser una cau­sa de in­fer­ti­li­dad, abor­tos es­pon­tá­neos, quis­tes ute­ri­nos y pu­ber­tad pre­coz en las ni­ñas. En el ca­so de va­ro­nes, las de­for­ma­cio­nes del pe­ne en ni­ños e hi­pos­pa­dias (ano­ma­lías en el desa­rro­llo del ór­gano se­xual mas­cu­lino). Ade­más de otras en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ac­ti­vi­dad, de­fi­cien­cia de aten­ción, mal de Par­kin­son, au­tis­mo, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, obe­si­dad y dia­be­tes. Co­mo bien lo se­ña­la la pa­gi­na de in­ter­net www.el­plas­ti­co­ma­ta.com, ca­si to­das las do­len­cias que han ido sos­pe­cho­sa­men­te en au­men­to en las tres úl­ti­mas dé­ca­das tie­nen que ver con es­te ma­te­rial.

En con­se­cuen­cia, el pla­ne­ta

El plás­ti­co es uno de los ma­te­ria­les más uti­li­za­dos en es­tos días. Se usa en ca­si to­das las in­dus­trias. Pe­ro, jun­to con sus ven­ta­jas, hay mu­chas des­ven­ta­jas tam­bién. En nues­tra vi­da co­ti­dia­na, es­te ma­te­rial ha te­ni­do un im­pac­to con­si­de­ra­ble y no po­de­mos ne­gar que de­pen­de­mos en gran me­di­da del él. Co­men­zan­do con uten­si­lios de uso dia­rio has­ta ar­tícu­los de­co­ra­ti­vos, la ma­yo­ría es­tán ma­nu­fac­tu­ra­dos en plás­ti­co. El plás­ti­co es co­mo una es­pa­da de do­ble fi­lo y de­be­mos usar­lo cui­da­do­sa­men­te para evi­tar fu­tu­ras com­pli­ca­cio­nes y pro­ble­mas am­bien­ta­les. In­clu­so los mé­to­dos su­ge­ri­dos por em­pre­sas de plás­ti­co, co­mo en­te­rrar en lo pro­fun­do de la tie­rra, tam­bién ten­drán sus pro­pias im­pli­ca­cio­nes en el me­dio am­bien­te. El plás­ti­co de­be usar­se de acuer­do con nues­tras ne­ce­si­da­des, pe­ro no para nues­tros lu­jos.

Exis­ten medidas para de­te­ner su con­ta­mi­na­ción den­tro el me­dio am­bien­te. Pri­me­ro que na­da, es el te­ma del re­ci­cla­je. El re­ci­cla­je ase­gu­ra­rá que los plás­ti­cos no lle­guen al sue­lo o que las fuen­tes de agua lo im­pac­ten ne­ga­ti­va­men­te. Es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos lle­var el plás­ti­co a los lu­ga­res co­rrec­tos para re­ci­clar­lo u otro uso que no afec­te a las per­so­nas de la zo­na. Es­ta es la mejor ma­ne­ra de li­diar con los plás­ti­cos. Fi­nal­men­te, hay mu­chas ven­ta­jas con el plás­ti­co y de­be usar­se con cui­da­do y den­tro de las li­mi­ta­cio­nes para pro­te­ger el me­dio am­bien­te. El plás­ti­co es re­ci­cla­ble y, por lo tan­to, en lu­gar de eli­mi­nar­lo, to­dos de­be­mos to­mar la ini­cia­ti­va de re­ci­clar para que el efec­to del mis­mo en el me­dioam­bien­te sea me­nor. Re­ci­clar plás­ti­co no só­lo ayu­da al me­dioam­bien­te sino que tam­bién le pro­por­cio­na di­ne­ro. Va­rios go­bier­nos es­tán ela­bo­ran­do le­yes re­gu­la­do­ras para el uso del plás­ti­co, al igual que di­ver­sas ONG de to­do el mun­do es­tán tra­tan­do de crear con­cien­cia en­tre las per­so­nas. Ac­tual­men­te, las cuen­tas plás­ti­cas re­pre­sen­tan el diez por cien­to de los re­si­duos, lo cual es una preo­cu­pa­ción se­ria para cual­quie­ra. HT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.