REMARQUABLE

In­te­li­gen­cia ca­ma­leó­ni­ca

Horloger - - Index - POR GABRIELLA MO­RA­LES-CA­SAS YVAN AR­PA

TAG Heuer Con­nec­ted La re­lo­je­ría sui­za ya ha ce­di­do an­te el im­pa­ra­ble em­ba­te y la mo­da de la tec­no­lo­gía de los re­lo­jes in­te­li­gen­tes y co­nec­ta­dos. Es el turno de TAG Heuer de mos­trar su ver­sión de es­te no­ve­do­so ins­tru­men­to.

La lo­quí­si­ma mar­ca de Yvan Ar­pa de­ja de la­do los exo­tis­mos pa­ra mi­rar ha­cia uno de los di­se­ños más uti­li­za­dos en la re­lo­je­ría: el au­to­mo­vi­lis­mo.

He­mos es­cu­cha­do de co­sas ex­tra­ñas, muy ex­tra­ñas en la re­lo­je­ría, des­de ju­gue­tes, ro­bots y ho­me­na­jes a vi­deo­jue­gos; pe­ro qui­zás nun­ca ha­bía exis­ti­do al­go tan ra­ro como los re­lo­jes Art­ya, y no con el sig­ni­fi­ca­do pul­cro que el ad­je­ti­vo in­glés ra­re su­po­ne, sino al­go que ya en­tra en los te­rre­nos de lo de­men­cial. Yvan Ar­pa, quien fue­ra fun­da­dor de Ro­main Je­ro­me siem­pre su­po có­mo tras­gre­dir los di­se­ños de la al­ta re­lo­je­ría más allá de las com­pli­ca­cio­nes. Sus qui­me­ras son in­no­va­cio­nes téc­ni­cas tan­to como es­té­ti­cas y sus re­lo­jes son ca­si hi­per­rea­lis­tas, como una pin­tu­ra ex­tra­ña, in­tri­gan­te y has­ta gro­tes­ca al más pu­ro es­ti­lo Da­vid LaCha­pe­lle u otro ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo de es­ta co­rrien­te. “Nun­ca qui­se ser un trans­gre­sor, só­lo pro­vo­ca­dor”, di­ce el son­rien­te Ar­pa en en­tre­vis­ta en Thiel Bu­tik de Po­lan­co, don­de se ven­den sus re­lo­jes des­de que fun­dó la mar­ca, en 2011. En sus ini­cios, lan­zó pie­zas muy lú­di­cas e ima­gi­na­ti­vas como Son of Sound una ca­ja en for­ma de gui­ta­rra (con to­do y cuer­das) es par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo MoMa de Nue­va York en su sa­la mo­der­nis­ta, por su apor­ta­ción al di­se­ño; de lo más re­cien­te en­con­tra­mos el her­mo­so Son of Earth uti­li­za las alas de una ma­ri­po­sa azul, o el vio­len­to Son of a Gun que in­clu­ye pe­que­ñas ba­las reales. Pe­ro ha ido más le­jos en otras pie­zas. Cual si se tra­ta­ra del li­bro de di­vul­ga­ción infantil “El Li­bro de las Co­ci­na­das”, don­de se pre­sen­tan to­da una sin­fo­nía de ma­te­ria- les or­gá­ni­cos, los re­lo­jes de Art­ya in­clu­yen “ac­ce­so­rios” po­co usua­les: Beauty and the Beast tie­ne una ca­rá­tu­la for­ja­da con san­gre. Sí, san­gre de Ar­pa (tam­bién Son of Sound tie­ne una ver­sión “Blood” con el flui­do en la ca­rá­tu­la). Otra co­lec­ción se fa­bri­ca con al­to voltaje. To­das ellas son par­te de los “Ar­tis­tic Pro­jects” de la ca­sa, y pue­den ser uti­li­za­dos o no. Ca­da qui­me­ra le lle­va dos años de pro­duc­ción. “Son co­sas muy lo­cas, lo ad­mi­to, pe­ro, ¿no te sue­na a lo que ha­cen los ni­ños cuan­do jue­gan, caen al pi­so, san­gran y se sien­ten or­gu­llo­sos de ello?”, di­ce Ar­pa, quien se con­si­de­ra a sí mis­mo como un “eterno ni­ño que nun­ca cre­ce­rá”.

