El re­lo­je­ro ilus­tra­do

Horloger - - Portada - POR ANITZEL DÍAZ

Ce­le­bra­mos el 250 aniver­sa­rio de la crea­ción de los au­tó­ma­tas que asom­bra­ron al vie­jo mun­do. In­ge­nie­ría crea­ti­va, ar­te­sa­nal y con vo­ca­ción uni­ver­sal

En 1758 Pie­rre Jaquet-Droz via­jó a Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar, en la cor­te del Rey Fer­nan­do VI, ade­más de al­gu­nas pie­zas de re­lo­je­ría, sus au­tó­ma­tas. Tras el susto de va­rios cor­te­sa­nos e in­clu­so al­gu­na ame­na­za de acu­dir a la in­qui­si­ción, Jaquet-Droz ex­pli­có al mo­nar­ca sus me­ca­nis­mos. Del via­je vol­vió rico y fa­mo­so. Al rey le gus­tó so­bre to­do un re­loj con un pas­tor que to­ca­ba la flau­ta y un pe­rro que cui­da­ba una ca­nas­ta de man­za­nas. Cuan­do Fer­nan­do VI fue a to­mar una man­za­na el pe­rro fue ha­cia la mano y le la­dró, de tal ma­ne­ra que un sa­bue­so que es­ta­ba por ahí le res­pon­dió. To­dos en la cor­te sa­lie­ron des­pa­vo­ri­dos del lu­gar. El lla­ma­do Shep­herd's Clock to­da­vía se con­ser­va en buen es­ta­do en Es­pa­ña den­tro de uno de los mu­seos reales. Es la fir­ma re­lo­je­ra que me­jor re­pre­sen­ta el si­glo de la Ilustración por sus crea­cio­nes sor­pren­den­tes, el es­pí­ri­tu in­ves­ti­ga­dor y su vo­ca­ción uni­ver­sal. Pie­rre Jaquet– Droz fue su fun­da­dor. Cre­ció en el Can­ton de Neu­châ­tel, muy cer­ca del Lac des Bre­nets, en la frontera fran­ce­sa. Mon­ta­ñas, bos­ques, arro­yos... De aquí, su amor por la na­tu­ra­le­za, pa­ten­te en to­das sus crea­cio­nes. Hi­jo de una fa­mi­lia pro­mi­nen­te de re­lo­je­ros y gran­je­ros, cuan­do cum­ple la ma­yo­ría de edad for­ma par­te de un gru­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.