Lo úni­co per­ma­nen­te es el cam­bio En

Horloger - - Éditorial - Car­los ma­ta­mo­ros, edi­tor ge­ne­ral.

el as­pec­to hu­mano de la in­dus­tria re­lo­je­ra la si­tua­ción es aho­ra muy di­fe­ren­te a la vi­vi­da en años an­te­rio­res. La des­ace­le­ra­ción de la economía del lu­jo en Chi­na y otros paí­ses que tra­di­cio­nal­men­te eran pun­ta de lan­za pa­ra la in­dus­tria sui­za ha con­tri­bui­do pa­ra que ha­ya cam­bios im­por­tan­tes; las mar­cas ca­da vez se en­fo­can más en ofre­cer va­lor y me­nos en os­ten­tar por os­ten­tar. El desa­rro­llo de pro­duc­to es fun­da­men­tal –siem­pre lo ha si­do- pe­ro an­tes de la cri­sis en mu­chos ca­sos se po­día lo­grar mu­cho con só­lo agre­gar dia­man­tes en can­ti­da­des ade­cua­das; aho­ra, el cuen­to es di­fe­ren­te y los desa­rro­lla­do­res de pro­duc­to exi­to­sos y con vi­sión tie­nen un al­to va­lor en el mer­ca­do la­bo­ral de la in­dus­tria re­lo­je­ra. La prue­ba es cla­ra, ya que en me­ses re­cien­tes ha ha­bi­do mo­vi­mien­tos muy im­por­tan­tes, como el de Gui­llau­me Te­tú, que de­jó fi­nal­men­te a Hautlen­ce, fir­ma de la que fue­ra co-fun­da­dor, pa­ra in­te­grar­se a la di­vi­sión de re­lo­je­ría de Ralph Lau­ren pa­ra en­ca­be­zar el desa­rro­llo de pro­duc­to, con la idea de trans­for­mar la men­cio­na­da di­vi­sión en al­go más realista y ren­ta­ble de lo que ha si­do des­de su lan­za­mien­to. En es­ta mar­ca lla­ma tam­bién la aten­ción su nue­vo di­rec­tor de la di­vi­sión de re­lo­je­ría, na­da me­nos que Luc Pe­rra­mond, pro­ve­nien­te de La Mon­tre Her­mès. Qui­zá el mo­vi­mien­to que más se no­te por el al­to per­fil sea el de Da­vi­de Ce­rra­to, el al­ma de­trás del re­na­ci­mien­to re­cien­te de la mar­ca Tu­dor, quien to­ma­rá el pues­to ocu­pa­do por Ale­xan­der Sch­miedt en Mont­blanc, como par­te de la es­tra­te­gia de Je­rô­me Lam­bert de ofre­cer un al­to va­lor. Se­gu­ra­men­te Ce­rra­to ten­drá mu­cha in­fluen­cia en la ofer­ta fu­tu­ra de Mont­blanc, fir­ma que de­fi­ni­ti­va­men­te es­tá lla­man­do la aten­ción como nun­ca an­tes. Sch­miedt se cambió a la Ma­nu­fac­tu­ra Va­che­ron Cons­tan­tin, igual­men­te al área de desa­rro­llo de pro­duc­to. Lo que no en­tien­do es có­mo fue que Tu­dor de­jó ir a Ce­rra­to. 2016 se­rá un año su­ma­men­te in­tere­san­te en cuan­to a lo que tie­ne pa­ra ofre­cer el mundo re­lo­je­ro y con es­tos cam­bios –y mu­chos otros más- se pon­drá de ver­dad cau­ti­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.