The Ro­lling Sto­nes

Their sa­ta­nic ma­jes­ties re­quest.q 50th an­ni­ver­saryy spe­cial p edi­tion ABKO, 2017

home:tech magazine mexico - - AUDICIONES ADICTIVAS -

Es­te ál­bum fue edi­ta­do ori­gi­nal­men­te en 1967, y en su mo­men­to fue com­pli­ca­do acep­tar­lo: los Ro­lling Sto­nes per­die­ron el nor­te en su afán por imi­tar a The Beatles (los de Li­ver­pool aca­ba­ban de lan­zar el Sgt. Pep­per, ob­vio pun­to de par­ti­da para es­ta obra psi­co­dé­li­ca pro­du­ci­da por Jag­ger y los su­yos); a la dis­tan­cia, sin em­bar­go, el con­tro­ver­sial tra­ba­jo lu­ce en­can­ta­dor, por de­cir lo me­nos. Su de­ce­na de com­po­si­cio­nes, flo­ri­da­men­te vo­lup­tuo­sas, ad­quie­ren una nuevo ful­gor y su ge­ma más bri­llo­sa, “She´s a rain­bow”, va­ya, sim­ple­men­te in­vi­ta a hin­car­se an­te su be­lle­za. Para es­ta re edi­ción, los te­mas com­pues­tos por Mick y su com­par­sa Keith Ri­chards (aun­que por ahí tam­bién se cue­la el del ba­jo, Bill Wy­man) han si­do re­mas­te­ri­za­dos por Bob Lud­wig y en­mar­ca­dos con un tex­to fir­ma­do con la plu­ma de Rob Bow­man. Ade­más, el pro­duc­to re­apa­re­ce cho­rrean­do áci­do, con la por­ta­da de ho­lo­gra­ma (du­ran­te dé­ca­das fue im­po­si­ble en­con­trar­la así) y ver­sio­nes en mono y es­té­reo en for­ma­to CD y vi­nil.

R.E.M. Au­to­ma­tic for the peo­ple. 25th an­ni­ver­sary de­lu­xe edi­tion Craft Re­cor­dings, 2017

Por vez pri­me­ra en la his­to­ria de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca se po­ne a la ven­ta un ál­bum en el for­ma­to Dolby At­mos. Y re­sul­ta ser que la obra ele­gi­da es la más ex­qui­si­ta co­lec­ción de to­na­das es­cri­tas por R.E.M.: Au­to­ma­tic for the peo­ple. Di­cen Scott Litt y Clif No­re­llin (el pri­me­ro, quien ori­gi­nal­men­te pro­du­jo el dis­co y es­ta vez se en­car­ga de re­mez­clar­lo) que ha­ce 25 años es­cu­char esa do­ce­na de te­mas sig­ni­fi­ca­ba apre­ciar una pin­tu­ra, pe­ro que con la ayu­da de At­mos ac­tual­men­te la ex­pe­rien­cia po­dría equi­pa­rar­se a te­ner en­fren­te una es­cul­tu­ra; “el es­cu­cha se trans­por­ta al es­tu­dio de gra­ba­ción, con au­dio mul­ti di­men­sio­nal”, cuen­ta la pa­re­ja. Ade­más de ese re­ga­la­zo, la re edi­ción vie­ne acom­pa­ña­da de un libro de más de se­sen­ta pá­gi­nas que in­clu­ye fo­tos iné­di­tas to­ma­das por Anton Corb­jin, no­tas al­ter­nas tra­ba­ja­das por Tom Doy­le, de­mos, un di­rec­to de la era des­de el Watt Club, vi­deo­clips y, ade­más del pla­to en Dolby At­mos, una ver­sión más, en Hi- re­so­lu­tion au­dio. La gran co­sa, pues.

Nat King Co­le The very thought of you Del Ray re­cords, 2017

Nat­ha­niel Adams Co­les na­ció en Alabama, hi­jo de un car­ni­ce­ro que se con­ver­ti­ría en mi­nis­tro de una igle­sia en Chica­go y de la or­ga­nis­ta de ese mis­mo tem­plo. De ma­ne­ra que la for­ma con la cual el pe­que­ño Nat se acer­có a la mú­si­ca fue gra­cias a las ma­nos de su pro­ge­ni­to­ra y, por con­se­cuen­cia, del gós­pel; aun­que pron­to Louis Arms­trong lle­ga­ría a su vi­da para de­fi­nir su fu­tu­ro y, con el pa­so del tiem­po, se ga­na­se el mo­te con el que se­ría re­co­no­ci­do en to­do el pla­ne­ta: King (sí, an­tes de El­vis hu­bo un rey). En 1950 el can­tan­te gra­bó es­te dis­co -ca­tor­ce to­na­das sin muer­te que a la fe­cha es­tre­me­cen has­ta al de sen­si­bi­li­dad más fría- don­de se aso­ma co­mo el ra­yo de luz que los fa­ros pro­yec­tan so­bre la ne­gri­tud; la lum­bre­ra de la cual uno se fía con tal de no per­der­se, el bri­llo de 180 gra­mos –co­pia fiel del edi­ta­do ha­ce dé­ca­das- que gi­ra y gi­ra mien­tras el ti­po del som­bre­ro que en la ta­pa los ojos cie­rra, nos di­ce “cal­ma, la tie­rra y la paz es­tán cer­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.