PIÉCE D’EX­CEP­CION

Un mundo por ex­plo­rar

Horloger - - Index - POR CAR­LOS MA­TA­MO­ROS

Mont­blanc Tour­bi­llon Ci­lin­dri­que Geosp­hè­res Vasco da Ga­ma: un tri­bu­to a los aven­tu­re­ros de an­ta­ño y al le­ga­do de la gran ho­ro­lo­gía de Vi­lle­ret.

Den­tro de la co­lec­ción de al­ta re­lo­je­ría de Mont­blanc ori­gi­na­da en la tra­di­cio­nal ma­nu­fac­tu­ra de Vi­lle­ret en Sui­za, en­con­tra­mos es­ta pie­za de in­creí­ble be­lle­za y so­fis­ti­ca­ción téc­ni­ca sin igual, con la cual Mont­blanc se atreve –como es de­ber de un ex­plo­ra­dor que se res­pe­te- a ofre­cer una lec­tu­ra dis­tin­ta de la ho­ra en las dis­tin­tas zo­nas del pla­ne­ta. Las téc­ni­cas y pro­ce­sos de Mi­ner­va desa­rro­lla­dos y re­fi­na­dos du­ran­te 157 años se ba­san en la aten­ción a los de­ta­lles, pre­ci­sión, in­no­va­ción y sin du­da una fé­rrea de­ter­mi­na­ción a lo­grar lo que se pro­po­nen… va­lo­res en co­mún con el por­tu­gués Vasco Da Ga­ma y que le fue­ron igual­men­te muy úti­les pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer na­ve­gan­te eu­ro­peo en al­can­zar la In­dia por mar. En ho­nor a esos va­lo­res y en me­mo­ria de la his­tó­ri­ca ex­pe­di­ción fue crea­do el hip­no­ti­zan­te Mont­blanc Co­llec­tion Vi­lle­ret Tour­bi­llon Cylindrique Geosp­hè­res Vasco da Ga­ma Li­mi­ted Edi­tion 18, al­go tan rompe­dor de es­que­mas como el via­je mis­mo que lo ins­pi­ró, ya que en es­te su­bli­me re­loj se con­den­san un tour­bi­llon de es­pi­ral ci­lín­dri­ca y una in­di­ca­ción

El es­pí­ri­tu de aven­tu­ra y ex­plo­ra­ción del na­ve­gan­te por­tu­gués Vasco Da Ga­ma es la esen­cia e ins­pi­ra­ción de es­ta pie­za fa­bu­lo­sa.

úni­ca de la ho­ra mun­dial, en la cual la Tie­rra es re­pre­sen­ta­da por dos se­mi­es­fe­ras tri­di­men­sio­na­les que equi­va­len a los he­mis­fe­rios nor­te y sur, las cua­les han si­do de­co­ra­das ma­nual­men­te usan­do la téc­ni­ca de mi­cro­pin­tu­ra (“pein­tu­re mi­nia­tu­re”) con un cui­da­do y sen­ti­do ar­te­sa­nal que ra­ya en lo in­creí­ble. Cuen­tan con in­di­ca­dor día/no­che y dos dis­cos con la in­di­ca­ción de las 24 zo­nas ho­ra­rias prin­ci­pa­les que gi­ran al­re­de­dor de las dos se­mi­es­fe­ras, que a su vez es­tán cu­bier­tas por dos glo­bos de cris­tal de za­fi­ro. Su fun­cio­na­mien­to es úni­co: a me­di­da que avan­za el día, es­tas 24 in­di­ca­cio­nes gi­ran al­re­de­dor del mundo en for­ma sin­cró­ni­ca in­di­can­do la ho­ra exac­ta y el cam­bio de zo­na, así como el cam­bio del día a la no­che. Las in­di­ca­cio­nes de ho­ra lo­cal, ho­ra de ca­sa y ho­ra­rio mun­dial pue­den ajus­tar­se de for­ma sim­ple usan­do la co­ro­na del re­loj. Pa­ra ajus­tar los cam­bios de zo­na rá­pi­da­men­te al mo­men­to de via­jar sin que la lec­tu­ra de los mi­nu­tos se al­te­re, só­lo hay que pre­sio­nar el pulsador a las 8.

