A to­da ve­la

Horloger - - Portada - POR BEA­TRIZ ROL­DÁN

La ma­nu­fac­tu­ra, ad­qui­ri­da en el 2014 por el gru­po Ke­ring, ce­le­bra tres aniver­sa­rios muy em­ble­má­ti­cos en el 2016: 170 años del na­ci­mien­to de la fir­ma, 20 de la co­lec­ción y un lus­tro de la pre­sen­ta­ción del em­ble­má­ti­co Pa­ra tan sig­ni­fi­ca­ti­va con­co­mi­tan­cia de fe­chas se ha lle­va­do a ca­bo un de­sa­rro­llo su­ma­men­te crea­ti­vo, el nue­vo mo­de­lo

El de­sa­rro­llo de es­ta com­pli­ca­ción, que se ini­ció an­tes del fa­lle­ci­mien­to de Rolf Schny­der —el vi­sio­na­rio di­rec­tor ge­ne­ral de la mar­ca—, ha exi­gi­do cin­co años de tra­ba­jo en co­la­bo­ra­ción con Ch­ris­top­he Cla­ret. Es­ta pie­za es­tá ac­cio­na­da por un mo­vi­mien­to ma­nual, ca­li­bre UN-630, pro­vis­to de un tour­bi­llon vo­lan­te de 60 se­gun­dos (an­cla Ulys­se Nar­din in­clui­da) y de dos ba­rri­le­tes, uno pa­ra el mo­vi­mien­to y el otro pa­ra la in­di­ca­ción del tiem­po. Al ser los ba­rri­le­tes es­que­le­ta­dos, el usua­rio pue­de ver la ten­sión del mue­lle y, cuan­do da cuer­da al re­loj, ad­mi­rar el re­plie­gue del mis­mo. La­tien­do a una fre­cuen­cia de 3 Hz, ofre­ce una re­ser­va de mar­cha de más de 48 ho­ras, bas­tan­te am­plia te­nien­do en cuen­ta que el sis­te­ma de bo­ta­va­ra con­su­me mu­cha ener­gía. Un tra­ba­jo de mar­que­te­ría ar­te­sa­nal que se com­ple­ta con múl­ti­ples re­fe­ren­cias al mar. Des­de la par­te su­pe­rior se sos­tie­nen na­no­ca­bles pa­ra in­di­car los mi­nu­tos re­tró­gra­dos, mien­tras que las ho­ras sal­tan­tes se mues­tran en dos ven­ta­ni­llas. El na­no­ca­ble que ti­ra de la bo­ta­va­ra mi­de ape­nas 0.0357 mm de diá­me­tro y pue­de so­por­tar has­ta 1.41 kg en trac­ción sin ex­ten­der­se. Com­pues­to por fi­bra en po­li­eti­leno (usa­do pa­ra los apa­re­jos en ve­le­ros), sue­le ser va­rias ve­ces más re­sis­ten­te que el ace­ro. Pa­ra la in­di­ca­ción de mi­nu­tos se em­plea una iné­di­ta y ori­gi­nal bo­ta­va­ra, es de­cir, el apa­re­jo ho­ri­zon­tal usa­do pa­ra ca­zar la ve­la ma­yor y, del mis­mo mo­do que las dri­zas pa­ra izar las ve­las de un bar­co, un ca­ble ti­ra de la bo­ta­va­ra que co­rre so­bre un ar­co gra­dua­do. La bo­ta­va­ra re­tro­ce­de has­ta ce­ro al fi­nal de la ho­ra, es­tan­do su ve­lo­ci­dad re­gu­la­da por un me­ca­nis­mo re­tró­gra­do crea­do a tal efec­to. El fas­ci­nan­te pro­ce­so lle­va de tres a cua­tro se­gun­dos, pue­de ver­se a tra­vés del fon­do de cris­tal del re­loj. Es­te de­cha­do de tec­no­lo­gía me­cá­ni­ca se pre­sen­ta en ca­ja de oro blan­co de 44 mm sumergible a 100 me­tros. La ca­rá­tu­la del en­mar­ca­da por un bi­sel es­tria­do y una co­ro­na ator­ni­lla­da y re­ves­ti­da de cau­cho azul, ha si­do rea­li­za­da en ma­de­ra de te­ca. El aca­ba­do ar­te­sa­nal re­cuer­da el puen­te del bar­co mien­tras la bo­ta­va­ra en alu­mi­nio azu­la­do apun­ta a una lar­ga ban­da en es­pi­ne­la azul —el in­di­ca­dor de mi­nu­tos— tra­zan­do una pa­sa­re­la trans­lú­ci­da en­tre las 3 y las 9 ho­ras. El ca­ble que guía la bo­ta­va­ra se en­la­za so­bre cua­tro po­leas fi­ja­das por tor­ni­llos azu­la­dos. Un ho­me­na­je to­tal al uni­ver­so náu­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.