In cres­cen­do

Horloger - - Portada - POR LAU­RA HER­NÁN­DEZ

Ex­clu­si­vo y li­mi­ta­do, el lle­ga al mer­ca­do en el me­jor mo­men­to de una fir­ma in­de­pen­dien­te de pro­fun­da raíz

Pie­rre DeRo­che es una com­pa­ñía jo­ven que, a pe­sar del en­torno mun­dial, ha sa­bi­do có­mo sor­tear los pe­rio­dos de cri­sis. “Te­ne­mos una es­truc­tu­ra muy fle­xi­ble, tal vez por eso nos es más fá­cil ha­cer fren­te a los tiem­pos de cri­sis. So­mos una fa­mi­lia”, afir­ma Ca­ro­le Du­bois, en­car­ga­da de las áreas de de la em­pre­sa fun­da­da por su es­po­so Pie­rre Du­bois. Ca­ro­le era una ayu­dan­te de la­bo­ra­to­rio, mien­tras que Pie­rre ha­bía es­ta­do in­mer­so des­de la in­fan­cia en la cien­cia de la me­di­ción del tiem­po. En la fa­mi­lia Du­bois, es­ta­ble­ci­da en el Va­llée de Joux, la re­lo­je­ría es una vo­ca­ción que se trans­mi­te de pa­dres a hi­jos. A tra­vés de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes, la fa­mi­lia Du­bois-Dé­praz ha­bía es­ta­do desa­rro­llan­do y pro­du­cien­do com­pli­ca­cio­nes re­lo­je­ras de los gran­des nom­bres de la re­lo­je­ría sui­za. Co­mo fir­ma in­de­pen­dien­te en cre­ci­mien­to, Pie­rre DeRo­che man­tie­ne cla­ra su fi­lo­so­fía. “Pro­du­ci­mos 250 pie­zas al año. Son ex­clu­si­vas y su rea­li­za­ción es un po­co más có­mo­da”, ex­pli­ca Ca­ro­le. La aven­tu­ra de la fir­ma co­men­zó en el 2004. A ni­vel me­cá­ni­co tie­nen com­pli­ca­cio­nes que son úni­cas en el mun­do. Sus re­lo­jes mez­clan el vir­tuo­sis­mo es­té­ti­co, la in­no­va­ción y la ori­gi­na­li­dad. es un guar­da­tiem­po de só­li­do di­se­ño. Es­cul­pi­do en ace­ro y ti­ta­nio, man­tie­ne los có­di­gos mas­cu­li­nos en la mu­ñe­ca. Se tra­ta de una se­rie li­mi­ta­da de 201 pie­zas. El ar­te de crear pie­zas por pu­ro in­ge­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.