La me­cá­ni­ca ex­qui­si­ta que im­pul­sa es­te sor­pren­den­te me­ca­nis­mo es un ca­li­bre Mont­blanc de ma­nu­fac­tu­ra de­no­mi­na­do MB M68.40, equi­pa­do con un tour­bi­llon de es­pi­ral ci­lín­dri­ca de un mi­nu­to de du­ra­ción. La ge­nia­li­dad de es­ta in­ven­ción es que el mue­lle es­tá en­ro­lla­do en for­ma ci­lín­dri­ca, de mo­do que las es­pi­ras son del mis­mo diá­me­tro y se api­lan una so­bre otra y no de for­ma con­cén­tri­ca como en una es­pi­ral con­ven­cio­nal, es­to eli­mi­na una li­ge­ra ex­cen­tri­ci­dad que siem­pre es­tá pre­sen­te y que cam­bia muy li­ge­ra­men­te el cen­tro de gra­ve­dad del vo­lan­te, afec­tan­do la pre­ci­sión. Es­te com­po­nen­te cru­cial ins­pi­ra­do en los cro­nó­me­tros de ma­ri­na, es rea­li­za­do en­te­ra­men­te den­tro de la ma­nu­fac­tu­ra Mi­ner­va, un lu­jo enor­me del que muy po­cas ma­nu­fac­tu­ras re­lo­je­ras pue­den pre­su­mir, pe­ro que ase­gu­ra un con­trol to­tal so­bre la ca­li­dad y pre­ci­sión de la es­pi­ral y el me­ca­nis­mo re­lo­je­ro re­sul­tan­te. Apar­te del tour­bi­llon de es­pi­ral ci­lín­dri­ca, el res­to del ca­li­bre es igual de es­pec­ta­cu­lar, to­das las su­per­fi­cies han si­do bi­se­la­das, de­co­ra­das y ter­mi­na­das a mano con una es­pec­ta­cu­lar be­lle­za na­da le­jos de lo que pue­de con­si­de­rar­se ar­tís­ti­co. La ca­rá­tu­la jue­ga tam­bién con el te­ma tri­di­men­sio­nal, de mo­do que apar­te del es­pa­cio des­ti­na­do al tour­bi­llon de es­pi­ral ci­lín­dri­ca a las 12 y al ex­qui­si­to puen­te que lo sos­tie­ne, la par­te ba­ja que alo­ja a los he­mis­fe­rios te­rrá­queos lle­va un aro par­cial con la es­ca­la de mi­nu­tos e in­di­ca­do­res do­ra­dos muy su­ti­les ca­da cin­co mi­nu­tos. Las ma­ne­ci­llas de oro rosa co­ro­nan el es­pec­ta­cu­lar des­plie­gue de es­ta pie­za su­bli­me, es­tric­ta­men­te li­mi­ta­da a 18 ejem­pla­res, todos ellos con ca­ja de oro de 18 ki­la­tes que con­tras­ta agra­da­ble­men­te con el azul del los océa­nos pin­ta­dos a mano so­bre los glo­bos. Es­ta pie­za es un re­su­men de la más de­li­ca­da ar­te­sa­nía sui­za con la fina mi­cro­me­cá­ni­ca por la que es fa­mo­so ese país, sa­zo­na­da con el es­pí­ri­tu in­no­va­dor y aven­tu­re­ro que más que hon­rar a un gran na­ve­gan­te, se fu­sio­na con su le­ga­do pa­ra man­te­ner su me­mo­ria en el si­glo XXI.

A me­di­da que avan­za el día, las 24 in­di­ca­cio­nes gi­ran al­re­de­dor del mundo en for­ma sin­cró­ni­ca in­di­can­do la ho­ra exac­ta y el cam­bio de zo­na.

Inusual di­se­ño. La dis­po­si­ción de los puen­tes de me­ca­nis­mo y su de­co­ra­ción aña­de un to­que de ele­gan­cia en la zo­na más ín­ti­ma del re­loj.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.