Con una ca­ja re­don­da y un ro­tor que gi­ra al mo­ver la mu­ñe­ca en un mo­vi­mien­to hip­no­ti­za­dor, Art­ya des­cu­bre dos re­lo­jes igual­men­te lú­di­cos. Lo cu­rio­so es que no tie­ne in­di­ca­do­res y no da la ho­ra, “na­die uti­li­za el re­loj pa­ra ver la ho­ra, en Sui­za lo sa­be­mos todos”. Al re­ver­so, en lu­gar de la ma­qui­na­ria, lo vi­si­ble es el ta­có­me­tro de un au­to. El ro­tor de Race V1 ase­me­ja el rin de un Lam­borg­hi­ni (lo hay en ca­rá­tu­la pla­tea­da o en ro­ja), mien­tras que el de Race V2 gui­ñe a un As­ton Mar­tin; al fon­do de es­te, es no­to­rio el dial fa­bri­ca­do en fi­bra de car­bono, ma­te­rial uti­li­za­do en los au­tos de­por­ti­vos. Los co­lo­res, las co­rreas y las cos­tu­ras de es­tos re­lo­jes se pue­den per­so­na­li­zar; la La ca­ja se eli­ge de ace­ro o de PVD ne­gro. El mo­vi­mien­to es au­to­má­ti­co de Ma­nu­fac­tu­ra pro­pia. Ca­da una es­tá li­mi­ta­da a 99 pie­zas, “y ya es­tá ven­di­da una gran par­te de am­bos”. Pe­ro, ¿por qué ha­cer al­go tan sen­ci­llo? “Qui­se ha­cer un pro­duc­to pa­ra un mer­ca­do cau­ti­vo; los co­lec­cio­nis­tas de re­lo­jes aman los co­ches y siem­pre bus­can es­te ti­po de pie­zas”. Por pri­me­ra vez, Art­ya res­pon­de al mer­ca­do.

AL ES­TI­LO MA­DON­NA

La ex­pli­ca­ción de es­ta mu­ta­ción la ex­po­ne de una for­ma muy fiel a su per­so­na­li­dad: “Mis re­lo­jes son como los dis­cos de Ma­don­na, “Li­ke a Vir­gin” fue un éxi­to por lo que sig­ni­fi­ca­ba en esa épo­ca, pe­ro lue­go se de­di­có a ha­cer mú­si­ca dan­ce y ha evo­lu­cio­na­do; eso no sig­ni­fi­ca que de­je su es­pí­ri­tu pro­vo­ca­dor, só­lo lo com­bi­na con lo que ha­ce aho­ra. Así son mis re­lo­jes”, di­ce, en­tre ri­sas. Ar­pa, quien ha­bla per­fec­to es­pa­ñol – he­ren­cia de una no­via ta­pa­tía–, di­ce que mu­chos de sus clien­tes son per­so­nas que no quie­ren te­ner Ro­lex u Ome­ga, “mu­cha gen­te pa­sa de­ma­sia­do tiem­po que­rien­do pa­re­cer­se a los otros por es­ta­tus o por ima­gen”, y se con­si­de­ra una pio­ne­ro de la ori­gi­na­li­dad del co­lec­cio­nis­ta, “cla­ro que pue­des te­ner un Ro­lex, pe­ro es me­jor si tie­nes una pie­za úni­ca o un mo­de­lo que na­die más ten­drá en una reunión”. Esa idea es la que lo man­tie­ne en es­ta in­dus­tria, “a mí me gus­ta ser di­fe­ren­te y ha­cer las co­sas con pa­sión, y mis clien­tes com­par­ten esa fi­lo­so­fía”. Di­ce que siem­pre pien­sa en las per­so­nas se arre­pien­ten en su le­cho de muer­te de lo que no hi­cie­ron y de nun­ca ha­ber per­se­gui­do sus sue­ños, “yo no quie­ro ser esa per­so­na”, ni quie­re que sus clien­tes lo sean.

BUTTERFLGUITARY

SHAMS

SKULLS

RACE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.